ISSTH 630 – El Décimo Patriarca del Clan Wang

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Tan pronto como la voz resonó, los vientos y las nubes dejaron de moverse. ¡No se oía ningún otro sonido!

El río de estrellas continuó retumbando en el aire, llevándose a Zhao Youlan mientras descendía hacia la tierra. Ahora tenía los ojos bien abiertos y, apenas, podía distinguir la imagen de un anciano con una túnica larga y blanca que flotaba en el aire.

Su cabello flotaba a su alrededor, revelando su rostro antiguo y lleno de arrugas. Era imposible saber qué edad tenía, pero parecía que acababa de salir de una tumba.

Una sensación de putrefacción lo rodeaba, como el aire que rodeaba a una persona que había llegado al final, pero que no estaba dispuesta a dar los últimos pasos. En su lugar, haría algo completamente impactante.

Sin embargo, no parecía tener un cuerpo de carne y hueso, sino que era semitransparente.

Cuando Zhao Youlan notó estas cosas, perdió el conocimiento de nuevo, y luego desapareció junto con el río de estrellas.

Meng Hao estaba volando, cuando de repente su cuerpo comenzó a temblar. El aire a su alrededor pareció solidificarse, como si todo el Cielo y la Tierra, el mundo entero, se hubiera transformado en una jaula. Él ahora era como una bestia acorralada dentro de esa jaula, luchando, pero incapaz de liberarse.

Fue en este momento que la fría voz resonó en sus oídos, llena de una sensación de podredumbre y decadencia. Su rostro cayó y una sensación de crisis mortal explotó en él

Está vez era diferente de todo lo que había experimentado, desde el día en que nació, hasta ahora.

“¡¡Esta no es la Separación del Espíritu!!” Parecía que un trueno retumbaba en

su mente, y luego se extendió al resto de su cuerpo. Comenzó a aparecer un sudor frío por todo su cuerpo.

Sin dudarlo, ¡Entró directamente en la Novena Anima!

¡Booom!

Su base de Cultivo explotó. Aunque ahora solo tenía ocho fragmentos de su base de Cultivo, cada una de esas partes se había comprimido y refinado hasta el pináculo, lo que creaba un aura aterradora.

¡Booom!

Su cabello floto a su alrededor mientras el poder de su base de Cultivo comenzó a irradiar de su cuerpo. Su energía se disparó hacia el cielo, y el intenso poder de su cuerpo carnal se desató hasta su punto más alto.

¡Las cosas no habían terminado!

Realizó un gesto de encantamiento, haciendo que apareciera el Encantamiento de Consumo de Montaña.

Se escuchó un enorme retumbar a su alrededor y apareció la imagen ilusoria de una enorme montaña. La ilusión se retorció, se distorsionó y comenzó a expandirse repentinamente.

A continuación, golpeó su bolsa de almacenamiento, causando que aparecieran alrededor de diez objetos mágicos. Cada uno de estos artículos eran tesoros increíbles que había adquirido en la Secta del Demonio Inmortal. Los valoraba mucho, pero en este momento de crisis mortal, no tuvo tiempo para pensar en el dolor de perderlos. Los tomó sin dudarlo y luego rugió.

“¡¡Detonar!!”

El corazón de Meng Hao pareció comenzar a sangrar al decir tal palabra, pero no tenía otra opción.

Todo esto lleva algo de tiempo describirlo, pero en realidad sucedió en un momento muy breve.

Una mano ilusoria apareció de la nada en la distancia. Era semi-transparente, y estaba llena de luces brillantes. Parecía contener un Gran Dao del Cielo y la Tierra que estaba de acuerdo con la ley natural.

Tan pronto como apareció la mano, todo se oscureció, haciendo de la mano el único foco de atención.

¡La mano se acercó, golpeando suavemente hacia Meng Hao!

A medida que se acercaba, Meng Hao detonó los diez tesoros de la Secta del Demonio Inmortal. En ese momento resonó una explosión que parecía capaz de dividir el cielo y la tierra.

Todo tembló, y aparecieron ondulaciones distorsionadas en todas direcciones. Parecía casi como si el mundo no pudiera manejar la fuerza destructiva desatada por la explosión.

¡Booom!

La jaula alrededor de Meng Hao ahora estaba llena de grietas. La explosión de los diez objetos mágicos también hizo que la mano que se acercaba, se detuviera ligeramente.

Meng Hao lanzó una exclamación, y la mano continuó avanzando en un instante. La fuerza destructiva de la explosión se disipó, y fue en ese breve momento que Meng Hao, atrapado en esta situación aparentemente desesperada, aprovechó esta chance de sobrevivir.

“¡Búsqueda del Dao! ¡Este es un Cultivador en la etapa de la Búsqueda del Dao!” El corazón de Meng Hao comenzó a latir con fuerza y ​​se llenó de amargura. Un experto en la Búsqueda del Dao era algo por encima de él, en más de una etapa completa. Los expertos de la Búsqueda del Dao eran figuras raras, todopoderosas en las tierras del Cielo Sur.

Por lo que Meng Hao podía recordar, nunca antes había provocado a alguien así, y por lo que la voz acababa de decir justo ahora, ¡Esta persona claramente no era miembro del Clan Ji!

“¡¿Quién es él?!” Meng Hao sabía que cuánto mayor fuera el peligro en el que estaba, más necesitaba mantener la calma. Con sus ojos brillando, aprovechó las grietas que aparecían en la jaula para emplear la mayor velocidad que pudo reunir.

Instantáneamente utilizó el poder del viento del Roc, mientras se transformaba en un humo verde que contenía una luna negra.

En un abrir y cerrar de ojos, se deslizó a través de una de las grietas y salió disparado en la distancia. Se movió tan rápido que ni siquiera tuvo tiempo de mirar hacia atrás.

Mientras salía de la jaula, la mano gigante disparó en su persecución. Destruyó la jaula, así como el poder destructivo de los diez valiosos tesoros que habían detonado, y luego se estrelló contra la montaña ilusoria.

¡¡BOOOOM!!

La montaña ilusoria se derrumbó en pedazos, que cayeron en todas direcciones.

Meng Hao escupió una bocanada de sangre y se escucharon sonidos de agrietamiento. Parecía como si su cuerpo estuviera a punto de ser destruido.

La mano pareció casi pausarse en su avance. Se estrelló contra la montaña ilusoria, y luego se dirigió casualmente hacia la espalda de Meng Hao.

Mientras la mano se acercaba, Meng Hao levantó su cabeza y gritó:

“¡¡Agarwood!!”

Se escuchó el sonido de una gran explosión. Parecía que se acercaba un poder de otro mundo. Sin embargo, por alguna razón, cuando estaba a mitad de camino, pareció dudar.

Durante ese momento, la enorme mano se cerró.

Meng Hao no hizo nada para tratar de controlar el Agarwood. La Máscara de Sangre salió volando de su bolsa de almacenamiento y se expandió rápidamente hasta que cubrió todo su cuerpo, ayudándolo a bloquear la mano gigante.

Se escuchó un aullido desde el interior de la Máscara, y un brillo sangriento emano de ella. El Mastín salió volando, y cuando la mano se acercó, junto con la máscara, protegió la espalda de Meng Hao.

El Mastín ni siquiera tuvo tiempo de darse vuelta para mirar la espalda de su Maestro.

¡Booom!

En el instante en que la mano se estrelló contra el Mastín, explotó, transformándose en innumerables hebras rojas que dispararon de nuevo al interior de la Máscara de Sangre.

Se escuchó un ruido sordo y la Máscara del Inmortal de Sangre fue enviada dando vueltas hacia atrás.

Instantáneamente se fusionó con el cuerpo de Meng Hao, que tembló visiblemente.

“¡¡Mastín de Sangre!!” Rugió Meng Hao, con sus ojos inyectados de sangre. En ese instante, pudo sentir que el Mastín de Sangre se había reformado nuevamente dentro de la máscara, convirtiéndose en un Mastín de Sangre mucho más pequeño.

La doble protección resolvió temporalmente su crisis. Sin embargo, la sangre aún salía de su boca y sus órganos internos se destruyeron en pedazos. Su fuerza vital estaba disminuyendo, y se desplomó en la distancia como una cometa con su cuerda cortada.

Sus ojos estaban llenos de densas venas de sangre, y un nivel de odio sin precedentes se alzó dentro de él.

Un dolor severo lo recorrió, y tuvo la intensa sensación de que estaba siendo despedazado. Su piel estaba lacerada y desgarrada en múltiples lugares; ¡Parecía que, en el siguiente aliento, toda su persona se derrumbaría!

Lanzó una segunda exclamación, que hizo eco en el Cielo y la Tierra. De repente, el Loro y la gelatina de carne salieron volando del interior de la bolsa de Meng Hao.

El Loro se aferró al hombro de Meng Hao, con una expresión de ansiedad sin precedentes en su rostro. “¡Maldita sea, P*rra! ¡Maldición! ¡Este tipo está a un paso de ser un Falso Inmortal! Incluso si solo es un Clon, todavía está en la etapa de la Búsqueda del Dao.”

“Jalea de carne, tu pedazo de p*ta, ¿Por qué no has salvado a Meng Hao todavía?” La gelatina de carne estaba temblando visiblemente. Sin embargo, se extendió rápidamente para cubrir a Meng Hao, lo que hizo que su cuerpo se solidificara.

De repente, una voz antigua y ronca se pudo escuchar, viniendo del vacío. “Soy el 10° Patriarca del Clan Wang. Cuando estabas en la etapa de la Fundación Establecida, decidí hacerte mi Semilla del Dao, para lograr mi Dao… Para permitirme experimentar lo que, al igual que mi Gran Antepasado, es robar una fundación.”

“¿Realmente… crees que puedes escapar?” Había algo más en la voz; contenía fluctuaciones extrañas que parecían ajustarse a las leyes naturales del Cielo y la Tierra.

Cuando la voz habló, la mano se desvaneció. Sin embargo, volvió a aparecer solo un suspiro más tarde, y cuando lo hizo, estaba detrás de Meng Hao. La mano se convirtió en una garra que golpeó a Meng Hao desde su espalda.

“Te salvé fuera de la Cueva del Renacimiento…”, dijo la voz, hablando con un tono sumamente tranquilo. “Cuando el Clan Ji te perseguía, te ayudé. Y luego está toda la conmoción que causaste en la Secta del Demonio Inmortal. Después de que regresaste, me tomé la libertad de borrar los rastros de tu aura para que nadie supiera que has regresado.”

“Todo eso fue porque… llegaría el momento para que me devuelvas el favor. Y ese momento… es ahora.” Mientras la voz seguía resonando, la sensación de putrefacción seguía haciéndose más clara.

“Cuatro etapas perfectas. La Fundación Perfecta… es la base para la Ascensión Inmortal. Sería un desperdicio para ti, así que… ahora me pertenece.”

La mano siguió avanzando hacia Meng Hao. No importó que el Loro y Meng Hao se alejaran a toda velocidad, era imposible escapar de la fuerza gravitatoria que los envolvía.

El cuerpo de Meng Hao tembló, y entonces claramente sintió algo sobre sí mismo. ¡Casi parecía como si su fuerza lo abandonara!

En este momento crítico, el Loro y la gelatina de carne se estaban volviendo locos. Meng Hao, una vez más, dijo con urgencia: “¡Agarwood! ¿Qué hay de tu promesa conmigo?”

Mientras sus palabras hacían eco, todo se calló. De repente, se escuchó un estruendo y se acercó un poder de otro mundo.

¡Booom!

El poder se estrelló contra la mano que estaba agarrando a Meng Hao, y ésta se estremeció al instante, cortando cualquier conexión que tenía con Meng Hao.

Él tosió una bocanada de sangre y, sin embargo, en lugar de huir, se dio la vuelta con sus ojos rojos.

¡Huir así, no era algo que estuviera dispuesto a hacer!

Esta era la primera vez que pudo dar vuelta la batalla durante todo el encuentro.

Observó la mano que había sido atacada por el poder del Agarwood. Había rayos de luz circulando en ese mismo lugar, formando la figura de un hombre que parecía estar saliendo de la nada. Llevaba una larga túnica blanca, y era muy viejo.

Meng Hao no tenía ningún recuerdo de haber visto a este hombre antes, y estaba bastante seguro de que nunca se habían encontrado.

El Décimo Patriarca del Clan Wang había sido envuelto por el misterioso poder del Agarwood. Era como si hubiera sido encarcelado. Su cuerpo flotaba allí en el aire, alternando entre borroso y semitransparente.

Era una visión muy extraña.

“¿Por qué te tienes que resistir?”, Dijo con voz ronca, mirando a Meng Hao. Parecía como si ni siquiera hubiera notado el poder de Agarwood.

Meng Hao no respondió, pero su mano derecha golpeó su bolsa de almacenamiento para producir una jarra de alcohol. Levantó la cabeza para tomar un gran trago y luego lo escupió. El Qi Espiritual se extendió y, de repente, una Espada Inmortal de color azul apareció en su mano.

¡Esta espada era de Han Shan y contenía el Qi de Espada Danzante!

La intención asesina apareció en los ojos de Meng Hao. Levantó su mano derecha y, sin dudarlo, cortó con la espada.

El Qi de Espada apareció, sacudiendo el Cielo y la Tierra, haciendo que todo temblara. El cielo se oscureció e innumerables cantidades de Qi de Espada brotaron de la espada azul.

A medida que la espada descendía, el Qi de Espada retumbó, transformándose en una cascada de tres mil metros que se disparó desde el cielo hacia el 10º Patriarca del Clan Wang.

Las pupilas del Décimo Patriarca del Clan Wang se contrajeron, ¡El primer cambio en su expresión facial!

Incluso el Agarwood no lo había movido. Sus ojos destellaron, y cuando el Qi de Espada se acercó, de repente habló.

“Mi Gran Antepasado dijo una vez que la lluvia… nace en los Cielos y muere en la Tierra. El pasaje entre esos dos lugares es toda su vida…” Cuando su voz sonó, el Décimo Patriarca del Clan Wang agitó su mano derecha suavemente delante de él, como si estuviera barriendo algo de lluvia.

“Llama al viento, invoca a la lluvia…”

 

Pagina Anterior
Pagina Siguiente