ISSTH 629 – El Regreso

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Libro 5: Renacimiento Nirvánico. ¡Sangre por Todas Partes!


 

“La primera Prueba de Fuego por el Legado, fracasó…”, dijo Noche lentamente, y le dio a Meng Hao una mirada profunda. Su voz hizo eco en toda la Secta del Demonio Inmortal.

Meng Hao sonrió con indiferencia, aparentemente sin preocuparse en absoluto. El éxito o el fracaso no le importaban, de cualquier manera, él continuaría.

¿Cuál era el punto de hacer alguna pregunta? Después de todo, él tenía calificaciones eternas para participar en esta Prueba de Fuego por el Legado.

Esta vez no tuvo éxito, pero la próxima vez, dentro de unos cientos de años… ¿Quién podría decir que volvería a fallar?

Más importante aún, había descubierto su camino hacia la Separación del Espíritu. Meng Hao estaba seguro de que al reducir su base de Cultivo, al combinar todo en uno, la Separación del Espíritu estaría justo frente a él.

“Tu camino hacia la Separación del Espíritu se ha abierto…”, le dijo Ke Jiusi a Meng Hao, con un tono tranquilo. “Cuando tu base de Cultivo esté completamente consolidada, puedes transformarla en una Cuchilla de Separación. Cortaras tu Dominio y vivirás, o cortaras tu vida y morirás.”

Meng Hao asintió. Él ya había llegado a entender esto. Ese era definitivamente su camino hacia la Separación del Espíritu. Molería y puliría su base de Cultivo hasta que se convirtiera en una cuchilla ilusoria. Después de que apareciera esa cuchilla, él podría comenzar su Separación.

¡La diferencia entre la vida y la muerte está en esa cuchilla!

“Lo que cultivan los Cultivadores, es tanto la vida como la muerte…”, dijo Meng Hao. “He caminado un sendero así durante mucho tiempo. Vivir o morir realmente no importa. La vida es un viaje; Los lugares a los que vas, las cosas que ves, esas son las cosas más importantes. Vivir sin remordimientos.” Él se rio, y sus ojos brillaron intensamente.

Una mirada de admiración apareció en los ojos de Ke Jiusi, y también se rio.

“Ya has encontrado tu camino…”, dijo. Con eso, agitó su brazo, causando que un viento verde apareciera. Recogió a Meng Hao y comenzó a sacarlo de la Secta del Demonio Inmortal. “Hora de irse. Cuando nuestro Padre te dio su aprobación, te convertiste en mi hermano pequeño. También me conmovió tu Dao. ¡Tal vez un día en el futuro, los dos nos volvamos a encontrar en el cielo estrellado!”

“¡Espero que cuando llegue ese día, ya hayas alcanzado la Ascensión Inmortal!” Mientras la voz de Ke Jiusi hacía eco, Meng Hao fue arrastrado por el viento verde lejos de la Secta del Demonio Inmortal.

Al mismo tiempo, la mirada de Ke Jiusi cayó sobre Zhixiang, quien aún se encontraba en la distancia.

Zhixiang inmediatamente juntó sus manos y se inclinó.

“Soy Zhou Zhixiang, de la generación más joven de la Secta del Demonio Inmortal. Saludos, Patriarca Ke.”

“Seremos viejos amigos de ahora en adelante…”, dijo Ke Jiusi. “Un Cuerpo Demoníaco Inmortal… Con gente como tú, puedo sentirme tranquilo con la Secta del Demonio Inmortal.” Mientras la miraba, sus ojos parecían llenarse de reminiscencia.

Era imposible decir en quién estaba pensando, pero suspiró y luego agitó su manga. Un deslizamiento de jade voló hacia Zhixiang, quien rápidamente lo atrapó. Luego, el viento verde la recogió y, junto con Meng Hao, comenzó a arrastrarlos.

“Coloca ese objeto en el Salón Ancestral de tu Secta…”, dijo Ke Jiusi con frialdad, “Y haz que los discípulos se postren ante él. Puede evitar su exterminio durante diez mil años.”

Meng Hao y Zhixiang continuaron alejándose con el viento verde.

Meng Hao miró a Ke Jiusi, y no pudo evitar recordar todas las cosas que habían sucedido desde que llegó a la Secta del Demonio Inmortal.

“Sella la Secta del Demonio Inmortal…”, dijo Ke Jiusi, y su voz hizo eco. “El destino ya ha sido cortado, ahora nos quedaremos tranquilos un par de siglos…” Meng Hao lo observó mientras se sentaba con tristeza con las piernas cruzadas en el cuarto de los cuernos del Verdadero Espíritu, Noche.

Al mismo tiempo, Noche le dio a Meng Hao una mirada profunda. Entonces, su enorme cabeza comenzó a hundirse.

Sus ojos se cerraron lentamente, y cuando la cabeza se hundió por completo… ¡Los siete cuernos se alzaron sobre la tierra!

Cantidades infinitas de polvo volaron a su alrededor. Era casi como si el tiempo corriera a la inversa. Todo volvió a su posición original. En un abrir y cerrar de ojos, los siete cuernos se volvieron gruesos y voluminosos, ¡Y pronto fueron los siete picos montañosos una vez más!

Como antes, había cadáveres en los picos de cada montaña, ni uno más, ni uno menos que antes. Los Hechizos Restrictivos estaban en su lugar. Era como si nada hubiera cambiado en lo absoluto. Las tierras debajo de ellos también volvieron a ser como eran antes. En unos momentos, todo parecía exactamente igual que cuando Meng Hao llegó por primera vez.

Ke Jiusi se sentó con las piernas cruzadas sobre el Cuarto Pico. Estaba de espaldas a Meng Hao; frente a un área a las afueras del Séptimo Pico, la ubicación de la tumba de Ke Yunhai…

¡Booom!

Meng Hao sintió como si acabara de estrellarse contra una pared invisible. Cuando se hundió, todo se volvió negro. Cuando la atravesó, estaba fuera de la Secta del Demonio Inmortal.

Miró hacia atrás, y la Secta se veía borrosa. Había innumerables figuras ilusorias y bulliciosas, apenas visibles

Meng Hao no dijo nada. Zhixiang había emergido junto con él, y cuando ella miró hacia atrás, su expresión era de dolor y emociones complejas mientras observaba la ilusoria Secta del Demonio Inmortal.

Incontables fragmentos de rocas y piedras diminutas volaron repentinamente para rodear a Meng Hao y Zhixiang, transformándose rápidamente en un nuevo río de estrellas.

Meng Hao todavía miraba a la Secta del Demonio Inmortal cuando un temblor recorrió todo el río de estrellas, y comenzó a arrastrarlos.

Se desplegaba como un rayo de seda blanca.

Meng Hao no dijo nada mientras la Secta del Demonio Inmortal se alejaba más y más. Zhixiang también mantuvo su silencio. Se alejaron hasta que pronto, el Puente del Paso Inmortal se hizo visible entre las estrellas.

“Tengo que irme…”, dijo Zhixiang de repente, y observó a Meng Hao.

Él se volvió para mirarla. “Cuídate en tu viaje.”

Sus ojos se encontraron, y Zhixiang le dio una cálida sonrisa.

“Gracias. Mi promesa contigo no ha cambiado. Realmente creo que un día en el futuro, nos volveremos a encontrar. Espero saber dónde nos encontraremos, en qué circunstancias o, quizás, debería decir… en qué identidad.” Aunque sonrió, en sus ojos se podía ver una expresión de despedida.

Dándole una última mirada profunda, Zhixiang le dio una palmada a su bolsa de almacenamiento, y una persona salió volando desde su interior. Era una mujer, con rasgos hermosos, obviamente bastante joven. Esta no era otra que la Hija Santa de la Tribu de los Cinco Venenos, Zhao Youlan.

Sus ojos estaban cerrados, y no se movía. Todavía tenía signos de vida, pero obviamente estaba en un estado de inactividad. A partir de las ondas de su base de Cultivo, era obvio que ella estaba… en el Gran Círculo de la etapa del Alma Naciente.

“Esta chica y yo estamos conectadas por el destino…”, dijo Zhixiang a la ligera. “Poseí su cuerpo carnal ese año, pero no destruí su alma. Le prometí que cuando llegara el momento de la separación, le otorgaría la buena fortuna de una gran base de Cultivo del Alma Naciente.” *

“Cuando adquirí el Cuerpo Demoníaco Inmortal, le devolví su cuerpo. ¿Te importaría llevarla de vuelta a las tierras del Cielo Sur contigo?”

Meng Hao miró a Zhao Youlan, luego a Zhixiang. El asintió.

Con una mirada final a Meng Hao, Zhixiang se volvió y luego voló desde el río de estrellas. Cuando salió al cielo estrellado, un brillo apareció bajo sus pies que se convirtió en una lanzadera voladora.

La lanzadera voladora fue rodeada de luces giratorias mientras se expandía rápidamente a un tamaño de casi trescientos metros de diámetro. El Qi Demoníaco emanó de ella  formando ondas, distorsionando las imágenes de las estrellas y causando que brotaran imágenes ilusorias.

Se volvió para mirarlo y dijo: “Está bien, pequeño Meng Hao, voy a irme ahora. ¡No me extrañes demasiado! Por supuesto, si realmente me extrañas, entonces una vez que tengas la capacidad de volar a través de las estrellas, entonces ven al Planeta Victoria del Este. ¿Quién sabe, tal vez puedo dejarte pasar un tiempo conmigo?” Ella se rio. En este momento, parecía haber vuelto a ser como era cuando Meng Hao la conoció por primera vez.

Seductora como la seda, con ojos encantadores y amorosos. Sonrió y luego se transformó en un rayo de luz que se disparó en la distancia.

Meng Hao sonrió y negó con la cabeza. En su mayor parte, él y Zhixiang fueron socios con un objetivo. Sin embargo, después de todo lo que había sucedido en la Secta del Demonio Inmortal, gradualmente se hicieron amigos.

Apartó la vista de su figura alejándose y luego se sentó con las piernas cruzadas en un fragmento de piedra cercano. Los ojos de Zhao Youlan seguían cerrados mientras ella yacía a su lado, dormida. Los dos permanecieron en el río de estrellas mientras se disparaba a través del cielo estrellado.

Pronto, todo quedó en silencio.

Meng Hao miró fijamente las estrellas infinitas, y pronto, una mirada de anticipación apareció en sus ojos.

“Cultivar. Ascensión Inmortal. Volar entre las estrellas… Todo es un viaje. Si puedo abandonar las tierras del Cielo Sur y entrar en el cielo estrellado, mi viaje sería aún más maravilloso.”

“En ese momento, el Planeta Cielo Sur solo sería un paisaje en mi camino.” De repente, Meng Hao sonrió.

“¡Mis ganancias en la Secta del Demonio Inmortal fueron enormes!”, Pensó. Miró hacia abajo a su bolsa de almacenamiento.

“El Encantamiento de Consumo de Montaña, la Destrucción de los Nueve Cielos, el Cuerpo de Tesoros Sellados de los Nueve Cielos. Además, un Verdadero Dao, La Magia Demoníaca de la Llama Marchita. Todas estas Habilidades Divinas están en mi mente, así como muchas otras Artes menores.”

“Además, tengo una buena colección de tesoros de la Secta del Demonio Inmortal, así como las bolsas de almacenamiento de Ji Mingfeng. ¡Lo más importante de todo es la Punta de esa Espada de Madera del Tiempo!”

Su corazón palpitó con entusiasmo, cuando recordó la Punta de la Espada.

“Esa Punta de Espada tiene 30,000 años de poder del tiempo. Si realmente la usara, realmente no serían 30,000 años, pero aun así sería impactante.”  Frotó su bolsa de almacenamiento, y sus ojos brillaron intensamente.

“¡¡Y luego, está el tesoro precioso del Cuarto Plano, el Espejo Continental!!”

“Hay innumerables objetos mágicos almacenados en su interior, así como el Arma Demoníaca, Tumba Solitaria, ¡Y las sombras de esos tres Paragons!”

“El Espejo Continental es un tesoro precioso del Verdadero Espíritu, Noche. Tomarlo fue lo que despertó a Noche. Teniendo en cuenta lo valioso que Noche consideraba al tesoro… bueno, eso solo sirve para demostrar que mi Espejo de Cobre tiene un origen misterioso.”

Cuando pensó en la transformación que había experimentado el Espejo de Cobre, una vez más tuvo la sensación de que su ganancia en esta aventura había sido excepcionales.

“Todas estas adquisiciones seguramente atraerán un poco de curiosidad. Todos los demás Cultivadores del Cielo Sur restantes son crueles y sin escrúpulos, y definitivamente tienen malas intenciones. Sus Sectas y Clanes se enterarán rápidamente de todo lo que sucedió.” Sus ojos se oscurecieron.

“En cuanto a lo que me deben todas esas personas, si lo sumo, ¡Son más de diez millones de Piedras Espirituales! Lo que significa que, en este momento, lo que más me falta… ¡Son Piedras Espirituales!” Lanzó un frío suspiro, pero luego pensó en los pagarés que tenía, y una brillante sonrisa apareció en su rostro.

“El deudor debe pagar sus deudas; ¡Eso está en línea con los principios del Cielo y la Tierra! ¡No pueden escapar a ese hecho! Aunque, para estar más seguro, no puedo quedarme en las Tierras Negras o en el Desierto Occidental.” Mientras estaba sentado, pensando, muchas ideas corrían por su cabeza.

El tiempo pasó. Meng Hao se sentó allí con las piernas cruzadas, mirando el río de estrellas y el cielo estrellado. Pronto, vio un punto de luz que no era otro que el Planeta Cielo Sur.

Al mismo tiempo, vio que, girando alrededor del Planeta Cielo Sur, había un Estrado impactante.

Tan pronto como vio el Estrado, tuvo una clara sensación de que emanaba un aura fría y sombría. Ésta se dirigió hacia él, pero fue bloqueada por el río de estrellas y no pudo alcanzarlo.

Cuando el río de estrellas se acercaba al Planeta Cielo Sur, Meng Hao se puso de pie y lo observó mientras se acercaba rápidamente. Pronto, pudo ver las tierras debajo. Vio el Mar de la Vía Láctea, el Dominio Sur y el Desierto Occidental.

Mientras descendían, Zhao Youlan comenzó a recuperar lentamente su conciencia. Antes de que pudiera abrir los ojos, Meng Hao se levantó de un salto, y salió volando desde el interior del río de estrellas, hacia los niveles más altos del cielo sobre el Cielo Sur. Luego, se transformó en un rayo de luz que se disparó en la distancia.

Había mucha presión a una altitud tan alta, pero Meng Hao pudo lidiar con la presión en la marca de 18,000 metros de la Prueba de Fuego del Legado de Lord Li. Esta presión no era nada que le importara. Se movió a una velocidad increíble y desapareció rápidamente.

El río de estrellas comenzó a retumbar mientras arrastraba a la confusa Zhao Youlan hacia las tierras debajo. Cuando Meng Hao aceleró en la distancia, de repente se escuchó una voz fría y ronca, acompañada de una leve risita.

“¡El cachorro de hace años, ya ha crecido! Su Reino de la Perfección es realmente perfecto. Llevo mucho tiempo esperando… No fue en vano que cubrí tus huellas antes de confundir al Clan Ji. Hijo, ha llegado el momento de presentarme tu Fundación Perfecta.”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente