ISSTH 626 – ¡La Novena Alma Naciente, el Alma Naciente Demoníaca!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

¡El palillo de incienso se quemó!

Se pudo escuchar un intenso retumbar desde el interior de la Montaña Demoníaca de la Reencarnación, aparentemente en aprobación de Meng Hao.

Su sonido hizo eco en todas direcciones, causando que el cielo y la tierra temblaran. El humo negro se agitó, y las llamas se extendieron en todas direcciones, haciendo que la luz en el cielo se hiciera más brillante en un grado sorprendente.

Se agregó una porción y media de luz.

El cielo tenía espacio para diez porciones. A partir de ahora, las tres Grandes Montañas Demoníacas  fueron iluminadas por nueve porciones.

Los Cielos estaban completamente iluminados, como si fuera mediodía. Las dos Tierras Santas del Tercer Cielo estaban ahora completamente iluminadas, lo que permitía que la vegetación y los edificios en ellas se distinguieran claramente.

De hecho, también era posible ver que en una de las Tierras Santas se alzaba una enorme Pagoda, sobre la cual se esculpió un enorme caracter.

¡Ji!

El caracter parecía antiguo, aunque eso era algo que los mortales no podrían ver. Incluso entre la mayoría de los Cultivadores, a menos que fueran sensibles al poder del Tiempo, tendrían dificultades para encontrar alguna pista. Sin embargo, para Meng Hao, esa sensación era secundaria a la de las Tierras Santas mismas.

Las Tierras Santas habían existido por decenas y decenas de miles de años antes de que surgiera el caracter Ji.

Eso cobraba sentido gracias a las leyendas sobre Lord Ji.

El Clan Ji originalmente no tenía ese apellido. Solo después de tomar posesión del Señorío de la Novena Montaña y el Mar, se cambió el nombre y se colocaron los Cielos en la cima del Clan Li.

Una voz antigua resonó desde la Montaña Demoníaca de la Reencarnación. Aunque la voz era fría, parecía estar llena de sentimientos, mientras resonaba lentamente.

“El Dao es una dirección… Las palabras de un niño inocente.”

“Recordaré esta respuesta.” Cuando la voz habló, el poder del Cielo y la Tierra contenido en el aura de la Montaña Demoníaca de la Reencarnación surgió de la boca del volcán. Era tan grueso que parecía como si tomara forma corpórea, como si fuera realmente una cascada. La cantidad total superó la de la ocasión anterior de manera exponencial, y se disparó hacia Meng Hao.

Se acercó y luego lo rodeó, retumbando mientras se convertía en un gran vórtice con Meng Hao en el medio.

Él Respiró hondo, como un dragón inhalando, y el poder del Cielo y la Tierra se vertió en sus ojos, oídos, nariz y boca, así como en todos los poros de su cuerpo. Luego comenzó a acumularse en su Región Dantian.

Se fundió en los Pilares Dao, lo que provocó un creciente poder que impulsó la base de Cultivo de Meng Hao, haciendo que brillaran con una luz infinita.

Al mismo tiempo, las Almas Nacientes dentro de él volaron una por una para flotar a su alrededor.

Cuando apareció la Octava Alma Naciente, se produjo una escena completamente asombrosa.

A medida que las ocho Almas Nacientes giraban alrededor de Meng Hao, sorprendentemente, también comenzaron a absorber el poder del Cielo y la Tierra que contenía el aura de la Montaña Demoníaca de la Reencarnación.

Este continuó vertiéndose en el cuerpo de Meng Hao, alimentando el proceso de transformación que terminaría con… ¡Una Novena Alma Naciente!

¡Booom!

¡La luz infinita de los Pilares de Dao explotó en miles de haces, que luego comenzaron a congregarse en un núcleo brillante del tamaño de un grano de arroz!

¡La Formación del Núcleo inicial!

Tan pronto como apareció el Núcleo, la velocidad con la que Meng Hao absorbió el poder del Cielo y la Tierra aumentó en más de diez veces. Al agregar las ocho Almas Nacientes, solo le tomó el espacio de unas pocas docenas de respiraciones para que el vórtice ilimitado que lo rodeaba se encogiera rápidamente.

Después de que desapareció, en el rostro de Meng Hao apareció una expresión de determinación. De repente levantó la vista, y sus ojos brillaron. ¡Allí en su Región Dantian había un núcleo del tamaño del puño de un infante!

La base de Cultivo del núcleo instantáneamente se disparó hacia arriba. Formación del Núcleo Intermedia. Formación del Núcleo Avanzada. Todo el camino hacia… el Gran Círculo de la Formación del Núcleo.

El núcleo emanaba luces de colores y parecía ser un Núcleo Multicolor. Sin embargo, dentro de él había un aura única… Tan pronto como Meng Hao sintió el aura, la reconoció.

Era… ¡¡Qi Demoníaco!!

Este era un… ¡Núcleo Demoníaco!

La Montaña Demoníaca de la Reencarnación poseía la esencia de un Demonio Mayor.

Uno de los esclavos marchitos en la montaña logró su Dao, y luego se convirtió en uno de los tres Demonios Mayores que podían reprender a los Cielos. Después de este hecho, uno podía ver lo impactante que era la Montaña Demoníaca de la Reencarnación.

A partir de ahora, Meng Hao podía ver que el poder del Cielo y la Tierra que contenía el aura de la Montaña Demoníaca de la Reencarnación era en realidad Qi Demoníaco.

Como había absorbido el Qi Demoníaco para este cultivo, naturalmente, había producido un Núcleo Demoníaco.

Eso significaba que su Novena Alma Naciente obviamente sería… un Alma Naciente Demoníaca.

¡La Novena Alma Naciente, el Alma Naciente Demoníaca!

“Con una ronda más de este poder del Cielo y la Tierra, puedo hacer que aparezca mi Alma Naciente Demoníaca.” Sus ojos brillaban con una luz extraña, y miró hacia la Montaña Demoníaca de la Reencarnación con una mirada de anticipación.

Podía sentir el Núcleo Demoníaco dentro de él, en la etapa del Gran Círculo de la Formación del Núcleo. Estaba a un paso de formar un Alma Naciente.

El ruido de la Montaña Demoníaca de la Reencarnación se fue desvaneciendo gradualmente, y la montaña volvió a la normalidad.

Nuevamente salió humo negro y las llamas se elevaron hacia el cielo, mientras la antigua y fría voz resonó una vez más.

“No requiero más respuestas de ti.”

“Como dijiste, tu Reino actual y tu base de Cultivo no te permiten saber qué es el Dao…”

“Hacerte la tercera pregunta solo resultaría en una charla vacía. No moverías ni mi corazón, ni el tuyo.”

“Por lo tanto, no hacer la pregunta es el curso de acción más apropiado.”

“Sin embargo, soy muy curioso. Si tu Dao es una dirección, y todavía está buscando, entonces… ¿Has encontrado algún rastro de ella?” La última pregunta formulada por la antigua voz hizo eco en todas las direcciones.

Meng Hao se quedó en silencio por un momento. Sus ojos brillaron con reminiscencia, pero después de un largo momento, junto sus manos hacia la Montaña Demoníaca de la Reencarnación y se inclinó.

Cuando se enderezó, comenzó a hablar y su voz tenía un tono suave. “Hace muchos años…”, murmuró, “En una noche en que la nieve llenaba el mundo, me senté con alguien en un carruaje tirado por caballos.”

“Hacía mucho frío afuera, pero había un horno dentro del carro, lo que lo hacía muy cálido. Era como si hubiera dos mundos diferentes, separado uno del otro. En ese momento, acababa de pisar el mundo del Cultivo. Ya no era un mortal, sino un Cultivador. Cuando miré hacia la nieve, sentí que me estaba mirando a mí mismo.”

“La nieve sólo puede existir en pleno invierno. Puede anhelar los días de verano y el calor, pero si se acerca a ellos, se derretirá. Soy lo mismo. Después de avanzar en el mundo del Cultivo, no pude volver la cabeza atrás, ni tampoco pude experimentar la paz y la tranquilidad que alguna vez tuve.”

Por supuesto, Meng Hao estaba pensando en ese año en el Estado de Zhao, cuando había pasado un tiempo en el carruaje con el erudito Zheng Yong. *

“Una vez fui un mero erudito… Recuerdo que cuando finalmente salí de mi ciudad natal. Estaba lloviendo…” **

“Mi vida es como la nieve. Solo puedo existir dentro del invierno. Tal vez quiera regresar a los días soleados del mundo mortal, pero ya no lo soy…”

“La vida es como un viaje, lleno de innumerables experiencias diferentes. Quizás es mejor decir que las diferentes experiencias crean diferentes escenarios en ese viaje. Si experimentas un viento muy frío, te convertirás en nieve. Si experimentas un sol abrasador, entonces te convertirás en lluvia…”

“El tipo de vida que experimentas determina qué tipo de persona serás. Eso es lo que hace que la vida sea maravillosa.”

Ke Jiusi miró a Meng Hao, y muchos pensamientos flotaron en su mente. Pensó en Ke Yunhai, y pensó en su propia vida. Lo que vio fue todo lo que le había sucedido, y este mundo.

“Ya llevo mucho tiempo aquí, lleno de nostalgia…”

El Verdadero Espíritu, Noche, suspiró. Las palabras de Meng Hao no contenían un gran Dao. Sin embargo, las palabras lo habían tocado. Antes de este momento, nunca habría creído que un pequeño Cultivador, que no podría resistir un solo golpe de su parte, estaría calificado para moverlo emocionalmente.

Zhixiang observó a Meng Hao, una vez más experimentando lo extraordinario que era. Él la hizo recordar sus propias experiencias en la vida.

“Para mí, el Dao es una dirección…”, continuó Meng Hao. “Creo… que tal creencia brotó durante ese tiempo en la nieve. Me llevó… me llevó a un lugar muy lejano.”

“Muchos años después…”, murmuró, recordando a Píldora Demonio, “Me incliné ante mi Maestro en un mundo ilusorio de la reencarnación. Durante esa vida, me reverencie tres veces. La reverencia de la inocencia, la reverencia de la itinerancia, y la reverencia hacia el Atardecer. En ese momento, yo estaba iluminado.” ***

“En ese momento, entendí que la vida es un viaje. Cada giro en el camino conduce a nuevos paisajes. Mis huellas existen en ese camino, y en cuanto a si son profundas o poco profundas, no importa. Todas las decisiones fueron tomadas por mí.”

“El Cielo y la Tierra son solo lugares de descanso para todas las criaturas vivientes. El tiempo representa el paso de cientos de generaciones de viajeros que avanzan.” ****

Habiendo hablado hasta este punto, los ojos de Meng Hao de repente destellaron con una luz brillante. Parecía que a partir de este momento, había algo claramente diferente en él.

“Esa es la dirección que elegí. Aunque el camino no está muy claro, hay pistas visibles.”

“Si hablas de nuestro tiempo en la tierra o de la reencarnación, la vida es un viaje. El mar de la amargura es solo un pedacito de paisaje, eso es todo. Lo más importante es dejar nuestra marca en el camino que hemos caminado y experimentado.”

“En cuanto a mí, ¡Quiero seguir caminando aún más lejos en la distancia!” Con eso, Meng Hao respiró hondo, juntó las manos y una vez más hizo una profunda reverencia hacia la Montaña Demoníaca de la Reencarnación.

Una risa hizo eco desde el interior de la Montaña. La risa estridente hizo que el humo negro se dispersara, las llamas se extinguieran, y el cielo se llenara de ondulaciones.

“¿El lugar de descanso para todas las criaturas vivientes? Excelente. ¿Cientos de generaciones de viajeros avanzan? ¡Maravilloso! ¿Y quieres caminar más lejos en la distancia? ¡Bien dicho!”

“Bueno, has respondido a mis tres preguntas. ¡Permíteme proporcionarte algo de ayuda para caminar más lejos en la distancia!” Cuando la voz se desvaneció, la Montaña Demoníaca de la Reencarnación una vez más comenzó a retumbar.

Esta vez, el poder del Cielo y la Tierra que explotó fue docenas de veces más fuerte que antes. Salió desde la boca del volcán, disparando a través del aire hacia Meng Hao.

Circuló a su alrededor y luego se transformó en un magnífico vórtice.

Éste giró rápidamente y luego comenzó a verterse en Meng Hao.

Al instante su mente retumbó, y el Núcleo Demoníaco multicolor dentro de su Región Dantian comenzó a llenarse de grietas.

Éstas se extendieron, multiplicándose por el espacio de un puñado de respiraciones, hasta que finalmente, el Núcleo colapsó, ¡Y una pequeña persona ilusoria apareció desde su interior!

La persona se veía exactamente igual a Meng Hao en todos los sentidos. La única diferencia era el aire demoníaco que circulaba a su alrededor. Esta era la Novena Alma Naciente de Meng Hao, un Alma Naciente Demoníaca.

Tan pronto como apareció, estaba débil. Sus ojos estaban cerrados y parecía incapaz de abrirlos. A primera vista, era completamente incapaz de compararse con las otras ocho Almas Nacientes de Meng Hao. Sin embargo, a medida que más poder del Cielo y la Tierra se vertía en ella, comenzó a madurar.

El Pico de la etapa Inicial del Alma Naciente.

¡Etapa Intermedia del Alma Naciente!

El Pico de la etapa Intermedia del Alma Naciente.

¡Etapa Avanzada del Alma Naciente!

El cabello de Meng Hao azotó su cabeza y se agitó por el aire. Sus ocho Almas Nacientes giraron a su alrededor, mientras que el Alma Naciente Demoníaca permaneció en su interior.

El vórtice que lo rodeaba se encogió rápidamente. Pronto, todo el poder del Cielo y la Tierra se había vertido en el cuerpo de Meng Hao.

El Alma Naciente Demoníaca lo absorbió todo.

De repente, el aura del Gran Círculo de la etapa del Alma Naciente irradiaba de ella. Al mismo tiempo, la Novena Alma Naciente voló desde su Región Dantian para volar a su alrededor.

Se unió a las otras Almas Nacientes que volaban en círculos alrededor de Meng Hao.

Finalmente, sus ojos, que habían estado cerrados todo el tiempo, se abrieron.

Sus pupilas eran verdes y completamente demoníacas.

La Novena Alma Naciente… ¡El Alma Naciente Demoníaca!

La base de Cultivo de Meng Hao experimentó una explosión de poder sin precedentes.

El viento se agitó a su alrededor, y el Cielo y la Tierra brillaron con un tumulto de colores. A partir de este momento, Meng Hao era el foco de atención en toda la Secta del Demonio Inmortal.


* Meng Hao compartió el carro con el erudito Zheng Yong en el Capítulo 58.

** Cuando Meng Hao partió del Dominio Sur en el Capítulo 95 , el último capítulo del libro 1, estaba lloviendo.

*** Las tres reverencias sucedieron en la vida ilusoria que vivió durante la Prueba de Fuego para convertirse en un Lord Horno Violeta. Esa parte comenzó en el Capítulo 289 , y continuó durante varios capítulos.

**** En esta parte, cita y hace referencia a lo que dijo en el Capítulo 291, en el mundo ilusorio de la Prueba de Fuego para convertirse en un Lord Horno Violeta.

 

Pagina Anterior
Pagina Siguiente