ISSTH 621 – Él es mi Hermano Pequeño

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

En el mismo momento en que la voz del Verdadero Espíritu, Noche, hizo eco, los Cultivadores del Cielo Sur estaban rodeados por la luz de las estrellas.

Dentro de la luz estelar había innumerables motas y fragmentos, que se mezclaban con la luz estelar para cubrir todo y transformarlo todo en un río de estrellas.

El río de estrellas era como un rayo lleno de incontables motas de luz que cobraban impulso a medida que se desplegaba, barriendo a todos los Cultivadores, preparándolos para regresar al Cielo Sur. Después de todo, habían sido arrastrados y llevados a este lugar por el río de estrellas, era natural que volvieran de la misma manera.

Al ver el río de estrellas, todos se sintieron un poco más relajados, aunque deseaban que terminara de formarse más rápido. Teniendo en cuenta la rapidez con que las cosas se estaban saliendo de control, querían irse lo antes posible para alejarse del peligro.

A partir de ahora, este no era el Cuarto Plano de la antigua Secta del Demonio Inmortal. Este era… ¡El Quinto Plano, hasta ahora desconocido!

¡El Quinto Plano, el despertar del Verdadero Espíritu, Noche!

A medida que la voz de Noche resonaba, la tierra y el cielo se retorcieron en todas direcciones y comenzaron a aparecer imágenes ilusorias.

El mundo entero pareció volver a los tiempos antiguos. Innumerables figuras volaban, y todo el lugar floreció. Pero entonces, inmediatamente, todo se convirtió en ruinas, llenas de cadáveres. Luego, simplemente estaba Noche, con su cabeza levantada, ¡Y los Siete Picos se convirtieron en cuernos!

Las imágenes ilusorias destellaban en todo el mundo. El Verdadero Espíritu, Noche… ahora había levantado completamente su cabeza desde el interior de la tierra.

Cuando el Verdadero Espíritu, Noche, dormía, el mundo era un sueño. Cuando el Verdadero Espíritu, Noche, despierta, la calamidad caerá sobre el cielo y la tierra.

Meng Hao jadeó, y los Cultivadores del Cielo Sur observaron toda la escena alarmados. Aunque los cuerpos de la multitud eran medio transparentes, no pudieron evitar retroceder nerviosamente y desear fervientemente que pudieran teletransportarse lo antes posible.

Después de soltar un rugido increíble, la colosal cabeza del Verdadero Espíritu, Noche, repentinamente… habló, con un tono desinteresado: “¡Devuélveme mi espejo precioso…!”

La voz hizo eco de un lado a otro, causando que la mente de Meng Hao temblara mientras tosía una bocanada de sangre.

Los Cultivadores del Cielo Sur sintieron como si les hubiese caído un rayo directamente en sus mentes; El sonido de la voz era ensordecedor.

Un momento después, los Cultivadores del Cielo Sur miraron a Meng Hao.

Uno por uno, comenzaron a expresar su asombro.

“¡¿Qué tesoro tomó Meng Hao?!”

“¡¿No me digas que él robó un tesoro precioso de esa Bestia Demoníaca, causando que se despertara?”

“Espejo precioso… ¿Podría ser… podría ser que se trate del continente espejo que vimos en el Cuarto Plano?”

Cuando intercambiaron sus ideas, sus ojos comenzaron a llenarse de aún más asombro, así como de intensos celos.

“¡Saca el continente espejo… y devuélvelo a mí!”, Dijo el Verdadero Espíritu, Noche. Esta vez, su voz era más clara.

Mientras hablaba, enormes cantidades de rayos comenzaron a elevarse alrededor de los Siete Picos.

Antes de que Meng Hao pudiera abrir la boca para hablar, el grupo de Cielo Sur comenzó a jadear. Ahora entendían el significado de las palabras de Noche.

El continente espejo del Cuarto Plano, que contenía innumerables tesoros preciosos… ¡¡Había sido robado por Meng Hao!!

Los ojos de prácticamente todos los Cultivadores del Cielo Sur instantáneamente se pusieron rojos. Incluso Fang Yu estaba respirando pesadamente y mirando a Meng Hao con una expresión de incredulidad.

Wang Lihai, Han Bei, Li Shiqi y los demás parecían estar en shock, con sus mentes sacudidas al extremo.

Ni siquiera podían imaginar cómo Meng Hao había logrado quitarle el espejo continental.

Los ojos de los miembros del Clan Ji estaban muy abiertos. Los Cultivadores del Norte y el Dominio Sur estaban jadeando. Todos quedaron completamente pasmados por esta nueva información.

El rostro de Xu Qing también estaba lleno de incredulidad. Miró a Meng Hao, y luego una sonrisa estalló en su rostro.

Meng Hao frunció el ceño. Sin decir nada, empleó tanta velocidad como pudo para disparar hacia el mundo exterior. La mayor parte de su cuerpo ya estaba empezando a hacerse transparente, y podía sentir claramente el poder de la teletransportación.

Al mismo tiempo, el río de estrellas estaba ahora casi completamente materializado, lleno de innumerables motas de luz.

Comenzó a recorrer el vacío, recogiendo las multitudes de Cultivadores del Cielo Sur, incluyendo Meng Hao. Luego giró y comenzó a disparar en la distancia.

En el mismo momento en que Meng Hao y los demás fueron arrastrados por el río de estrellas, los ojos del Verdadero Espíritu, Noche, se abrieron por completo. Cualquier sensación de vacío en esos ojos fue completamente borrada, para ser reemplazada por su conciencia. El Verdadero Espíritu, Noche… ¡Ahora estaba completamente despierto!

En el instante en que se produjo el completo despertar, el Verdadero Espíritu, Noche, dejó escapar un rugido que causó que el mundo entero e incluso el vacío dejaran de moverse al instante. Incluso el río de estrellas tembló y luego se detuvo en su lugar.

El rostro de Meng Hao cayó, y las expresiones de los Cultivadores del Cielo Sur se llenaron de asombro.

De repente, la tierra comenzó a retumbar y a desintegrarse a medida que un brazo gigantesco se alzaba lentamente. Era negro, cubierto de escamas, y solo tenía cuatro dedos.

Cuando se levantó del suelo, dejó un gigantesco pozo. Era tan largo que era casi imposible ver todo el brazo, y mientras se estiraba, su palma parecía lo suficientemente grande como para cubrir todo el cielo.

El brazo se estiró, lanzándose hacia el río de estrellas.

“¡Vuelve aquí!”, Dijo el Verdadero Espíritu, Noche, y su voz retumbó por los Cielos. El cuerpo de Meng Hao estaba completamente fuera de su control y salió volando. Fue arrancado del río de estrellas y voló hacia la mano gigante.

Sorprendentemente, en un abrir y cerrar de ojos, estaba de pie sobre la mano gigante. El rostro de Meng Hao estaba de un color blanco pálido, y sus ojos brillaban con una luz aguda.

Ahora que Meng Hao había dejado el río de estrellas, éste tembló, y luego comenzó a moverse lentamente una vez más.

Los Cultivadores del Cielo Sur ahora se estaban moviendo una vez más en la distancia.

“¡Meng Hao!” El rostro de Xu Qing cayó, y ella luchó por volar, pero fue incapaz de abandonar el río de estrellas. El de Fang Yu también estaba lleno de ansiedad. En cuanto a la mayoría de los demás, parecían regocijarse por la desgracia de los demás.

“¡Él está muerto! Esa Bestia Demoníaca específicamente lo mantuvo. ¡Definitivamente va a morir!”

“¡Robó el tesoro precioso de esa cosa! ¿Cómo podría dejarlo ir?”

Los Cultivadores continuaron observando mientras se alejaban en la distancia.

El Verdadero Espíritu, Noche, retrajo su palma, sobre la cual estaba Meng Hao, hasta que él estuvo directamente frente a ella. Su rostro estaba pálido mientras, parado en la palma, mirando hacia arriba, observaba la cabeza colosal, y los ojos del Verdadero Espíritu, Noche.

La mano derecha de Meng Hao descansaba en su bolsa de almacenamiento, y se podía ver un brillo frío en sus ojos. Sabía que no era rival para el Verdadero Espíritu, Noche. Incluso un solo suspiro podría extinguir completamente la llama de su fuerza vital. Sin embargo, hasta que llegara el momento crítico de vida o muerte, Meng Hao continuaría haciendo todo lo posible.

“No tienes un aura sobre ti que me resulte familiar…”, dijo el Verdadero Espíritu, Noche, mirando a Meng Hao. Su mano derecha comenzó a cerrarse en un puño, y cuando lo hizo, una indescriptible presión cayó sobre Meng Hao.

Se oyeron ruidos de grietas, y la sangre salió de su boca. Su cuerpo parecía estar a punto de colapsar completamente; incluso sus órganos internos estaban a punto de explotar.

Sin embargo, aún no había ni un poco de miedo en los ojos de Meng Hao. En cambio, se podía ver un toque de locura ardiendo en su interior, que luego se convirtió en ferocidad. Finalmente, respiró hondo y se preparó para sacar el Espejo de Cobre.

Sin embargo, fue en este momento cuando una figura vestida de blanco apareció repentinamente en el aire. Se movía paso a paso; en un momento estaba lejos en la distancia; en el siguiente momento, se paró frente a Meng Hao. Estaba de espaldas a él, y se quedó allí de manera protectora, mirando al Verdadero Espíritu, Noche.

Llevaba túnicas blancas y tenía el pelo largo y de un color gris oscuro. Era indescriptiblemente antiguo y viejo. Éste era… ¡Ke Jiusi!

“¿Podrías no hacerle daño?”, dijo Ke Jiusi con calma, mirando al Verdadero Espíritu, Noche, con un tono lleno de un poder increíble. La energía hizo que el Cielo y la Tierra destellaran con diferentes colores, como si fuera capaz de luchar contra el Verdadero Espíritu, Noche

Éste miró a Ke Jiusi.

“Me he despertado. Debe haber exterminio de la vida.” Dijo.

“Es un hijo aprobado por mi padre…”, dijo Ke Jiusi en voz baja. Detrás de él, un temblor recorrió a Meng Hao. De repente, mientras miraba a Ke Jiusi, el calor entre él y Ke Yunhai en el Segundo Plano, llenó su corazón.

“¡Eso fue un sueño!”, Dijo el Verdadero Espíritu, Noche, con un tono frío.

“Desde que mi padre lo aprobó, no importa si fue una ilusión o no…”, dijo Ke Jiusi lentamente, mientras una luz misteriosa destellaba en sus ojos. “Él… es mi hermano pequeño. Conmigo aquí, nada en la existencia, ni siquiera usted, puede dañarlo en lo más mínimo, ¡O incluso atreverse a intentarlo!”

Mientras hablaba, un aura indescriptible se alzó a su alrededor.

Meng Hao se quedó allí en silencio, mirando la espalda de Ke Jiusi. La mano que sostenía su bolsa de almacenamiento se relajó lentamente.

“Voy a… entregaré el espejo continental…”, dijo Meng Hao con un suave suspiro. Sin embargo, cuando las palabras salieron de su boca, Ke Jiusi giró la cabeza y le dirigió a Meng Hao una mirada profunda.

Esta era la primera vez que Meng Hao veía el rostro de Ke Jiusi. En este momento, casi pensó que estaba mirando a Ke Yunhai. Se quedó boquiabierto por los rasgos familiares.

Sin embargo, solo le tomó un momento ver que este definitivamente no era Ke Yunhai.

“No necesitas entregarlo…”, dijo Ke Jiusi. Había visto momentos atrás como Meng Hao no mostraba miedo ante la muerte. Y, sin embargo, ahora estaba dispuesto a entregar el espejo continental. Ke Jiusi lo entendió, y causó que apareciera una dulzura en la profundidad de sus ojos.

“Desde que pudiste tomarlo, eso demuestra que estabas destinado a una buena fortuna. Además… el despertar del Verdadero Espíritu, Noche, no significa una completa catástrofe.”

Ke Jiusi miró a Meng Hao y dijo. “¿Confías en mí?”

Meng Hao miró a Ke Jiusi, a las características que tanto se parecían a Ke Yunhai, y sin dudarlo, él respondió: “¡Confío en ti!”

“En el pasado, Lord Li dio órdenes de que a quienquiera que despertara al Verdadero Espíritu, Noche, se le darían dos opciones.” Dándole otra mirada profunda a Meng Hao, Ke Jiuisi se volvió para mirar hacia atrás, al Verdadero Espíritu, Noche.

“Noche, él es mi hermano pequeño, así que actuaré en su nombre para tomar la decisión. ¡Él elegirá el segundo camino!”

Noche estuvo en silencio por un largo momento, con una expresión compleja. Finalmente, su mirada cayó sobre Meng Hao.

Lentamente, comenzó a explicar. “Lord Li ordenó que a cualquier forma de vida que me despierte se le darían dos opciones. Primera opción: devuélveme el espejo continental y continuaré durmiendo…”

“Segunda opción; no devuelva el espejo, y prepárese para adquirir las calificaciones para recibir el Legado de Lord Li. Camina por las Tres Montañas, pasa por las Tierras Santas, asciende al Cuarto Cielo… ¡Adquiere el Legado de Lord Li! Si fallas… entonces te quedarás como invitado en mi sueño.”

A medida que su voz hacía eco, era audible incluso para los Cultivadores del Cielo Sur en el río de estrellas.

Cuando escucharon las palabras del Verdadero Espíritu, Noche, se quedaron boquiabiertos. Eso era especialmente cierto en el caso de los miembros del Clan Ji y los Cultivadores de los Altos del Norte. Miraron de nuevo a la distante Secta del Demonio Inmortal, con los ojos abiertos, llenos de incredulidad, y más aún, intensos celos y locura.

“Sólo… solo… ¡¿Qué tipo de buena fortuna es esta?!”

“¡Maldita sea! ¿Cómo es esto posible? ¡Eso no es una catástrofe! ¿No se supone que hay una catástrofe? ¿No se supone que Meng Hao debe ser exterminado? ¿Cómo podría aparecer tan buena suerte como esta?! ¡El Legado de Lord Li! ¿Enserio? ¡¿El verdadero Legado de Lord Li?!”

“Antes era tan dominante, como si pudiera destruir todo. ¿Cómo podrían las cosas dar la vuelta y.… convertirse en tan buena fortuna? ”

“¡¿El Legado de Lord Li ?! ¡¡No puedo aceptar esto!!

 

Pagina Anterior
Pagina Siguiente