ISSTH 618 – El Espejo de las Montañas y Mares

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

“No pueden escapar dentro de la Tierra de los Tres Santos…”, dijo Han Danzi. “Aunque esto es solo un Clon Divino del antepasado, si puedo liberarlo, seguirá siendo beneficioso para la Secta del Demonio Inmortal.”

“Los espíritus de la Secta del Demonio Inmortal no ofrecerán ayuda, pero tampoco resistirán. Ni siquiera el Verdadero Espíritu, Noche se despertará por esto. Cuando Noche sueña tiene una gran inteligencia, pero cuando Noche despierta ya no la posee. ¡No despertará, porque no desea despertar!”

“Este es el cuerpo del Espíritu Verdadero, Noche, donde existe su cerebro. No podrán escapar, ni huir de la Secta del Demonio Inmortal. Cuando el Clon Divino del antepasado esté completamente fusionado conmigo, ¡Se convertirán en mi horda de Demonios!

“En cuanto a ti, Meng Hao… ¡Estarás debajo del ancestro sagrado y de mí mismo para actuar como Protector Dharma!”

“¿Ah, sí?”, Respondió Meng Hao, mirando fríamente a Han Danzi. Realizó un gesto de encantamiento con su mano derecha, y señaló hacia la tierra. Al mismo tiempo, el Qi Demoníaco en el área comenzó a girar alrededor de él.

De repente, comenzaron a oírse silbidos intermitentemente, y Meng Hao comenzó a realizar otro gesto de encantamiento que hizo que todo en la zona temblara.

En ese instante, todo el Qi Demoníaco en el mundo entero comenzó a moverse, como si estuviera siendo halado. Cada región comenzó a distorsionarse, haciendo que todo el mundo pareciera como si se estuviese torciendo.

Al verlo, el rostro de Han Danzi se llenó con una expresión de sorpresa.

“¡¡Tú… realmente puedes afectar el Qi Demoníaco!!”, dijo con voz ronca. “¿Cómo puede ser? Eres un Cultivador, cultivas el poder del Cielo y la Tierra. Eso es diferente al Qi Demoníaco. ¡No se pueden mezclar!”

“¡¿Cómo puedes manipular el Qi Demoníaco?!” Estaba completamente shockeado, ya que era la primera vez que veía el Qi Demoníaco siendo manipulado por un Cultivador.

En lo que a él se refería, era inconcebible e increíble. Lo más importante, era que la manipulación de Meng Hao del Qi Demoníaco era real, y no una ilusión. Estaba en completo contraste con él mismo.

Mientras que su aparente manipulación de Qi Demoníaco era en realidad un engaño, Meng Hao realmente movía todo el Qi Demoníaco en ese el mundo.

Mientras Han Danzi se sentía sacudido, Meng Hao respiró hondo. Podía sentir una resonancia entre él y este mundo.

En el mundo exterior, era incapaz de absorber el poder del Cielo y la Tierra. Sin embargo, en este lugar, era como si se hubiera abierto un agujero, y todo el Qi Demoníaco se precipitaba hacia él sin el menor impedimento.

Sin embargo, eso no causó ninguna transformación dentro de él en lo absoluto. Cuando el Qi entró en su interior, se convirtió en poder puro.

No era Qi Demoníaco, ni tampoco Energía Espiritual. Era un poder único que solo pertenecía a Meng Hao.

Ese poder circulaba dentro de él, llenándolo con una sensación indescriptiblemente placentera.

Luego una extraña luz brilló en sus ojos mientras miraba a Han Danzi y a la cabeza gigante que flotaba en el aire.

“¡Octavo Hechizo, Sellador de Demonios!” Dijo Meng Hao lentamente. Casi sonaba como si estuviera emitiendo una orden. Sus palabras resonaron como un trueno.

A medida que sus palabras resonaban como un trueno, todo el Qi Demoníacos alrededor de Meng Hao comenzaron a congregarse.

En un abrir y cerrar de ojos, el enorme caracter de “sello” apareció directamente frente a él.

El caracter medía trescientos metros de altura y absorbía cada vez más Qi Demoníaco a medida que se disparaba hacia el suelo.

En este momento, dentro de la Octava Anima, Meng Hao era… ¡El Sellador de Demonios de la Novena Generación!

La velocidad con la que se movía el caracter era indescriptible.

El rostro de Han Danzi se llenó de incredulidad al sentir la presión sin precedentes que comenzaba a pesar sobre él, junto con una sensación de crisis mortal. De repente, se dio cuenta de que Meng Hao era su archienemigo.

O quizás se podría decir que… ¡Él era el archienemigo de todos los Demonios Mayores!

Han Danzi comenzó a jadear, y de repente, recordó una leyenda.

“Según la leyenda, dentro de las Nueve Montañas y Mares, hay personas que pueden Cultivar el Dao y también pueden fusionarse con los Demonios. Ningún tipo de poder de expulsión es efectivo en ellos. Se llaman a sí mismos… ¡Selladores de Demonios!”

“El caracter ‘sello’ tiene dos significados. ¡Una es restringir, la otra es ayudar!” La mente de Han Danzi tembló mientras el caracter de ‘sello’ formado por el Qi Demoníaco descendió sobre él. Todo el Qi Demoníaco parecía ser afectado, por lo que Han Danzi era incapaz de esquivarlo o evadirlo. Solo podía tratar de defenderse del ataque directo. *

Una enorme explosión se elevó hacia el cielo. La sangre salpicó de la boca de Han Danzi y, en un abrir y cerrar de ojos, fue rodeado por una brillante luz hexagonal.

Desde la distancia, la luz hexagonal parecía hebras de seda, que rápidamente rodearon a Han Danzi.

Selló su fuerza vital, su base de Cultivo, lo selló completamente.

Sorprendentemente, la luz del Octavo Hechizo también envolvió toda la enorme cabeza. Desde la distancia, parecía como si hubiera una enorme red que la cubría.

La red gigante se fusionó con el suelo en el área y se tensó de manera brutal. La sangre brotó de la boca de Han Danzi, y éste comenzó a temblar.

Incapaz de controlar su cuerpo, se arrodilló en el suelo, con una expresión antiestética. Sonaba como si quisiera rugir de rabia, pero era incapaz de hacer que un solo sonido saliera de su garganta.

Bajo el poder de la red gigante del Octavo Hechizo, la cabeza lentamente dejó de emerger. De hecho, comenzó a mostrar signos de hundirse nuevamente.

Meng Hao flotó en el aire, temblando ligeramente, mientras su dedo todavía apuntaba hacia el suelo. Desde el momento en que se convirtió en un Sellador de Demonios hasta ahora, esta era la primera vez que… verdaderamente sellaba un demonio.

El Qi Demoníaco en el área continuó confluyendo hacia él. Él solo había sacudido el mundo y usado su poder para derribar a un Demonio.

Han Danzi fue empujado hacia el suelo, con el rostro pálido, los ojos llenos de frenesí y una mirada inquebrantable.

Por otro lado, la cabeza gigante continuó hundiéndose, y pronto, la mitad de su boca estaba en el otro mundo.

Sin embargo, fue en ese momento que… el Demonio Mayor en el mundo del espejo, levantó su vista. Su mirada parecía perforar el espejo hacia el mundo exterior.

Una expresión extraña apareció en sus ojos, y su boca se torció en una sonrisa.

“¡TAI!”, Dijo. Cuando la extraña palabra hizo eco, se produjo un cambio en la cabeza gigante que emergía desde el mundo del espejo.

El aura de la muerte que previamente había girado a su alrededor, de repente pareció llenarse con el poder de la vida. Aunque no abrió completamente sus ojos, sí abrió su boca.

La voz que surgió fue la misma voz que se había escuchado hace unos momentos.

“¡TAI!”

El sonido se convirtió en un ataque que se extendió en todas direcciones, barriendo los alrededores. El cielo y la tierra temblaron e innumerables fisuras se extendieron por todas partes.

La red del Octavo Hechizo que cubría la cabeza comenzó a romperse en pequeños pedazos y, en un abrir y cerrar de ojos, fue destruida completamente.

¡El Octavo Hechizo que suprimía a Han Danzi también se disipó, completamente destruido!

El Qi Demoníaco en el mundo comenzó a rugir como un trueno explosivo. En el aire, Meng Hao tosió una bocanada de sangre y su rostro se puso blanco.

Instantáneamente se tambaleó hacia atrás varios pasos.

“¡Entonces, eres un Sellador de Demonios!” Dijo Han Danzi. Un extraño brillo apareció en sus ojos, y él tiró su cabeza hacia atrás mientras lanzaba una risa irónica. Luego se disparó en el aire.

“¿A quién le importan los Selladores de Demonios? ¡Te mataré, tomaré tu sangre, absorberé tu alma y te sellare como un Demonio en un tesoro precioso!”

“¡Es solo la voluntad del cielo!” Han Danzi parecía muy contento mientras se alzaba en el aire. El Qi Demoníaco surgió hacia Meng Hao y, al mismo tiempo, la cabeza comenzó a emerger de nuevo. ¡De repente, se pudo ver el cuello y sus hombros!

“La voluntad del cielo, ¿eh?” Dijo Meng Hao, estabilizándose. Se acercó a Han Danzi, y al gigantesco Gran Demonio, al que aparentemente no podía evitar que emergiera, y los observó fríamente. “No hay enemistad entre nosotros. Ni tú al absorber el poder de ese Demonio, ni la posibilidad de volverlo a la vida… no tiene nada que ver conmigo.”

“Lo que quiero, no es a ti o a ese Demonio, sino más bien… ¡Todo este lugar!” Una extraña luz brillaba en los ojos de Meng Hao.

La situación actual ahora encaja perfectamente con sus requisitos. No quedaba nadie, así que se sintió lo suficientemente seguro como para… ¡Sacar el Espejo de Cobre!

Mientras Han Danzi se acercaba, Meng Hao golpeó su bolsa con su mano derecha. Al instante, apareció el Espejo de Cobre, el mismo misterioso Espejo de Cobre que había adquirido en la Secta Confianza hace tantos años, ¡Que lo había acompañado todo este tiempo!

No parecía especial en lo absoluto, e incluso estaba un poco oxidado en algunos lugares. Parecía un artículo completamente ordinario.

“¿Un espejo de mierda?” Se rio Han Danzi. “¡¿No me digas que se supone que es una especie de tesoro precioso o algo así?”

Se detuvo en el lugar, como si no le importara nada sobre Meng Hao y su espejo. Sin embargo, internamente, el hecho de que Meng Hao hubiese sacado este objeto mágico en un momento crítico lo dejó preocupado de una manera que era bastante opuesta a la forma en estaba actuando.

Tan pronto como apareció el Espejo de Cobre, el continente del espejo debajo tembló, e instantáneamente aparecieron ondulaciones que se extendieron, casi como olas, en la superficie del continente.

Dentro del mundo del espejo, todo lo que estaba vivo de repente dejó de moverse.

Incluso la cabeza que emergía desde su interior se detuvo en su lugar. Sin embargo… fue en este momento que sus ojos comenzaron a temblar, como si estuvieran luchando por abrirse y despertarse.

“¿¡Qué es eso!?” Jadeó Han Danzi. Él iba a intentar detener a Meng Hao cuando éste apuntó el espejo directamente hacia el continente espejo.

Los dos espejos brillaban uno sobre el otro, y cualquiera que pudiera verlos podría detectar un majestuoso agujero negro dentro de cada uno. Cada agujero negro parecía interminable, como si contuviera verdades en el interior que nadie podría entender.

El gran continente de espejo comenzó a retumbar y a temblar.

En este momento más ondas, aún más poderosas, siguieron extendiéndose. Al mismo tiempo, el espejo que sostenía Meng Hao comenzó a calentarse, como si estuviera sediento de algo, como si… quisiera consumir todo el continente espejo que se encontraba debajo.

Fue entonces cuando el continente espejo, del cual Meng Hao ni siquiera podía ver los extremos, comenzó a encogerse repentinamente.

Rápidamente se hizo más pequeño, acompañado por un rugido atronador que se elevó hacia el cielo.

Se encogió más y más.

Si uno pudiera estar en una posición muy por encima, vería que el continente, sorprendentemente, ¡Tenían la forma de un espejo!

Y a partir de este momento, el espejo… se estaba reduciendo a un ritmo acelerado.

A medida que el continente espejo se encogía, era posible ver que la forma del espejo era… absolutamente idéntica al Espejo de Cobre que sostenía Meng Hao.

El rostro de Han Danzi cayó. Cuando estaba a punto de atacar a Meng Hao, su cuerpo comenzó a ser alejado por la presión del gran continente espejo.

Su cuerpo estaba fuera de su control, y era incapaz de acercarse a Meng Hao. En cambio, una fuerza gravitatoria lo empujó hacia abajo.

Al mismo tiempo, los ojos de la cabeza del Gran Demonio que emergía del continente espejo, de repente… se abrieron. Una voz indistinta y gruñona resonó, llena de antigüedad.

“Tú… en realidad tienes… El Espejo de las Montañas y Mares…”


* En chino, el caracter 封 puede traducirse como “sello” en el sentido de sellar un sobre. También puede significar “cubrir” o “otorgar”. En el Arte de Otorgamiento de la Justa Entrega de Meng Hao, la palabra “otorgar” es este mismo caracter.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente