ISSTH 617 – La Tierra de los Tres Santos

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Se podían ver trozos dispersos de cabello en la enorme cabeza de trescientos metros de largo, así como tres cuernos negros. Su piel era tan gris como la muerte, y estaba cubierta de arrugas.

Los rasgos faciales de la cabeza se parecían un poco a los de un hombre, pero más aún, a un león.

Emanaba un aura temible y arcaica que, tan pronto como apareció, se extendió por todo el Cuarto Plano, provocando que se sacudiera violentamente.

Un enorme vórtice, de decenas de miles de metros de ancho, rodeaba el área, y en medio del retumbar, un viento salvaje barrió toda la zona, sacudiéndolo todo.

Han Danzi se postró ante la cabeza, con una expresión de emoción en su rostro. Su apariencia ahora estaba cambiando, y ya no parecía humano. Tres cuernos negros habían brotado de su cabeza, y se parecía mucho a la enorme cabeza por encima de él.

“¡La generación más joven de su descendencia le da la bienvenida en su retorno al poder, su eminencia!”, Exclamó Han Danzi nuevamente con entusiasmo. Cuando su voz resonó, pareció formar una conexión con la enorme cabeza, y un poder impactante comenzó a fundirse en su cuerpo.

Su cabellera se arremolino y su ropa se agitó. Debería haber sido lanzado como una hoja dentro de la vorágine, pero en cambio, por su aura, parecía que estaba aceptando algún tipo de legado.

La cabeza parecía tener trescientos metros de ancho, pero en un abrir y cerrar de ojos, de repente, era mucho más grande. Ahora era de tres mil metros de ancho.

Una respiración más tarde, la cabeza volvió a ser de trescientos metros. Eran como imágenes ilusorias, distorsionando el mundo.

La tempestad se alzó hacia el cielo.

Todas las personas en el aire que perseguían las Espadas de Madera ni siquiera tuvieron la oportunidad de comenzar a pelear por los tesoros preciosos antes de que la escena se desarrollara, lo que los dejó completamente atónitos.

El viento salvaje rugió, barriendo los alrededores. Todos los que estaban en el cielo fueron lanzados fuera de control, causando que sus rostros se llenaran con expresiones extremadamente sorprendidas.

“¿Qué… qué es esa cosa?”

“¡Maldita sea! ¡¡En realidad está tratando de liberar a un Demonio Mayor desde el interior del espejo!!”

“¿No es ese Demonio uno de los tres poderes principales dentro del mundo espejo? ¿¡¿¡Quién es ese hombre!?!?”

Todos empezaron a retroceder asombrados. El resto de los Cultivadores en el suelo, los que no participaron en los eventos de la Región Central, incluida Xu Qing, también quedaron sorprendidos.

Ellos, también eran incapaces de ser atrapados por la tempestad. Se transformaron en rayos de luz y se dispararon por el aire.

Los ojos de Meng Hao brillaron mientras flotaba en el aire en la Séptima Anima, con un cuerpo carnal en la etapa de la Separación del Espíritu y una base de Cultivo de sesenta y cuatro Grandes Círculos del Alma Naciente.

Tal poder lo hizo que, aunque flotaba inestablemente, todavía pudiera permanecer en su lugar y equilibrarse dentro del vórtice y la tempestad.

Mientras miraba hacia la superficie del suelo, sus ojos se estrecharon. Sabía que Han Danzi había estado tramando algo, ¡Pero nunca había imaginado que el plan sería tan sorprendente!

Justo en este momento, la enorme cabeza que emergía del mundo del espejo produjo un rugido ensordecedor. Este sonido hizo eco de ida y vuelta como un trueno, haciendo que todos, incluso los Cultivadores en la distancia, tosieran sangre.

Han Danzi no se vio afectado, y el rostro de Meng Hao solo estaba un poco pálido. Aparte de ellos dos, todos los demás sintieron que su mente daba vueltas, como si estuvieran atrapados en alguna ilusión interminable.

A estas alturas, la cabeza del Demonio Mayor había emergido casi un setenta por ciento. Su nariz era visible, y sus rasgos faciales eran más distinguibles. Ahora podía verse una enorme herida de aspecto feroz que cruzaba su rostro.

Cualquiera que incluso mirara al Gran Demonio inmediatamente sentiría como si su mente estuviera siendo absorbida. Antes de que se dieran cuenta, sentimientos de terror estarían corriendo a través de ellos.

El Qi Demoníaco explotó, llenando el área, con una presión increíblemente poderosa.

En un abrir y cerrar de ojos, todo el poder del Cielo y la Tierra fue expulsado del mundo por este poderoso Qi.

De repente, el mundo entero se convirtió en… ¡Un mundo Demoníaco!

Han Danzi temblaba. Su rostro ardía de pasión. Los cambios físicos a él continuaron a gran velocidad. Su aura explotó y su conexión con la cabeza se hizo aún más fuerte.

Al mismo tiempo, todo el poder del Cielo y la Tierra que no era Qi Demoníaco se precipitó a la cima del mundo, que no era otro que el profundo túnel por el que todos habían descendido para llegar a este lugar.

Se escuchó un ruido sordo y la energía entró con éxito en el túnel. Las innumerables vides en su interior se marchitaron en un abrir y cerrar de ojos.

Desaparecieron sin dejar rastro mientras el poder del Cielo y la Tierra era expulsado hacia el mundo exterior.

Si uno pudiera quedarse fuera de ese pozo profundo, lo que vería sería un pilar de Qi que se disparaba hacia el cielo. Mientras emanaban innumerables pulsaciones que barrieron todo en todas direcciones.

Aunque el proceso acababa de comenzar dentro del Cuarto Plano… era fácil imaginar qué tan rápido estaba cambiando todo debido a la aparición del Demonio Mayor en el interior del mundo del espejo.

Cuando los cambios estuvieran completos… todas las personas dentro estarían muertas o serían transformadas por el Qi Demoníaco.

Sus almas se transformarían, y sus bases de Cultivo cambiarían completamente sus fundamentos. ¡Ya no serían Cultivadores, sino Demonios!

El rostro de Meng Hao se oscureció mientras miraba hacia el cielo, a todas las personas del Cielo Sur.

El vórtice giraba más rápido, y mientras lo hacía, todos estaban quedando adormecidos. Fang Yu, el Clan Ji, los Cultivadores de los Altos del Norte y el Dominio Sur, Wang Lihai, Han Bei, Li Tiandao, Li Shiqi, y también Xu Qing…

Todos parecían estar cayendo en una ilusión. Tenían sus rostros retorcidos y los dientes apretados. De vez en cuando soltaban risas frías, y otras veces sus expresiones quedaban en blanco. Era una situación extremadamente extraña.

El Qi Demoníaco se congregaba alrededor de sus cuerpos, claramente comenzando a hacer algunos cambios ilusorios.

Han Danzi continuó postrándose en el suelo. “El poder de mi ancestro regresará de la Tierra de los tres Santos. Un legado solo para mí. Todos aquí son mis sacrificios.”

“Sus cuerpos serán cambiados, y sus espíritus serán asimilados. Si no mueren en el proceso, entonces ya no serán Cultivadores, ¡Sino Demonios!”

“¡Se convertirán en mi horda de Demonios, y me seguirán mientras uso el poder del ancestro para luchar contra los Cielos!” Él temblaba mientras sus palabras resonaban a través del vórtice.

Al mismo tiempo, el vórtice que giraba alrededor de la cabeza del Demonio Mayor ya no tenía decenas de miles de metros de ancho. Se expandió de nuevo hasta que era de casi trescientos mil metros de ancho, impactante hasta el extremo. En este punto, el labio superior de la Gran Demonio era visible.

Ahora era posible ver que la cabeza no sólo tenía una herida en ella, sino más bien, tres. Una de las heridas parecía estar en sus labios, haciendo que la criatura no tuviera dos labios, sino cuatro, y detrás de ellos, claramente visibles, sus colmillos negros y afilados.

¡La apariencia física de este Gran Demonio era extremadamente salvaje!

Más Qi Demoníaco se arremolino a su alrededor, y los sonidos retumbantes se hicieron más intensos.

Los ojos de Meng Hao brillaron. “Esta es la Antigua Secta del Demonio Inmortal. Ke Jiusi no está muerto. No podría ignorar lo que está sucediendo aquí, ¿Verdad? ¿Y qué hay de Zhixiang? Su postura es difícil de discernir.”

“Entonces… ¿Por qué no ha aparecido Ke Jiusi?”

“No importa. No puedo depositar toda mi esperanza en él…”

Aunque él podía darse el lujo de no preocuparse demasiado por los demás, Xu Qing estaba aquí. Además, los demás le debían muchas Piedras Espirituales. Si unos pocos morían, él podría manejarlo. Sin embargo, si todos murieran… bueno, eso era algo que Meng Hao simplemente no podía permitir que sucediera.

Sus ojos destellaron con un brillo radiante y respiró profundamente. Luego cerró sus ojos por un momento, los volvió a abrir.

En el momento en que abrió los ojos, Meng Hao entró en… ¡La Octava Anima!

¡BOOOOM!

En la Octava Anima, su cuerpo carnal se hizo aún más poderoso. En la Séptima Anima, estaba en la etapa de la Separación del Espíritu, pero en su Octava Anima, alcanzó un nivel aún más aterrador.

Su base de Cultivo explotó, no con el poder de sesenta y cuatro Grandes Círculos del Alma Naciente, sino más bien, ¡Con ciento veintiocho!

Tal increíble poder causó cambios profundos.

Meng Hao apareció repentinamente en el interior del vórtice salvaje, donde fue golpeado por los poderosos vientos que producía. La tempestad lo rodeó y lo que parecía ser un sinnúmero de relámpagos sin forma se lanzaron contra él.

Instantáneamente, su mano derecha formó un puño y golpeó directamente hacia el túnel en lo alto del cielo. El golpe no solo contenía todo el poder de su base de Cultivo, sino también el Encantamiento de Consumo de Montaña.

Apareció un enorme pico de montaña, que no era otro que… ¡El Cuarto Pico!

La imagen era algo confusa, pero tan pronto como apareció, comenzaron a resonar estallidos en los alrededores.

Éste ataque se disparó directamente hacia el túnel. Mientras volaba por el aire, partes de él se desintegraron y se derrumbaron, pero en el momento en que llegó a su destino todavía estaba medio intacto.

La montaña se disparó a máxima velocidad hacia el túnel y, al acercarse, Meng Hao pronunció una sola palabra:

“¡Colapsa!”

Tan pronto como la palabra salió de su boca, la montaña ilusoria se detuvo en el aire y explotó, emitiendo el sonido de una explosión atronadora. Su volumen superó el retumbar del vórtice, transformándose en ondas impactantes que barrieron todo el mundo.

Debido al sonido, todos los demás, incluido Xu Qing, sufrieron sacudidas en sus mentes. La ilusión que se apoderaba de ellos se desvaneció temporalmente, y sus ojos se aclararon. Entonces sus rostros se llenaron de asombro.

Meng Hao los miró y gritó: “¡¿Por qué no se han ido todavía?!”

Realizó un conjuro con ambas manos, e inmediatamente los vientos de la tempestad se lanzaron para luchar contra el vórtice, que instantáneamente se debilitó.

Fang Yu se quedó sin aliento y miró a Meng Hao. Parecía ansiosa, pero al mismo tiempo decidida. Su cuerpo destelló y se acercó a Xu Qing.

Mientras ella estaba observando a Meng Hao, Fang Yu la agarró.

“Vamos…”, dijo ella. “¡Él no dejará de preocuparse hasta que salgas de aquí!”

Xu Qing vaciló, pero no luchó. Volvió a mirar a Meng Hao una vez más, y un sentimiento indescriptible brotó de su corazón. Pensó en ese año fuera de la Cueva del Renacimiento.

Fue en una escena como esta, en la que ella… no fue de ninguna ayuda para Meng Hao.

Los Cultivadores del Cielo Sur estaban jadeando de asombro ante la aterradora escena que se desarrollaba.

Uno por uno, comenzaron a volar hacia el túnel sobre sus cabezas.

Cuando se dispararon por el aire y luego entraron en el túnel, escucharon la voz de Meng Hao.

“Salvé sus vidas, lo que significa que me deben una. ¡Si se atreven a no pagarme, las cosas no se terminarán entre nosotros!”

Cuando todos desaparecieron por el túnel, el poder de expulsión los empujó hacia arriba, haciendo que dispararan hacia el exterior.

¡Fue en ese mismo instante que la cabeza del Demonio Mayor emergió completamente desde el espejo!

A su lado, Han Danzi miró a Meng Hao y luego como todos salían por el túnel.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente