ISSTH 616 – ¡El Qi Demoníaco Explota Hasta Cielo!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

El retumbar resonó en todas direcciones. Mientras los Cultivadores del Cielo Sur volaban hacia los cinco rayos de luz, estalló una gran lucha. Los sonidos de las técnicas mágicas y las Habilidades Divinas resonaban por el aire, mezclados con gruñidos y resoplidos fríos. En el tiempo que tarda una chispa en salir de un pedernal, los cinco tesoros increíbles se dividieron.

Han Danzi miró hacia el cielo y luego dijo: “Compañeros Daoistas, esos cinco increíbles tesoros fueron liberados por el esfuerzo combinado del Compañero Daoísta Meng y yo. Para ustedes, actuar de esa manera, es algo inapropiado…”

A estas alturas, los Cultivadores del Cielo Sur en el cielo habían notado a Meng Hao y Han Danzi en el suelo.

“Compañeros Daoistas, si están tan interesados, todos podemos trabajar juntos para conseguir los mayores tesoros escondidos en este lugar. Podemos liberarlos juntos. ¿Qué piensan, compañeros Daoistas?” Han Danzi tenía una sonrisa en su rostro, pero dentro de sus ojos había un brillo extraño e imperceptible.

Por el rabillo del ojo, observó a Meng Hao con atención.

Eso se debió a que no había consultado con Meng Hao antes de hablar, y su oferta justo ahora no estaba en línea con su explicación anterior. Claramente, lo que necesitaba no era solo la ayuda de Meng Hao, sino la asistencia combinada de casi todos los Cultivadores del Cielo Sur.

En este momento, Han Danzi era simplemente incapaz de leer la expresión de Meng Hao. Desde el principio hasta este momento, no había cambiado en absoluto.

Cuanto Meng Hao más actuaba de esa manera, Han Danzi más inseguro se sentía.

La razón principal por la que buscó a Meng Hao fue debido a su base de Cultivo. No fue solo él quien observó a Meng Hao de esa manera. Aunque nadie lo admitiera, la mayoría ya había tomado a Meng Hao como la persona con la base de Cultivo más poderosa del grupo.

Por lo tanto, tener a Meng Hao a su lado hizo que las palabras de Han Danzi fueran aún más persuasivas. Después de todo, cuando un experto hace un plan, de ninguna manera sería algo simple.

En el cielo, los ojos de los demás Cultivadores se oscurecieron, pero nadie habló. Aunque Meng Hao había estafado a todas estas personas antes, eso se debía a las circunstancias. Era imposible que no se emocionaran en este momento.

Por supuesto, en el mundo exterior, cualquiera del grupo podría considerarse extraordinariamente inteligente. Por tal motivo, solo creían en un tercio de lo que Han Danzi les había dicho.

Fang Yu de repente dijo: “Si aparece un tesoro precioso, ¿Cómo lo dividiremos?”

“Hare un juramento de Dao, juraré sobre mi base de Cultivo. No importa cuántos tesoros preciosos aparezcan, ¡Solo quiero una esfera de fuego!” Han Danzi habló con una decisión que podría cortar el hierro con las uñas.

“Además…”, continuó solemnemente, sus palabras resonaron como el sonido de una campana de oro, “Si violo mi juramento, si no cumpliera mi palabra, no solo cortare mi camino del Cultivo, también sería incapaz de encontrar refugio de cualquiera de sus Sectas y Clanes en las tierras del Cielo Sur.”

Los Cultivadores del Cielo Sur en el aire se miraron pensativamente. En realidad, era exactamente como dijo Han Danzi. Aunque sus bases de Cultivo podrían no ser increíblemente altas, todos estaban respaldados por sus Sectas y Clanes, que podrían considerarse grandes potencias.

Por lo tanto, de alguna manera, no les preocupaba en absoluto que Han Danzi no cumpliera su promesa.

Todos intercambiaron miradas. Cada uno pensaba en cosas diferentes, pero, por supuesto, no permitían que casualmente otros pudieran leer sus planes en las expresiones de sus rostros. Poco a poco, todas las miradas cayeron sobre Meng Hao.

“Por mi está bien, hagamos un juramento de Dao…”, dijo él con frialdad.

Al principio, todo estaba tranquilo, pero después de un momento, los miembros del Clan Ji volaron hacia la superficie del suelo. Después de ellos, descendió Fang Yu, y luego los otros Cultivadores del Dominio Sur y los Altos del Norte. Sus ojos destellaron mientras se acercaban.

Sin embargo, no todos los Cultivadores del Cielo Sur fueron a la Región Central. Xu Qing, así como algunos otros, no estaban presentes.

Han Danzi sonrió y luego comenzó a explicarle a todos cómo acercarse a la Región Central.

Mientras esperaban a que todos llegaran, Han Danzi se estrechó las manos y se inclinó disculpándose ante Meng Hao.

“Compañero Daoísta Meng…”, dijo en tono sincero, “No es que haya cambiado de opinión. Como puede ver claramente, al confiar únicamente en nuestro poder, sería difícil hacer que aparezcan los tesoros preciosos. Solo al combinar nuestro poder con el de los demás podremos tener éxito.”

“Espero que puedas perdonarme.” Se inclinó profundamente una vez más, y luego levantó su mano derecha, dentro de la cual se podía ver un colgante de jade con la forma de un dragón.

“Adquirí este colgante antes, se puede considerar un excelente tesoro. Puede convocar a un enorme dragón que escupe un mar. Compañero Daoísta Meng, por favor, acéptelo como una muestra de mis disculpas.” Con eso, envió el colgante flotando hacia Meng Hao.

El rostro de Meng Hao se quedó sin expresión mientras observaba el colgante y luego lo escaneó con su Sentido Divino. No parecía haber nada sospechoso al respecto, por lo que casualmente agitó su manga para recogerlo.

“Gracias, compañero Daoísta Han Danzi”, dijo con frialdad.

Han Danzi observó con calma mientras Meng Hao aceptaba el colgante. Por dentro, él tenía algunas sospechas. El comportamiento completamente inexpresivo de Meng Hao le hizo difícil mantener sus pensamientos en orden.

“Hmph”, pensó para sí mismo. “Es sólo un niño de la generación más joven. Aunque puede ser bastante misterioso, tiene sus límites. Además, ya dejé en claro a todos que lo único que quiero es una esfera de fuego. Simplemente no creo que este Meng Hao pueda crear problemas para mí de la nada.” Se reía con frialdad por dentro, pero por fuera, sonreía de oreja a oreja.

Los dos se sentaron con las piernas cruzadas para meditar.

Pasaron dos horas, después de lo cual los otros Cultivadores del Cielo Sur llegaron uno tras otro. Nadie habló. Concentraron su poder en golpear ese punto particular en la superficie del suelo.

Se produjo un intenso retumbar y apareció un gigantesco remolino dentro del mundo del espejo.

El vórtice giró rápidamente, y luego se transformó en un agujero negro. Inmediatamente, una gran variedad de objetos mágicos fueron absorbidos. Muchos se rompieron en el proceso, pero más de diez rayos de luz aparecieron en el exterior para dispararse hacia el cielo.

La luz de los tesoros era cegadora, e instantáneamente atrajo la atención de la multitud. Sin embargo, con la misma rapidez, todos, incluido Meng Hao, volvieron a mirar el mundo del espejo.

En el interior, el vórtice todavía prevalecía, al igual que la fuerza gravitatoria del agujero negro. Desafortunadamente, no parecía ser lo suficientemente poderosa como para atraer las siete esferas de fuego que rodeaban al Gran Demonio.

Sin embargo… era obvio que las dos esferas de fuego más cercanas al agujero negro comenzaban a ondularse y distorsionarse. Por su aspecto, si la potencia del agujero negro aumentara, podrían moverse.

“¡Una vez más!” Espetó Han Danzi, mirando fijamente las esferas de fuego. El poder total de su base de Cultivo explotó.

A medida que el poder se acumulaba, los ojos de los demás destellaron, y también comenzaron a desatar el poder de sus bases de Cultivo.

Meng Hao cerró los ojos por un momento. Cuando los abrió, estaba en la Sexta Anima.

¡¡BOOOM!!

Todos atacaron de nuevo. Esta vez, la intensidad de las vibraciones parecía ser suficiente como para causar terremotos y destruir montañas.

Un vórtice apareció dentro del mundo del espejo que era incluso más grande que el anterior.

El agujero negro que apareció después causó que las dos esferas de fuego más cercanas a él, comenzaran a distorsionarse violentamente. Finalmente, comenzaron a moverse.

A medida que las esferas se movían, todo se atenuaba, y el aura majestuosa de un tesoro precioso se vertía en el agujero negro para liberarse en el exterior.

Un rugido atronador llenó el aire, y cuando sintieron el aura, todos se sorprendieron por completo. ¡La intensidad de esta aura era tal que parecía que podría extinguir a los Inmortales!

Las pupilas de Meng Hao se contrajeron. El aura que percibía de las Espadas de Madera en las siete esferas de fuego, superaba con creces el de las Espadas de Madera en su bolsa de almacenamiento. Sin embargo, también quedó claro que eran… ¡Exactamente iguales!

No había necesidad de que Han Danzi dijera nada más. Un brillo de anhelo apareció en los ojos de los Cultivadores del Cielo Sur y nuevamente desataron el poder explosivo de sus bases de Cultivo, junto con sus más poderosas Habilidades Divinas y técnicas mágicas.

En cuanto a Han Danzi, respiró hondo. El malvado Qi Demoníaco, que solo Meng Hao podía sentir, suplantó repentinamente las fluctuaciones de un Cultivador que existían dentro de él. ¡Era como si acabara de convertirse en un Demonio!

Meng Hao entró en la Séptima Anima, lo que significaba que tenía un cuerpo carnal de la etapa de la Separación del Espíritu. Junto con los demás, continuó lanzando ataques contra la superficie del suelo.

Toda la zona estaba cubierta de grietas. Aunque se sellaban casi de inmediato, un enorme vórtice de casi treinta metros de ancho explotó dentro del mundo del espejo.

Los bordes del vórtice parecían estar a punto de tocar las Espadas de Madera dentro de las esferas de fuego.

¡Todos estaban jadeando, y sus ojos estaban enfocados en el vórtice mientras se transformaba en un agujero negro impactante!

Sorprendentemente, cuando el agujero negro apareció, tres de las siete esferas de fuego que contenían Espadas de Madera, comenzaron a ondularse y a vibrar. De repente… ¡Comenzaron a moverse!

La escena hizo que las miradas de los Cultivadores del Cielo Sur se volvieran tan afiladas como cuchillas. Sus bases de Cultivo estaban en plena rotación mientras esperaban a que emergieran los tesoros preciosos, después lo cual comenzaría la lucha.

El tiempo pasó. Fue solo el espacio de unas diez respiraciones, pero en la mente de todos los presentes, pareció una eternidad. Observaron cómo las tres esferas de fuego se acercaban gradualmente al agujero negro. Parecían estar luchando, pero el poder del agujero negro hizo que se acercaran cada vez más.

La fuente de poder de la fuerza gravitatoria del agujero negro no era la de los Cultivadores del Cielo Sur, sino la interacción entre el mundo exterior del espejo y el mundo interno. La función de los Cultivadores era simplemente liberar ese poder.

La fuerza gravitatoria ejercida por el agujero negro era tan fuerte que no solo fueron las tres esferas de fuego las que se vieron afectadas. También se vio afectado el Gran Demonio, alrededor del cual giraban las esferas de fuego.

Más cerca… Más cerca…

En un abrir y cerrar de ojos, una de las Espadas de Madera dentro de la esfera de fuego desapareció del agujero negro. Todos dejaron de respirar momentáneamente.

En ese instante, sorprendentemente, una Espada de Madera salió disparada del suelo bajo sus pies, y estalló hacia el cielo en un haz de luz multicolor.

Los miembros del Clan Ji se dispararon por el aire para perseguir el rayo de luz.

A continuación, dos espadas más se dispararon, y su Qi de Espada brillaba como un arco iris.

La frialdad que irradiaban las espadas, hacía que todos sintieran como si se estuvieran congelando. Sin embargo, el ardor dentro de sus corazones no podía ser congelado.

Fang Yu, el grupo de los Altos del Norte, y todos los demás Cultivadores, se lanzaron por aire instantáneamente para perseguir a las Espadas de Madera.

En el instante en que volaron para perseguirlas, las tres Espadas de Madera comenzaron a emanar una energía aún más impactante. Las ondulaciones sin límites se dispararon hacia el cielo, lo que causó que cualquier cosa dentro de las fluctuaciones se relentizara. Era como si las espadas crearan su propia Área de tiempo y espacio.

Meng Hao se disparó inmediatamente detrás de las tres Espadas de Madera, y Han Danzi lo siguió.

Parecía que los dos comenzarían a pelear por las Espadas de Madera. Sin embargo, resultó que Han Danzi solo parecía haber avanzado. Casi inmediatamente, descendió de nuevo.

Mientras todos los demás disparaban tras los tesoros preciosos, él se postró en el suelo, mordiéndose la lengua para escupir una bocanada de sangre. Esta se convirtió instantáneamente en un hilo delgado que se extendió hacia el agujero negro en el mundo del espejo.

Luego atravesó el agujero negro hacia el mundo del espejo, y se acercó al cuerpo del Gran Demonio que había sido aspirado hacia el agujero negro.

“¡Ancestro Espiritual, la generación más joven de su descendencia no le ha olvidado! ¡¡He venido hoy para darle la bienvenida de regreso al mundo!!”

Cuando sus palabras resonaron, los ojos del Gran Demonio destellaron con inteligencia. Permitió que el hilo de sangre circulara alrededor de su cuerpo, y lo rodeara.

Luego comenzó a arrastrarlo hacia el agujero negro, y todo se sacudió violentamente, mientras sonidos atronadores llenaban el aire.

De repente, un enorme vórtice apareció frente a Han Danzi, de miles de metros de ancho, y un extraño sonido demoníaco emergió desde el interior de éste; sonaba como gente llorando y riendo.

De repente, una enorme cabeza, de trescientos metros de ancho… ¡Comenzó a elevarse desde la superficie del mundo que se encontraba debajo!

Y el Qi Demoníaco…

¡¡¡Exploto hasta el cielo!!!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente