ISSTH 613 – ¡El Cuarto Plano!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

“Ojalá este hoyo sea aún más profundo…”, pensó Meng Hao, mientras sus ojos brillaban. “Lo mejor sería que continuáramos descendiendo durante unos nueve o diez días más.”

Su bolsa de almacenamiento tenía un vasto y aleatorio surtido de objetos mágicos.

Muchos de ellos eran completamente inútiles para Meng Hao. Incluso había tesoros que había adquirido cuando estaba en la etapa de la Condensación de Qi, pero no los había descartado, incluso hasta el día de hoy. Los había guardado porque… simplemente no podía soportar separarse de ellos.

En aquellos días, cuando era joven, se había empobrecido por completo, no quería ni siquiera separarse de una única Piedra Espiritual. Cada uno de estos objetos mágicos valía docenas de Piedras Espirituales, así que, ¿Cómo podría él simplemente haberlos descartado?

Siempre había estado buscando una manera de deshacerse de ellos. Sin embargo, las Tierras Negras y el Desierto Occidental eran lugares pobres y estériles. Por lo tanto, tales artículos se habían acumulado dentro de su bolsa de almacenamiento.

Si un extraño pudiera vislumbrar el interior de su bolsa de almacenamiento, se sorprenderían por completo. El interior era completamente caótico, lleno de absolutamente todo. Después de todo… estas eran todas las pertenencias de Meng Hao.

Cada vez que se quedaba sin Piedras Espirituales, todavía podía mirar dentro de su bolsa de almacenamiento y sentir un poco de satisfacción.

La oportunidad que tenía ahora era única, y lo tenía completamente emocionado.

Un Cultivador tras otro apretó sus dientes y luego gritó para comprarle artículos mágicos. Por supuesto, Meng Hao se apresuró a venderlos.

A Meng Hao no le preocupaba que se negaran a reconocer sus pagarés. Estas personas eran todos Niños Dao y Elegidos de Grandes Clanes y Sectas. No les faltaban Piedras Espirituales. Además, habían hecho un juramento Dao. No se atreverían a no devolverle el dinero.

Junto a Meng Hao estaba uno de los Cultivadores de los Altos del Norte. Sus ojos eran de un rojo brillante mientras observaba a Meng Hao.

Éste estaba sosteniendo una pequeña y brillante espada en su mano. Con un tono lleno de locura, gritó: «¡Maldita sea! ¡¡Meng Hao!! ¡Este es un objeto mágico de la Condensación de Qi! Tú, tú, tú… ¡Me cobraste 10.000 Piedras Espirituales por esto! ¡Yo no pagaría diez Piedras Espirituales por esto! ¡Eres un estafador!”

“¡Sí, mira esto! Este es un objeto mágico para un Cultivador de la Fundación Establecida. ¡Me cobraron 20,000 Piedras Espirituales y yo tengo que devolver 100,000!”

“¡Mira a este abanico! ¡Qué demonios! ¡Está roto! Puede que sea un objeto mágico de la Formación del Núcleo, pero… ¿¡Me cobraron 50,000 por este pedazo de basura!? ¿Por qué no simplemente me robas?”

En respuesta a la ira de la multitud, los ojos de Meng Hao se oscurecieron.

“Estas cosas podrían ser basura para ustedes…”, dijo con frialdad, “¡Pero trabajé duro para conseguirlas! ¡A menudo estuve sin comida ni agua solo para juntar estas posesiones!”

“Si no los quieren, entonces pueden devolverlos. Entonces, ¡Irán a mi lista de clientes no deseados!”

Los demás estaban furiosos, pero solo podían rechinar los dientes y, finalmente, dejaron escapar un largo suspiro. Luego, enojados, empujaron los objetos mágicos sobre la superficie de las vides, haciendo que se hundieran más.

Finalmente, incluso los miembros del Clan Ji comenzaron a llamar a Meng Hao. Pronto, hubo pocos dentro de la multitud que no le debían a Meng Hao enormes cantidades de Piedras Espirituales.

Mientras todos seguían descendiendo, observaban a Meng Hao con miradas que deseaban llorar, pero no contenían lágrimas.

Continuaron impacientes por otro día.

Finalmente, muy abajo, vieron un resplandor de luz. Vislumbraron el fondo del foso.

En ese instante, aquellos que le debían a Meng Hao vastas cantidades de Piedras Espirituales comenzaron a llorar de emoción. Meng Hao era el único que dejó escapar suspiros de arrepentimiento.

“¿Cómo puede este hoyo ser tan superficial?”, Reflexionó con el ceño fruncido. “Si solo fuera un poco más profundo… Nunca pude comenzar mi subasta.” Observó cómo todos los que lo rodeaban estaban entusiasmados, y seguían las vides hacia el fondo.

No les tomó mucho tiempo llegar al final del pozo.

El fondo del pozo era en realidad mucho más grande de lo que cualquiera podría haber imaginado. ¡Parecía que el pozo era en realidad un túnel, más allá del cual había un mundo enorme!

El mundo parecía no tener fin. Incluso con sus Sentidos Divinos eran incapaz de encontrar los límites.

Después de que todos llegaron al fondo, se quedaron allí, con sus mentes temblando.

Las pupilas de Meng Hao se contrajeron, y él comenzó a jadear. Junto a él, Xu Qing llegó, y su mente también daba vueltas.

Nadie habló. Reinaba un completo silencio. Todos quedaron completamente asombrados por lo que veían.

Un continente se extendía en todas direcciones, elegante y plano. Su superficie era como la de un espejo, que era la fuente de la luz que todos habían visto antes.

Si el continente pudiera describirse como un espejo, entonces podría decirse que el grupo del Cielo Sur estaba parado fuera de ese espejo. Además, cuando observaron el espejo, lo que vieron no fue su propio reflejo, sino más bien… ¡Un antiguo campo de batalla!

Sorprendentemente, un mundo antiguo existía dentro del espejo. Era imposible decir si era o no un mundo antiguo que existió antes del período de tiempo del Segundo Plano o después. En cualquier caso, el grupo ahora contemplaba un campo de batalla majestuoso y sin límites.

Podían verse innumerables Cultivadores el campo de batalla, todos participando en matanzas mutuas. El cielo y la tierra estaban llenos de colores desenfrenados, y las explosiones hacían eco por todos los alrededores

Las grietas se extendían por la tierra, y el temible resplandor de los escudos mágicos iluminaba todo con luces brillantes

En el cielo había innumerables carros de guerra volando, así como Cultivadores blindados que luchaban febrilmente entre sí.

En la distancia, se podían ver varios dragones gigantes, así como innumerables Bestias Demoníacas, que se extendían a lo largo de la tierra.

Se podían ver muchas cosas.

Se podía ver a una persona agitando una mano. Luego, una gran parte de la tierra se derrumbó, y la enorme masa de tierra salió volando. Se convirtió en una estrella fugaz que voló por el aire.

Una persona podía verse golpeándola, y la enorme masa colapsó, causando que innumerables trozos en llamas quemaran el mundo.

Otra persona podía verse rodeada de millones de objetos mágicos. Éstos formaban una tempestad que causó que la sangre fuese derramada donde quiera que iba. ¡La tempestad misma era del color de la sangre!

Otra persona podía ser vista realizando un gesto de encantamiento. Él apuntó su dedo hacia el cielo, e innumerables símbolos aparecieron, destellando con una luz dorada. Éstos se unieron para formar varios caracteres antiguos que irradiaban un aura impactante y producían una matanza sin fin.

Se podía ver a una persona montando  a un Espíritu Maligno. El cuerpo del Espíritu tenía tres mil metros de largo, y tenía innumerables rostros que aparecían y desaparecían de su cuerpo, aullando y mirando a su alrededor con expresiones de sufrimiento.

Esta era… ¡Una gran batalla entre dos bandos diferentes!

Un lado estaba formado por Cultivadores. Innumerables Cultivadores, cada uno capaz de emplear Habilidades Divinas destructivas, de invocar encarnaciones del Dharma y ​​objetos mágicos infinitos que podrían sacudir los Cielos.

El otro lado estaba conformado por Demonios. Estos eran extraños Grandes Demonios del Cielo y la Tierra, rodeados por vientos que se elevaban hacia el cielo, creando una tormenta oscura dondequiera que iban…

Más lejos en la distancia había, sorprendentemente… ¡Un enorme ataúd! Parecía haber caído de los Cielos. Una brillante luz multicolor se arremolinaba a su alrededor, dentro de la cual había algo sorprendente.

¡Se podían ver nueve mariposas flotando!

Innumerables figuras se podían ver en el área alrededor del ataúd. ¡Se estaba llevando a cabo una masacre increíble, como si ninguna de las partes estuviera dispuesta a permitir que la otra se acercara ni siquiera a medio paso del ataúd!

El ataúd era la causa principal del combate en este campo de batalla. Toda la lucha y la masacre desenfrenada era porque… ¡¡Ese ataúd necesitaba ser tomado!!

Todos los Cultivadores del Cielo Sur, incluido Meng Hao, flotaban en el aire, observando fijamente las tierras dentro del espejo.

Observaron la impactante batalla y las figuras en ella. Como podían derribar montañas e invertir mares con la mano… como podían aplastar estrellas y tomar lunas con sus Habilidades Divinas.

Los corazones de los Cultivadores del Cielo Sur se llenaron de conmoción.

Había tres personas en el campo de batalla que, sin importar cuán grande fuera la escala de la batalla, sin importar cuán intensa fuera la matanza, no podían eclipsarse. La mirada de cualquiera que observara la batalla sería atraída instantáneamente a estas tres figuras.

Era como si… fueran los soberanos más poderosos de la batalla. ¡Eran como soles venerados, que todos tenían que admirar!

Uno de ellos era un Cultivador que vestía una túnica Daoísta, con su cabeza llena de pelo blanco. Sus rasgos eran antiguos, y cuando levantó sus manos, se pudieron ver dos perlas giratorias, una de las cuales era negra y la otra blanca.

Detrás del hombre había un ilusorio cielo estrellado que, al parecer, había convocado mágicamente. Estaba de pie en medio del cielo, solo, atemorizando los corazones de cualquiera dentro de las Tribus Demoníacas.

La segunda figura estaba dentro de las Tribus Demoníacas. Era un Demonio Mayor que parecía un murciélago alado. Sus ojos eran de un rojo brillante, y siete esferas en llamas giraban a su alrededor. Cada una de las esferas en llamas era de un color diferente y, sorprendentemente… ¡Se podía ver una Espada de Madera dentro de cada una de ellas!

El Demonio estaba rodeado por un aura asombrosa. Tal como estaba allí, parecía capaz de hacer que la Tierra, los Cielos y toda la vida en ella se postraran enfrente suyo.

Meng Hao no estaba seguro del nivel de la base de Cultivo de estos dos, y su respiración era inestable. No estaba seguro de si estaba percibiendo las cosas incorrectamente o no, pero cuando vio al viejo Cultivador y las perlas en sus manos, de repente pensó en algo.

En su mente, vio una imagen del pasado en el estado de Zhao. Vio… ¡La perla en la mano de Pequeño Tigre! *

La perla de Pequeño Tigre y la perla blanca en la mano del anciano parecían… ¡Completamente iguales!

La sensación que tuvo Meng Hao cuando observó la perla que tenía el anciano… ¡Lo llevó a creer que definitivamente eran las mismas!

Además, el murciélago se parecía mucho al Demonio con el que había luchado hacía tanto tiempo. Aún más relevantes eran las Espadas de Madera dentro de las siete esferas en llamas que lo rodeaban. Cuando Meng Hao las vio, su mente tembló. Esas espadas eran claramente… ¡Iguales a sus Espadas Asesinas de Inmortales!

¡Ahora mismo tenía cinco espadas, cuatro originales y una copia!

Lo que dio a Meng Hao aún más motivo para jadear fue la tercera figura en el mundo del espejo. Esa persona hizo que su mente diera vueltas y se llenara con un sonido rugiente.

Esa persona… era un hombre de mediana edad de aspecto hogareño. Llevaba una túnica blanca, y su largo cabello era mitad negro y mitad blanco. No emitía ningún aura de una base de Cultivo, sino que flotaba en el aire, casi como si estuviera paralizado. El aire a su alrededor estaba completamente tranquilo y calmo.

Cuando las Tribus Demoníacas lo vieron, temblaron, y su Qi Demoníaco fue arrojado al caos, como si estuviera completamente fuera de control.

Cuando los Cultivadores lo vieron, sus ojos se llenaron de reverencia. Era casi como si, tan pronto como lo miraban, una intensa presión cayera sobre ellos, haciendo que sus bases de Cultivo disminuyeran.

Él no era miembro de ninguno de los dos bandos en esta batalla. Flotaba allí en medio del aire, haciendo parecer que el campo de batalla se dividía en tres partes, ¡Con él siendo un tercio!

Dentro de la mano del hombre había una lanza larga y plateada que parecía estar cubierta con escamas superpuestas. La lanza no era completamente plateada; ocasionalmente las escalas se volvían negras.

Tan pronto como Meng Hao vio la lanza, una voz resonó de inmediato en su mente.

“¡El Arma Demoníaca… Tumba Solitaria!”

A pesar de que la ilusoria Arma Demoníaca Tumba Solitaria estaba a punto de disiparse por completo, Meng Hao todavía la tenía. Emanaba un zumbido, como una intensa invocación.

En ese instante, Meng Hao repentinamente notó algo en ese hombre de mediana edad que estaba flotando allí en el aire. Mirándolo fijamente, Meng Hao pensó: “¡¡La Tercera Generación… de Selladores de Demonios!!”


* ‘Pequeño Tigre’ Dong Hu fue uno de los cuatro miembros del grupo que se unieron a la Secta Confianza al mismo tiempo. Meng Hao lo encontró nuevamente en el Capítulo 71 , donde tenía la perla. Durante la pelea de Meng Hao con Shangguan Xiu en el Capítulo 75 , Pequeño Tigre le prestó la perla, lo que le permitió a Meng Hao entrar temporalmente en el décimo nivel de la Condensación de Qi. Meng Hao le devolvió la perla en el Capítulo 76 . También se podría deducir que la perla fue mencionada vagamente en el Capítulo 19.

** El Arma Demoníaca Tumba Solitaria se mencionó en el Capítulo 497.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente