ISSTH 609 – Concubina de tres ojos

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

“¡¡El Hechizo Restrictivo… en realidad se abrió solo!”

“¿Podría ser que Meng Hao tuviera razón sobre el espíritu en el inframundo?”

“Si eso es lo que realmente está sucediendo, entonces… ¿No significaría que podemos usar las relaciones personales que forjamos en el Segundo Plano para abrir otros Hechizos Restrictivos?”

Todos se sorprendieron y casi no podían creer lo que estaba sucediendo.

Este asunto excedía sus imaginaciones, y de hecho, su comprensión. Todo el asunto no parecía complicado, y sin embargo, si lo analizabas profundamente, claramente había un ciclo increíblemente complejo de Karma.

Después de todo, el Segundo Plano… ¡Era ilusorio!

Sin embargo, las cosas que habían ocurrido en el Segundo Plano, y las personas que se reunían allí, aparentemente creaban una resonancia con la realidad. ¡Era extraño hasta el extremo!

Todos permanecieron allí de pie, temerosos y conmocionados.

Meng Hao miró hacia atrás, hacía la grieta en el Hechizo Restrictivo. Después de un momento de pensamiento, una mirada decisiva apareció en sus ojos.

Mientras todos lo observaban jadeando, avanzó hacia el Hechizo Restrictivo. Su cuerpo comenzó a destellar y… entró dentro de él.

En el instante en que entró, la grieta se retorció y luego se cerró rápidamente. En cuanto a Meng Hao, ahora estaba allí, dentro del Hechizo Restrictivo.

Ahora estaba completamente separado del mundo exterior, y de los espectadores.

Ignorando completamente lo sorprendido que estaba todo el mundo, miró el cadáver de Yi Xuanzi y se acercó en silencio. Se quedó allí por un momento, juntó las manos y se inclinó profundamente.

Luego comenzó a cavar un agujero al lado de la casa y colocó cuidadosamente el cadáver de Yi Xuanzi en él.

En cuanto a la flauta y al tambor, no los tomó para sí mismo, sino que los colocó en el pozo junto al cuerpo.

“Yi Xuanzi, me reconozcas o no, en mis recuerdos, somos amigos… Espero que puedas descansar en paz. Si hay una reencarnación… espero que podamos volver a encontrarnos.”

Miró el cadáver en el agujero profundo, y sus ojos se llenaron de una mirada de reminiscencia. Pensó en el Segundo Plano,  en sus amigos pantalones de seda de los otros picos montañosos, y cómo habían sido azotados todos juntos.

Después de un largo momento, dejó escapar un suave suspiro. Justo cuando estaba a punto de comenzar a llenar el agujero con tierra, el tambor de color violeta repentinamente dejó escapar un golpe. El sonido era como el de un latido del corazón, que hizo eco en los alrededores.

Las cejas de Meng Hao se fruncieron de concentración. Vio cómo el tambor violeta, que emanaba un ligero resplandor de color violeta, flotó lentamente desde el pozo, hasta quedar frente a él.

El tambor era del tamaño de una cabeza. Su parte superior era negra y los lados eran violetas.

Apenas visibles había innumerables y débiles símbolos mágicos que se elevaban desde la parte superior del tambor y allí, también visible, había un Tótem.

El Tótem era el de un sapo negro con una apariencia viciosa. ¡Su larga lengua sobresalía de su boca y envolvía completamente a un dragón negro!

El dragón estaba luchando, pero aparentemente era impotente contra el sapo.

Obviamente era un Tótem, pero cuando lo observó, Meng Hao sintió casi como si se estuviera moviendo.

En la parte baja del tambor había otro Tótem.

Este era de un enorme cocodrilo con escamas viciosas. Su apariencia era feroz hasta el extremo, y su boca estaba abierta, como si lanzara un rugido sin sonido…

¡Este tambor era extremadamente extraordinario!

Meng Hao se quedó en silencio por un largo momento antes de extender su mano. El tambor violeta destelló un par de veces, luego lentamente aterrizó en su palma.

Tan pronto como lo tocó, escuchó un zumbido en su mente. Era como la llamada de un sapo, el chillido de un dragón negro y la frialdad del cocodrilo.

Pasó un momento, y luego volvió todo a la normalidad. Sin embargo, a medida que todo se desvanecía, Meng Hao se dio cuenta de que el método para usar el tambor, ahora existía en su mente.

Cuando todos en el exterior vieron lo que estaba sucediendo, sus ojos se abrieron de asombro. Aunque estaban claramente llenos de envidia y celos, no permitieron que se mostrara en sus rostros.

La temeridad que Meng Hao acababa de mostrar estaba ahora grabada en sus mentes. La impresión que les había dejado era algo que quedó profundamente impreso en ellos, y nunca podría ser borrado.

Meng Hao guardó el tambor de color violeta en silencio. Luego observó el cadáver, y una vez más, juntó sus manos y se inclinó.

“Muchas gracias por su ayuda, compañero Daoísta…”, dijo. “No permitiré que nada indigno le ocurra a este objeto.” Mientras hablaba, un viento cálido pareció soplar en el área. El cabello de Meng Hao se alzó, y casi parecía que una voz murmurante se podía escuchar en el viento.

Finalmente, enterró el cadáver. Él amontonó un pequeño montículo en la tumba, y luego agitó su mano, haciendo que una tabla de madera volara sobre ella. Usó su dedo para tallar la madera, transformándola instantáneamente en una lápida que empujó profundamente en el montículo.

‘Aquí yace Yi Xuanzi’.

“Compañero Daoísta, le deseo un viaje seguro…”, dijo en voz baja. Luego se volvió y comenzó a caminar hacia el Hechizo Restrictivo. No perturbó nada más en el área. Había entrado en este lugar por Yi Xuanzi, y por sus recuerdos. No tenía otro propósito más que enterrar a su amigo.

Cuando Meng Hao se acercó, el Hechizo Restrictivo destelló y la grieta apareció de nuevo. Después de que él salió, la grieta desapareció de nuevo.

Todos se quedaron viendo a Meng Hao con expresiones extrañas.

En lo profundo de sus corazones, no podían evitar sentir que Meng Hao era realmente enigmático.

Ignorando a todos los demás, Meng Hao continuó caminando. De repente, se detuvo y miró a Ji Xiaoxiao.

Tan pronto como él la miró, su corazón tembló. En silencio, apretó sus hermosos dientes, y se volvió para hablar con los otros miembros del Clan Ji en voz baja. Luego, para sorpresa de todos ellos, su cuerpo destelló y se movió para unirse a Meng Hao.

Meng Hao se rio mientras volaba en el aire. Ji Xiaoxiao lo siguió, y en un abrir y cerrar de ojos, los dos desaparecieron en la distancia.

Todos los que quedaron intercambiaron miradas silenciosas. La intensa impresión que les dejó Meng Hao fue demasiado profunda.

Meng Hao voló en la posición delantera y Ji Xiaoxiao lo siguió. Después de desaparecer en la distancia, donde nadie los pudiera observar, Meng Hao miró hacia atrás a Ji Xiaoxiao con una sonrisa enigmática en su rostro.

Todavía recordaba la escena del río de estrellas, antes de entrar al Plano Primordial del Demonio Inmortal, cuando él había estado atrapado contra su cuerpo.

Ver su sonrisa hizo que a Ji Xiaoxiao se le pusiera la piel de gallina. Ella rápidamente comenzó a explicar. “El cuerpo anfitrión de Ji Mingfeng era un discípulo del Cónclave del Primer Pico. Sin embargo, su cuerpo no está ubicado en el Primer Pico, sino debajo del Tercer Pico.”

“Lidera el camino…”, respondió Meng Hao con frialdad. En realidad, a él realmente no le importaba el cadáver de Ji Mingfeng. Simplemente estaba usando este método para vincularse con Ji Xiaoxiao.

De esta manera, esencialmente estaba insertando un topo en el Clan Ji. Si ocurriera algún contratiempo, Ji Xiaoxiao no podría escapar ilesa. Debido a que ella era un miembro real del Clan, si los traicionaba, los resultados serían aún más miserables.

En cuanto a Ji Xiaoxiao, ¿Cómo podría no entender esto?

Sin embargo, ella tenía poco espacio para maniobrar. Originalmente, actuó de esa manera en el Segundo Plano para conseguir un pase seguro al Tercer Plano. Pero cuando descubrió cuán terriblemente poderosa era la base de Cultivo de Meng Hao, ella realmente entendió que… no tenía forma de luchar contra él.

Por lo tanto, como ella no podía defenderse, no había necesidad de luchar.

Volaron juntos. Ji Xiaoxiao guiaba mientras Meng Hao usaba su Sentido Divino para evitar a cualquier otra persona. De esa manera, se acercaron rápidamente al Tercer Pico.

Aunque Ji Xiaoxiao no detectó lo que Meng Hao estaba haciendo, sí notó que no se encontraron a nadie en absoluto. Ella rápidamente asumió que tenía algo que ver con Meng Hao, lo que, por supuesto, la llenó aún más de temor.

En cuanto a Meng Hao, su frente estaba fruncida. A medida que avanzaban, había percibido un total de seis o siete personas más. Todos estaban solos, y parecían moverse en la misma dirección; se dirigían hacia un lugar entre el Tercer y el Cuarto Pico.

Meng Hao recordó lo que Zhixiang le había dicho sobre el Espíritu Verdadero, Noche, y el pozo entre el Tercer y el Cuarto Pico. Ese hoyo conducía a la entrada del Cuarto Plano.

Sus ojos brillaron, y una sonrisa fría apareció en su rostro.

“Teniendo en cuenta que no están buscando más buena fortuna en el Tercer Plano…”, pensó, “Sino que se apresuran hacia el Cuarto Plano, eso demuestra que ya deben haber adquirido bastante.”

“En ese caso, es casi la hora de que yo les recuerde de su acuerdo.”

Adelante, Ji Xiaoxiao se detuvo. “Es por aquí…”, dijo, mirando a Meng Hao. “Este es el lugar. Hay Hechizos Restrictivos en el lugar, así que sígueme.”

Meng Hao repentinamente levantó su mano derecha y movió su dedo. Instantáneamente apareció una píldora medicinal roja que voló a toda velocidad frente a Ji Xiaoxiao. Su rostro se oscureció.

Ella tenía tiempo para esquivarla, pero cuando vio la mirada fría en los ojos de Meng Hao, su corazón se detuvo. Ella no hizo nada para evadirla, en su lugar permitió que la píldora medicinal entrara en su boca. Cuando se disolvió, un líquido acre se extendió por su cuerpo.

“Vamos…”, dijo Meng Hao con una sonrisa, mientras observaba a su alrededor las ruinas y los innumerables Hechizos Restrictivos.

El rostro de Ji Xiaoxiao era extremadamente antiestético. Ella no dijo nada, sino que simplemente se volvió y siguió adelante. Mientras lo hacía, las curvas de su cuerpo crearon una escena increíblemente bella.

Continuó por una ruta específica durante aproximadamente el tiempo que tarda en quemarse un palillo de incienso. Poco tiempo después, apareció un pozo por delante de Meng Hao. Sorprendentemente, se podía observar dos cadáveres juntos en el fondo del pozo.

Uno era Ji Mingfeng, y el otro era el cuerpo anfitrión.

Un cuervo de tres ojos estaba posado sobre el cuerpo de Ji Mingfeng. Casi en el mismo instante en que Meng Hao observó al cuervo, el cuervo se volvió para mirarlo.

Ji Mingfeng también tenía dos bolsas de almacenamiento. Una era blanca, la otra era negra. Cuando Meng Hao miró la bolsa de almacenamiento negra, Ji Xiaoxiao habló.

“La bolsa de almacenamiento negra tiene la colección de Bestias Demoníacas de Ji Mingfeng. En cuanto a ese cuervo de tres ojos, hace mucho que ganó sensibilidad. Cuando Ji Mingfeng tenía solo tres años, voló hasta él y lo acompañó desde entonces.”

“Tuviste suerte al matar a Ji Mingfeng. Si estuviéramos en el mundo exterior, incluso si estuvieras en la etapa de la Separación del Espíritu, te sería muy difícil. Él… es en realidad el Niño Dao de la etapa del Alma Naciente del Clan Ji.

“Incluso tenía una marca del Patriarca en él, aunque, lamentablemente, se desvaneció desde que murió.”

Los ojos de Meng Hao brillaron.

De repente, el cuervo voló por el aire, transformándose en un rayo de luz negra que se disparó hacia Meng Hao.

Antes de que él pudiera reaccionar, se pudo escuchar una voz emocionada que venía del espejo de cobre dentro de su bolsa de almacenamiento.

“¡P*rras! ¡Lord Quinto está despierto, p*rras! ¡Oye, veo una encantadora concubina de tres ojos aquí!”

 

Pagina Anterior
Pagina Siguiente