ISSTH 607 – Veo que Están Todos Aquí…

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Usar la expresión ‘indescriptiblemente bella, o sorprendente’ para describir a Zhixiang solo sería suficiente para retratar una parte de ella. Meng Hao no tenía más remedio que admitir que en toda su vida… nunca había visto a una mujer más hermosa.

Esta no era una situación en la que ella era ‘Una de las mujeres más hermosas’. Cualquier otra mujer colocada a su lado palidecería en comparación, y no podría hacer nada más que desempeñar un papel de apoyo.

Llevaba un vestido de color rosa, junto con una amplia sonrisa.

Cada uno de sus movimientos era deslumbrante, y su cuerpo soltaba un aura única, con un aire tanto Demoníaco como Espiritual.

Meng Hao tuvo la sensación de que su cuerpo se había convertido en algo similar a un tesoro precioso. Era algo que sobresalía completamente de las masas, y el aura que emitía parecía llenar toda el área.

Su cuerpo actual no pertenecía a nadie, excepto a ella misma… ¡Esta era la verdadera Zhixiang!

Debido a la anterior caída de su base de Cultivo y los diversos planes que debía llevar a cabo en nombre de la Secta del Demonio Inmortal, su base de Cultivo del Reino Inmortal había sido degenerada al borde de la Separación del Espíritu.

De hecho, la mayor parte del tiempo, solo reveló el poder de la etapa del Alma Naciente. Sin embargo, en este momento, era obvio que ella había tenido éxito obteniendo el Cuerpo Demoníaco Inmortal.

Debido al éxito, su base de Cultivo ahora había comenzado a restaurarse. En un período de tiempo muy corto, ella tendría una vez más… ¡El poder de un Inmortal!

Cuando llegara el momento, los demás volverían a las tierras del Cielo Sur, pero ella… se iría por una ruta diferente. Volvería a la Nueva Secta del Demonio Inmortal de la Novena Montaña y el Mar.

Incluso había una alta probabilidad de que los Cultivadores de la Nueva Secta del Demonio Inmortal ya se estuviesen reuniendo en algún lugar desconocido para recibirla.

Al escuchar la solicitud de Zhixiang, la expresión de Meng Hao no cambió en absoluto. Él asintió lentamente.

Ella se mordió suavemente el labio y sonrió, luego tomó la Divinidad Naciente del Patriarca Huyan que se desvanecía y la aplastó.

Se oyó una pequeña explosión, y el Patriarca Huyan, un Patriarca de la Separación del Espíritu de su generación, fue aplastado en pequeños pedazos.

Su Divinidad Naciente se transformó en puntos de luz, y luego Zhixiang los absorbió lentamente a través de su frente.

El semblante de Zhixiang se volvió un poco más hermoso, lo suficiente como para hacer que cualquiera que la mirara se sorprendiera y sintiera su corazón palpitando con entusiasmo.

“Gracias…”, dijo ella. Luego levantó su mano y colocó un velo sobre su rostro, cubriendo las características que harían que alguien se enamorara de ella a primera vista.

Sus ojos destellaron con una luz extraña mientras observaba a Meng Hao.

“Permíteme presentarme. Soy Zhou Zhixiang. El carácter ‘zhi’ proviene de la expresión ‘lo que es noble y elevado’. El carácter ‘xiang’ es de la expresión ‘una mujer de color etéreo y fragancia celeste’. Soy Zhixiang, Santa Hija de la Secta del Demonio Inmortal. Sin embargo, prefiero que la gente me llame Demonio.” Con una sonrisa, le hizo una reverencia a Meng Hao.

Sus palabras eran simples, al igual que los movimientos que hacía. Sin embargo, una indescriptible energía se desprendía de ella, formando una presión increíble, que pesó sobre toda el área.

“Me debes…” dijo Meng Hao con frialdad. “Y no solo un simple favor.”

“No te preocupes, compañero Daoísta Meng. Lo reconozco, al igual que la Nueva Secta del Demonio Inmortal de la Novena Montaña y el Mar. Absolutamente nunca lo olvidaremos.” Ella ladeó su hermosa cabeza mientras lo miraba. Luego su hermosa mano se agitó, causando que apareciera un deslizamiento de jade.

Éste era antiguo y sin pulir; por un lado se podía ver el caracter ‘Demonio’, y por el otro lado el caracter ‘Inmortal’.

“Este es el Medallón de Comando de un Anciano de Secta del Demonio Inmortal.”

“Quien posea este Medallón es un Anciano vasallo. Compañero Daoísta Meng, si necesitas ayuda en el futuro, puedes venir a la Secta del Demonio Inmortal en cualquier momento.”

Meng Hao aceptó el Medallón de Comando, lo observó y luego lo puso en su bolsa de almacenamiento. Él asintió con la cabeza hacia Zhixiang y luego, sin otra palabra, se volvió para irse.

“Me gustaría agradecerle de una manera más personal, Compañero Daoísta Meng…”, dijo Zhixiang con una sonrisa. “Por lo tanto, te daré un poco de información. El pozo ubicado entre el Tercer y el Cuarto Pico es el punto crítico para entrar en el Cuarto Plano.”

Meng Hao se detuvo en el lugar y se volvió para mirarla.

“Lo más probable es que las otras Sectas y Clanes ya tengan esta información. De hecho, el Cuarto Plano nunca se cierra. Cualquier persona en el Tercer Plano que tenga la habilidad necesaria, puede ingresar.”

“Sin habilidad, uno solo puede mirar el océano figurativo y lamentarse por su insuficiencia.” Zhixiang se rio entre dientes, y una vez más se inclinó ante Meng Hao. Luego se dio la vuelta y desapareció.

Los ojos de Meng Hao destellaron. Podía sentir el poder de Zhixiang, y sabía que ella era completamente diferente a la anterior. Una mirada pensativa apareció en su rostro y miró su bolsa de almacenamiento, mientras recordaba todos sus contactos previos con Zhixiang.

En su corazón, tenía un ochenta por ciento de certeza de que la poca ayuda que le había brindado aquí, más tarde resultaría en recibir ayuda de Zhixiang y de la Secta del Demonio Inmortal, aunque era imposible predecir si esa ayuda le sería de gran utilidad o no.

Una sonrisa relajada apareció en su rostro. Hacía tiempo que se había dado cuenta de que, en el mundo del Cultivo, uno debía confiar en uno mismo.

Uno no podía esperar mucha ayuda de los forasteros. Por lo tanto, si la Nueva Secta del Demonio Inmortal le proporcionaba mucha ayuda, o solo un poco, realmente no le importaba.

Su mayor adquisición en este asunto no fue la promesa de Zhixiang y la Secta del Demonio Inmortal. En cambio, fue su Octava Alma Naciente y su increíblemente poderoso cuerpo carnal.

Respiró hondo mientras examinaba su cuerpo, así como el terrible daño causado a su longevidad mientras estaba en la Octava Anima. *

En cuanto al poder de expulsión mundial que había sentido, no estaba seguro de cuándo, pero se había desvanecido. Eso hizo que sus ojos brillaran intensamente mientras miraba hacia el Cuarto Pico.

Después de un momento, miró hacia otro lado, y su cuerpo destelló. Instantáneamente abandonó el estado de su Octava Anima y regresó a la Primer Anima.

Luego dio un paso adelante. Antes de alejarse en la distancia, recogió el Látigo del Alma.

Por lo que Meng Hao podía discernir, parecía que estaba destinado a ser parte del otro látigo del Patriarca Huyan.

Sin embargo, por el momento, no les permitiría fusionarse. En cambio, después de que se fuera de este lugar, se tomaría un tiempo para estudiarlos a fondo.

En este momento, quería ver si podía encontrar algo más de buena fortuna dentro del Tercer Plano. Silbó por el aire desde el Séptimo Pico hacia el Sexto.

Luego, cuando se acercó al Quinto Pico, sus ojos brillaron repentinamente, y las comisuras de su boca se torcieron en una sonrisa.

Cambió su dirección y aceleró directamente hacia el Quinto Pico. No pasó mucho tiempo antes de que, sorprendentemente, la luz de un Hechizo Restrictivo apareció delante de él.

El Hechizo Restrictivo tenía tres capas. La capa exterior era tenue, la luz de la capa intermedia fluía suavemente y la capa interna era completamente sólida.

El Hechizo Restrictivo de tres capas cubría un área de unos trescientos metros, y claramente visible debajo de él había una casa, con un cadáver apoyado contra la pared.

Éste era diferente a la mayoría de los cadáveres en el exterior. No se había marchitado completamente, sino que aún conservaba algunas cualidades físicas.

Era un anciano, que había estado mirando en la distancia cuando murió. En cuanto a lo que estaba pensando en ese momento, era imposible decirlo, pero en su mano sostenía una flauta de bambú. La flauta no era un objeto mágico, sino más bien, una completamente ordinaria. Incluso parecía estar un poco marchita.

Frente al anciano había otro objeto, un tambor del tamaño de la cabeza de una persona. Era completamente de color violeta, y emanaba un débil resplandor.

Se podía sentir una vibración que resonaba de él, apenas audible, extendiéndose por toda el área.

Fuera del Hechizo Restrictivo había aproximadamente ocho Cultivadores de las tierras del Cielo Sur, frunciendo el ceño. Algunos de ellos estaban intentando romper el Hechizo Restrictivo.

Entre ellos había cuatro miembros del Clan Ji, incluida Ji Xiaoxiao. También estaba presente Liu Zichuan, del Clan de la Línea de Sangre Imperial de los Altos del Norte, a quien Meng Hao había asustado antes.

Los otros eran de las Tierras del Este o de los Altos del Norte, y todos fruncían el ceño mientras observaban el tambor violeta dentro de los Hechizos Restrictivos.

Todos tenían expresiones avariciosas en sus rostros.

La llegada del haz de luz multicolor, instantáneamente perturbó el silencio en el área. El grupo de personas se puso inmediatamente en guardia y comenzó a mirar a su alrededor. Sin embargo, una vez que vieron que era Meng Hao, sus rostros se llenaron de expresiones antiestéticas.

La forma en que Meng Hao los había extorsionado en el Segundo Plano había hecho que todos rechinaran los dientes.

Inmediatamente, Liu Zichuan retrocedió unos pasos, temblando.

“Veo que están todos aquí…”, Dijo Meng Hao, riendo con ganas al acercarse. “No los he visto en varios días, ¡Pero los extrañé! ¡Espero que todos hayan adquirido muchos artículos aquí en el Tercer Plano!” La expresión de Meng Hao era sincera; de hecho, él realmente quería sinceramente que todos adquirieran muchos tesoros.

Sin embargo, cuanto más se expresaba de esa manera, más desagradables eran las expresiones en los rostros de los demás. Se quedaron mirando a Meng Hao, con sus rostros llenos de disgusto.

Algunos incluso parecían estar contemplando la posibilidad de atacarlo y matarlo, para resolver todos sus problemas de una sola vez.

Meng Hao no pareció darse cuenta de esto. Era todo sonrisas, hasta que de repente, suspiró y luego dijo, “¿Eee? ¿Cómo es que todos ustedes me están ignorando?”

“Bueno, no importa. Compañeros Daoistas, yo, Meng Hao, realmente deseo que todos ustedes hagan grandes adquisiciones aquí. De esa manera, también me beneficiaré un poco más.”

A estas alturas, la intención asesina estaba destellando en los ojos de los demás, y unas pocas personas se adelantaron. Sus ánimos estaban al borde de la explosión.

Meng Hao todavía no parecía darse cuenta de este punto. Tenía una sonrisa tímida en su rostro, e incluso parecía un poco emocional.

Sin embargo, desde el punto de vista de los demás, él se mostraba altanero y necesitaba un poco de castigo. Con una expresión así, parecía estar cortejando a la muerte.

Solo Liu Zichuan sintió que su corazón latía con nerviosismo, y gritaba internamente:

“¡Despreciable! ¡Es demasiado descarado! Este… este bastardo es alguien a quien absolutamente no puedo permitirme provocar. Obviamente, se ha vuelto poderoso hasta el punto de la Separación del Espíritu y, sin embargo, solo muestra este nivel de poder…”

“¡Obviamente esta provocándolos, para que los demás lo ataquen!”

“¡Qué desvergonzado!”

En este punto, Liu Zichuan no pudo evitar recordar su grave situación anterior. Solo podía imaginar que si algunas de estas personas atacaran a Meng Hao en este momento, se encontrarían rápidamente en un estado miserable.

Mientras miraba la sonrisa de Meng Hao, solo la encontraba cada vez más horrible. Sin embargo, al mismo tiempo, de alguna manera esperaba ver a estas personas enfrentarse a un destino similar al suyo…

“Hermanos…”, continuó Meng Hao, “Sé que me aproveché de ustedes en el Segundo Plano. Por favor, no te lo toméis en tan serio. Ahora que estamos en el Tercer Plano, espero que todos podamos trabajar juntos con una meta en común. Hermanos, si puedo o no encontrar suficiente buena fortuna aquí, todo depende de ustedes.”

Después de que terminó de hablar, Meng Hao, parecía increíblemente agradecido, e incluso se estrechó las manos para inclinarse ante ellos.

Este gesto hizo que todos, incluyendo a Ji Xiaoxiao, apretaran los dientes. En cuanto a Liu Zichuan, su rostro simplemente se contrajo, pero todos los demás parecían estar a punto de estallar de furia.

“Oh, también está el asunto de…” Meng Hao se enderezo y estaba a punto de continuar hablando cuando uno de los Cultivadores de los Altos del Norte no pudo contenerse más. Toda su furia reprimida estalló y, con un aullido, se lanzó hacia adelante.

“¡Cállate bastardo! Entonces, ¿Admites que te aprovechaste de nosotros en el Segundo Plano?”

Tan pronto como el Cultivador de los Altos del Norte lo atacó, los ojos de Liu Zichuan se abrieron de par en par y se llenaron de una mirada de anticipación.

“¡Vamos! ¡Déjalo muerto!”, Pensó emocionado.

El Cultivador de los Altos del Norte se acercó a Meng Hao, con su rostro lleno de furia.

Su mano derecha se alzó, realizando un gesto de encantamiento, y luego la empujó hacia Meng Hao.

Al mismo tiempo, otro de los Cultivadores de los Altos del Norte se lanzó hacia adelante, al igual que un miembro del Clan Ji.

Sus ojos destellaban de furia, mientras se dirigían hacía Meng Hao.

Por otro lado, una expresión tímida apareció en el rostro de Meng Hao.


* Aparentemente ha habido muchos comentarios y/o preguntas sobre el tema de su longevidad en las Animas. Aunque la explicación no era muy clara, estaba implícito que Meng Hao puede restaurar cualquier daño a su longevidad usando píldoras medicinales. Mientras no se le agote la longevidad dentro de la Octava Anima, cualquier daño es intrascendente. Habría que pensar en su “longevidad” como una barra de salud, cuya capacidad total se reduce lentamente con el tiempo, pero también se puede rellenar de varias maneras. La capacidad total podría reducirse mientras él está en la Octava Anima, pero una vez que sale de ese estado, (vuelve a la normalidad) cualquier año de vida “perdido” se puede compensar con píldoras medicinales. En cuanto a la longevidad “normal” actual de Meng Hao, Realmente no importa demasiado. Puede duplicar libremente las píldoras que aumenten su longevidad. Dicho esto, todavía está limitado por el límite de 1.000 años. No importa cuántas píldoras tome o que haga, no puede vivir más allá de los 1.000 años, sin llegar a la etapa de la Separación del Espíritu.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente