ISSTH 603 – ¡La Octava Alma Naciente!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

La carne y la sangre de Meng Hao se expandieron y luego se marchitaron. Este proceso cíclico dio a luz a un dolor indescriptible, y causó que Meng Hao temblara y sudara profundamente.

Sin embargo, sus ojos estaban llenos de una determinación sin precedentes. Apretó la mandíbula y persistió. Negándose a caer inconsciente, se sumergió en el dolor. Su cuerpo carnal se marchitó constantemente y luego se expandió, dando lugar a un poder aterrador.

¡Booom!

La luz tenue de los Grandes Demonios del Cielo y la Tierra drenó su cuerpo hasta el punto de colapso y la destrucción. Se le cayó el pelo y parecía una lámpara sin aceite, como un cadáver marchito.

¡Booom!

El Arte Secreto de la Santificación de Carne y los símbolos mágicos de la Pagoda del Demonio Inmortal se arremolinaron en su cuerpo, causando que se expandiera y creciera hasta que tuvo la apariencia de un gigante.

La transformación paradójica era algo que nunca se había visto desde los tiempos antiguos hasta los tiempos modernos, un temple sin precedentes del cuerpo carnal. A medida que el ciclo continuó, ¡¡Meng Hao continuó haciéndose más y más poderoso!!

El cuerpo de Zhixiang también estaba temblando. Ella no tenía ningún Arte Secreto de la Santificación de Carne. Ella solo practicaba la transformación pura del Cuerpo Demoníaco Inmortal. En ese momento, su cuerpo estaba marchito, pero dentro del marchitamiento había un impactante Qi Demoníaco.

Los dos practicaban su propio tipo de Cultivo, haciéndose cada vez más poderosos. En cuanto a las aguas de la Cisterna del Demonio Inmortal, se estaban reduciendo lentamente.

Después de un tiempo, se escuchó un sonido atronador que hizo eco en todas las direcciones, y Meng Hao levantó su cabeza, aunque sus ojos se mantuvieron cerrados.

En este momento, su cuerpo ya no se expandía dramáticamente, ni se estaba marchitando hasta el punto de la muerte. En cambio, era alto y delgado.

En la actualidad, parecía como si su cuerpo no tuviera ningún poder en absoluto. Sin embargo, en el fondo se ocultaba una fuerza temible e indescriptible que superaba con creces los límites de su anterior cuerpo carnal.

Ahora estaba en posesión de un poder extraordinario y encantador. Cada pedazo de músculo estaba lleno de un poder explosivo y sorprendente. Sus huesos eran sólidos hasta un grado indescriptible. Cuando Meng Hao levantó su cabeza, todo su cuerpo estalló con una intensa aura.

El viento se agitó mientras el vórtice retumbaba. Sorprendentemente, el aura de Meng Hao… ¡Emanaba el poder de un cuerpo carnal en la Séptima Anima!

Sin embargo, no había entrado en la Séptima Anima, sino que permaneció dentro de la Primer Anima.

La niebla a su alrededor se agitó, y el vórtice giró con mayor intensidad. En medio de todo esto, Meng Hao inhaló profundamente y se tomó un momento para sentir el poder dentro de él.

Aunque su base de Cultivo seguía siendo la misma de siempre, el poder de su cuerpo carnal y su destreza de batalla, ahora eran completamente diferentes a los de antes.

Sus ojos destellaron y entró en la Segunda Anima.

¡Booom!

Tercer Anima, Cuarta Anima… Mientras estaba sentado con las piernas cruzadas, llegó hasta el estado más poderoso que podía alcanzar, ¡La Séptima Anima!

Su cuerpo tembló y el poder de su destreza de batalla surgió a través de él, el de sesenta y cuatro Grandes Círculos del Alma Naciente. Sin embargo… su cuerpo carnal instantáneamente alcanzó un estado increíble, sin precedentes.

Su cuerpo carnal, su sistema óseo, su estructura física, ahora eran gruesos y fuertes de una manera que no se ajustaba a ninguna regla. Era mucho más alto que antes, hasta el punto en que, incluso sentado con las piernas cruzadas como estaba, era más alto que antes.

La temeridad de su cuerpo físico ya no le daba la apariencia de un Cultivador, ¡Sino de algo demoníaco!

Sus rasgos faciales eran viciosos. Innumerables venas aparecieron por todo su cuerpo, y su cabello era incluso más largo que antes.

Cuando levantó la vista, sus ojos irradiaron una voluntad feroz. Parecía que con un solo puñetazo… podría destrozar la tierra.

Meng Hao no estaba seguro de cómo describir exactamente el estado actual de su cuerpo carnal.

Apretó sus puños e inmediatamente el explosivo y aterrador sentimiento de poder explotó desde su interior. Podía decir que su estado actual poseía un poder que superaba con creces el de antes.

“Sin embargo…”, pensó, “Un cuerpo carnal tan poderoso como este  todavía no es de la etapa de la Separación del Espíritu…” Aunque su cuerpo carnal era terriblemente poderoso, todavía tenía la sensación de que, por alguna razón, había llegado a un cuello de botella.

La aparición del cuello de botella no hizo que se desanimara, sino que llenó sus ojos de emoción. Sabía que el cuello de botella solo podía significar una cosa…

El cuello de botella era… ¡La brecha para conseguir un cuerpo carnal de la Separación del Espíritu!

Una vez que rompiera el cuello de botella, tendría un cuerpo carnal en la etapa de la Separación del Espíritu, y realmente sería capaz de luchar contra los Cultivadores de la Primera Separación. ¡Él realmente estaría dentro de la etapa de la Separación del Espíritu!

Aunque su base de Cultivo sería diferente, su cuerpo carnal definitivamente tendría ese poder aterrador.

“¡Debería poder abrirme paso!”, Pensó, con sus ojos brillando de entusiasmo. Después de respirar profundamente, cerró los ojos. Los Demonios Mayores del Cielo y la Tierra, una vez más, desataron esa su luz tenue y destructiva.

Una vez más comenzó a destruir el cuerpo de Meng Hao. Esta vez, no agitó su sistema óseo, ni tampoco su carne y su sangre. En su lugar, causaron estragos fatales en sus pasajes de Qi y en su sangre.

Meng Hao no era como Zhixiang, que poseía un físico y especial. Ella podría convertir las transformaciones destructivas en algo no fatal, y así adquirir, de manera  similar a un renacimiento, el Cuerpo Demoníaco Inmortal.

Sin embargo, Meng Hao tenía algo aún más especial e impactante que Zhixiang cuando se trataba de su aspecto físico. Tenía un Arte Secreto que era completamente incompatible con el Cuerpo Demoníaco Inmortal, ¡Y hasta era algo similar a un enemigo para él!

Ese Arte Secreto era algo que Ke Yunhai había descrito como extremadamente raro en el Cielo y la Tierra, con un origen misterioso.

Cuando la sangre y los pasajes de Qi de Meng Hao se estaban destruyendo, la inagotable fuente de símbolos mágicos a su alrededor se vertió en su cuerpo. En un abrir y cerrar de ojos, su sangre y sus pasajes de Qi fueron completamente restaurados.

El ciclo paradójico una vez más explotó dentro de su cuerpo. Meng Hao se había acostumbrado a la destrucción de su sistema óseo, al desgarro de su carne y a la evaporación de su sangre. Por lo tanto, este sentimiento era algo que él podía manejar.

Lo único que sucedió fue que tembló un poco; Su expresión no cambió en lo más mínimo.

Un ruido retumbante llenó todo su cuerpo mientras su sangre y sus pasajes de Qi fueron destruidos, restaurados y luego fortalecidos. Se hizo más fuerte, haciendo que su cuerpo carnal experimentara otro ascenso meteórico.

Este aumento se hizo más fuerte y más estable, transformándose en un poder explosivo que podría romper un cuello de botella.

¡Booom!

Su cuerpo tembló y la sangre brotó de su boca. El cuello de botella era como una enorme muralla. Cuando golpeó contra ella, aparecieron grietas, pero no se derrumbó.

“¡Una vez más!” Dijo, con sus ojos brillando. Concentró todo el poder que pudo reunir, y lo fusionó. Ya quedaban pocos símbolos mágicos en el área, y cuando Meng Hao reunió su poder, la Pagoda del Demonio Inmortal en el exterior comenzó a temblar y libró aún más símbolos mágicos. La Pagoda en sí estaba empezando a oscurecerse y desaparecer.

Los símbolos mágicos se unieron para formar un río plateado que se disparó hacia Meng Hao, vertiéndose en su cuerpo, haciendo que temblara.

La luz de los Grandes Demonios destruyó su sangre y sus pasajes de Qi; El Arte Secreto y los símbolos mágicos, se vertieron en él para reforjarlos. Mientras el ciclo continuaba, junto aún más poder, y luego una vez más arremetió contra el cuello de botella.

¡¡BOOOM!!

El cuello de botella temblaba violentamente y las grietas se extendieron aún más. Justo cuando parecía estar a punto de colapsar, más luz de los Demonios se derramó en Meng Hao, junto con incontables símbolos mágicos.

Un rugido llenó el cuerpo de Meng Hao. Levantó la cabeza y dejó escapar un aullido silencioso. A partir de este momento, su cuerpo ya no se expandía dramáticamente, sino que se encogía a gran velocidad. Ahora parecía increíblemente delgado y débil.

Al mismo tiempo, la sangre y los pasajes de Qi dentro de él fueron completamente restaurados.

La luz de los Grandes Demonios era incapaz de una mayor destrucción, y el número cada vez más escaso de símbolos mágicos no podía ofrecerle más ayuda.

Su sangre y sus pasajes de Qi se habían restaurado por completo, el cuello de botella dentro de él… ¡Se destruyó completamente en pedazos!

Cuando el cuello de botella se desvaneció, el cuerpo carnal de Meng Hao experimentó un aumento de poder increíble y sorprendente. Él creció más y más poderoso, ¡A un nivel que haría temblar el mundo!

Sin embargo, lo que provocó que Meng Hao frunciera el ceño era que, después de romper el cuello de botella, no tuvo la sensación de haber entrado en la etapa de la Separación del Espíritu. Eso hizo que se sintiera un poco confundido.

Sin embargo, cuando frunció el ceño, una sensación completamente impredecible se alzó dentro de él. Meng Hao repentinamente notó que se estaba produciendo una transformación que causó que el cielo se desvaneciera, que el viento y las nubes dejarán de moverse, que la niebla circundante se disparara en el aire y que el vórtice que lo rodeaba se detuviera repentinamente en su lugar.

La transformación fue causada por el aumento en los tres aspectos de su cuerpo carnal; Su sistema óseo, su carne y sangre, y sus venas y arterias. Tenía los aspectos especiales del Cuerpo Demoníaco Inmortal, pero también el Qi y la sangre de un cuerpo carnal forjado a partir de la Santificación de Carne.

Esta era una combinación nunca antes vista que era esencialmente una paradoja. Creó… una transformación impactante que nunca se había visto antes de Meng Hao… ni se volvería a ver.

Esta transformación no era una en su cuerpo carnal. En cambio, ocurrió dentro de su Región Dantian. Junto a sus siete Almas Nacientes, sorprendentemente… apareció una gruesa coagulación de Qi y sangre, con la forma de una persona.

Debido a que su cuerpo carnal había alcanzado un pináculo de poder tan increíble, él había formado… ¡Un Alma Naciente de Qi y sangre!

Cuando apareció el Alma Naciente, la base de Cultivo de Meng Hao inmediatamente comenzó a emanar ondas. Su cabello se agitó, y su base de Cultivo explotó con un poder abrumador. En este instante, Meng Hao pudo sentir las fluctuaciones de… ¡Una Octava Alma Naciente!

“¡La Separación del Espíritu está en el interior… de la Octava Anima!”, Pensó jadeando, mientras ganaba la iluminación.

Mientras tanto…

Un anciano aceleraba por debajo del Séptimo Pico, acercándose al área prohibida donde estaban Meng Hao y Zhixiang.

El anciano se detuvo y levantó la vista, mientras sus ojos brillaban fríamente.

Este hombre no era otro que el Patriarca Huyan.

“Puedo sentir a ese pequeño bastardo de Meng Hao ahí dentro…”, pensó. “Él tiene mi tesoro precioso… Sin embargo, pertenece a la Tribu de la Persecución Celestial, por lo que a pesar de que se lo robó, no podrá usarlo.”

“Cuando estaba en el Segundo Plano, pude obtener la información que buscaba sobre sus secretos…” Sonrió fríamente mientras retrocedía unos pasos.

Levantó su mano derecha y rápidamente comenzó a establecer Hechizos Restrictivos en el suelo a su alrededor.

“Meng Hao, voy a enterrarte en este lugar. ¡Esperaré aquí a que salgas, y cuando lo hagas, salpicaré tu sangre por todas partes!” Sonriendo fríamente, terminó de preparar los hechizos, luego respiró hondo y se sentó con las piernas cruzadas.

“¡Ni siquiera estás en la etapa de la Separación del Espíritu, pero te atreves a pelear conmigo…”

“En el Tercer Plano, la Secta del Demonio Inmortal sella todos los objetos personales. Tu Mastín no podrá aparecer, por lo que no podrás fusionarte con él para tomar prestado su poder de la Separación del Espíritu.”

“Bien, entonces, morirás.” Una intensa intención asesina apareció en los ojos del Patriarca Huyan.

“¡Te mataré, luego regresaré y eliminaré a tu Clan del Cuervo Dorado para que te acompañe en el entierro!”

 

Pagina Anterior
Pagina Siguiente