ISSTH 591 – La Cisterna del Demonio Inmortal

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

“¡¿Cómo puedes tener las calificaciones de un Paragon?!” Preguntó Zhixiang enojada, mirando a Meng Hao que se acercaba a ella a través del camino entre las espadas.

Sin embargo, tan pronto como ella hizo la pregunta, instantáneamente se sintió estúpida. ¿Cómo podría haber hecho una pregunta tan absurda…?

El hecho de que él realmente tuviera las calificaciones de Paragon ya no la dejaba en shock, sino más bien humillada. Tampoco era solo una humillación personal, sino una humillación para toda su Secta.

Había utilizado todo el poder de su Secta, habían desperdiciado vastos recursos, todo para conseguirle un Medallón de Comando de calificaciones de Tercera Clase. Sin embargo, en un abrir y cerrar de ojos, alguien había aparecido frente a ella con calificaciones que superaban ampliamente las suyas; Calificaciones de Paragon.

Cualquiera que enfrentara tal situación se volvería loco, y se llenaría de celos y envidia.

¿Quién no sentiría que la situación era frustrante e injusta?

Zhixiang ahora estaba sintiendo exactamente lo que todos los demás habían sentido fuera de la Pagoda del Demonio Inmortal, no hace mucho tiempo.

“Solo le pregunté a mi padre…”, dijo Meng Hao casualmente.

Cuanto más actuaba de esta manera, más se sentía rechazado por Zhixiang. Ella apretó los dientes y los puños con fuerza.

“Las personas más molestas que he conocido en mi vida son los pantalones de seda como tú…”, dijo con desdén. “¿Y qué importa si tienes la identidad de Ke Jiusi?, ¿Qué importa si tu padre es un Paragon…?” Para cuando llegó a este punto en su rabieta, incluso Zhixiang podía sentir el tono acre en sus palabras.

Meng Hao se rió entre dientes, pero no dijo nada. Zhixiang lo observaba echando humo mientras él caminaba hacia adelante a través de la niebla, como si no le importara el mundo. Finalmente, no tuvo más remedio que reprimir su ira y seguirlo.

Sin embargo, solo después de unos pocos pasos, Meng Hao se detuvo en el lugar y miró a Zhixiang.

“Lidera el camino…”, dijo. “Yo puedo ir a cualquier lugar, pero tu camino está limitado a la Cisterna del Demonio Inmortal. Te seguiré.”

Zhixiang había logrado reprimir su indignación, solo para que explotara de nuevo. Respiró hondo, tratando de consolarse mientras pensaba en las ganancias que obtendría. Aún enojada asintió con la cabeza y caminó hacia adelante.

Meng Hao la siguió, observando la figura ágil de Zhixiang mientras se abría camino a través de la niebla. Había algo extraño y hermoso en esa escena.

A medida que los dos avanzaban, la niebla se separaba, revelando un camino sinuoso para que ellos lo transitaran. Zhixiang tomó la posición de liderazgo y Meng Hao la siguió.

Continuaron avanzando durante el tiempo que tarda un en quemarse un palillo de incienso.

Finalmente, las nieblas una vez más comenzaron a desaparecer, revelando un área de aproximadamente tres mil metros de ancho.

Se podía ver una montaña, no muy alta y una cascada caía por su ladera, formando un charco de agua ondulada. Al poner los ojos por primera vez en escena, no había sonido alguno. Sin embargo, momentos después, Meng Hao pudo escuchar el sonido de las olas.

A medida que el agua se vertía en el estanque, los sonidos de las aves cantando y la fragancia de las flores llenaba el aire. Todo era abrumador para los sentidos; incluso parecía haber un aura de Espíritus Inmortales en el aire, dulce y fragante.

Meng Hao respiró hondo, y todo el Qi y la sangre en su cuerpo aumentaron.

“¿Así que esta es la Cisterna del Demonio Inmortal?”, Preguntó. Miró a su alrededor, y finalmente su mirada se posó en las aguas. Eran claras, por lo que era posible ver hasta el fondo. Un ligero y extraño tipo de niebla se alzaba de la superficie, haciendo que toda la escena pareciera una ilusión multicolor.

Había antiguas formaciones rocosas ornamentales dispersas por toda el área, muchas de ellas talladas con forma de criaturas demoníacas. Parecían estar imbuidas de espíritus demoníacos.

Toda la escena parecía algo Celestial.

“Si no es la Cisterna del Demonio Inmortal, ¿Entonces qué es?”, Dijo gruñendo Zhixiang. “¿El estanque de pesca de tu patio?” Los complejos celos y la envidia que sentía solo se habían disipado a la mitad.

Ignorando a Meng Hao, caminó hacia adelante, mirando algo excitada la Cisterna del Demonio Inmortal. Levantó su mano derecha para rozar algunas de las rocas ornamentales, mientras una expresión de respeto aparecía en su rostro.

“Todo parece muy simple, ¿no?”, Preguntó Meng Hao.

“¡¿Simple?!” Zhixiang respondió, girándose para mirarlo con enojo. Ella parecía bastante enojada. “Puede que sea simple para ti, pero mi Secta pasó incontables años preparándose y gastó vastos recursos para traerme aquí. Esta es la culminación de generaciones de trabajo duro y persistencia. Todas las esperanzas y los sueños de toda una Secta se reducen a este lugar.”

“¡Mi Secta pagó un alto precio por esta ‘simplicidad’, y muchas personas incluso murieron!”

“Dices que este lugar es simplista, pero eso es solo por tu identidad. Cualquier otra persona que no seas tú sería completamente destruida por la niebla, incluso los Inmortales. Los hechizos restrictivos aquí incluso harían que alguien en el Reino Dao frunciera el ceño.”

“¡En el pasado, esas dos estatuas que empuñan espadas en el exterior, no eran menos poderosas que diez Paragones del Reino Dao!”

Meng Hao frunció el ceño, mirando a Zhixiang con una mirada fría.

“Cuida tu lengua…”, dijo. “Tú eres la que me invitó aquí.”

Zhixiang respiró hondo. Después de un momento de silencio, ella se inclinó ante Meng Hao.

“Olvidé mis modales…”, dijo ella. “Te lo compensare.”

Con eso, se inclinó y luego se volvió, levantando su mano contra una de las rocas antiguas. Meng Hao observó mientras ella enviaba su mente dentro de ella. Luego, se acercó al borde de la Cisterna, se agachó, y miró hacia las aguas, con un extraño brillo destellando en sus ojos.

“¿Así que este agua puede alterar la estructura de tu cuerpo?”, Pensó. “Si una persona está calificada, ¿Puede transformar su cuerpo en un Cuerpo Demoníaco Inmortal? Es de suponer que tales calificaciones no son las mismas que las necesarias para ingresar a este lugar, sino que posean algún tipo de cuerpo extraño.” Pensativamente, hundió su mano derecha en el agua.

Tan pronto como la tocó, un temblor lo recorrió. Sintió como si una corriente fría entrara por sus dedos, hacía en el resto de su cuerpo.

Zhixiang abrió los ojos. “Los dos llegamos a esta antigua época solo con nuestras almas…”, dijo con frialdad, al parecer recuperando su compostura. “Aquí todo parece real, pero en realidad es falso. Como tal, no hay necesidad de probar las aguas. No puedes absorber nada. Es inútil.”

“Muy bien, he dejado mi marca, ahora necesito familiarizarme con el área para que podamos regresar aquí después de que alcancemos el Tercer Plano. También es necesario dejar una marca aquí. De esa manera, tu aura estará aquí en el Tercer Plano, y podrás regresar.”

Con eso, Zhixiang comenzó a moverse, observando el área y estudiándola. Parecía como si ella quisiera memorizar toda el área en su mente.

Meng Hao la ignoró. De repente, mientras sus ojos brillaban, entró en las aguas de la Cisterna.

Pronto, él estaba flotando en el agua hasta que le llegaba a su pecho, después de lo cual cerró los ojos. Dentro del agua, podía sentir una frialdad palpitante que subía hacia él y entraba en su cuerpo.

Con el ceño fruncido, dejó el estanque, con vapor del agua emanando de él.

“Realmente es inútil…”, dijo fríamente. “Parece que esta Cisterna está diseñada específicamente para el cuerpo carnal, y es inútil para las almas.” Siguiendo las instrucciones de Zhixiang, dejó una marca en la esquina de una de las piedras cercanas y luego se dio vuelta para irse.

Zhixiang no parecía tener ninguna sospecha sobre su comportamiento. De hecho, si él no hubiera probado la Cisterna, a ella le habría parecido extraño. Probar el agua personalmente era algo natural.

Ninguno de los dos habló mientras regresaban y finalmente se separaron. Meng Hao nunca había pensado que las palabras casuales que había pronunciado antes, harían que Zhixiang se molestara tanto.

Después de dejar el mundo nebuloso, Meng Hao regresó al Cuarto Pico donde meditó durante unos días. Entonces, una noche, regresó tranquilamente, entrando en la niebla con una mirada extraña en sus ojos. Volviendo sobre sus pasos, se apresuró a volver a ese lugar.

No le tomó mucho tiempo llegar una vez más a la Cisterna del Demonio Inmortal.

“Definitivamente hay cosas sobre la Cisterna del Demonio Inmortal que Zhixiang me está ocultando. No puedo creer que una Cisterna tan importante pueda aprovecharse de manera tan simple.”

“Definitivamente debe haber algunos aspectos misteriosos de las aguas.”

“En cualquier caso, las aguas de la Cisterna pueden atemperar el cuerpo carnal, y de una manera mucho más suave que la Cueva del Inframundo. ¡Esto realmente satisface mis necesidades para fortalecer mi cuerpo carnal!”

Con eso, respiró profundamente y se dirigió directamente a las aguas de la Cisterna. Solo su cabeza flotaba sobre la superficie mientras cerraba los ojos y sentía la enorme corriente fría a su alrededor.

Se sentía como si hebras de hielo estuvieran penetrando en su cuerpo. En un abrir y cerrar de ojos comenzó a temblar; su Qi y su sangre aumentaron.

Poco a poco, comenzó a absorber la frialdad.

Su cuerpo carnal ya era fuerte; había experimentado el templado de la Cueva del Inframundo y había llegado a dominar el Encantamiento de Consumo de Montaña. Sin embargo, durante bastante tiempo no había podido superar un cierto punto. No importa cuánto lo intentara, cuando estaba en el Primer Anima, el mayor poder que su cuerpo carnal podía manejar era el de la Tercer Anima.

“Tal vez este lugar pueda hacerme aún más fuerte…”, pensó. A medida que su Qi y su sangre corrían, la niebla comenzó a elevarse en la superficie del agua. Se congregó en hebras que se vertieron en su boca y nariz hasta que parecía que estaba respirando humo.

Su cuerpo físico gradualmente comenzó a crecer más fuerte. Cada hebra de frialdad que se hundía en su carne y sangre ejercía un poder estimulante que parecía atemperar su cuerpo desde adentro hacia afuera.

Este era un método completamente diferente al de la Cueva del Inframundo.

El tiempo pasó. Meng Hao no estaba seguro de cuánto tiempo había pasado antes de que abriera los ojos. Un ruido sordo llenó su cuerpo cuando el cuello de botella en el que se había atascado explotó repentinamente. Finalmente, pudo alcanzar una fuerza corporal carnal igual a la de la Cuarta Anima, ¡Mientras estaba solo en la Primer Anima!

Los pulsos de poder invadían a Meng Hao. Podía sentir que con el terrorífico y explosivo poder dentro de él, podía destruir metal o piedras con un solo golpe.

“Cuanto más abajo voy, más frío hace”, pensó, con los ojos llenos de determinación. Hacía tiempo que había decidido que necesitaba aprovechar su tiempo en este mundo antiguo para fortalecer su cuerpo carnal tanto como fuera posible. En su análisis, su cuerpo carnal era la cosa más importante aparte de la iluminación de las Magias Daoísta que podía sacar de este lugar.

Respirando hondo, se hundió aún más, hasta que estuvo en el punto medio de las aguas. Su cuerpo tembló, y se escucharon ruidos desde su interior. Algo en su cuerpo parecía irregular mientras las corrientes frías presionaban sobre él.

El frío era ilimitado, majestuoso mientras se vertía de manera alocada dentro en él. Ni siquiera necesitaba hacer un esfuerzo para absorberlo. Las corrientes frías lo encontraban, como si tuvieran sed de convertirse en parte de él.

Meng Hao tembló mientras hacía que su Qi y su sangre siguieran fluyendo.

Lo que Meng Hao no sabía era que, aunque la Secta del Demonio Inmortal de este período no estaba en su punto más floreciente, estaba en un estado mucho mejor de lo que sería más tarde, durante su período de declive. En este momento, estaba lleno de abundantes recursos, por ejemplo, esta Cisterna. Su estado de acumulación durante las últimas decenas de miles de años había conducido a su estado actual.

La acumulación de frialdad aquí… era aterradora. Del mismo modo, el poder nutritivo que proporcionaba al cuerpo carnal era increíblemente impactante.

El cuerpo de Meng Hao había alcanzado un estado temeroso, y solo seguía creciendo más y más fuerte.

“Si pudiera continuar con esto, entonces, eventualmente, podría tener un cuerpo carnal equivalente a la Séptima Anima, ¡Solo en la Primera Anima! ¿No querría eso decir que… yo tendría… ¡¿Un Cuerpo carnal de la Separación del Espíritu?”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente