ISSTH 557 – Apoderándose de más Tesoros de la Separación del Espíritu

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Cuando Meng Hao levantó la vista, los ojos de esta versión juvenil del Patriarca Huyan destellaron con intención asesina. Sin embargo, al mismo tiempo, se podía ver algo de vacilación.

Eso era porque el Patriarca Huyan también tenía un Espíritu Demoníaco en su bolsa de almacenamiento. En este momento, también podía sentir el poder de la teletransportación pulsando en su interior. Al instante, le hizo dudar sobre si seguir o no luchando.

Después de todo, ahora que había alcanzado el Gran Círculo de la Primera Separación de la etapa de la Separación del Espíritu, significaba que había algunas cosas increíblemente importantes que debía hacer en el Plano Primordial del Demonio Inmortal.

Había poco tiempo para considerar el asunto. El aura de Meng Hao era increíblemente impactante. Sus miradas se encontraron y ambos comenzaron a moverse.

Sin vacilar se estrellaron el uno contra el otro y el aire a su alrededor se llenó de sonidos retumbantes.

Área luchando contra Área.

¡Dominio luchado contra Dominio!

¡Habilidades Divinas luchando contra Habilidades Divinas!

Esta no era como la lucha de antes. ¡Esta era una carnicería de la Separación del Espíritu! Eso era especialmente cierto de las Habilidades Divinas del Inmortal de Sangre de Meng Hao. Casi había podido matar al Clon del Patriarca Huyan con ellas. En este momento, las empleó sin dudar lo más mínimo. Las Nubes divididas se arremolinaban mortalmente en todas direcciones, llenando el cielo con ruidos retumbantes.

Cayó una Lluvia de Sangre y un Mar Violeta enfurecido.

El Patriarca Huyan estaba realmente impactado de que la destreza de batalla de Meng Hao fuera mayor que cuando luchó contra su Clon.

Además, sumado al propio poder de Meng Hao, el Patriarca Huyan pudo, por primera vez, sentir el poder de la fe.

Fue en este punto que recordó que la persona frente a él era un Cultivador, pero al mismo tiempo… ¡Era un Antiguo Totémico Sagrado que podía absorber el poder de la fe!

Este poder de fe hizo que la destreza de batalla de Meng Hao fuera aún más explosiva, absurdamente poderosa. Era lo suficientemente poderoso como para que pudiera luchar contra la Primera Separación.

Maldita sea, olvidé que él es un Antiguo Totémico Sagrado que puede absorber el poder de la fe…”, pensó el patriarca Huyan. “Esta vez, está mucho más cerca de su Tribu, no tan lejos como la última vez. Eso significa que el poder de la fe es mucho más fuerte!”

“¡Antes, en el Mar Violeta, la gran distancia hizo que el poder de la fe fuera increíblemente débil!”

“El mejor lugar para matarlo sería un lugar donde no pueda absorber el poder de la fe…”

Mientras reflexionaba sobre estos asuntos, continuaban luchando de un lado a otro. El Patriarca Huyan empleó implacablemente Habilidades divinas, usó la Separación de Emociones, su Espíritu Inmortal y varias técnicas mágicas.

Al mismo tiempo, los espectadores de la Separación del Espíritu también podían sentir el poder de la fe en Meng Hao, lo que los hizo jadear. Sus mentes no pudieron evitar ser sacudidas.

“Incluso pasé por alto la otra identidad de Meng Hao…”, dijo el niño de túnica roja, con una extraña mirada destellando en sus ojos. “¡Es un Antiguo Totémico Sagrado!”

De repente tuvo una idea. Una persona como Meng Hao era alguien con quien debería hacerse amigo. Lo mejor que se puede hacer es enviar carbón durante el tiempo nevoso, por así decirlo, y brindar ayuda de manera oportuna. Esa sería la mejor manera de forjar lazos más profundos.

Todos los expertos de la Separación del Espíritu en el área tenían pensamientos similares. De hecho, todos los Cultivadores en el setenta por ciento de las Tribus de las Tierras Negras que estaban observando, pensaban nerviosamente de manera similar.

Xu Bai de la Tribu del Dragón Negro era ahora un hombre mayor. Después de que la Tribu del Dragón Negro se separara del Clan del Cuervo Dorado, se unieron a la Gran Tribu del Talismán Demoníaco.

En este momento, la mayoría de los miembros de la Tribu del Talismán Demoníaco se habían reunido en su plaza pública, observando los procedimientos en una pantalla gigante. Xu Bai por otro lado, suspiraba interiormente.

Junto a él había un hombre afeminado, un Cultivador masculino que tenía una expresión gentil y suave, pero también fría. Este no era otro que Chen Mo de la Gran Tribu del Talismán Demoníaco, quien fue uno de los que lucharon por el Espíritu Demoníaco ese año en el Reino de las Ruinas del Puente.

“¿Teniendo dudas?” Preguntó. “Este Meng Hao… Él realmente nos sobrepasa a todos nosotros.”

Xu Bai se quedó en silencio por un momento. Finalmente, asintió con la cabeza y dijo: “Tal vez. Cuando miro hacia atrás, no creo que haya tomado la decisión correcta.”

En la Gran Tribu de la Mariposa Demoníaca, los grandes ojos de Duo Lan estaban fijos en Meng Hao.

En la Gran Tribu del Cielo Nuboso, Zhou Dekun estaba jadeando. Junto a él estaba Zhao Fang, otro miembro de la Gran Tribu del Cielo Nuboso, con una expresión similar a Zhou Dekun.

Explosiones atronadoras resonaban por el aire mientras la lucha continuaba.

Mientras los dos luchaban de un lado a otro ferozmente, cada uno de ellos podía sentir el Espíritu Demoníaco del otro. De hecho, cada vez que se acercaban, el poder de la teletransportación se hacía más fuerte.

Los ojos del Patriarca Huyan destellaron con intención asesina. El poder de la teletransportación latía de su Espíritu Demoníaco con mayor frecuencia, casi como si le urgiera a terminar la pelea más rápidamente. El deseo en su corazón de matar a Meng Hao había alcanzado su pináculo.

De repente, levantó su mano derecha en el aire y señaló el cielo.

“¡Persecución Celestial!” Rugió. Cuando sus palabras resonaron, un crujido como el de un trueno se pudo escuchar en el cielo.

“¡¡Persecución Celestial!” Rugió por segunda vez. Volvieron a escucharse truenos impactantes, y su cuerpo tembló ligeramente. Un aura salvaje, brutal e inigualable comenzó a emanar de él.

“¡¡¡¡¡¡¡PERSECUCIÓN CELESTIAL!!!!!!, gritó por tercera vez. El cielo pareció desgarrarse repentinamente y una anaconda colosal de tres cabezas salió del vacío.

La anaconda medía treinta mil metros de largo y era de color violeta. Las tres cabezas irradiaban crueldad y tenían lenguas bífidas que se movían hacia adentro y afuera. Además, cada cabeza lucía un largo cuerno.

En el instante en que apareció, una intensa presión cayó sobre las Tierras Negras.

Esto no era un aura de la Separación del Espíritu. Tampoco era el aura de la Búsqueda del Dao. Ésta era… ¡El aura de un Inmortal!

¡Esta bestia de tres cabezas, de color violeta, estaba sorprendentemente equipada con la voluntad Inmortal!

Su aparición instantáneamente llenó la tierra con estruendosos rugidos.

Las comunicaciones se detuvieron al instante.

“La Serpiente Dragón de la Persecución Celestial!”

“¡Ese es el Ancestro de la línea de sangre de la Tribu de la Persecución Celestial, la Serpiente Dragón de la Persecución Celestial!”

“Según las leyendas, cada Tribu del Desierto Occidental tiene una línea de sangre que se remonta a un Inmortal. ¡A medida que los legados se transmiten de generación en generación, siempre hay una pequeña posibilidad de activar la línea de sangre y poder convocar al antepasado!”

Los expertos circundantes de la Separación del Espíritu no se sorprendieron con este desarrollo, pero cuando los Cultivadores de las otras tribus en las Tierras Negras lo vieron, la mayoría se sorprendió por completo.

Mientras un rugido llenaba las Tierras Negras, el Patriarca Huyan comenzó a sangrar de sus ojos, oídos, nariz y boca. La convocatoria que acababa de realizar lo había puesto muy tenso.

Era como si este mundo no consintiera la aparición de una bestia como esta. Cuando la anaconda de tres cabezas se acercó, una enorme red ilusoria apareció a su alrededor. ¡Esta red parecía ser una especie de ley natural, algo aparentemente irrompible e impenetrable!

La Serpiente Dragón de la Persecución Celestial rugió y luchó, y la sangre se derramó de la boca del Patriarca Huyan. Finalmente, por cuarta vez, gritó:

“¡Persecución Celestial!”

¡BOOOM!

Los seis ojos de la Serpiente Dragón de la Persecución Celestial destellaron. Con una simple mirada, hicieron que la mente de Meng Hao se sacudiera completamente. Al mismo tiempo, la cabeza central se mordió la cola y luego se la arrancó.

De repente, la cola cortada comenzó a arder como una antorcha y en un abrir y cerrar de ojos, la cola ardiente logró atravesar la enorme red ilusoria. Mientras la red gigante se tensaba alrededor de la Serpiente Dragón de la Persecución Celestial, la cola se lanzó directamente hacia el Patriarca Huyan.

Mientras volaba por el aire, su carne y su sangre se quemaron, purificando la cola hasta que solo quedaron los huesos. Cuando llegó al Patriarca Huyan, se había transformado de manera impresionante… ¡¡En un látigo de hueso de color violeta!!

Flotó en medio del aire, esperando que el Patriarca Huyan tomara su control. Mientras el látigo enviaba ondas por el aire, se produjeron sonidos de agrietamiento y el aire a su alrededor empezó a distorsionarse.

Instantáneamente el aire alrededor del látigo comenzó a destrozarse en capas sucesivas. Un aura aterradora, casi infinitamente poderosa, explotó desde la cola de la serpiente.

Todo esto lleva bastante tiempo para describirse, pero en realidad solo pasaron cinco respiraciones en la lucha entre Meng Hao y el Patriarca Huyan.

El Patriarca se acercó con entusiasmo hacia el látigo para agarrarlo.

El látigo era obviamente un tesoro precioso. Meng Hao y los expertos circundantes de la Separación del Espíritu podían sentir esto con sus Sentidos Divinos, que ondulaban con avidez.

Sin embargo, su codicia se desvaneció rápidamente, para ser reemplazada por desilusión. Este precioso tesoro en particular podría ser poderoso, pero era un tesoro de la línea de sangre. Objetos como este solo podían ser utilizados por miembros de la línea de sangre de la Persecución Celestial.

Además, incluso los miembros ordinarios de la línea de sangre no podrían usarlo. Solo las personas en cuyas venas corría la sangre espesa y pura serían capaces de hacerlo, y eso era solo después de alcanzar la etapa de Separación del Espíritu. Cualquier otra persona que intentara hacerlo recibiría una lesión grave.

Con tantas restricciones en el látigo de hueso, el precioso tesoro se convirtió en un objeto de poco valor para los espectadores, tan valioso como las costillas de un pollo.

Sin embargo… cuando Meng Hao lo vio, sus ojos brillaron con una luz extraña. Mientras que otros podrían verlo como algo nada más valioso que las costillas de un pollo, ese no era su caso. Meng Hao no solo había erradicado a toda la Tribu de la Persecución Celestial. Durante la masacre, había recuperado algunas muestras de sangre.

Esa sangre contenía cinco generaciones sucesivas de miembros de la Tribu de la Persecución Celestial. Si pudiera obtener algo de sangre del Patriarca Huyan, entonces tendría seis generaciones de sangre y podría crear un Clon de Sangre de seis generaciones. Además, no sería un Clon de Sangre ordinario sino, más bien, un Espíritu de Sangre. Si pudiera obtener la sangre de nueve generaciones, sería una Divinidad de Sangre con el potencial de un Despertar Ancestral.

Lo que sea que sucediera, si él hiciera un Clon de Sangre, ¡Sería capaz de empuñar el látigo de hueso!

Después de que todos estos pensamientos pasaron por su cabeza, finalmente dijo para sí mismo: “¡Tengo que arriesgarme!”

Cuando el Patriarca Huyan se estiró para agarrar el Látigo de hueso, los ojos de Meng Hao comenzaron a destellar con una luz que haría que cualquiera que lo viera sintiera una sensación de peligro. Dio un paso adelante y levantó la mano. Lleno de determinación, señaló al Patriarca Huyan.

“¡Octavo Hechizo, Sellador de Demonios!”

Cuando apareció la Habilidad Divina, el Patriarca Huyan se entrelazó con el invisible Qi Demoníaco y al instante un temblor lo recorrió.

“¡Este movimiento otra vez!”, Dijo el Patriarca Huyan y su rostro se oscureció. Había considerado muchos métodos para lidiar con ésta extraña Habilidad Divina, pero ninguno era realmente capaz de oponerse a ella. Lo único que podía hacer era estar atento a ello.

En este momento, estaba sellado, pero solo duraría media respiración. Entonces, las hebras de Qi demoníaco comenzarían a desmoronarse.

Meng Hao lanzó una bocanada de sangre. En la mitad de un respiro, solo pudo llegar a unas pocas docenas de metros del Látigo de hueso. Por otro lado, el Patriarca Huyan estaba a solo siete pulgadas de distancia, ¡Al alcance de la mano!

Los expertos de la Separación del Espíritu, así como los otros Cultivadores, observaban atentamente como el Patriarca Huyan parecía a punto de poner su mano en el Látigo de hueso. Había muchos que ya habían adivinado lo que Meng Hao estaba tratando de hacer, otros todavía no lo habían descubierto, y estaban un poco confundidos.

De repente, Meng Hao abrió su boca y una luz negra salió volando a una velocidad tan increíble, que produjo un poderoso viento. En ese preciso instante que la luz negra se transformó en una rueda de color negro.

Ésta era… la Rueda del Tiempo.

Al mismo tiempo, las Espadas de Madera del Tiempo de Meng Hao aparecieron y comenzaron a girar alrededor de la rueda. Luego se oyeron unos ruidos retumbantes y la Rueda del Tiempo también comenzó a girar.

Al instante, el poder del tiempo estalló. Un temblor recorrió la mente del Patriarca Huyan. Su rostro se torció, y estaba a punto de luchar contra él cuando, de repente, su cuerpo, completamente fuera de su control, comenzó a moverse hacia atrás. Era como si el tiempo se invirtiera.

Mientras el Patriarca Huyan luchaba contra el poder, Meng Hao una vez más usó sus poderes de Sellado de Demonios, hiriéndose en el proceso.

¡BAAANG!

El cuerpo del Patriarca Huyan tembló y de repente perdió el control de su base de Cultivo. Fue solo por un momento, pero eso, combinado con el retroceso de tiempo, lo empujó a medio metro de distancia del Látigo de hueso.

En cuanto a Meng Hao, se transformó en un humo verde. Tosiendo sangre todo el tiempo, apareció frente al Látigo de hueso y con los ojos llenos de determinación, extendió su mano y lo agarró.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente