ISSTH 556 – ¡Sacudiendo a Huyan!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

En lo que se refiere a los increíbles cambios que se están produciendo en las tierras del Cielo Sur debido a la combinación de los Siete Tótems del Alma, Meng Hao se dio cuenta, pero el Patriarca Huyan no.

Sin embargo, en el momento en que Meng Hao recuperó la conciencia, observó la combinación de los Siete Tótems en el solitario caos primordial y una extraña luz apareció en sus ojos. Podía decir que se habían producido algunas transformaciones indetectables en sus siete Almas Nacientes y en sus siete Tótems.

En cuanto a si las transformaciones eran buenas o malas, le era imposible decirlo. Sin embargo, tuvo la leve sensación de que le había llevado a dar un primer paso por el verdadero camino de las siete Almas Nacientes.

Actualmente, hasta ahora, cada vez que ingresaba en la Séptima Anima, las siete Almas Nacientes en su cuerpo parecían estar libres de cualquier cosa. Obviamente, él podría entrar en la Séptima Anima y explotar con el poder de sesenta y cuatro Grandes Círculos del Alma Naciente.

Sin embargo, en verdad, tenía que obligarlas a fusionarse, lo que solo pudo lograr debido a su profunda fundación. La inestabilidad de la combinación de los siete Tótems hizo que Meng Hao se diera cuenta de su descuido. Sin embargo, un aura extraña y desconocida había emergido de sus siete Tótems del Alma Naciente, haciendo que se unieran. Ahora el solitario Tótem se mantenía estable.

De alguna manera, Meng Hao pudo resolver este problema que, en el futuro, seguramente habría terminado en un gran peligro.

Sin embargo, en este momento, estaba en medio de la lucha contra el Patriarca Huyan, y tenía poco tiempo para pensar en el asunto.

Dejó sus dudas apartadas en su corazón y luego realizó un conjuro con ambas manos. Al instante, el solitario Tótem frente a él comenzó a palpitar con un aura impactante.

El Tótem no tenía forma, y ​​estaba cambiando constantemente. A veces era grande, a veces pequeño. El caos primordial en su interior se veía casi como gotas de agua, pero también como un mar de llamas. Estaba borroso, e imposible de ver con claridad.

Sin embargo, el aura que se extendió desde el interior solo continuó haciéndose más poderosa.

El Patriarca Huyan estaba asombrado, al igual que las corrientes de Sentido Divino de los Patriarcas de las otras tribus.

En el instante en que los siete Tótems del Alma Naciente se combinaron, la expresión del Patriarca Huyan se llenó de sorpresa. Una vez más dibujó círculos delante de él, y luego hizo un gesto hacia adelante con brusquedad.

“Las Siete Emociones son necesarias para el corazón. Pero dentro del alma, solo hay tres tipos de emoción. Amor familiar, la amistad y amor romántico. Separé el amor familiar, extinguí la amistad y corté el amor romántico. A partir de ese momento, yo estaba… ¡Sin-emociones!” Con eso, los siete círculos de emoción se rompieron, transformándose en una cuchilla.

La cuchilla era ilusoria, pero era capaz de extinguir todo tipo de vida. De repente, la cuchilla se elevó en el aire y luego descendió sobre la combinación del solitario Tótem.

La cuchilla estaba impregnada de un aura que podía conquistar montañas y ríos. Esta cuchilla… ¡Era una cuchilla Sin-emoción! Todo el Cultivo que el Patriarca Huyan había practicado en toda su vida, se transformó en una cuchilla de la Separación del Espíritu que podía sacudir el Cielo y la Tierra.

Mientras se disparaba hacia el Tótem combinado de Meng Hao, el mundo entero pareció desaparecer de la escena debido a su brillo resplandeciente.

La cuchilla golpeó el Tótem. En el instante en que se golpearon, un aura indefinida y poco clara surgió del solitario Tótem. El aura causó que todo el viento y las nubes en el área dejaran de moverse.

Un extraño sentimiento de otro mundo extendido con una intensidad increíble.

Cuando el Patriarca Huyan lo sintió, su corazón se llenó de conmoción. Esta aura lo hacía sentir como si una presión increíble lo abrumara y su corazón comenzó a latir con fuerza.

La sensación llegó tan rápido que no tuvo tiempo de hacer nada. Tampoco estaba preparado para ello; su mente se llenó de rugidos, y la sangre brotó de su boca.

Al mismo tiempo, comenzaron a extenderse grietas por la superficie de la la cuchilla que se había lanzado a cortar el Tótem. Las grietas finalmente se unieron, y luego se escuchó una explosión cuando la cuchilla se rompió en siete pedazos que se dispararon en todas direcciones.

Las siete piezas representaban las siete emociones, y su destrucción causó un temblor en el cuerpo del Patriarca Huyan. Tosió una enorme bocanada de sangre y su rostro palideció.

Se tambaleó hacia atrás más de treinta metros, con lo cual alzó la vista con una expresión llena de asombro e incredulidad.

Hacía mucho tiempo que había dejado de menospreciar a Meng Hao. Sin embargo, fue solo en este momento que repentinamente se dio cuenta de que él mismo… aún no entendía completamente a Meng Hao. La escena de Meng Hao combinando siete tótems en uno, y el aura resultante que surgió, dejó al Patriarca Huyan profundamente sorprendido.

“¿Qué Tótem es ese?¡¿Qué es esa aura ?!”

No fue solo el Patriarca Huyan quien sintió que su corazón temblaba. Los otros Patriarcas de la Separación del Espíritu que se habían reunido para ver la batalla, estaban igualmente conmocionados.

Uno de esos Patriarcas era el niño de túnica roja de la Gran Tribu del Cielo Nuboso. Sus ojos brillaban con una luz extraña, y su corriente de Sentido Divino temblaba. “¿De dónde vino este tipo?”, Pensó. “Incluso yo sería sacudido por esa aura.”

Los Patriarcas en la etapa de la Separación del Espíritu de la Gran Tribu de la Llama Salvaje y la Gran Tribu de la Mariposa Demoníaca tuvieron una comunicación mutua indetectable. A partir de ahora, disiparon cualquier plan de unir sus fuerzas para hacer un ataque furtivo.

El aura del solitario Tótem de Meng Hao era impactante, y no podían ver a través de él.

Por el momento, el Patriarca Huyan estaba en pleno retiro, mientras el Tótem de Meng Hao se desvanecia gradualmente. No fue destruido por el Patriarca Huyan; de hecho, su cuchilla no lo había lastimado ni siquiera en lo más mínimo.

La razón por la que se estaba desvaneciendo era porque, incluso en la Séptima Anima, Meng Hao era incapaz de sostenerlo por mucho tiempo. A lo sumo, podría durar el espacio de un puñado de respiraciones. De hecho, eso era un poco diferente de lo que había estimado antes de combinar los Tótems durante esta batalla.

“¡Solo tres respiraciones!” Suspiró y sus ojos brillaron.

Internamente, mis siete Almas Nacientes se combinan, lo que me permite ingresar a la Séptima Anima. Externamente, mis siete Tótems se combinan para formar un caos primordial, ¡Mi Tótem solitario!”

“Si sólo es la combinación interna o externa, puede mantenerse durante un largo período de tiempo. Sin embargo… cuando tanto la interna como la externa alcanzan su pico simultáneamente, ¡Sólo puede durar tres respiraciones!”

“Durante esas tres respiraciones, mi destreza en la batalla…” Meng Hao estaba jadeando mientras recordaba lo que había experimentado momentos antes. Sin embargo, con la misma rapidez, volvió a mirar al Patriarca Huyan que respiraba pesadamente.

Mientras éste volaba hacia atrás, golpeó su pie derecho en el aire y se produjo una explosión. Finalmente gracias al poder de la explosión logró detenerse en su lugar, difundiendo parte del poder de retroceso en su cuerpo. Luego observó a Meng Hao y sonrió.

“Una base de Cultivo del Alma Naciente que puede sacudir la etapa de la Separación del Espíritu. Si tuvieras suficiente tiempo, quién sabe, quizás puedas alcanzar la Ascensión Inmortal en el Cielo Sur.”

“Sin embargo, usaré todo el poder que poseo para aplastarte hasta que mueras. Independientemente de si tengo éxito o no, el proceso dará a luz Fruto Dao. Puedo disfrutar ese sabor incluso en los Manantiales Amarillos.” El Patriarca Huyan se rió y se dio una palmada en el pecho.

¡Booom!

La bofetada hizo que el aura del Patriarca Huyan explotara, haciéndose cada vez más intensa. En un instante, su pelo ya no era blanco, sino negro. Su piel ya no era vieja, sino más bien lisa y suave. Ya no era un hombre viejo, sino de mediana edad, con un aspecto solemne.

Su aura continuó haciéndose aún más impactante hasta el punto, que en este momento, parecía un hombre joven.

Su túnica era negra, sus cejas afiladas e inclinadas, y sus ojos destellaban tan brillantes como las estrellas. A partir de este momento, el Patriarca Huyan parecía haber recuperado su juventud. Su aura era intensa, capaz de sacudir los Cielos, causando que todo se oscureciera y que un gran viento azotara los alrededores.

Los ojos de Meng Hao se estrecharon mientras ese aura indescriptible y sin forma explotó desde el Patriarca Huyan.

Las pocas corrientes de Sentido Divino de los Patriarcas de la Separación del Espíritu, ahora estaban enfocados en el Patriarca Huyan.

“¡El Gran Círculo de la Primera Separación!”, Dijo el Patriarca de la Separación del Espíritu de la Tribu de la Llama Salvaje. Era un anciano alto y robusto, en cuyos ojos se podía ver una expresión de intensa concentración.

“El Patriarca Huyan nunca llegó al Gran Círculo antes de…”, dijo el niño de túnica roja de la Gran Tribu del Cielo Nuboso. “Oh, entiendo. Usó la erradicación de su Tribu para completar el Gran Círculo. ¡Este Huyan Yunming verdaderamente es de sangre fría!” El niño observó al Patriarca Huyan con el ceño fruncido.

Mientras tanto, en las otras tribus en las Tierras Negras que estaban observando los sucesos, la mayoría de los Cultivadores no podían decir exactamente en qué medida había crecido el aura del Patriarca Huyan. Sin embargo, para ellos era un suceso impactante.

En la Gran Tribu del Cielo Nuboso, los ojos de Zhou Dekun se abrieron y su corazón comenzó a latir con nerviosismo. Después de enterarse de que Meng Hao había regresado, sintió felicidad, pero más aún, preocupación.

En la Gran Tribu de la Mariposa Demoníaca, Duo Lan se sentó tranquilamente a un lado, mirando a Meng Hao. Un brillo obstinado se podía ver en sus ojos. Durante los pasados ​​más de cien años, ella había aprendido mucho sobre Meng Hao. Ella era una Elegida, y aunque odiaba admitirlo, la distancia entre los dos era enorme.

El momento en el que la base de Cultivo del Patriarca Huyan explotó hasta el Gran Círculo de la Primera Separación, todos los que estaban observando, ya fueran Patriarcas o Cultivadores de otras Tribus en las Tierras Negras, quedaron sorprendidos.

Dentro de los ojos de Meng Hao se podía ver un fuerte deseo de luchar.

Un momento después, sin embargo, frunció el ceño.

En lo profundo de su bolsa de almacenamiento, podía sentir al Espíritu Demoníaco emanando un intenso poder de teletransportación.

Parecía que podía teletransportarlo lejos en cualquier momento.

Meng Hao no podía hacer nada al respecto, pero tampoco podía ignorarlo. Golpeó la bolsa de almacenamiento y sacó la Máscara de Sangre, que se puso en su rostro. Al mismo tiempo, el Mastín levantó la cabeza y aulló.

Se transformó en un rayo de luz roja que disparó hacia Meng Hao.

La luz roja se fundió en la máscara, causando que la túnica de Meng Hao se agitara y su cabello flotara a su alrededor. Su aura al instante estalló violentamente.

Dicha erupción captó instantáneamente la atención de los Patriarcas de la Separación del Espíritu, así como la de todos los observadores de las otras tribus en las Tierras Negras.

En medio del rugido, la túnica de Meng Hao se volvió de un color rojo sangre, al igual que su pelo. Un brillo de sangriento lo rodeó, y detrás de él, apareció un trono escarlata. Sentado en él, había una mujer con una máscara idéntica a la de Meng Hao. Cuando se hizo visible, se sentó fríamente en el trono.

¡Era el inmortal de Sangre!

En este momento el mundo entero era de color carmesí. Incluso las personas que simplemente estaban viendo la escena en una pantalla de repente sintieron como si toda la sangre en sus cuerpos deseara explotar.

Meng Hao miró hacia arriba, y un brillo opresivo se pudo ver en sus ojos.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente