ISSTH 555 – ¿Quién es ÉL?

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Una pantalla brillante apareció mágicamente en un altar en la Gran Tribu de la Mariposa Demoníaca. ¡En esa pantalla se podía ver a Meng Hao luchando contra el verdadero ser del Patriarca Huyan!

Duo Lan estaba sentada allí, mirando con calma todo lo que sucedía. Sus ojos destellaron con una luz brillante mientras se enfocaba especialmente en Meng Hao.

Al mismo tiempo, en la Gran Tribu de la Llama Salvajes, se podía ver una pantalla similar. Lo mismo sucedió en la Gran Tribu del Cielo Nuboso, donde Zhou Dekun y los demás miembros observaban los sucesos.

A lo largo de las Tierras Negras, aproximadamente el setenta por ciento de los expertos de las diversas tribus prestaban mucha atención a la lucha que se estaba desarrollando.

Prácticamente todos los Patriarcas en la etapa de la Separación del Espíritu habían enviado su Sentido Divino a rodear la región de la Tribu de la Persecución Celestial para observar la batalla. En lo que se centraron más de cerca era en las diversas Habilidades Divinas y las técnicas mágicas utilizadas, especialmente las de Meng Hao.

Los sonidos de las explosiones se elevaron por el aire. Cuando el enorme tornado de Meng Hao creció lo suficientemente como para tocar las nubes oscuras del Patriarca Huyan, estalló una gran explosión. Las nubes negras fueron destrozadas y el tornado se derrumbó.

En ese instante, el Patriarca Huyan apareció repentinamente en el aire. Vestía una tunica blanca, aparentemente impecable, por su postura parecía ser de la antigüedad. Estaba lleno de una sensación de vejez que era muy diferente de la apariencia de su Clon de mediana edad.

Mientras observaba a Meng Hao, el aura de un experto en la Separación del Espíritu explotó de él.

Meng Hao miró al Patriarca Huyan. Durante la masacre de la Tribu de la Persecución Celestial, Meng Hao había recogido en secreto algo de sangre de varios miembros de la Tribu. La sangre era suficiente para cubrir cinco generaciones, lo que fue suficiente para que Meng Hao conjurara un Clon de Sangre. Si pudiese recolectar algo de Sangre del Patriarca Huyan, entonces tendría suficiente para formar un Clon de Sangre de la línea de sangre de la Persecución Celestial de seis generaciones.

A pesar de que el Clon de Sangre del Clan Ji era poderoso, la oportunidad que tenía ahora no era una a la que pudiera llegar a menudo. Naturalmente, Meng Hao aprovecharía la situación. Sus ojos destellaron mientras explotaba con el poder de su Séptima Anima con sesenta y cuatro Grandes Círculos del Alma Naciente. Cuando se acercó al Patriarca Huyan, agitó su mano derecha y dijo:

“¡Metal!”

Cuando la palabra salió de su boca, una brillante luz dorada apareció en la oscuridad de la noche.

El área alrededor de Meng Hao estaba inundada de un brillo dorado que se extendió con el intenso poder de su Tótem tipo Metal y rodeó por completo al Patriarca Huyan.

El Patriarca Huyan no dijo una sola palabra. Su expresión era sombría. Un brillo frío y sin emociones se podía ver en sus ojos cuando levantó su mano y luego hizo un corte hacia el brillo dorado.

En respuesta al movimiento cortante, el aire frente a él se llenó de una frialdad intensa. Parecía ser una frialdad que podría extinguir la voluntad y destruir las emociones. ¡Este ataque no fue otro que la Separación de la Emoción del Patriarca Huyan!

Los ojos de Meng Hao se mantuvieron tranquilos. Sin embargo, los siete Gigantes del Mar Violeta a su alrededor alzaron la cabeza y rugieron. Al instante, sus cuerpos se derrumbaron y se transformaron en un Mar Violeta, que luego se lanzó hacia Meng Hao. Al instante el mar lo envolvió, luego se encogió y se pegó a su piel, formando un escudo de agua que formó una barrera contra el Dominio de la Separación de las Emociones.

Al mismo tiempo, la noche oscura consumió la luz dorada de Meng Hao, que desapareció sin dejar rastro. En ese instante, Meng Hao levantó su mano derecha y señaló de nuevo.

“¡Agua!”

Cuando la palabra salió de su boca, sangre y agua de mar, vida y muerte. La voluntad de exterminio circuló a su alrededor. El Patriarca Huyan resopló, luego levantó su mano y realizó un encantamiento.

Tocó el dedo índice de cada mano con el pulgar de la otra formando un rectángulo, y con esa postura empujó hacia adelante.

Inmediatamente, un intenso poder de expulsión se disparó.

“¡FUERA DE AQUÍ!”

El poder de la expulsión resonó por los alrededores, transformándose en un ataque que se dirigió directamente hacia Meng Hao. Se estrelló contra él, obligándolo a retroceder.

Explosiones llenaron el aire y él tosió una enorme bocanada de sangre. Cuando finalmente levantó su vista, sus ojos destellaron con una luz brillante.

Podía decir que el verdadero ser del Patriarca Huyan era bastante más poderoso que su Clon. Las Habilidades Divinas y las técnicas mágicas que el Clon necesitaba tiempo para preparar, podrían ser empleadas casualmente por su verdadero ser.

“Sin embargo, tengo un poder que no usé en la lucha con tu Clon…”, pensó Meng Hao mientras se retiraba, sus ojos destellaban con una luz extraña. Rápidamente realizó un gesto de encantamiento con ambas manos y luego empujó sus manos hacia adelante.

“Metal. Madera. Agua. Fuego. Tierra. ¡Tótems de los Cinco elementos! Viento. Relámpago. ¡Activense! ¡Siete Tótems!” Mientras hablaba, un enorme árbol de color verde apareció en el aire, junto con un mar de color violeta rojizo, una miríada de armas doradas, un mar de llamas y una extensión de suelo helado congelado.

A continuación, apareció mágicamente un Roc, rodeado de vientos huracanados. Arriba, en la oscuridad, se podían ver innumerables relámpagos plateados. Los relámpagos se transformaron instantáneamente de color plata a rojos a medida que se congregaban en el aire.

¡Esta era la Habilidad Divina más adecuada para Meng Hao, la que él mismo había creado, ¡La Transformación de los Siete Tótems del Alma!

Eran perfectamente adecuados para su Séptima Anima. Habiendo desatado por completo todos ellos, Meng Hao agitó su mano hacia adelante, haciendo que se transformaran en siete brillantes rayos de luz que se dispararon hacia el Patriarca Huyan.

El rostro del Patriarca se oscureció, y de repente se detuvo en seco. Sus ojos destellaron mientras realizaba un conjuro en el que dibujó un gran círculo en el aire delante de él.

“¡Siete emociones y seis placeres. El Dao de las Trece Transmigraciones!

“Felicidad. Ira. Tristeza. Desprecio. Sorpresa. Asco. Miedo. ¡Dao de la Transmigración de las Siete Emociones!” Cuando el círculo fue completamente trazado frente al Patriarca Huyan, se rompió, y se convirtió en siete partes.

Cada parte era de un color diferente e irradiaba una luz cegadora mientras flotaba por el aire. El Patriarca Huyan señaló hacia adelante, causando que el Círculo de las Siete Emociones disparara directamente hacia los Siete Tótems del Alma de Meng Hao.

Las pupilas de Meng Hao se contrajeron. Esta era una Habilidad Divina que el Clon del Patriarca Huyan no había usado. Sin embargo, Meng Hao no se sorprendió. El Patriarca Huyan era un zorro astuto, y había guardado algunos movimientos de la misma manera que él lo había hecho. Obviamente estaba bien preparado.

La Transformación de los Siete Tótems del Alma. El Dao de la Transmigración de las Siete Emociones. Estas dos Habilidades Divinas muy diferentes se dispararon en medio del aire.

Básicamente hablando, La Transformación de los Siete Tótems del Alma podría ser considerada como el arte más poderoso de la etapa del Alma Naciente. Eso fue especialmente así, considerando que las transformaciones eran alimentadas por el poder de sesenta y cuatro Almas Nacientes en la etapa del Gran Círculo. Debido a eso, el Poder de la Separación del Espíritu se podía sentir incluso dentro de ellas.

En cuanto al Dao de las Siete Emociones, era una Habilidad Divina de la etapa de la Separación del Espíritu. No hace falta decir que cuando ambos chocaron, un sonido atronador llenó el aire y el suelo tembló. La noche oscura fue destrozada y Meng Hao tosió sangre.

A continuación, Meng Hao miró hacia arriba y realizó un conjuro con ambas manos, luego señaló hacia adelante.

“¡Siete tótems combinense!”

Los siete Tótems se fusionaron, transformándose mágicamente en uno, un Tótem que era una masa de caos primordial. No tenía ningún patrón, pero si lo mirabas bien, casi parecía que estaba formado por un sinnúmero de otros patrones.

Meng Hao sabía que los siete Tótems fusionados eran los más adecuados para su uso en su Séptima Anima, cuando combinaba sus siete Almas Nacientes.

Dentro de él había siete Almas Nacientes fusionadas. Fuera había siete Tótems combinados. Como resultado, se pudo lograr un estado en el que el interior y el exterior estaban al unísono. A partir de ahora, la verdadera destreza de batalla de sus sesenta y cuatro Almas Nacientes en la etapa del Gran Círculo podría explotar por completo.

Aparte de su uso final del Agarwood o de su Qi de Espada Danzante, esta era la carta de triunfo más poderosa de Meng Hao.

Esta fue también su primera vez desatando la magia. Había ensayado mentalmente en el pasado, pero ahora que estaba siendo realmente empleado, un sonido atronador se elevó hacia los Cielos. ¡Un Tótem, siete características!

Justo en ese momento, los ojos de Meng Hao se abrieron de repente cuando notó que la combinación de los siete Tótems era algo inestable.

“Aunque esta es la primera vez que utilizo este arte, lo he empleado mentalmente en varias ocasiones. Además, considerando que mis siete Almas Nacientes se fusionan sin problemas, no hay razón para que la combinación de Tótems sea inestable.”

Sus ojos destellaron cuando se dio cuenta de que aunque sus cinco elementos estaban en el nivel del Gran Círculo, cuando agregó en el viento y el rayo, la combinación no estaba en el Gran Círculo. Esa era la fuente de la inestabilidad e incompatibilidad.

Cuando Meng Hao practicó mentalmente con su Séptima Anima, no había notado este punto. Sin embargo, ahora que la combinación del Tótem había aparecido realmente, era obvio.

A continuación, contrariamente a lo esperado, el viento y el rayo cambiaron repentinamente. Se estabilizaron, lo que causó que Meng Hao se sorprendiera. Aparentemente las transformaciones en los Tótems de los cinco elementos habían sido provocadas por el viento y el rayos.

Esto sucedió para que la combinación de los siete Tótems produjera una transformación completamente inesperada, ¡Una transformación que impactaría al mundo entero!

De repente, la mente de Meng Hao se llenó de punzadas de dolor. Luego comenzó a dar vueltas e incluso, en medio de esta batalla con el Patriarca Huyan, una mirada perdida apareció en sus ojos.

De repente, vio un campo de batalla frente a él, lleno de innumerables cadáveres y el suelo empapado de sangre. Era imposible decir cuántos años de luchas se habían librado en este lugar, pero los cadáveres parecían interminables.

Los cuerpos muertos cubrían el suelo hasta donde el ojo podía ver.

Lo único que era diferente estaba directamente delante de él; Un ataúd gigantesco. Tenía treinta mil metros o más de largo y era completamente negro. Meng Hao estaba familiarizado con este ataúd; ¡Era exactamente el mismo que había visto en el cielo sobre la Torre de Tang en el estado de Zhao!

Lo más impactante de todo, ahora podía ver que tallado en la superficie del ataúd… ¡Había nueve mariposas!

Nueve mariposas talladas que eran indescriptiblemente hermosas.

En el instante en que Meng Hao vio las mariposas, un rugido llenó su mente y la visión desapareció.

Al mismo tiempo, el cielo oscuro parecía estar destrozado. A lo largo de todas las tierras del  Cielo Sur, incluidas las Tierras del Este, el Dominio Sur, el Desierto Occidental y los Altos del Norte, un poder extraño parecía haberse puesto en acción por los Siete Tótems del Alma de Meng Hao.

Fuera del planeta Cielo Sur, los nombres tallados en el Estrado de Otorgamiento de la Inmortalidad comenzaron a destellar con una luz cegadora.

Comenzaron a oírse murmullos que hicieron eco alrededor del Estrado de Otorgamiento de la Inmortalidad.

“Los cinco elementos son fundamentales. No hay sexto elemento en el mundo. Independientemente del viento o el rayo, ambos voltearán los cinco elementos al revés…”

“Excepto… este viento…. ¿Qué es este viento? ¡Este no es un viento de los cinco elementos, este es el viento del mundo exterior!”

“¿Y qué rayo es este? No es el rayo de las Nueve Montañas y Mares. ¡Viene de fuera de las montañas y mares!”

“¿Cómo podría ser esto? Qué está pasando…? ¿Podría ser que una forma de vida desde fuera de las Nueve Montañas y Mares ha descendido, trayendo este viento y rayos con ella?”

El temblor del Estrado de Otorgamiento de la Inmortalidad afectó a todas las regiones del Cielo Sur.

Una mujer salió de la Cueva del Renacimiento en el Dominio Sur y miró hacia la distancia.

En el mar de la Vía Láctea había un antiguo barco que había flotado allí durante decenas de miles de años. En la proa del barco había un cadáver con una armadura en descomposición. De repente, sus ojos se abrieron.

En el Gran Tang de las Tierras del Este, en la mansión ancestral del Clan Ji había un hombre joven con la piel como el jade. Era el mismo hombre que había bloqueado el camino de la madre de Meng Hao hacía tantos años. Ahora estaba sentado en un altar hecho de un caldero. Sus ojos se abrieron lentamente, y en su interior se podían ver vacilación y confusión mientras miraba hacia la distancia.

A lo largo de todas las tierras, todo temblaba misteriosamente. De vuelta en el Dominio Sur, en lo profundo de la Cueva del Renacimiento, había un área que ni siquiera el Roc con forma de mujer podría alcanzar. Yaciendo allí en la oscuridad, había un cadáver.

Este cadáver… no era otro que el que había dotado a Meng Hao con el Qi del Inmortal que Muestra el Camino. ¡Choumen Tai! *

Había estado muerto, pero en este momento, sus ojos se abrieron de repente. Dentro de ellos había una luz que parecía capaz de hacer temblar el cielo estrellado e incluso aplastar las tierras del Cielo Sur.

A partir de este momento, no parecía haber ninguna debilidad en él; Claramente estaba en la cima del poder.

“Bueno, me desperté rápido…”, dijo. “Vine a este mundo para difundir el Dao. Envié millones de semillas del Dao, y en doscientos años, ¡Sólo esta persona despertó!”

“Tal vez, este niño realmente es el que he estado esperando durante todos estos años… ¡Para traerlo a ÉL devuelta a la vida!”. En el instante en que Choumen Tai dijo la palabra “él”, su expresión se llenó de una mirada pensativa, mientras recordaba la imagen de un hombre mirándolo y sonriendo.


* Choumen Tai fue el cadáver que cayó del cielo en el libro 1. Meng Hao finalmente lo conoció en persona al final del libro 3. La interacción más relevante entre ellos se produjo a partir del Capítulo 300.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente