ISSTH 554 – ¡El Verdadero Ser de Huyan!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Vio una gran cantidad de casas, edificios palaciegos exquisitamente ornamentados, innumerables templos y un distrito tribal tras otro…

Había casi 10,000 personas sentadas con las piernas cruzadas encima de las casas. Parecía como si todo el poder de sus bases de Cultivo estuviera emanando de ellos. Sus cuerpos estaban marchitos, hasta el punto en que parecían fusionados con las casas.

Aparentemente, estas personas no escatimaron ningún costo, renunciando incluso a su fuerza vital, para mantener el funcionamiento del Hechizo Restrictivo.

Meng Hao no pudo distinguir más detalles concretos.

Casi en el mismo momento en que Meng Hao llegó a la cima de la calabaza, se sorprendió al descubrir que en el aire a su alrededor había múltiples corrientes de Sentido Divino.

Incluso había corrientes de Sentido Divino que no pertenecían a la Separación del Espíritu, pero que, sin embargo, eran lo suficientemente valientes como para estar en ese lugar. Aparentemente, estos eran el resultado de objetos mágicos que permitían que los Cultivadores de varias Tribus vigilaran esta posición desde lejos, y así observar cómo se desarrollaba la situación.

Meng Hao los ignoró. El hecho de que nadie hubiese interferido durante su batalla contra la Tribu de la Persecución Celestial reveló las actitudes de los demás.

En este momento, la aparición de estas corrientes de Sentido Divino hizo que esa actitud… sea aún más obvia. Estas personas estaban aquí para observar… ¡Observar que sucedería al final, entre él y el Patriarca Huyan!

Algunas personas claramente tenían un interés personal en lo que estaba sucediendo, aunque Meng Hao no quería saber por qué.

El Mastín, que acababa de soportar al Loro todo el camino hasta aquí, no necesitaba órdenes de Meng Hao. Un brillante resplandor rojo emanó de su cuerpo y su aura de la Separación del Espíritu explotó. Luego golpeó con su pata, directamente hacia el Hechizo Restrictivo que formaba el Símbolo Mágico

Una explosión resonó y se escucharon sonidos de agrietamiento. Instantáneamente el símbolo mágico se derrumbó en fragmentos. Sin embargo, mientras se desintegraba, otro hechizo restrictivo se hizo visible.

La diabólica voluntad del Mastín se expandió. Rugió y volvió a lanzar su pata. Luego otra vez. Toda la montaña con forma de calabaza se sacudió por el espacio de diez respiraciones mientras el Mastín destruía cientos de capas de Hechizos Restrictivos. Sin embargo… a estas alturas, solo habían avanzado unos ciento cincuenta metros desde la cima de la calabaza.

Sorprendentemente, toda la calabaza… ¡Estaba completamente llena de Formaciones de Hechizos Restrictivos!

El Mastín estaba a punto de seguir destruyéndolos, pero Meng Hao lo impidió con calma. Flotó fuera de entrada de la calabaza y miró hacia abajo. Entonces, sus ojos destellaron con una luz fría.

Agitó su mano derecha, e instantáneamente, uno de los siete Gigantes del Mar Violeta avanzó. En un abrir y cerrar de ojos, entró en la entrada de la calabaza y luego se transformó en un majestuoso Mar Violeta que comenzó a inundar la calabaza.

“Si la gente muere…”, dijo Meng Hao con calma, “Los hechizos restrictivos se destruirán por sí solos.” En el Dominio Sur, Meng Hao no había dominado el arte de la crueldad. Sin embargo, sus experiencias en las Tierras Negras, el Desierto Occidental, y especialmente en la migración con las Tribus del Cuervo Divino, lo habían obligado a abandonar su anterior ingenuidad. Debido a su entorno y a sus experiencias, había cambiado de manera lenta, casi imperceptible. Ahora realmente actuaba como un Cultivador.

¡Cuando se trata de enemigos, cualquier táctica es aceptable! Cuando se trata con benefactores, las deudas de gratitud deben pagarse, no importa su costo.

Mientras las palabras salían de su boca, el Mar Violeta se vertió en la calabaza. El poder del exterminio explotó, transformándose en voces aturdidoras. Toda la montaña con forma de calabaza comenzó a temblar violentamente.

La vida y la muerte chocaban, y el poder del exterminio apareció. Los Hechizos Restrictivos de la calabaza eran poderosos, aún así, contenían fuerza vital. Puede que no fuera algo que el Hechizo Restrictivo poseyera de manera innata, sin embargo, cuando el Mar Violeta se hundió en la calabaza, las fuerzas vitales de los 10,000 miembros de la Tribu de la Persecución Celestial se convirtieron en elementos clave.

Mientras se escuchaban los gritos desesperados desde el interior del mundo de la calabaza, los Cultivadores sentados con las piernas cruzadas sobre las casas temblaron, y luego comenzaron a destruirse en pedazos.

En simultáneo empezaron a oírse explosiones masivas y las sucesivas capas de hechizos restrictivos comenzaron a destruirse. Al mismo tiempo, el segundo de los Gigantes del Mar Violeta se acercó, se transformó en agua de mar y luego se vertió en la entrada de la calabaza.

Después de eso, fue un tercero, luego un cuarto. Al final, cinco de los Gigantes del Mar Violeta se convirtieron en agua de mar y se vertieron en la entrada de la calabaza. Los sonidos atronadores llenaban completamente el mundo dentro de la calabaza.

Los Hechizos Restrictivos ahora estaban completamente destruidos e inutilizables. El agua de mar llenó completamente el primer nivel del mundo de la calabaza. Toda la vida, todos los Cultivadores, absolutamente todo, fue sumergido dentro del Mar Violeta y eliminado por el poder del exterminio.

Cientos de miles de espectros en el interior del Mar Violeta barrieron el mundo de la calabaza.

Poco a poco, comenzó a surgir una enorme Formación de Hechizos.

Podría llamarse una Formación de Hechizos, o tal vez, una puerta.

Era una puerta que conducía al segundo nivel de este mundo.

Era una puerta simple, poco sofisticada, y estaba cerrada herméticamente. Fuera de la entrada de la calabaza, Meng Hao agitó su mano hacia el agua de mar en su interior. Al instante, se congregó en un remolino, que giraba cada vez más rápido. El agua, junto con los cientos de miles de espectros, rugió y se transformó en una enorme potencia ciclónica que se disparó hacia la puerta que conducía al segundo nivel.

El poder ciclónico estalló con una fuerza impactante y chocó contra la puerta. Instantáneamente se escuchó un estruendo y la puerta se rompió en innumerables pedazos. Todos los sellos y todos los Hechizos Restrictivos fueron completamente destruidos.

Cuando la puerta se derrumbó, se escucharon fuertes aullidos provenientes del segundo nivel del mundo. Sorprendentemente, dos mil miembros de la Tribu de la Persecución Celestial podían verse dentro. Incluso había varios Cultivadores del Alma Naciente y Antiguos Totémicos Sagrados. Sin embargo, cuando se lanzaron al ataque, el Mar Violeta entró. El poder del exterminio explotó, con lo cual se escucharon sus gritos espeluznantes.

Los gritos hicieron eco por un momento dentro de la calabaza, y luego se desvanecieron. Pronto toda la montaña quedó completamente en silencio.

La Tribu de la Persecución Celestial había sido completamente erradicada.

Aun así, el Patriarca Huyan no se veía en ningún lugar dentro del mundo de la calabaza.

Meng Hao frunció el ceño y soltó un resoplido frío. Agitó su mano hacia la montaña con forma de calabaza, causando que el Mar Violeta dentro se agitara. Se transformó rápidamente de nuevo en los Gigantes del Mar Violeta, que luego comenzaron a golpear la montaña con sus puños.

El suelo tembló mientras aún más Hechizos Restrictivos eran destruidos. Después de la cantidad de tiempo que tarda en quemarse la mitad de un palillo de incienso, toda la montaña comenzó a desmoronarse y a colapsar. Se escuchó un gran sonido atronador y el sitio se volvió ruinas.

A partir de este momento, el templo de la Tribu de la Persecución Celestial había sido completamente destruido.

El colapso de la montaña causó que el polvo volara en todas direcciones. Mientras Meng Hao flotaba en medio del aire, golpeó su bolsa de almacenamiento, causando que aparecieran enormes cantidades de cadáveres. Todos cayeron sobre el templo destruido, reuniéndose en una pequeña montaña.

¡Una montaña de cadáveres!

“Las hojas vuelven al suelo para convertirse en alimento para las raíces. Descansa en paz… Aunque dijiste que no descansarías hasta que el Clan del Cuervo Dorado estuviera muerto, a partir de este momento, tu Tribu ha sido exterminada. Toda enemistad se desvanece.”

“Este lugar era tu templo. Ahora, sus cadáveres serán enterrados aquí.” Meng Hao agitó su manga, causando que varios trozos enormes de la montaña con forma de calabaza volaran en el aire. Los amontonó alrededor de los cadáveres, transformando el área en… ¡Una tumba!

¡La Tumba de la Persecución Celestial!

Esta tumba permanecería aquí por tiempo indefinido, un testigo de todas las Tierras Negras. Durante años y años, este lugar y esta tumba llenarían de terror los corazones de todos los habitantes de las Tierras Negras.

También era testigo del surgimiento del Clan del Cuervo Dorado.

En el instante en que se creó la tumba, las corrientes circundantes del Sentido Divino se volvieron aún más serias que antes. Meng Hao estaba bastante seguro de que la escena que se desarrollaba aquí probablemente era observada por más de la mitad de las Tribus en las Tierras Negras.

En realidad, era exactamente como Meng Hao se lo imaginaba. En casi todas las Tribus en las Tierras Negras, los Cultivadores de la etapa de la Formación del Núcleo o superior utilizaron varios tesoros preciosos para observar a Meng Hao.

A partir de este momento, el regreso de Meng Hao a las Tierras Negras logró que se hiciera muy famoso en los corazones de todos los Cultivadores del Desierto Occidental y las Tierras Negras. Desde hacía mucho tiempo había ascendido a la prominencia; en términos de antigüedad, para ellos, ya no era un mero Cultivador del Alma Naciente. No, él era un Patriarca.

¡¿Cómo podrían las Tierras Negras no prestarle atención extra?!

Meng Hao observó la tumba por un largo momento antes de girarse para mirar hacia el cielo. Allí, lejos en la distancia, había una nube negra que se acercaba con una velocidad indescriptible.

A medida que la nube se acercaba, el cielo previamente brillante comenzó a volverse tan negro como la noche. ¡Las nubes cubrieron el cielo, como si la noche estuviera consumiendo la luz del día!

“Meng… Hao…” A medida que la noche consumía el día, sonó una voz profunda, llena de un rencor que parecía estar grabado en los huesos del que hablaba. Sonó como un trueno dentro de la oscura noche.

Meng Hao miró con calma la oscuridad que se acercaba rápidamente. Un brillo feroz apareció en sus ojos, y el deseo de luchar se desató dentro de él.

“Patriarca Huyan…”, dijo con calma, entrando directamente en la Séptima Anima.

¡BOOOM!

Cuando las siete Almas Nacientes se combinaron, creció varias cabezas más alto. Su cuerpo se hizo más fuerte y sus hombros más anchos. Su cuerpo delgado y su pelo extrañamente largo, le daban una apariencia demoníaca. Él se parecía a un Demonio Inmortal, impactante y audaz.

La fuerza de su cuerpo carnal hizo que el aire circundante se ondulara y distorsionara. Era como si el área a su alrededor no fuera compatible con el resto del mundo.

Este intrépido cuerpo carnal contenía la destreza de batalla de sesenta y cuatro Almas Nacientes en la etapa del Gran Círculo. Desde la antigüedad, nunca había habido alguien así, y en el futuro, probablemente nunca lo habría. Era un camino que Meng Hao había forjado, algo único en todas las tierras del Cielo Sur.

¡Esta no era un Alma Naciente Perfecta, pero era prácticamente igual!

Ahora el cielo estaba completamente oscuro. Una nube se disparó directamente hacia Meng Hao, quien no retrocedió en lo más mínimo. De hecho, dio un paso adelante, realizando un encantamiento con su mano derecha, y luego apuntó hacia adelante.

“¡Viento!”, Dijo.

Mientras hablaba, un fuerte viento de vendaval brotó a su alrededor. Se convirtió en torbellinos que parecían extenderse desde el suelo hasta los Cielos. Desde la distancia, parecía un enorme tornado furioso que daba vueltas alrededor de Meng Hao.

Los torbellinos sacudieron todo y causaron un enorme rugido que resonó por los alrededores. Recolectó innumerables rocas enormes y cantidades infinitas de polvo que instantáneamente se dispararon hacia la nube entrante.

Durante su batalla con el Clon del Patriarca Huyan, usó objetos mágicos así como las Habilidades Divinas del Inmortal de Sangre. Sin embargo, no había usado su propia creación, la magia de sus siete Tótems del Alma Naciente.

En algunos aspectos, el poder que liberó Meng Hao en este momento, era mucho más apropiado para él que las Habilidades Divinas del Inmortal de Sangre.

Eso fue especialmente cierto ahora que él estaba en la Séptima Anima. Su poder era completamente impactante en todos los aspectos.

El rugido masivo se extendió por la mitad de las Tierras Negras, sacudiendo completamente al setenta por ciento de las Tribus, llenando de asombro los corazones de los Cultivadores.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente