ISSTH 553 – ¡Lord Quinto Vive por un Sueño de Amor!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

En el mismo momento que los miembros de la Tribu de la Persecución Celestial alcanzaron su fin dentro del campo de la luz negra, de vuelta en el templo principal de la Tribu de la Persecución Celestial, el Patriarca Huyan se sentó con las piernas cruzadas, protegido en un área restringida. Cuando el último miembro de la tribu murió, sus ojos se abrieron.

Un brillo frío y sin emociones se podía ver en ellos.

A su alrededor, las almas formadas a partir de la pena comenzaron a aparecer. Estas eran almas desencarnadas; Sus almas principales ya habían sido destruidas. Estos eran sólo fragmentos de voluntad dejados en el templo.

Mientras las almas maltratadas flotaban alrededor del Patriarca Huyan, dejaban escapar gritos inaudibles. El Patriarca Huyan observó con calma a las almas maltratadas. Luego, con un tono frío murmuró: “Sus muertes no fueron sin sentido. De hecho, fueron muy importantes para mí.”

“No piensen que yo no fui a salvarlos. Más bien… necesitaban morir. Cuanto más miserables fueran sus muertes, más sin-emociones puedo ser. Cuanto más dolor sintieron al morir… ¡Más fuerte se volverá mi Dao!”

“La muerte de Qing’er hizo que mi Dao no pudiera completarse a la perfección. Lo único que puedo hacer ahora es encontrar a alguien que reemplace a Qing’er. Ustedes, los 80,000 miembros de la Tribu de la Persecución Celestial… no son más que ese reemplazo.”

“Los vi morir, fui capaz de salvarlos, pero elegí no hacerlo. Los vi morir, los miré pidiendo ayuda y mi corazón se llenó de punzadas de dolor. Sin embargo, cuanto más profundas son esas puñaladas de dolor, más emoción puede ser borrada.”

“No habrán muerto en vano. ¡Harán que mi Dao… llegue a la cima de la primera Separación!”

“En lo que respecta a la Tribu… mientras yo viva, siempre habrá una Tribu.” Despues de eso, el Patriarca Huyan cerró los ojos.

Mientras tanto, resonaban explosiones con cada paso que daban los siete Gigantes del Mar Violeta mientras corrían por las Tierras Negras. Desde lo lejos a la distancia, casi se parecían al propio Mar Violeta, que irradiaba una energía ilimitada.

Meng Hao estaba de pie en el Mastín, que se volaba por el aire, rodeado de un brillo carmesí.

¡Su destino no era otro que el templo de la Tribu de la Persecución Celestial en las Tierras Negras!

Mientras avanzaban, la expresión de Meng Hao era increíblemente sombría. Sus ojos se movían sin parar. Subconscientemente, sus manos se apretaban en puños y producían chasquidos. La razón de todo esto, no tenía nada que ver con el Patriarca Huyan, sino más bien… con el Loro.

“Heyyy. ¡Hola! Puedes llamarme lord Quinto. Vamos a conocernos, ¿De acuerdo?” El Loro estaba volando frente al Mastín, tratando de verse muy gracioso y caballeroso. Sin embargo, no importa cómo lo vieras, parecía un pervertido. Actualmente, estaba mirando con ternura al Mastín.

El Mastín tenía una expresión extraña en sus ojos mientras observaba al Loro, desconcertado.

Cuando su mirada cayó sobre el Loro, éste de repente pareció que no poder controlarse más. Apretó sus garras contra su pecho y dejó escapar un grito apasionado.

“¡Eso es todo! ¡Este es el verdadero amor que he estado esperando toda mi vida! ¡Mira ese pelaje! ¡Tan tentador! ¡Mira esa expresión! ¡Tan pura! ¡Mira esa figura! ¡Tan encantadora!”

“¡Este es el verdadero amor de mi vida!” Las lágrimas aparecieron en los ojos del Loro mientras observaba al Mastín de Sangre con una expresión de fanatismo enamorado.

“Hermosa, cariño, por favor, permíteme presentarme de nuevo…”, dijo en voz alta, mientras sus ojos destellaban. Puedes llamarme Lord Quinto. De ahora en adelante, eres mi pequeña niña. A partir de ahora, tú…”

Fue en este punto que la grave voz de Meng Hao se pudo escuchar, a pesar de que apretaba sus dientes.

“¡¡LÁRGATE!!”

El sonido hizo que el Loro retrocediera con un graznido. Sin embargo, rápidamente voló hacia atrás, mirando con enojo a Meng Hao.

De la nada, apareció una tela negra en sus garras y rápidamente la ató alrededor de uno de sus ojos. De repente, su aura explotó.

“¡¿Quieres duelo conmigo?!” Chillo el Loro. “¡Pequeño Haowie, hagamos esto, ahora mismo! Un duelo con Lord Quinto. ¡Esta hermosa dulzura pertenecerá a quien gane!”

La frenética apariencia del Loro era una de sus mayores arrogancias. Parecía haberse vuelto loco por amor. Realmente creía que al desafiar a Meng Hao, podía atraer la atención de quien se refería como la pequeña y hermosa niña.

Meng Hao sintió que sus sienes palpitaban. El dolor de cabeza que estaba experimentando era casi demasiado para soportarlo. Tenía que admitir que se había olvidado de la adicción única del loro. Después de mirar al Mastín, también tuvo que admitir que, para el Loro, debía ser increíblemente atractivo.

“Es masculino…”, explicó con una sonrisa forzada.

El Loro parecía herido. “Hombre, mujer, no importa. ¡El Lord Quinto vive por el verdadero amor!” Sus plumas multicolores se pusieron de punta, por lo que casi parecía un gallo de pelea. En verdad, se sentía muy contento consigo mismo. En su estimación, en este momento se veía extremadamente guapo y elegante. No pudo evitar echar un vistazo al Mastín por el rabillo del ojo para ver la expresión en su rostro.

Meng Hao no dijo nada. El dolor en su cabeza solo siguió creciendo. En lo que a él se refería, el Loro necesitaba un buen azote. Agitó su mano derecha, causando que un fuerte viento lo rodeara y lo azotó con fuerza.

Dentro del viento que lo azotaba, el Loro luchó y luego rugió: “¡Este es el verdadero amor! ¡El verdadero amor es invencible!”

“¡Lárgate!” Gritó Meng Hao, agitó su manga de nuevo e intentó ignorar el dolor en su cabeza. El viento aullaba fuertemente, pero la voz persistente del Loro se escuchó una vez más.

“¡Meng Hao, eres descarado! ¡Quieres ser la tercera rueda! ¡¡Nos quieres separar!!”

La expresión de Meng Hao se puso aún más oscura. Finalmente, se encogió de hombros y lanzó un puñetazo. La respuesta fue un frenético chillido del Loro.

“¡El amor de Lord Quinto nunca cambiará! ¡¡El amor de Lord Quinto durará para siempre!!” El Loro no contuvo nada mientras rugía a todo pulmón para reivindicarse a sí mismo. Luego, dejó escapar un grito de dolor y retrocedió unos pocos pasos, después de lo cual miró apasionadamente al Mastín y gritó: “Querida, ¡Lord Quinto viajará a los confines de la tierra en busca de amor! ¡Vamos a fugarnos! ¿Qué dices?” Sus ojos ardían de pasión.

La base de Cultivo del Mastín de Sangre estaba en la etapa de la Separación del Espíritu, y era bastante inteligente. Al principio, estaba confundido acerca de lo que estaba pasando. Sin embargo, ahora, este intrépido Mastín de Sangre tembló cuando miró al Loro.

De repente, su rabia explotó hasta los Cielos. Parecía sentirse provocado, humillado de que lo hubieran tomado por mujer. Una provocación tan intensa causó que el Mastín se enfureciera de inmediato.

Rugió, se lanzó hacia el Loro y luego lo golpeó con su enorme pata.

Con una explosión, el Loro fue enviado volando hacia atrás. Momentos después, voló hacia atrás persistentemente.

“¡Iré a los confines de la tierra por amor! ¡Vivo por mi sueño de amor! ¡Soy el poderoso, el apasionado, el único, Lord Quinto!”

Mientras el Loro declaraba en voz alta todo lo que haría por amor, el Mastín desapareció. Reapareció directamente en frente del Loro y lo agarró con su pata, cerrándola con fuerza. Luego abrió su gigantesca boca para dejar escapar un rugido amenazador. Comparado con la cabeza gigante del Mastín, el pequeño Loro era tan pequeño que podía considerarse insignificante.

El Loro estaba a punto de luchar, pero la presión aplastante de la Separación del Espíritu causó que se calmara. Cuando el enorme rostro del Mastín se acercó, sus ojos se abrieron de par en par. El Loro, casi parecía intoxicado. Aparentemente incapaz de controlar su pasión, estiró su pico puntiagudo y… besó suavemente al Mastín.

El Mastín se quedó boquiabierto de asombro. Meng Hao lo miró en shock. Incluso la gelatina de carne estaba estupefacto.

Todo quedó en un silencio mortal.

Los ojos del Loro brillaban con una luz intensa mientras miraba al Mastín. “Lord Quinto ama tu poder, pequeña dulzura…”, dijo en voz alta. “Cuanto más poderoso eres, más luchas y más te querrá el Lord Quinto.”

El Mastín levantó su cabeza y rugió. Su furia había alcanzado el pináculo. Sus ojos irradiaban fiereza mientras mordia al Loro, destrozandolo en pedazos. Sin embargo, momentos después, el Loro se reformó y descaradamente comenzó a gritar una vez más:

“¡Iré a los confines de la tierra por amor!”, Declaró. “¡¡Vivo por mi sueño de amor!! Incluso si matas a Lord Quinto mil veces, ¡Es como atemperar el acero! ¡Mi amor por ti es eterno!”

El Mastín rugió, cargando una vez más para destrozar el Loro en pedazos. Y entonces, todo comenzó de nuevo…

Meng Hao se frotó el puente de la nariz y se rió con amargura. En algún momento, la gelatina de carne se había colocado sobre su hombro. Similar a Meng Hao, apareció una mano, y también se frotó el puente de su nariz. Su expresión era exactamente la misma que la de Meng Hao.

“¿Ahora ves por qué le lleva a Lord Tercero toda una vida convertirlo?”, Dijo la gelatina de carne sombríamente. Miró a Meng Hao con una expresión enigmática que decía, ‘sabes lo que quiero decir…’

“Sí, lo entiendo ahora…”, respondió Meng Hao, suspirando. En ese momento, un temblor recorrió su cuerpo y de repente se dio cuenta de que había cometido un gran error. En realidad, ¡Había… iniciado una conversación con la gelatina de carne!

Los ojos de la gelatina de carne se encendieron y sus ganas de charlar se despertaron repentinamente.

“¿Tu lo entiendes? ¿Realmente lo entiendes? ¡Cielos! ¡Realmente lo entiendes! ¡Me entiendes ahora! Bien, entonces, hablemos de algo que sucedió hace 30,000 años. Simplemente era demasiado. ¡Exasperante! Oh espera. Antes de eso, hablemos del clima de hace 70,000 años…”

La gelatina de carne tembló de emoción y comenzó a charlar. Se convirtió en un zumbido en los oídos de Meng Hao. Éste observó cómo luchaban el Mastín y el Loro, y escuchó a la gelatina de carne.

De repente, un sentimiento surgió en el corazón de Meng Hao, le dio la sensación de que estaba a punto de volverse loco. Cualquier persona normal que pasara mucho tiempo con el Loro y la gelatina de carne definitivamente se volvería anormal.

De repente, sintió una punzada de simpatía por el Patriarca del Clan Li.

Meng Hao suspiró y obedientemente mantuvo su silencio. No dijo nada, sino que, permitió que la gelatina de carne hablara sin cesar y permitió que el Loro siguiera siendo golpeado por el Mastín. Cada vez que el Loro era golpeado, regresaba y decía todo tipo de cosas que Meng Hao no pudo evitar escuchar. Pronto, comenzó a adormecerse.

Y así fue como el tiempo pasó tan lentamente…

Medio día después, mientras el Loro continuaba ostigando al Mastín, quien continuó rechazándolo violentamente, el templo de la Tribu de la Persecución Celestial apareció más adelante.

El templo en sí era una enorme montaña con forma de calabaza. Parecía una gigantesca calabaza de piedra colocada sobre la superficie de la tierra. Las montañas que lo rodeaban estaban desiertas e infértiles. La única entrada estaba en la cima de la montaña, en la cima de la calabaza.

Al ver la montaña con forma de calabaza, Meng Hao sintió una indescriptible sensación de liberación. Él disparó directamente hacia la cima de la calabaza, y al acercarse, pudo sentir un hechizo restrictivo increíblemente poderoso.

La cima de la calabaza era como un volcán, y tenía aproximadamente trescientos metros de ancho.

Se podía ver un enorme símbolo mágico que se extendía a través de la abertura, flotando allí en el aire, impidiendo la entrada, ya sea de una persona o una corriente de Sentido Divino. Sorprendentemente, apenas visible más allá de la boca ilusoria de la calabaza, Meng Hao pudo ver otro mundo.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente