ISSTH 550 – ¡Rompiendo la Formación!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Las dos simples palabras salieron de la boca de Meng Hao y llenaron todo el campo de batalla. Cuando la Tribu de la Persecución Celestial las escuchó, comenzó a oírse el sonido de incontables jadeos. En cuanto a los miembros del Clan del Cuervo Dorado, sus corazones se llenaron de una emoción salvaje.

Las dos palabras contenían culpa, así como una intención asesina dirigida hacia la Tribu de la Persecución Celestial. Mientras sus palabras seguían haciendo eco, los ojos de Meng Hao se posaron en el desaliñado y apático Gran Peludito.

Luego vio al tembloroso Gigante Salvaje y muchos otros rostros dentro de la multitud que reconoció de la migración.

Vio a Wu Chen. Vio los restos de su horda Neo-Demoníaca. Vio a los miembros de la Iglesia de la Luz Dorada. Muchas imágenes destellaron intensamente dentro de su mente. Más de cien años de separación no le habían parecido mucho tiempo, pero para el Clan del Cuervo Dorado, había sido como una eternidad.

“He… regresado”, murmuró. El Karma que existía entre él y el Clan del Cuervo Dorado no podía romperse. Cuando vio su estado lamentable, la intención asesina visible en su rostro se hizo aún más intensa.

Al mismo tiempo, entre los miembros jadeantes de la Tribu de la Persecución Celestial, los ojos del Gran Padre destellaban con el deseo de matarlo.

“Entonces, pudiste evadir al Patriarca…”, dijo el Sumo Sacerdote de la Tribu de la Persecución Celestial. “¡Claramente tienes algo de habilidad! Sin embargo, ya que has venido hasta aquí, ¡Hoy será el día en que mueras!”

“¡Cultivadores de la Tribu de la Persecución Celestial, maten a este hombre! ¡Erradicad al Clan del Cuervo Dorado!” Tan pronto como escucharon sus palabras, los miembros de la Tribu de la Persecución Celestial rugieron.

Los ojos de Zhang Wenzu brillaron con el deseo de luchar.

“¡Así que apareces de nuevo! Esta vez… ¡lucharemos!” Zhang Wenzu se quedó con una profunda impresión de Meng Hao ese año. En este momento, su Voluntad de lucha explotó.

La intención asesina comenzó a emanar desde los más de cien Cultivadores del Alma Naciente y los veinte Antiguos Totémicos Sagrados. Estaban a punto de entrar en batalla cuando, de repente, el Mastín les lanzó una mirada de desdén y luego soltó un rugido.

El rugido estaba respaldado por el aura imponente de la Separación del Espíritu. Cuando explotó, una tempestad invisible surgió con el Mastín en su centro. Todos los miembros de la Tribu de la Persecución Celestial que tocaron el aura, incluidos los Cultivadores del Alma Naciente y los Antiguos Totémicos Sagrados, se llenaron de asombro. Sus rostros cayeron; ¡Casi no podían creer que fuera verdad!

“¡¡Separación del Espíritu!!”

“¡Eso es… ese es un Neo-Demonio de la Separación del Espíritu!”

Al mismo tiempo, los siete enorme Gigantes del Mar Violeta finalmente llegaron al campo de batalla, avanzando a toda velocidad, con el suelo temblando debajo de ellos.

Los cientos de miles de espectros también se acercaron, emanando un sentimiento de tristeza. Instantáneamente, todo el campo de batalla se llenó de extrema frialdad.

Cuando el Mastín aceleró, se convirtió en un rayo de luz carmesí que se disparó hacia el campo de luz negra que envolvía al Clan del Cuervo Dorado.

El cuerpo de Meng Hao destelló mientras se transformaba en un humo verde y una luna negra. Momentos más tarde, apareció directamente al lado de uno de los Monolitos negros. Al mismo tiempo, entró en la Tercer Anima.

El Loro y la gelatina de carne salieron instantáneamente a toda velocidad para posarse en el hombro de Meng Hao. Parecían como si hubieran encontrado de repente sus espinas dorsales. Luego observaron todo el campo de batalla con sus expresiones triunfantes y arrogantes.

“¡Vamos, P*rras! ¡¿¡¿Bien, que están haciendo?!?! ¿Quién es el duro ahora? ¿Te atreves a provocar al Lord Quinto, P*rra? ¡Pequeño Haowie, ve y follalos!

“Humph! ¡Lord Tercero no te va a convertir! ¡Lord Tercero te matará a golpes! ¡Pequeño Haowie, ve y jodelos!

El rostro de Meng Hao era sombrío mientras ignoraba al Loro y a la gelatina de carne. Ahora que había entrado en la Tercer Anima, el poder de cuatro Grandes Círculos del Alma Naciente brotó de su interior, provocando que  emanaran ondas en todas direcciones.

¡BOOOOOM!

Cuando su base de Cultivo explotó y agitó su dedo índice por el aire. Parecía un movimiento ordinario, pero de repente, un Qi Violeta emanó de él. Esta no era otra que la Guillotina de Qi Violeta de Meng Hao.

La hoja descendió sobre el cuerpo de uno de los Cultivadores del Alma Naciente de la Tribu de la Persecución Celestial. Sus ojos se abrieron de par en par y un sonido atronador sonó cuando su cuerpo se partió por la mitad.

“¡¡Jodelos!! ¡¡Follalos!! ”chilló el Loro excitado, finalmente pudo ventilar un poco su enojo después de todo este tiempo.

Meng Hao disparó hacia adelante produciendo una explosión. Al mismo tiempo, dentro del brillo rojo que rodeaba al Mastín, aparecieron repentinamente innumerables pelos rojos en el aire. Comenzaron a girar alrededor del Mastín, transformándose sorprendentemente en un tornado rojo. Avanzó sin impedimentos, aplastando cualquier cosa que se interpusiera, tan fácilmente como si fuera una maleza seca. No importaba si era un Antiguo Totémico Sagrado o un Cultivador del Alma Naciente, todo lo que tocaba gritaba y luego explotaba, destruido en cuerpo y alma.

Esta no era una batalla. ¡Esta era una masacre!

En cuanto a los cientos de miles de espectros, sombríos y sin emociones, se lanzaron contra los Cultivadores ordinarios de la Tribu de la Persecución Celestial. No pudieron hacer nada más que temblar mientras su fuerza vital era exterminada.

Lo más impactante de todo eran los siete Gigantes del Mar Violeta. Después de llegar al campo de batalla, se pusieron en movimiento. Cuando sus puños descendieron sobre la superficie del suelo, aparecieron enormes cráteres. Aún más sorprendente era el poder del exterminio que existía dentro de ellos. Cualquier cosa viva que tocaran era exterminada.

¡El campo de batalla fue instantáneamente arrojado a un completo caos!

El cambio repentino causó que el Gran Padre y el Sumo Sacerdote de la Tribu de la Persecución Celestial jadearan con incredulidad.

Los ojos de Zhang Wenzu estaban muy abiertos mientras lo miraba, su mente estaba completamente en blanco. Originalmente, quería tener un duelo con Meng Hao, pero ahora solo podía ver a Meng Hao enfrentarse a los Cultivadores del Alma Naciente. Nadie podía durar más que un solo aliento contra él.

Justo ahora, observó como uno de los ilustres Ancianos de la tribu, que estaba en la etapa Avanzada del Alma Naciente, resultó tan débil que explotó bajo un solo dedo. Cuando el grito espeluznante del hombre hizo eco en los oídos de Zhang Wenzu, él comenzó a temblar, y abandonó todos sus pensamientos de tener un duelo con Meng Hao.

“¡¡Deténganlos!! No permitan que destruyan Los Tres Monolitos Espirituales de la Exterminación de la Vida!” Gritó.

A pesar de su asombro, los Cultivadores de la Tribu de la Persecución Celestial aullaron y cargaron contra Meng Hao.

En la actualidad, Meng Hao estaba rodeado por treinta Cultivadores del Alma Naciente y siete u ocho Antiguos Totémicos Sagrados, todos los cuales intentaban evitar que se acercara al Monolito Negro.

“¡Larguense!”, Gritó. La intención asesina en sus ojos hirvió mientras agitaba su mano, causando un viento salvaje lleno del poder de cuatro Grandes Círculos del Alma Naciente. Se disparó, causando que ocho o más Cultivadores del Alma Naciente delante de él salieran volando con sangre saliendo de sus bocas. Incluso dos de ellos gritaron y luego explotaron.

Al mismo tiempo, Meng Hao hizo un movimiento de agarre. La Lanza Diabólica apareció en su mano y la lanzó. Instantáneamente se convirtió en una niebla negra llena de rostros viciosos que comenzaron a consumir a ocho oponentes que se acercaban.

Meng Hao no se detuvo ni por un momento. Un instante después, apareció frente a uno de los Antiguos Totémicos Sagrados que tenía la apariencia de un rinoceronte. La intención asesina en sus ojos destelló y su puño derecho descendió sobre él.

¡BAM!

El rostro del Antiguo Totémico Sagrado se llenó de incredulidad sólo un momento antes de que explotara en una neblina de carne y sangre, Meng Hao lo atravesó completamente.

Después de ver tal escena, los otros ocho o más Cultivadores del Alma Naciente que habían estado intentando bloquear a Meng Hao, comenzaron a jadear. Estaban en shock y sus mentes se tambaleaban. Se detuvieron en seco, sin atreverse a meterse en el camino de Meng Hao.

Meng Hao avanzó como si estuviera caminando por un campo de malezas secas. En un abrir y cerrar de ojos, estaba directamente sobre el Monolito Espiritual de la Exterminación de la Vida. Se agachó, lo agarró y luego se levantó.

El Monolito dejó escapar un ruido sordo a medida que lentamente se elevaba. Sin embargo, fue en este punto que el Gran Padre de la Tribu de la Persecución Celestial llegó hasta allí. Una intensa intención asesina llenaba sus ojos. Sabía que no debía, bajo ninguna circunstancia, dejar que el Monolito Espiritual de la Exterminación de la Vida fuera levantado. Si lo hiciera, entonces el Clan del Cuervo Dorado podría liberarse y cargar a la batalla, lo que sería como agregar nieve a la helada, un desastre tras otro.

“¡No retengan nada! ¡Detenedlo!” Rugió el Gran Padre. Los Cultivadores del Alma Naciente que estaban a su alrededor apretaban los dientes y, junto con ocho de los Antiguos Totémicos Sagrados, cargaron contra Meng Hao.

En un abrir y cerrar de ojos, estaban cayendo sobre él. Sin embargo, la boca de Meng Hao se curvó en una sonrisa fría.

“¡Cuarta Anima!”

Su rugido resonó por el aire mientras entraba en la Cuarta Anima. El poder de batalla equivalente a ocho Grandes Círculos del Alma Naciente, explotó en su interior.

Cuando sus enemigos se acercaron, fueron golpeados por el aura explosiva. La sangre brotó de las bocas de todos los Cultivadores del Alma Naciente y de los Antiguos Totémicos Sagrados. Incluso el Gran Padre de la Tribu de la Persecución Celestial tosió sangre y fue enviado tambaleándose hacia atrás, con una expresión llena de sorpresa.

Observó con sus ojos muy abiertos mientras Meng Hao se alzaba de nuevo. Luego, un sonido atronador retumbó por el aire cuando el Monolito fue arrancado completamente del suelo. A medida que emergía, comenzó a encogerse rápidamente, hasta que encajó completamente en la palma de Meng Hao.

Ahora que uno de los tres Monolitos había desaparecido, el campo de luz negra que envolvía al Clan del Cuervo Dorado onduló y se distorsionó. Parte de la fuerza vital que el campo negro había robado, comenzó a descender hacia los miembros del Clan del Cuervo Dorado, que tenían expresiones extasiadas en sus rostros.

Al verlo, la Tribu de la Persecución Celestial se llenó de conmoción.

“Ese hombre… ¿¡En qué nivel está su base de Cultivo?!”

“¡Esto no es el Gran Círculo de la etapa de Alma Naciente, él está… a medio paso de la Separación del Espíritu!”

Mientras todos expresaban su conmoción, se escuchó otro sonido atronador en la dirección del segundo Monolito Espiritual de la Exterminación de la Vida. El suelo tembló mientras el Mastín destruía por completo a todos los Cultivadores del Alma Naciente y a los Antiguos Totémicos Sagrados que lo defendían.

Entonces, el Mastín golpeó violentamente el Monolito con su pata. El golpe tenía tal poder que el Monolito fue arrancado del suelo y salió volando, dejando una enorme fisura.

Habiendo perdido dos de los Monolitos, el campo de luz negra ahora estaba lleno de distorsiones. ¡Ya no estaba extrayendo la fuerza vital, sino restaurandola! Sólo tomó unos momentos para que toda la fuerza vital que había robado fuera devuelta.

Mientras el Monolito negro zumbaba en el aire, el cuerpo de Meng Hao destelló y agitó su dedo índice derecho en el aire. Inmediatamente, el enorme Monolito negro tembló y comenzó a encogerse. En un abrir y cerrar de ojos, aterrizó en la palma de Meng Hao.

Sin detenerse por un segundo, Meng Hao continuó hacia el tercer Monolito negro. Cualquiera que intentara bloquear su camino repentinamente notaría un resplandor rojo acelerándose hacia ellos. El Mastín aparecía y lo golpeaba con su pata.

¡Por supuesto, cualquiera que recibía un golpe de la pata del Mastín terminaba transformándose en una neblina de carne y sangre!

¡BOOOM!

La mano de Meng Hao se estrelló contra la superficie del tercer Monolito negro. El sonido resonó por el aire, junto con una explosión, mientras lo levantaba del suelo.

El campo de luz negra se destruyó por completo, y los miembros del Clan del Cuervo Dorado, con sus cuerpos totalmente recuperados, se lanzaron a la carga irradiando una intención asesina que se extendía hasta los cielos.

“¡¡MÁTENLOS!!”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente