ISSTH 541 – ¡Batalla!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Después de escuchar las palabras del Patriarca Huyan, la expresión de Meng Hao era la misma de siempre. Esta era su personalidad. Cuanto más quería matar a alguien, menos hablaba. Por las palabras que el Patriarca Huyan había pronunciado justo ahora, era obvio que estaba muy consciente de lo que realmente había sucedido.

“¿Qué sentido tiene continuar hablando?”, Dijo Meng Hao con frialdad. “¿Quieres pelear?…Luchemos.” Mientras hablaba, levantó la mano derecha e hizo un movimiento agarre. Al instante, la oscura Lanza Diabólica apareció en su mano. La arrojó, provocando un sonido explosivo mientras volaba a una velocidad increíble.

Mientras volaba por el aire, se podían escuchar rugidos provenientes de ella mientras aparecía una niebla negra que no parecía tener límites. Dentro de la niebla había innumerables rostros viciosos y sus sonrisas sedientas de sangre estaban llenas de codicia.

De alguna manera indistinta, la niebla parecía estar formando una cabeza enorme. ¡Era la cabeza de la Figura Diabólica!

La Lanza Diabólica ahora había desatado por completo el poder explosivo del Arma Demoníaca Tumba Solitaria.

La lanza no tenía nada que ver con la base de Cultivo de Meng Hao. Su poder era completamente autónomo. Sin embargo, todavía no era más que una hebra de una Figura Diabólica que ni siquiera podía compararse con la verdadera Arma Demoníaca Tumba Solitaria.

Aún así, cuando el poder de la Lanza Diabólica explotaba, era lo suficientemente poderosa como para matar a cualquier Cultivador del Alma Naciente. En cuanto a la etapa de la Separación del Espíritu… Meng Hao no estaba seguro. Por lo tanto, había decidido probarla.

“Área…”, dijo el Patriarca Huyan, con un tono tranquilo y su expresión inmutable. Levantó su mano derecha y luego hizo un gesto hacia adelante. ¡Al instante, todo dentro de los trescientos metros se convirtió en el propio Territorio de su Dominio!

Esta Habilidad Divina era poco diferente de la ley natural. Era una habilidad mágica perteneciente a la etapa de la Separación del Espíritu. El área no era grande, solo de trescientos metros. Un territorio de trescientos metros que era solamente suyo. Dentro de ese mundo, el Patriarca Huyan tenía el poder supremo. Ninguna habilidad divina o técnica mágica sería capaz de romper el Área.

Esto es lo que diferencia a la etapa de la Separación del Espíritu de la del Alma Naciente. En la etapa de Separación del Espíritu, las Habilidades Divinas se convierten en leyes naturales.

Nada dentro del área de trescientos metros parecía inusual. Sin embargo, en ese instante, Meng Hao pudo sentir que el Patriarca Huyan había convertido el espacio que lo rodeaba en su propio mundo.

Tan pronto como la Lanza del Diabólica entró en la región de trescientos metros, se produjo una explosión y fue derrotada. Instantáneamente se transformó en una niebla negra y se extendió como si intentara infectar el área, pero Meng Hao sabía que en realidad estaba luchando contra el mundo que la rodeaba.

Era la primera vez que Meng Hao experimentaba personalmente el poder de la Separación del Espíritu, y le pareció formidable darle tal uso a las leyes naturales. El Patriarca Confianza huyó sin luchar. En la Ciudad Santa de la Nieve, se había fusionado con el Legado del Agarwood.

Fuera del Fuerte de la Puerta Oscura, Zhixiang había intervenido.

Esta era la primera vez que Meng Hao se enfrentaba de verdad contra un experto de la etapa de la Separación del Espíritu.

“Infantil…”, dijo el Patriarca Huyan. Avanzó, haciendo que la presión se hiciera aún más intensa. Ni siquiera atacó; simplemente avanzó. Mientras lo hacía, el espacio de trescientos metros lo acompañaba. La niebla, que era la Lanza Diabólica, parecía estar siendo completamente suprimida por el mundo que la rodeaba.

Se podían escuchar pequeños golpes desde adentro mientras se encogía sobre sí misma.

Los innumerables rostros se congregaron nuevamente, transformándose en la cabeza de la Figura Diabólica.

La expresión en su rostro era seria hasta extremo. Debajo de la presión supresora, comenzó a aullar y luego a retroceder, disipándose continuamente, como si estuviera a punto de ser destruido.

El Patriarca Huyan se acercó a él, y fue en este momento que la Figura Diabólica entró en acción. De repente, el Qi Demoníaco comenzó a disparar hacia ella desde todas las direcciones, transformándose en ondas que lucharon contra el Área y permitieron que la Figura Diabólica lograra escapar con éxito.

Huyó, rodeado de los rostros que rugían, y volvió a Meng Hao. La niebla negra ahora era extremadamente débil, como si estuviera a punto de disiparse por completo.

Meng Hao la recogió sombríamente. A partir de este punto, el Patriarca Huyan estaba a unos trescientos metros de Meng Hao.

Él retrocedió rápidamente. Incluso a esta distancia de trescientos metros, podía sentir claramente la temeridad de un experto en la Separación del Espíritu.

“No hay necesidad de sentir resentimiento…”, dijo el Patriarca Huyan con calma mientras observaba a Meng Hao. “Entiendo cómo funciona el karma. Si quieres culpar a alguien, culpa a tu propia mala fortuna.”

En este momento, el Mastín levantó la cabeza y aulló, provocando que todo temblara. De repente, su poder explotó, revelando su aura de la etapa de la Separación del Espíritu.

Tan pronto como apareció el aura, las pupilas del Patriarca Huyan se contrajeron y miró al Mastín con una expresión seria.

Al mismo tiempo, un destello sangriento comenzó a brillar de los ojos del Mastín. De repente se disparó hacia adelante, entrando en el Área de trescientos metros del Patriarca Huyan. Tan pronto como entró, el Área comenzó a distorsionarse.

Volvió a rugir, causando que ondas de color rojo emanaran de su cuerpo. Estas se dispersaron en todas direcciones, entrando en contacto con el Área del Patriarca Huyan. Instantáneamente su rostro palideció, como si toda la sangre de su cuerpo fluyera de repente hacia atrás.

Un brillo feroz destelló en sus ojos. Todo este tiempo, él había estado avanzando, pero ahora, se detuvo.

Miró al Mastín más de cerca y luego dijo lentamente: “Un momento de contacto, y me costó el diez por ciento de mi Sangre Esencial. Esta Bestia Inmortal no es mala en absoluto. Claramente, ha obtenido la iluminación de un Legado de la Separación del Espíritu, pero no es de la Separación del Espíritu. Sin embargo… tal voluntad de no-muerte es verdaderamente extraña.”

Un temblor recorrió el cuerpo del Mastín y de repente fue empujado hacia atrás varios pasos. Entonces dejó escapar un gruñido amenazador mientras miraba fijamente al Patriarca Huyan.

El Dominio del Mastín de Sangre era exactamente como el Patriarca Huyan había dicho. Fue adquirido a través de un Legado, y no había sido obtenido de la iluminación personal. Sin embargo, el Dominio legado por el Inmortal de Sangre no era un asunto trivial; ¡Era una voluntad de no-muerte!

¡La Primera Separación había sido una separación de sangre! ¡Toda la sangre en su cuerpo, fue separada!

La sangre representa la vida. Por lo tanto, ¡Separar sangre es equivalente a separar la vida! La vida sin muerte es… no-muerte.

Por lo tanto, ¡Este Dominio de no-muerte podría afectar las leyes naturales y crear un mundo en el que la sangre estaba prohibida!

Casi en el mismo momento en que se desarrolló la lucha invisible entre el Mastín de Sangre y el Patriarca Huyan, los ojos de Meng Hao brillaron. Después de haber probado la fuerza del Patriarca Huyan, ahora podía formar una imagen en su mente, aclarando las diferencias entre él y la Separación del Espíritu.

“¡YO… puedo luchar contra eso!” Avanzó dos pasos. Con esos dos pasos, un rugido invadió su cuerpo y entró en la Segunda Anima. El poder de dos Grandes Círculos del Alma Naciente, explotó en su cuerpo.

Su aura comenzó a extenderse como un torbellino. Su cuerpo creció más alto y más fornido. Luego, dio un tercer paso, instantáneamente, entró en la Tercera Anima de sus Siete Transformaciones del Alma. La combinación de tres almas nacientes hizo que su cuerpo explotara con una destreza de batalla equivalente a cuatro Almas Nacientes en la etapa del Gran Círculo. Creció más alto y aún más poderoso.

“Incluso si posées alguna forma temporal para aumentar tu poder…”, dijo el Patriarca Huyan con frialdad, “¡Todavía estás .. pensando demasiado bien de tí mismo!” Agitó la manga, causando que el Área de trescientos metros produjera ondas que se dirigieron hacia el Mastín. Éste soltó un rugido y una luz sangrienta explotó de su cuerpo. También manifestó un Área para contraatacar, aunque solo se extendió unos 250 metros.

Las batallas de la etapa de la Separación del Espíritu eran diferentes de las de los Cultivadores del Alma Naciente. Todos los Cultivadores en la Separación del Espíritu tienen un Área, un mundo en el que ellos son los regentes supremos. Sin antes romper su territorio, el Cultivador en la Separación del Espíritu no podía ser dañado.

Entre el Mastín y el Patriarca Huyan, las Áreas se oponían entre sí. Mientras tanto, el viento producido por Meng Hao, azotó al Patriarca, y su aura se disparó.

Dio un cuarto paso hacía adelante.

Cuatro Almas Nacientes combinadas. Los sonidos explosivos resonaron por los alrededores y el cuerpo de Meng Hao creció aún más alto y más fuerte. El aura de un erudito se había ido, reemplazada por la de un Demonio Inmortal. Explotó con la destreza de batalla de ocho Almas Nacientes en la etapa del Gran Círculo.

Tal destreza en la batalla, tal energía, causó que el viento en el área convergiera en un vórtice que giró alrededor de Meng Hao. Sus ropas se agitaban con el viento, y sus ojos brillaban con una luz cegadora. En este punto, el Patriarca Huyan no pudo evitar verse afectado visiblemente por tal poder.

El Patriarca Huyan nunca se había encontrado con otro Cultivador en la etapa del Gran Círculo del Alma Naciente, tan poderoso o impactante como Meng Hao. Una fuerza tan temible le permitiría sobrepasar a cualquiera en la etapa del Alma Naciente.

“Tienes una excelente magia para elevar tu poder temporalmente…” dijo con una expresión pensativa, mientras estrechaba sus ojos.

Fue en este punto que Meng Hao dio un quinto paso, con los ojos fijos en el Patriarca Huyan. A partir de este punto, había ingresado en el Área de trescientos metros del Patriarca Huyan.

En el instante en que sucedió, Meng Hao sintió una increíble presión que pesaba sobre él, procedente del mundo del Patriarca. Se sentía como si una montaña hubiera caído repentinamente sobre su cuerpo, para aplastarlo como una pulga. Sin embargo, tan pronto como esa presión increíble pesó sobre él, el cuerpo de Meng Hao emitió un rugido y cinco colores se unieron llevándolo a… ¡ La Quinta Anima!

En la Quinta Anima llegó a emitir dieciséis veces la destreza de batalla del Gran Círculo del Alma Naciente. Tal poder explosivo luchó contra la enorme presión ejercida por el Área de trescientos metros, causando que se distorsionara.

Este acontecimiento hizo que el Patriarca Huyan se sintiera asombrado.

El Área de trescientos metros era algo que haría que la mente de cualquier Cultivador del Alma Naciente, incluso uno en el Gran Círculo colapsara. Todo lo que el Patriarca Huyan tendría que hacer era ejercer un pensamiento, y esa persona sería aplastada en pedazos.

Meng Hao, sin embargo, estaba usando alguna técnica sorprendente para hacerse terriblemente poderoso y luchar contra su Área de trescientos metros.

“No puedo dejarlo vivir…”, pensó el Patriarca Huyan. “Solo está en el Gran Círculo de la etapa del Alma Naciente, y ya tiene un poder tan aterrador. Si alguna vez llega a la Separación del Espíritu…”

Era la primera vez que parecía estar tomando en serio la situación. Su intención asesina creció, y dejó escapar un frío bufido. Inmediatamente tomó una porción del Área de trescientos metros que estaba resistiendo al Mastín de Sangre, y la envió a aplastar a Meng Hao.

“Llegarás a tu límite en cualquier segundo, ¿no? Frente a la Separación del Espíritu… ¡No importa cuán poderosa sea tu Alma Naciente, no eres más que un insecto!”

Cuando el Patriarca Huyan envió la presión del Área a Meng Hao, Él apretó su mandíbula. Un temblor recorrió su cuerpo, y sus ojos brillaron con una luz fría y feroz.

“¡Sexta Anima!”

¡BOOOM!

Seis colores combinados. Meng Hao creció más alto, y se parecía a un Demonio Inmortal. Un indescriptible aura se extendió de él. Ahora poseía una base de Cultivo equivalente a treinta y dos Almas Nacientes en el Gran Círculo. ¡Este era un nivel de poder del Alma Naciente que nunca se había visto antes en el mundo del Cultivo!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente