ISSTH 540 – ¡El Patriarca Huyan!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

El décimo Puesto de Avanzada estaba esperando, su Formación de Hechizos se activó completamente preparándose para enfrentar a este enemigo mortal.

Ya era de noche, y la luz de la Formación de Hechizos no era suave, sino más bien resplandeciente. Brillaba sobre las aguas del mar con colores brillantes. El resplandor de la luz emanaba un aura poderosa que dejaba en claro que esta Formación de Hechizos era mucho más poderosa que las Formaciones de los otros Puestos de Avanzada.

De hecho, no había manera de compararlos. La Formación de Hechizos del décimo Puesto de Avanzada parecía tan increíblemente poderosa que seguramente a Meng Hao le sería muy difícil romperla.

En medio de la Formación de Hechizos, los Cultivadores esperaban atentamente, su Qi se mantenía estable y sus mentes tranquilas.

Había dieciséis Cultivadores del Alma Naciente que estaban meditando con las piernas cruzadas. Tres estaban en la cima de la etapa Avanzada del Alma Naciente. Esos tres se sentaron en tres direcciones diferentes, cada uno compartiendo una parte del retroceso causado por la Formación de Hechizos.

Por supuesto, había más Cultivadores que mantenían el funcionamiento general de la Formación de Hechizos.

Todo el puesto estaba completamente en silencio. Sabían de la destrucción de los otros nueve Puestos de Avanzada, y de la matanza llevada a cabo por Meng Hao. Ya no era un simple presentimiento el echo de que estaban a punto de enfrentarse a algo completamente aterrador.

Sin embargo, no tenían mucho miedo. Sabían que el Patriarca Huyan estaba en camino, y por eso habían decidido no abandonar la Formación de Hechizos. Confiaban un poco en su fuerza y ​​creían que mientras se mantuvieran unidos, Meng Hao no sería capaz de abrirse paso rápidamente.

Mientras pudieran aguantar hasta que llegara el Patriarca Huyan, entonces el cielo se aclararía después de la tormenta, por así decirlo, y todo volvería a la normalidad. ¡Meng Hao seguramente sería asesinado!

Prácticamente todos en el décimo Puesto de Avanzada sentían lo mismo. También dentro de la Formación de Hechizos había un estante alto, sobre el cual colgaban los cadáveres de los cincuenta miembros del Clan del Cuervo Dorado. Ni uno solo quedó con vida. Todos estaban muertos…

En realidad, habían muerto días antes. Era especialmente notable que uno de los miembros muertos del Clan no tenía cuerpo, solo la cabeza, la de un anciano. Su base de Cultivo claramente había sido destruida antes de morir, por lo que no era más que un mortal.

También dentro de la Formación de Hechizos había dos enormes carros de guerra con forma de ballestas. Brillaban con un resplandor negro, y tenían un aura indistinta y feroz. Había Cultivadores montados en ellos, listos para usarlos en cualquier momento.

El tiempo pasó. Pronto, se acercó la hora más profunda de la noche. El cielo estaba completamente negro. El único sonido que se podía escuchar era el suave ascenso y descenso de las olas. De repente, un rayo de luz brillante apareció en el cielo. Instantáneamente llamó la atención de todos los Cultivadores.

“¡Él está aquí!”

“Este Meng Hao realmente tiene algunas agallas. Sin embargo, no importa que se atreva a atacarnos. ¡Nunca podrá romper la Formación de Hechizos!” Un buen número de personas miraban hacia arriba con frías sonrisas en sus rostros. Sin embargo, mientras observaban el brillo rojo…

En el Mar Violeta alrededor del décimo Puesto de Avanzada surgió repentinamente en un enorme remolino. Este giraba cada vez más rápido, haciendo que los rostros de todos en el Puesto de Avanzada se oscurecieran. El agua se agitó y las aeronaves se movieron hacia arriba y hacia abajo.

A continuación, el brillante haz de luz en el aire se acercó y el enorme porte del Mastín se hizo visible. La multitud también pudo ver a Meng Hao de pie sobre su cabeza. Llevaba una larga túnica verde, y su rostro era extremadamente sombrío y oscuro. Una asombrosa aura asesina se alzaba a su alrededor.

Los ojos de Meng Hao recorrieron el décimo Puesto de Avanzada, y de repente se detuvieron. Sus pupilas se contrajeron mientras observaba los cadáveres de los miembros del Clan del Cuervo Dorado que colgaban del estante… y la cabeza.

Cuando vio la cabeza, su corazón se llenó de puñaladas de dolor.

¡Era Gu La!

“Patriarca Huyan…”, murmuró. “Tribu de la Persecución Celestial.” El aura asesina en sus ojos cambió, volviéndose implacablemente densa. Miró hacia el décimo Puesto de Avanzada y lo señaló con el dedo.

Al instante, el Mar Violeta rugió y el remolino que rodeaba el décimo Puesto de Avanzada se elevó en el aire repentinamente.

Un enorme pilar de agua de mar, de tres mil metros de ancho, envolvió completamente el Puesto de Avanzada. Un rugido llenó el aire. Era como la erupción de un géiser. La Formación de Hechizos del Puesto de Avanzada era completamente incapaz de hacerle frente a tal poder, e inmediatamente explotó.

Al mismo tiempo, la vasta cantidad de aeronaves que conformaba el Puesto comenzó a romperse en pedazos. Todos los Cultivadores en el Puesto de Avanzada gritaron miserablemente. Ni siquiera podían controlar sus propios cuerpos mientras eran arrastrados por el agua del mar. Tan pronto como la tocaron, el aura de muerte en el agua de mar chocó con sus fuerzas de vida, haciendo que el poder del exterminio estallara.

En un abrir y cerrar de ojos, antes de que cualquiera de los Cultivadores pudiera usar una Habilidad Divina, sus cuerpos estallaron. ¡No pudieron contraatacar, bloquear o evadir!

Todo su poder se había centrado en la defensa contra los ataques desde arriba. Todos sus planes se habían basado en los informes sobre la base de Cultivo de Meng Hao y el peligro que representaba el Mastín. ¡No se habían preparado para… un ataque explosivo desde el Mar Violeta!

¿Cómo podrían haber imaginado que alguien podría realmente controlar… el Apocalíptico Mar Violeta del Desierto Occidental?

Era imposible creer que alguien pudiera incluso entrar en el Mar Violeta. Por lo tanto, la Formación de Hechizos aparentemente feroz y poderosa del Puesto de Avanzada tenía un defecto fatal: ¡No tenía fondo!

Un sonido atronador resono por el aire y todo el décimo Puesto de Avanzada se dispersó y se destruyó por completo. Todas las preparaciones avanzadas que se habían hecho fueron aplastadas como malezas secas bajo el poder del Apocalíptico Mar Violeta.

Los dos carros de guerra ni siquiera pudieron hacer un solo ataque antes de ser aplastados por el agua del mar, quedando completamente destruidos.

Una gran cantidad de personas murieron sin que Meng Hao tuviera que realizar un solo ataque. Un simple pensamiento de su parte hizo que el Mar Violeta explotara, enterrando completamente el décimo Puesto de Avanzada.

¡Esta era su tierra natal!

¡El Mar Violeta del Desierto Occidental!

Los cadáveres se hundieron y los restos flotaron, esparciéndose por los alrededores. Ni una sola persona en el décimo Puesto de Avanzada era capaz de existir dentro del poder de exterminio del Mar Violeta. Todos ellos… ¡Estaban muertos!

La muerte es a menudo bastante simple.

La vida es a menudo bastante frágil.

Las personas que nunca han presenciado la muerte pueden no entender estas dos afirmaciones. A veces, solo después de presenciar muchas muertes, uno puede entender realmente la vida.

Meng Hao flotó en el aire observando la muerte debajo de él. Él no dijo nada. Las aguas del Mar Violeta que se habían disparado en el aire se transformaron en una Lluvia Violeta que lentamente cayó sobre los restos del Puesto de Avanzada.

Luego, Meng Hao levantó lentamente su cabeza para mirar hacia el cielo distante.

En la gigantesca ola en el Mar Violeta, ahora había más de cien miembros vivos del Clan del Cuervo Dorado. El resto… eran todos cadáveres.

Los miembros vivos sólo estaban allí porque Meng Hao los había salvado. Si solo hubieran pasado unos pocos días más, todos ellos habrían muerto.

Esta cantidad de muertes era en realidad algo trivial en comparación con la cantidad de personas que murieron durante la migración. Sin embargo, estas muertes eran fundamentalmente evitables. Además, todo el asunto no tenía nada que ver con el Clan del Cuervo Dorado.

Incluso Meng Hao era una víctima en este caso. A estas alturas, Meng Hao estaba seguro de que el Patriarca Huyan sabía la verdad de lo que había sucedido.

Se quedó allí en silencio sobre el Mastín, observando fríamente sus alrededores.

El estaba esperando. ¡Esperando a que llegue el Patriarca Huyan!

Antes de que pasara demasiado tiempo, un rayo negro apareció en el cielo, era incluso más negro que la noche. A medida que se acercaba se levantó un viento impactante.

Dentro de la tormenta de viento había un hombre de mediana edad vestido con una túnica negra. Sus manos estaban juntas detrás de su espalda mientras caminaba por el aire.

Su largo cabello se agitaba con el viento, y sus ojos brillaban intensamente. El aura que emitía lo hacía parecer como si estuviera fusionado con el cielo y la tierra. Ésta Parecía contener su propia ley de la naturaleza que, en un abrir y cerrar de ojos, hizo al hombre repentinamente translúcido.

De repente, un Dominio que exterminaba las emociones comenzó a interferir con el Cielo y la Tierra, envolviendo todo. Alrededor de Meng Hao, comenzaron a descender extraños copos de nieve de color negro.

¡Este era el Patriarca Huyan!

“¡Meng Hao!” Dijo fríamente mientras caminaba por el aire. De repente se oyeron crujidos desde el Mar Violeta a medida que se formaban capas de hielo en su superficie.

Incluso el aire circundante comenzó a congelarse y una tormenta de nieve negra rodeó al Patriarca Huyan. Luego sonó otro sonido, algo que era como decenas de miles de voces gritando el nombre de Meng Hao.

Un poder que Meng Hao nunca había sentido antes, repentinamente descendió. Era como una ley natural que apareció en toda el área del décimo Puesto de Avanzada. Apareció en la mente de Meng Hao y luego se transformó en un ruido sin precedentes que superó el de los rayos y los truenos.

Era como si estuviera llamando a las almas muertas, tratando de reunir a los espíritus quebrantados. En realidad, la Habilidad Divina del Patriarca Huyan podría describirse mejor como…

¡Una llamada a las almas!

La frialdad en el área parecía no tener emociones. La frialdad de las voces parecía contener un poder celestial basado en la falta de emoción. Los sonidos se fusionaron, transformándose en algo similar a un territorio independiente… ¡Donde ninguna ley del Patriarca Huyan pudiera ser ignorada!

Esta era la etapa de la Separación del Espíritu. Un simple sonido era suficiente para exterminar a todos los Cultivadores del Alma Naciente. Incluso alguien en el Gran Círculo de la etapa del Alma Naciente se vería como una enclenque frente a un Cultivador en la Separación del Espíritu.

¡BOOOOM!

La mente de Meng Hao tembló, y su alma se sintió como si fuera a romperse y explotar fuera de su cuerpo. La llama de su vida parpadeó, como si estuviera a punto de ser apagada. Sin embargo… no era un Cultivador del Alma Naciente ordinario. Tenía una base de Cultivo del Alma Naciente Perfecta con un Sentido Divino que tenía un alcance de 29,999 metros.

Sus siete Alma Naciente estaban sentadas con las piernas cruzadas en su Región Dantian, con los ojos cerrados, casi como si estuvieran durmiendo. De repente, todos sus ojos se abrieron de golpe.

En ese instante, el poder del Sentido Divino de Meng Hao explotó dentro de él, luchando contra el poder de la ley que se imponía contra él.

Se oyó un atronador sonido mientras Meng Hao se retiraba. Levantó la cabeza, y sus ojos ya estaban brillantes y claros.

“Entonces, ¡Eres el Patriarca Huyan!”, Dijo lentamente, mirando al hombre de mediana edad que se acercaba. Los ojos de Meng Hao brillaron con un feroz resplandor. Por supuesto, él había visto a este hombre antes. Era la misma persona que había tratado de matarlo cuando abandonó las Tierras Negras.

Mientras contestaba, la expresión de Meng Hao comenzó a irradiar una intensa intención asesina. Recordó haber escuchado a Zhixiang decir que este hombre… ¡Era simplemente un clon!

Los ojos del Patriarca Huyan brillaron, como si le resultara muy extraño que Meng Hao pudiera recuperarse de su poder de la ley. Sin embargo, siguió adelante, sin detenerse ni por un momento mientras se acercaba a Meng Hao.

Dicha acción tuvo mucho que ver con su personalidad y el estilo de lucha especial de Huyan Yunming. Cada vez que peleaba contra alguien, los presionaba intensamente.

A medida que se acercaba a Meng Hao, parecía como si su aura se hiciera aún más fuerte, fusionándose con el entorno, convirtiéndose en inseparable.

El poder de la etapa de la Separación del Espíritu era imposible de pasar por alto. Los alrededores parecían estar cambiando sólo por él.

El Patriarca Huyan ni siquiera miró los restos flotando en la superficie del Mar Violeta, como si no le importara en absoluto. “Respóndeme. ¿Quién mató a mi único hijo, Huyan Qing?”

De repente se detuvo en el aire. Su voz hizo eco mientras su expresión se mantenía tranquila, incluso fría. Luego, observó por encima de Meng Hao al Mastín. En ese punto, sus pupilas se contrajeron.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente