ISSTH 534 – ¿Quién es el Pescador Ahora?

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

No importaba que el Murciélago Negro fuera un ser de los tiempos antiguos. Frente a la Séptima Anima de Meng Hao, era completamente incapaz de realizar un contraataque. A medida que se retiraba, su cuerpo se separó repentinamente en incontables piezas, transformándose en miles de murciélagos.

Los murciélagos se dispersaron instantáneamente en todas direcciones tratando de huir.

Actualmente Meng Hao estaba consumido por el deseo de matar. Soltó un resoplido frío y luego agitó su mano derecha. La Lanza Diabólica apareció frente a él. La abofeteó, enviándole el poder desde su base de Cultivo a su interior. La lanza explotó instantáneamente.

La neblina negra resultante se expandió, llena de innumerables rostros viciosos que se lanzaron hacia los murciélagos que huían y comenzaron a consumirlos.

En un abrir y cerrar de ojos, innumerables gritos miserables comenzaron a resonar por el aire. Después de sólo unas cuantas respiraciones, solo quedaban unos cientos de murciélagos del grupo original.

Los murciélagos restantes se reformaron rápidamente, transformándose de nuevo a su forma física. Esta vez, no se parecía al joven vestido de negro, sino al enorme Murciélago Negro.

Los ojos del Murciélago Negro estaban llenos de terror. En el instante en que apareció, trató de huir, pero Meng Hao salió disparado y apareció directamente delante de él. El Murciélago lanzó un grito desesperado mientras Meng Hao levantaba su mano y empujaba un dedo en su frente. El poder del exterminio explotó. Era como ondulaciones de destrucción que barrían el cuerpo del Murciélago Negro.

Las explosiones resonaron incesantemente y el Murciélago Negro lanzó un grito atronador. Su cuerpo explotó en una neblina de sangre y carne que se extendió en todas direcciones. Solo quedó la cabeza, que Meng Hao agarró y metió en su bolsa de almacenamiento.

Después de que ocurrió la muerte, el entorno lentamente se volvió tranquilo y pacífico.

Mientras tanto, a casi un año de viaje en la Región Norte del Desierto Occidental, muy profundo en el fondo del mar, un cadáver estaba sentado con las piernas cruzadas.

La mitad de su cuerpo era humano, la otra mitad, de bestia. Esta era la criatura de la que Meng Hao había adquirido la tercera Espada de Madera, en la Tierra Santa del Cuervo Divino, hace muchos años. También era la misma criatura que el joven vestido de negro había absorbido en su ojo izquierdo y luego había suprimido.

Ahora, sin embargo, el cadáver se veía diferente que antes; tenía llamativas alas de murciélago que sobresalían de su espalda. Permaneció inmóvil en el lecho marino, sin vida, lleno de un aura de muerte que se parecía mucho a la del Mar Violeta que lo rodeaba.

De repente, una luz comenzó a brillar en los ojos vacíos del cadáver. El resplandor se hizo cada vez más intenso a medida que un aura de vida se incrementaba repentinamente dentro de su cuerpo. Se escucharon chasquidos y de repente movió su cuello.

Sus labios podridos de repente se curvaron en una sonrisa fría.

“Pequeño Cultivador…”, dijo el cadáver con voz ronca. “Él piensa que es inteligente y astuto, pero comparado con un espíritu como yo, no es nada. En el momento en que festejaba por su victoria, logré escaparme como una cigarra desechando su piel.”

“Sin embargo, definitivamente es poderoso. Afortunadamente, estaba doblemente preparado con un segundo cuerpo extremadamente realista. Incluso la voluntad de ese cuerpo no era consciente de que mi verdadero yo estaba doblemente preparado. Lástima que fue asesinado.”

“Sin embargo, eso también es algo bueno. Debido a que él cree que he perecido, puedo vigilarlo en secreto para ver qué conflictos se desarrollan entre él y el Patriarca Huyan.”

“Cuando la grulla y la almeja pelean, el pescador es quien se beneficia. ¡Y yo… soy el pescador!” La sonrisa del cadáver se volvió aún más fría y sombría.

Este cadáver era el verdadero Murciélago Negro. Mientras él estaba sentado en el fondo del mar, Meng Hao estaba en el lugar donde había matado al joven vestido de negro, frunciendo el ceño.

Todo había sucedido con demasiada suavidad, casi como si se derramara agua por una canaleta. Era como si nada hubiera pasado en absoluto. La profundidad de la base de cultivo de Meng Hao hizo que todo fuera increíblemente simple.

Sin embargo, Meng Hao todavía sentía como si algo no estuviera bien.

Murmurando para sí mismo, sus ojos destellaron mientras sacaba la caña de pescar del Clan Ji. En el instante en que tocó la caña, una luz extraña destelló en sus ojos. Observó cómo los trozos de carne y sangre del Murciélago Negro se esparcían por los alrededores y de repente se detuvieron.

En cada pedazo de carne o sangre, se podían ver hilos de Karma. Sorprendentemente, casi todos los hilos del Karma iban en la misma dirección.

Los ojos de Meng Hao brillaron de concentración. Su voluntad comenzó a seguir los hilos del Karma a través del aire hasta que se hundieron en el Mar Violeta. Éstos continuaban hacia el Norte, hasta el fondo marino, donde finalmente vio al cadáver con su sonrisa sombría.

Tan pronto como su mirada se posó sobre el cadáver, su rostro se oscureció y levantó la vista con incredulidad.

En ese mismo instante, la voluntad de Meng Hao desapareció de los hilos del Karma. Regresó a su estado normal y guardó la caña de pescar, con su rostro extremadamente oscuro.

“Entonces, ¡Algo está pasando!” Dijo, mirando hacia la Región Norte del Desierto Occidental, con intención asesina destellando en sus ojos.

En el Norte, los ojos del Murciélago Negro brillaban con una luz misteriosa, y su expresión se llenó de miedo, y luego de sospecha. Finalmente, se volvió aún más sombría que antes.

“No debo subestimar a este tipo. ¿Qué método usó para encontrarme tan fácilmente?… Me da una sensación muy extraña.” Se puso en pie pensativamente y luego salió disparado desde el interior del Mar Violeta.

“No importa. No puedo quedarme más aquí. Necesito ir a esconderme en el mar de la Vía Láctea. ¡Este Meng Hao… es demasiado extraño!” Su cuerpo destelló mientras volaba en la distancia.

A un año de viaje, Meng Hao respiró hondo y luego se hundió lentamente en el Mar Violeta. Se sentó con las piernas cruzadas sobre el lecho marino y sus ojos brillaron con un intenso deseo de matar.

Puede que esté muy lejos, pero… ¡Todavía tengo maneras de matarte!” Cerró los ojos. En ese instante, envió su voluntad a combinarse con la del Mar Violeta.

Rápidamente Meng Hao se fusionó con el Mar Violeta de una manera muy similar a la que había ocurrido cuando estaba en medio de la Transmigración Demoníaca. Sin embargo, esta vez estaba completamente despierto, por lo que no se perdería a sí mismo.

Debido a eso, era incapaz de ejercer el poder completo del Mar Violeta.

El instante en que Meng Hao se fusionó con el Mar Violeta, todo el mar se agitó instantáneamente, formando enormes olas en su superficie. En la Región Norte del Desierto Occidental, el cadáver avanzaba a gran velocidad. De repente, manchas de sangre aparecieron en su cuerpo.

A sus pies, el Mar Violeta rugió y se transformó en un remolino descomunal. Cuando vio semejante escena, el rostro del cadáver cayó instantáneamente.

Al mismo tiempo, se pudo escuchar una poderosa voz rugiendo desde el remolino.

“¿Quieres embaucar a Meng Hao y luego escapar?”

“…No lo creo.” La voz se convirtió en un rugido que resonó como un trueno, causando que el rostro del cadáver decayera aún más. Tomó una respiración profunda, y después de una breve pausa, se alejó lo más rápido posible.

Mientras huía, el agua en la superficie del Mar Violeta en la Región Norte del Desierto Occidental comenzó a congregarse. De repente, una mano gigantesca comenzó a extenderse desde sus profundidades y se lanzó hacia el cadáver que huía.

En el instante en que la mano tocó al cadáver, éste abrió la boca para pronunciar unas palabras extrañas y complejas. Las palabras se transformaron en un poder que parecía ser de un mundo diferente, antiguo y arcaico.

¡BOOM!

El poder explosivo de las palabras provocó ondas que rodearon al cadáver. Dentro de las éstas se podían ver los reflejos de un mundo antiguo que había existido hacia una cantidad indefinida de años en el pasado. La vista era indistinta, pero un sonido atronador resonó por el aire.

La mano del Mar Violeta se derrumbó. Sin embargo, el aura del cadáver claramente se había debilitado.

Sin dudarlo, disparó a toda velocidad. Sin embargo, mientras lo hacía, otras ocho manos enormes comenzaron a elevarse repentinamente desde el mar, extendiéndose para alcanzar al cadáver que huía.

Resonaron explosiones en el cielo y en las aguas del mar. El cadáver, con su rostro lleno de asombro, escupió un poco de Qi vital, y realizó un conjuro con ambas manos, lo que provocó que apareciera unas ondas poderosas. Ésta era un tipo de Técnica mágica que Meng Hao nunca había visto antes.

Estaban formadas por numerosos símbolos mágicos extraños, cada uno de los cuales parecía latir con un poder único que el Mar Violeta era incapaz de resistir.

Debajo en el Mar Violeta, Meng Hao soltó un resoplido frío. Mientras el cadáver del Murciélago Negro se volvía más y más débil, un enorme rostro comenzó a sobresalir de la superficie del mar.

¡El rostro no era otro que el de Meng Hao!

Él podría estar sumergido en el fondo del lecho marino, pero su voluntad libraba una feroz batalla con el cadáver del Murciélago Negro.

Mientras tanto, en las Tierras Negras, en un valle montañoso lleno de flores de melocotón, estaba la enorme puerta del templo de la Tribu de la Persecución Celestial.

En el valle se oían los cantos de pájaros y estaba lleno de la encantadora fragancia de las flores. Era como un reino de Inmortales.

En un pabellón en particular había dos hombres de mediana edad.

Uno estaba sentado en meditación y el otro estaba de pie. Uno llevaba una túnica negra y el otro una blanca.

Sin embargo, sus rasgos faciales eran exactamente iguales.

El hombre de túnica blanca estaba sentado con las piernas cruzadas, inmóvil, mientras meditaba. Parecía como si su voluntad estuviera eternamente fusionada en el mundo. A menos que ocurriera algún evento impactante que sacudiera a toda la Tribu de la Persecución Celestial, él permanecería allí, sin despertarse.

Estaba completamente inmerso en la meditación. Había pasado años estabilizandose después de su Primera Separación del Espíritu, para recuperarse del daño que recibió su cuerpo.

En términos generales, los asuntos cotidianos eran manejados por su Divino Clon, que era, por supuesto, el hombre de túnica negra que estaba parado frente a él.

El rostro del hombre de túnica negra estaba extremadamente sombrío mientras observaba el deslizamiento de jade destruido que sostenía en su mano. Sus ojos irradiaban pena, y luego… una crueldad absoluta.

“Alguien se atrevió a matar a mi único hijo… era un poco arrogante y, a menudo, se comportaba mal. Pero… él era mi único hijo, ¡El único hijo de Huyan Yunming!”

“No importa lo que hizo, nadie está calificado para reprenderlo, ¡Mucho menos matarlo!”

El hombre de túnica blanca que estaba sentado en meditación no era otro que el padre de Huyan Qing, el único Cultivador en la etapa de la Separación del Espíritu de la Tribu de la Persecución Celestial, el Patriarca Huyan.

El hombre de túnica negra, el Clon Divino, era también la figura traslúcida que Huyan Yunming había enviado a Meng Hao ese año para robarle el Espíritu Demoníaco.

“Si alguien corta la línea de Huyan Yunming, ¡Entonces exterminaré a todo su Clan!” El hombre de túnica negra sacudió su manga y desapareció. Cuando reapareció, estaba en el aire sobre las Tierras Negras. Su cuerpo destelló, y luego se encontraba fuera del Fuerte de la Puerta Oscura. Sorprendentemente, volvió a usar una Teletransportación mayor, y ahora estaba en el aire sobre el Mar Violeta

Su Sentido Divino se disparó, barriendo el área, buscando el lugar donde habían matado a Huyan Qing, así como a la persona que lo mató.

Unas horas más tarde, encontró la ubicación. Mientras flotaba allí pensativo en el aire, su rostro se volvió cada vez más sombrío. Agitó su mano, causando que el Jade de Vida de Huyan Qing se transformara en ceniza. Cuando los trozos de ceniza flotaron en el área, comenzaron a brillar.

Las luces, que brillaban suavemente, comenzaron a interconectarse, transformándose en una pantalla. ¡Visible en la pantalla estaba el joven vestido de negro!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente