ISSTH 533 – ¡Persecución y Asesinato!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

La voz de Meng Hao parecía sonar desde el propio Mar Violeta. Rugió como un trueno impactante, causando que el rostro del joven vestido de negro cayera instantáneamente. Se volvió y se transformó en un haz de color negro que se disparó en la distancia.

“Si hubiera sabido que podía detectarme, me habría escondido por más tiempo…”, dijo el joven vestido de negro con los dientes apretados. “Maldita sea … ¡Perdí la oportunidad! ¡Ahora sabe de mí antes de lo esperado!” Su rostro se oscureció mientras avanzaba con toda la velocidad que podía conseguir.

¡Este no era otro que el Murciélago Negro en forma humana!

Años atrás, se había sorprendido por la voluntad de la Transmigración Demoníaca de Meng Hao y había huido. Más tarde, después de sentir que Meng Hao había regresado, no hizo nada para atraer su atención.

Sabía que confiar en su propio poder para arrebatarle la Espada de Madera a Meng Hao sería difícil. Por lo tanto, había decidido usar a una persona para deshacerse de otra. El resultado fue la muerte de Huyan Qing.

“Aunque me detecto… mi plan todavía está en marcha. ¡El Patriarca Huyan ciertamente sentirá la muerte de su hijo!” Los ojos del joven de túnica negra destellaron y avanzó aún más rápido.

Mientras huía, el rostro de Meng Hao se volvió increíblemente sombrío. El poder del Roc explotó a su alrededor, transformándose en una velocidad increíble.

Explosiones sónicas continuaron haciendo eco mientras se disparaba hacia la ubicación del joven vestido de negro.

La razón por la que pudo monitorear un lugar tan específico tenía que ver con el Mar Violeta, como también con el Sentido Divino que había dejado en Huyan Qing. No importaba que el joven vestido de negro estuviera lejos; todavía estaba directamente dentro de la línea de visión de Meng Hao.

“¿Quién es esta persona?”, Pensó Meng Hao, con el rostro oscuro. “¿Por qué se parece tanto a mí? No parece que esté disfrazado. Esa parece ser su verdadera apariencia…” Meng Hao pasó más tiempo analizando al joven usando el poder de su técnica de localización. Después de que pasara el tiempo suficiente para quemar un palillo de incienso, sus ojos se agrandaron.

“¡El Murciélago Negro!”

Aunque el Murciélago Negro había cambiado mucho desde antes, todavía tenía una débil marca, colocada allí por Meng Hao hace muchos años, e imposible de borrar.

Los ojos de Meng Hao destellaron con intención asesina. Matar a Huyan Qing era obviamente un intento de callarlo y sería difícil de explicar. Todo se reduciría a cómo el Patriarca Huyan eligiera reaccionar.

El rostro de Meng Hao se oscureció, y sus ojos se llenaron de determinación. Eligió no gastar más esfuerzo pensando en la situación con Huyan Qing. En cambio, enfocó toda su intención asesina en el jóven vestido de negro.

La distancia entre los dos se acortó. La velocidad de Meng Hao parecía no tener límite. El joven vestido de negro también era increíblemente rápido, pero no podía compararse con Meng Hao.

Voy a tener que cambiar mi plan…”, pensó. “Ya no puedo quedarme en el Desierto Occidental. En cualquier caso, a pesar de que descubrió mi plan para incriminarlo, todavía no podrá alcanzarme hasta dentro de otro día, no importa lo rápido que sea. ¡En un día a partir de ahora, ya no estaré en el Desierto Occidental!” A la mitad de su huida, el joven vestido de negro se detuvo repentinamente en el lugar. Miró a su alrededor, con una sonrisa fría en su rostro, mientras calculaba algo en su mano derecha.

“Debería estar cerca de aquí. Descubrí la Fisura de Teletransportación que lleva al mar de la Vía Láctea en este área hace muchos años. Incluso si se movió un poco, no puede estar muy lejos.” Su cuerpo se convirtió en un destello y comenzó a buscar en los alrededores.

Después de que pasara el tiempo suficiente para que se quemaran dos palillos de incienso, sus ojos destellaron con un brillo de felicidad. Se detuvo en el aire para realizar un conjuro con ambas manos y luego señaló hacia adelante. Al instante, en el aire frente a él aparecieron ondas que se extendieron en capas para revelar una grieta gris y tenue.

La grieta no parecía ser nada notable. Aparentemente estaba sellada; A pesar de ser visible, parpadeaba como si fuera inestable.

Maldita sea, la grieta está a punto de disiparse. Necesito algo de tiempo para estabilizarla antes de entrar… Si recuerdo bien, hay tres Fisuras de Teletransportación como ésta en el Desierto Occidental. La siguiente más cercana está a unos siete días. No hay tiempo suficiente…” El rostro del joven de túnica negra se oscureció y apretó los dientes. Según sus cálculos, Meng Hao no podría alcanzarlo en un día. Reparar esta grieta le llevaría unas diez horas.

Sus ojos destellaron y el joven de túnica negra se sentó de inmediato con las piernas cruzadas junto a la grieta. Escupió un poco de sangre de color azul,que utilizó para marcar la grieta. La sangre se transformó en símbolos mágicos que, cuando aterrizaron en la fisura, se fusionaron y comenzaron a repararla.

Meng Hao aumentó su velocidad sobre la superficie del Mar Violeta. Tan pronto como sintió que su objetivo había dejado de moverse, no pudo evitar fruncir el ceño.

Los ojos de Meng Hao destellaron cuando se dio cuenta de que el área alrededor del joven vestido de negro contenía el poder de la Teletransportación. A menos que algo sucediera, un Portal de Teletransportación se abriría en el área muy pronto.

“¡Segunda Anima!”

¡BOOM!

Dos de las Almas Nacientes de Meng Hao se fusionaron, haciendo que su destreza de batalla aumentara, y su cuerpo se fortaleciera. El poder de dos Almas Nacientes en el Gran Círculo hizo que su velocidad se duplicara.

Dicha velocidad, combinada con el poder del viento del Roc, hizo que Meng Hao se moviera a una velocidad dramática.

“¡Tercer Anima!

“¡Cuarta Anima!

“¡Quinta Anima!” Meng Hao rugió por el aire con una velocidad sorprendente. Era cada vez más rápido, su cuerpo se hizo más fuerte y su destreza de batalla se acercó a su punto máximo.

La combinación de los cinco elementos hizo que la distancia anterior de tres días entre él y el joven vestido de negro se redujera a sólo catorce horas.

Aunque eso no era lo suficientemente bueno para Meng Hao. Cada momento que pasaba era un momento en el que su objetivo podría huir. Los ojos de Meng Hao brillaron fríamente con intención asesina y entró en su Sexta Anima.

Se escuchó un rugido y el cuerpo de Meng Hao se expandió nuevamente. La destreza de batalla de treinta y dos Almas Nacientes en el Gran Círculo surgió a través de él, y su velocidad explotó, duplicándose una vez más.

Se oyeron crujidos mientras el aire a su alrededor se hacía añicos. La velocidad con la que se movía era indescriptible. En un abrir y cerrar de ojos, estaba a decenas de miles de metros de distancia. A partir de ahora, estaba a solo seis horas de distancia de su objetivo.

“¡Todavía puedo ir más rápido! ¡Séptima Anima!” Agitando su brazo, entró en la Séptima Anima. Al instante, su apariencia se convirtió en la de un Demonio Inmortal. Ahora poseía la destreza de batalla de sesenta y cuatro Almas Nacientes en el Gran Círculo. Una vez más, su velocidad aumentó explosivamente.

La velocidad de la Séptima Anima se acercó a la de la etapa de Separación del Espíritu. Después de que solo pasaron dos horas, Meng Hao parecía casi Teletransportarse a través del Mar Violeta del Desierto Occidental. De repente, apareció en la región donde se encontraba el joven vestido de negro.

Para cuando llegó, el joven vestido de negro solo había completado aproximadamente el veinte por ciento de las reparaciones necesarias en la Fisura de Teletransportación.

De repente, sintió un viento que resonaba por los alrededores. El Mar Violeta rugió y comenzó a girar formando un vórtice. Repentinamente una intensa sensación de crisis mortal invadió al joven, y su corazón comenzó a temblar de miedo. Sin siquiera tomarse el tiempo para mirar detrás de él, se desvaneció y salió disparado en la distancia.

“¿Quién me está persiguiendo? ¡No me digas que es el Patriarca Huyan! ¡Imposible! Cuando maté a Huyan Qing, usé una antigua técnica de restricción de tiempo. El Patriarca Huyan no detectará la muerte de su hijo hasta dentro de otros dos días.”

El corazón del joven vestido de negro tembló y su rostro cayó. Un viento de poderoso se dirigía directo hacia él con una velocidad sorprendente. El cielo y la tierra temblaban. Dentro del viento había una figura alta que parecía un Demonio Inmortal. Se movía con una velocidad sorprendente, y llegó al lado del joven vestido de negro en un abrir y cerrar de ojos. El pelo en el cuerpo del joven vestido de negro se puso de punta mientras miraba por encima de su hombro. Sus ojos se ensancharon, y se pudo ver un rostro sombrío reflejado en sus pupilas, junto con un puño que se acercaba.

Habiendo visto la cara de Meng Hao, el joven de túnica negra chilló: “¡Imposible!”

¡¡BAAM!!

El puño de Meng Hao se estrelló contra el vientre del joven. Era un golpe lanzado mientras él estaba en su Séptima Anima, respaldado por la destreza de batalla de sesenta y cuatro Almas Nacientes en el Gran Círculo. Todo el poder explotó a través del cuerpo del joven vestido de negro.

Un sonido masivo se elevó por el aire. La sangre salió de la boca del joven y su cuerpo comenzó a desmoronarse. Su estómago se hundió completamente, transformándose en una masa de carne sangrienta. Su persona entera se disparó hacia atrás, y tosió múltiples bocanadas de sangre. Su expresión era de asombro y absoluta incredulidad, y su rostro estaba de un color blanco pálido.

El poder que sentía en Meng Hao era uno que podría aniquilar cualquier cosa. Era un aura indescriptiblemente temible que le hizo temblar con un miedo increíble.

“¡¿Qué es imposible, P*rra?!” dijo Meng Hao. Su cuerpo destelló y apareció frente al joven vestido de negro. “¡¿Te atreves a incriminarme?!” Su mano derecha se apretó en un puño otra vez.

¡BOOOM!

El joven vestido de negro dejó escapar un grito espeluznante, y una vez más fue enviado a caer de espaldas. Esta vez, su abdomen literalmente explotó, arrancando la mitad inferior de su cuerpo, transformándolo en una neblina de sangre.

Lo único que quedaba era su torso superior. De repente, su espalda se rasgó, y se desplegaron dos enormes alas de murciélago. Ellas prácticamente se desdibujaron cuando disparó a gran velocidad.

“¿Quieres correr?” Resopló Meng Hao, sus ojos destellaban con una intensa intención asesina mientras seguía manteniéndose dentro de la Séptima Anima. El sonido del resoplido hizo que el Murciélago Negro convertido en un joven vestido de negro tosiera más sangre. De repente, Meng Hao desapareció, solo para aparecer directamente detrás de él. Su corazón tembló mientras Meng Hao se estiró para agarrarlo.

El joven vestido de negro soltó un grito miserable. No se dio la vuelta, sino que contrajo sus alas para intentar bloquear la mano de Meng Hao.

La intención asesina brillaba en los ojos de Meng Hao mientras él asía casualmente ambas alas y luego las jalaba con fuerza.

Se escuchó un grito espeluznante y las dos alas fueron arrancadas por completo de su cuerpo. La sangre brotaba de la boca del joven. De repente destelló, reapareciendo en la distancia. La mitad inferior de su cuerpo había sido arrancada, junto con sus alas. Estaba en una situación desesperada. Sin embargo, fue en este punto que dentro de su ojo izquierdo apareció de repente la imagen de un cadáver.

“¿Cómo puedes ser tan poderoso?”, Dijo, con su rostro pálido. “¡Esto es imposible!” Mientras hablaba, realizó gestos de encantamiento. De repente, una imagen de fantasma apareció a su alrededor.

Meng Hao agitó su mano para arrojar las dos alas, luego miró fríamente al joven vestido de negro.

“Eres un bastardo traicionero…”, dijo Meng Hao. “Te ayudé ese mismo año y te di el poder para recuperarte. A pesar de todo eso, ¡¿Todavía intentas clavar un puñal en mi espalda?!” Con eso, Meng Hao se lanzó hacia adelante. Se movió tan rápido que ni siquiera pudo verlo. Lo único que era visible era el joven vestido de negro que caía hacia atrás otra vez.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente