ISSTH 529 – Buscando la Muerte Repetidamente

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

A pesar de su cautela, su juicio final fue que incluso si esta persona tenía una base de Cultivo alta, eran siete en número. Además, uno de ellos estaba en el Gran Círculo de la etapa del Alma Naciente, dos estaban en la etapa Avanzada y cuatro en la etapa Intermedia. Tal fuerza podría ser referida como poderosa en una situación normal.

Si ese no fuera el caso, ¿Por qué otro motivo Huyan Yunming los enviaría a escoltar a su único hijo en el mundo exterior?

Aun así, todos se sentían como si algo estuviera mal, aunque no podían explicar el motivo.

“Oye, oye, ¡Así que hay alguien aquí meditando!”, Dijo Huyan Qing mientras se reía de manera burlona. Se apoyó contra el cadáver de la mujer mientras miraba a Meng Hao. “Mírame y dime tu nombre. Además, saca tu bolsa de almacenamiento. ¡Seguramente, cualquier tesoro precioso que haya causado el Rayo Milagroso estará en tu persona!”

No podía ver la base de Cultivo de Meng Hao, pero en toda su vida, nunca observó la base de Cultivo de nadie. Eso era porque no lo necesitaba. No era necesario. Su padre era un Patriarca en la etapa de la Separación del Espíritu. Eso era suficiente por sí mismo.

A lo largo de su vida, no importaba con quién estuviera tratando, nunca le importó la base de Cultivo de esa persona. Debido a la etapa en la que se encontraba su padre, cualquiera que se atreviera a provocarlo acabaría muerto en cuerpo y espíritu.

Ese punto había sido probado innumerables veces. También causó que Huyan Qing se acostumbrarse a actuar de una manera tan arrogante.

Sin embargo, cuando las palabras salieron de su boca, el rostro y el cuerpo de Sir Wu se estremecieron. De repente se dio cuenta de por qué tenía un sentimiento tan extraño.

“¡¡Este joven… está sentado con las piernas cruzadas en el Mar Violeta!”

Sir Wu se quedó sin aliento, y su mente tembló. Antes, había sentido que algo estaba mal, pero había pasado por alto el Mar Violeta. Ahora, de repente, se dio cuenta de que este hombre estaba sentado directamente sobre una espesa aura de muerte. Incluso él mismo temía tocar el mar y no se atrevería a hacerlo durante mucho tiempo.

Al mismo tiempo, los rostros de los otros seis Cultivadores del Alma Naciente también cayeron. Sus ojos se abrieron de par en par y se dieron cuenta de lo temible y extraño que era Meng Hao.

En el mismo momento en que los siete llegaron a la misma conclusión, los ojos de Meng Hao se abrieron de golpe. Observó rápidamente al grupo de personas, y finalmente su mirada cayó sobre Huyan Qing.

Con la excepción de Sir Wu, los seis Cultivadores del Alma Naciente sintieron que sus mentes temblaban. La mirada de Meng Hao era como una espada punzante que se clavó en sus mentes y se transformó en un rugido.

Incluso Sir Wu tenía una mirada de intensa concentración.

“¡El Gran Círculo de la etapa del Alma Naciente!”

“¡Él está en el Gran Círculo!” Todos los otros seis Cultivadores del Alma Naciente tuvieron la misma reacción cuando se dieron cuenta del nivel de la base de Cultivo de Meng Hao. En lo profundo de sus corazones, todos suspiraron de alivio.

El poder del Gran Círculo de la etapa del Alma Naciente… era algo que no temían. Sir Wu también estaba en el Gran Círculo. Además, estaban respaldados por la Tribu de la Persecución Celestial y el Patriarca Huyan.

Tan pronto como la mirada de Meng Hao se posó en Huyan Qing, un rugido llenó el cerebro del hombre y su cuerpo comenzó a temblar. La copa de vino en su mano cayó al suelo, derramando alcohol sobre él en el proceso. La mano que había estado acariciando el cadáver de repente comenzó a temblar.

Meng Hao retractó su mirada, ignorando al grupo. Con frialdad dijo una frase: “Lo que estás buscando no está aquí. Vete.”

Meng Hao había sentido a este grupo mucho antes de que llegaran. Su objetivo era claro, y la penetrante mirada que les había dado momentos antes era simplemente una amenaza y una advertencia. Habiendo terminado de hablar, Meng Hao volvió a cerrar los ojos.

Ahora que Meng Hao había retractado su mirada, Huyan Qing entró en razón. Respiró hondo, y después de un estremecimiento final, sus ojos se abrieron y miró con odio a Meng Hao. “¡¡Qué descarado!!” gritó.

Frente a una amenaza intimidante como la de Meng Hao, algunas personas se retirarian para evitar cualquier conflicto. Otros, sin embargo, debido a sus antecedentes, no podrían aceptar la amenaza hacia su persona. Personas así, con débiles bases de Cultivo pero increíblemente arrogantes, sólo sentirían que su orgullo había sido herido.

Huyan Qing era una persona así. La vergüenza que sentía en este momento estaba alimentando su ira. No podía aceptar ser amenazado hasta el punto en que realmente sentiría miedo. Era el único hijo del Patriarca Huyan. Era un noble elegido de la Tribu de la Persecución Celestial. Prácticamente nadie en todas las Tierras Negras se atrevería a provocarlo. No importaba a dónde fuera, él era un sol ardiente que todos respetaban.

Y sin embargo, aquí hoy, en este lugar, había sido amenazado por la mirada de un Cultivador. ¡La dignidad de Huyan Qing había sido amenazada!

Desde que era pequeño hasta ahora, nunca había habido un solo Cultivador que se atreviera a actuar agresivamente frente a él. Las acciones de Meng Hao podrían parecer normales a cualquier otra persona, pero para Huyan Qing, ¡Eran extremadamente arrogantes!

Durante años, había estado en una posición muy por encima de otros. Nadie se había atrevido nunca a mirarlo como tal ni a hacer que temblara. En su mente, acababa de ser humillado de una manera que no podía aceptar.

“¡Mátenlo! ¡Mátenlo por mí en este instante!” Rugió, poniéndose de pie, con el rostro retorcido de rabia mientras miraba a Meng Hao. “Nadie se ha atrevido a actuar de esa manera delante de mí. ¡Estás muerto!”

la expresión de Sir Wu se oscureció, y por dentro, estaba maldiciendo. Había sabido todo el tiempo que Huyan Qing nunca había pensado las cosas, y además de eso, era arrogante y despótico. Sin embargo, nunca se había imaginado que pudiera ser tan idiota.

Realmente no había una buena razón para que Huyan Qing hiciera tal demanda. Justo ahora, este hombre simplemente los miro y luego pronunció algunas palabras que no eran amenazantes. Teniendo en cuenta que estaba en el Gran Círculo de la etapa del Alma Naciente, sus vagas palabras no eran algo  fuera de lo común.

Sir Wu estaba a punto de hablar cuando, de repente, los ojos de los cuatro hombres vestidos de negro cerca de Huyan Qing de repente emanaron una densa intención asesina. Al instante, los hombres desaparecieron. Cuando reaparecieron, tenían a Meng Hao rodeado. Dentro de la mano de cada hombre de túnica negra había una reluciente espada voladora. Manipulados por su instinto asesino, los hombres cargaron contra Meng Hao.

Meng Hao suspiró suavemente. No había deseado realizar ningún asesinato hoy. Era como un árbol que quería la paz, excepto que el viento no dejaba de soplar.

“Bueno, supongo que no te irás, en ese caso…”, dijo Meng Hao con frialdad. Sus ojos se abrieron, aunque él ignoró completamente las espadas voladoras que se dirigían hacia él.

En el momento en que sus ojos se abrieron, una indescriptible intención asesina emanó  hacia los Cielos. Explotó con una intensidad impactante, haciendo que las nubes se agitaran y todo se oscureciera. Era como una especie de Bestia Primordial, saliendo de las profundidades.

La intención asesina era gruesa e invisible, pero a medida que emanaba, los rostros de los cuatro vestidos de negro cayeron instantáneamente. Eran cultivadores viciosos que matarían sin pestañear.

Con los años, habían matado a muchas, muchas personas. Hablando normalmente, eran fríos y distantes. Sin embargo, al enfrentar una indescriptible intención asesina, como la de Meng Hao, sus rostros cayeron.

Comparados con Meng Hao, su intención asesina era como una luciérnaga, mientras que Meng Hao… ¡Era una luna brillante!

Lo que no sabían en realidad, es que esta era solo el diez por ciento de la intención asesina de Meng Hao.

¡BOOM!

Las cuatro espadas voladoras explotaron en innumerables fragmentos, que luego se transformaron en cenizas. Los cuerpos de los hombres vestidos de negro comenzaron a temblar, y luego la sangre salió de sus bocas. Sus mentes se sentían como pasta, como si una presión masiva estuviera aplastandolos. Fueron lanzados hacia atrás, pero antes de que pudieran volar más de treinta metros, sus cabezas explotaron repentinamente.

Sus cuerpos destrozados cayeron en el Mar Violeta, hundiéndose bajo las olas, para no volver a ser vistos.

Un silencio mortal llenó el aire. Los ojos de Huyan Qing se abrieron y se llenaron de incredulidad. Las expresiones de los Cultivadores del Alma Naciente se oscurecieron. Se oyeron silbidos y varios de ellos se movieron instantáneamente para rodear a Huyan Qing. Sir Wu apareció frente a todos ellos, con una expresion sombría mientras observaba a Meng Hao.

“Compañero Daoísta”, dijo Sir Wu, juntando las manos, “Somos de la Tribu de la Persecución Celestial, de la Alianza de la Corte Celestial en las Tierras Negras. Todo lo anterior fue un malentendido, compañero Daoísta. Por favor perdónanos.”

Meng Hao lo miró fríamente, luego observó a la gente detrás de él. Habiendo escuchado que eran de la Alianza de la Corte Celestial en las Tierras Negras, de repente pensó en el Clan del Cuervo Dorado. Luego asintió lentamente con la cabeza. “Ya que fue solo un malentendido, podemos dejar que el asunto se resuelva. Por favor, váyase pronto.”

Sir Wu dejó escapar un suspiro de alivio. A pesar de que estaba en el Gran Círculo de la etapa del Alma Naciente, la presión que sentía al presionar a Meng Hao era increíble. No tenía ningún deseo de luchar contra él.

Sin embargo, incluso cuando Sir Wu estaba a punto de estrecharse las manos y retroceder, los ojos de Huyan Qing de repente se llenaron de un destello salvaje.

“¡Así que, resulta que este tipo se hace el fuerte, pero en realidad es un debilucho!” Huyan Qing se sorprendió e incluso lo invadió el miedo cuando Meng Hao mató a sus cuatro guardias de túnica negra. Sin embargo, al ver que estaba dispuesto a comprometerse después de escuchar que eran de la Tribu de la Persecución Celestial, su corazón se llenó de malos pensamientos.

“¡Ya he dicho que lo maten…!”, Dijo con voz grave. “¡Todos ustedes, vayan y mátenlo!” Se rió con frialdad. “Sir Wu, le prometió a mi padre que me mantendría a salvo durante nuestros viajes. Incluso prometiste ayudarme con mi Cultivo. La base de Cultivo de este tipo es obviamente increíble, y me ha gustado. Mátalo por mí, y antes de que muera, ¡lo consumiré!”

Levanto su mano, mientras sus ojos destellaban con un brillo intenso. Luego extendió un Medallón de comando. “Yo les ordeno a todos ustedes. ¡Mátenlo!”

La expresión de Meng Hao nunca cambió. Observó con calma cómo se desarrollaba la escena. Después de que apareció el medallón, los rostros de Sir Wu y los otros seis ancianos cayeron instantáneamente. Momentos después, realizaron Teletransportaciones menores y se acercaron a él. Se imaginaron que no importaba que no fueran un rival para Meng Hao. Todo lo que tenían que hacer era sujetarlo. La persona que realizaría el asesinato real sería, naturalmente, Sir Wu.

“Oh, bueno”, suspiró Sir Wu. “¡Supongo que este tipo es simplemente desafortunado!” Apretando los dientes, se volvió hacia Meng Hao. De repente, su base de Cultivo en la etapa del Gran Círculo explotó.

“¡¡Estás muerto!!” Huyan Qing comenzó a reír maniáticamente.

A medida que se acercaban los cuatro Cultivadores del Alma Naciente, los ojos de Meng Hao brillaron con intención asesina. Ésta vez… ¡La intención asesina que explotó de él fue del treinta por ciento! Con una voz fría, dijo, “¿Buscas morir?”

La intención asesina explotó, causando que los rostros de los cuatro hombres de mediana edad del Alma Naciente se llenaran de asombro. De repente, Meng Hao desapareció como un fantasma. Cuando reapareció, estaba detrás de uno de los Cultivadores de la etapa Intermedia del Alma Naciente. Su expresión era tranquila, y su cabello se agitaba con gracia mientras levantaba su mano derecha y golpeaba al hombre.

El aura de muerte y la fuerza vital se mezclaron, transformándose en un temible poder de exterminio. El Cultivador del Alma Naciente fue absolutamente incapaz de resistir, y explotó instantáneamente.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente