ISSTH 513 – ¡El Tótem de Sangre!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Cuando vio por primera vez a esta alianza de veinte Tribus de bandidos, Meng Hao supo que en esta última batalla, a pesar de la insuperable destreza de batalla de la Tribu del Cuervo Divino y de la Gran Tribu del Dragón Negro, al final serían derrotados.

Había demasiados Cultivadores en las tribus de bandidos.

Incluso si por algún milagro los más de diez mil miembros de la Tribu del Cuervo Divino no murieran, y unos cientos lograran entrar en las Tierras Negras, para ese entonces, ya no serían la Tribu del Cuervo Divino.

Por otro lado, si la Tribu del Cuervo Divino pudiera continuar con la mayor parte de sus fuerzas, después de ingresar a las Tierras Negras, podría combinarse con la Iglesia de la Luz Dorada. Entonces, serían una fuerza poderosa y, por lo tanto, podrían mantener su autoestima y continuar.

Ese era el resultado que esperaba Meng Hao. Y solo había una manera de hacer que eso sucediera… Ese método no tenía nada que ver con la fuerza o la debilidad de la base de Cultivo. No tenía nada que ver con la fuerza en sus números. No, Meng Hao sabía que en el Desierto Occidental… solo había una cosa que se consideraba la fuente del verdadero poder.

Su mayor fortaleza no estaba en los Tótems de los cinco elementos, ni en el poder de su base de Cultivo o sus objetos mágicos. Las personas que lo sobrepasaban en tales aspectos no eran raras. Incluso su posición como Antiguo Totémico Sagrado no contaba mucho.

Su clon de sangre era fuerte, pero… ¿Cómo podría resistir contra 200,000 Cultivadores?

La Lanza Diabólica era dominante, ¡Pero solo tenía una!

Meng Hao sabía que su activo más poderoso, la mayor fortaleza en la que tenía que confiar, era su identidad como un Sellador de Demonios. En las grandes tierras del Desierto Occidental, el hecho de que Meng Hao fuera un Sellador de Demonios significaba que podía congregar y manipular el ilimitado Qi Demoníaco.

Podría causar grandes cambios en los Neo-Demonios, hacerlos más poderosos que él mismo. Él podía controlarlos y usarlos para lograr cosas que él solo no podía lograr.

Ese era su mayor activo. También era la razón por la que la Tribu del Cuervo Divino pudo abandonar la Región Norte del Desierto Occidental y viajar hasta aquí.

Por esa razón… la Flor Exótica, Corazón del Diablo había aparecido. Matar a los Antiguos Totémicos Sagrados y los Ancianos del Alma Naciente fue secundario en comparación a su verdadero objetivo. Mientras todos le prestaban atención, necesitaba una breve pausa en la batalla, solo cuatro o cinco respiraciones de tiempo mientras estaba rodeado.

Esa breve cantidad de tiempo era crucial. Para asegurar el éxito, necesitaba asegurarse de que los Dragoneers de las Tribus aliadas de bandidos perdieran el control de sus Neo-Demonios. De esa manera Meng Hao podría realizar su plan a la perfección.

¡Esa fue la razón por la que había sacado la Flor Exótica, Corazón del Diablo!

Su objetivo no era causar la confusión de los Cultivadores comunes, ni tampoco era desconcertar a los expertos del Alma Naciente. En su lugar… él había estado apuntando a los cien Dragoneers, que estaban escondidos dentro de sus hordas Neo-Demoníacas. Estos eran los Cultivadores que, aparentemente desde el principio, Meng Hao había ignorado por completo, como si no le importaran ni un poco.

Ahora había logrado su objetivo.

800,000 Neo-Demonios sacudieron el cielo y la tierra, haciendo temblar el campo de batalla. La Alianza de la Corte Celestial se sorprendió, al igual que todos los Cultivadores del Desierto Occidental que estaban observando esta escena.

De pronto, los Neo-Demonios cargaron hacia los más de 100,000 miembros de las Tribus de bandidos, que tenían expresiones de shock en sus rostros.

Esta última batalla estaba destinada a ser una masacre. Era algo que nunca había ocurrido en la historia del Desierto Occidental. Todos en lo alto del Fuerte de la Puerta Oscura observaban en silencio, incluso las cuatro corrientes de Sentido Divino de los Patriarcas en la etapa de la Separación del Espíritu.

Cuando los 800,000 Neo-Demonios se acercaron, los ojos de los 100,000 miembros de las Tribus de bandidos se pusieron rojos. ellos también se lanzaron hacia adelante, gritando: “¡Mátenlos!”

Al mismo tiempo, todos los Antiguos Totémicos Sagrados y todos los Cultivadores del Alma Naciente se lanzaron hacia adelante como flechas afiladas, atravesando la horda Neo-Demoníaca hacia Meng Hao.

En este momento crítico, los Grandes Padres de las veinte Tribus de bandidos rugieron. “¡Maten a Meng Hao y la horda Neo-Demoníaca se desintegrará!” Congregando el mayor poder a su disposición, se lanzaron para atravesar todo el campo de batalla hasta Meng Hao.

Meng Hao estaba allí dentro de la horda Neo-Demoníaca, mirando a su alrededor con una expresión fría mientras los Neo-Demonios circulaban a su alrededor. Mientras tanto, resonaban los gritos miserables de los Cultivadores que eran destrozados por los Neo-Demonios.

A partir de este momento, Meng Hao pudo sentir la intensa crueldad de la guerra. No era exagerado decir que el mundo que tenía delante estaba inundado por un color rojo.

Ese enrojecimiento era sangre. La sangre de los Neo-Demonios y la sangre de los Cultivadores. La tierra se volvió roja, tan roja que incluso la Lluvia Violeta que caía no podía lavarla.

¡Esta era una verdadera masacre!

La gran cantidad de Neo-Demonios en la horda hizo que, a pesar de que los Neo-Demonios morían constantemente, siempre hubiera más para atacar a los Cultivadores de las Tribus de bandidos. Gritos espeluznantes llenaron el aire cuando las muertes se intensificaron. En este momento, era como si los Manantiales Amarillos del Inframundo se hubieran vuelto completamente rojos.

Sangre…” pensó Meng Hao mientras miraba hacia el suelo. De repente, tuvo una pequeña iluminación. La Sangre… también era agua, ¿Verdad? Era un tipo de agua que contenía vida; De hecho, era la fuente de la fuerza vital.

Tener sangre no significa necesariamente que estuvieras vivo, pero sin ella, ciertamente no lo estarías.

“Parece que estoy atado a la sangre por el Karma. El legado del Inmortal de Sangre, todo el sacrificio que resultó de mi práctica del Cultivo… La sangre, también es una especie de Tótem.”

“Además, ¿Qué son los Tótems de todos modos? Los Tótems… no son una manifestación de mi propia voluntad e iluminación. No, son una fuerza del poder de las Nueve Montañas y los Mares. ¡¡Son una semilla de poder!!”

Murmurando para sí mismo, cerró los ojos, ignorando a los poderosos expertos de la alianza de bandidos que intentaban alcanzarlo y matarlo. A medida que se acercaban, los Neo-Demonios intentaron bloquear su camino, lo que resultó en más derramamiento de sangre.

Fue en este momento que de repente, los miembros de la Tribu del Cuervo Divino avanzaron junto con la Formación de Hechizos. La niebla se agitó, y el sonido del trote hizo eco. En su interior se podían ver enormes figuras doradas, cargando a la batalla.

Tan pronto como la niebla llegó a los miembros de las Tribus de bandidos, se oyeron gritos desesperados.

Se escuchó un chillido y el Loro apareció llenó de emoción volando por en el aire. En un graznido que todo el campo de batalla pudo oír, dijo: “Vengan, vengan. ¡Griten conmigo! ¡Ten fe en Lord Quinto, gana la vida eterna! Cuando Lord Quinto aparece, quien se atreve a causar problemas…”

Tan pronto como las voces comenzaron a resonar desde el interior de la niebla de la Formación de Hechizos, se pudo ver otra niebla turbia y bulliciosa dentro de las Tierras Negras. Era exactamente igual, y sonaban voces fuertes y claras desde su interior. Estaban llenas de entusiasmo y determinación.

“¡Ten fe en Lord Quinto, gana la vida eterna! Cuando Lord Quinto aparece, ¿Quién se atreve a causar problemas…?”

“Lord Quinto, te damos una respetuosa bienvenida de corazón. ¡¡Patriarca, le damos una respetuoso bienvenida de corazón!!” Estas voces resonantes causaron que los observadores en la almena del Fuerte de la Puerta Oscura quedaran en shock. Cuando observaron lo que ocurría, pudieron ver que dentro de la niebla que se acercaba había siete u ocho mil figuras enormes. Avanzaron a través del aire, saliendo de las Tierras Negras para entrar en el Desierto Occidental y cargar hacia el campo de batalla.

“Esa es….”

“¡¡La Iglesia de la Luz Dorada!!”

“¡¡La Formación de Hechizos de la Tribu del Cuervo Divino es exactamente la misma que la de la Iglesia de la Luz Dorada!!”

Cuando apareció la Iglesia de la Luz Dorada, fue como una cuchilla afilada que apuñaló a la alianza de bandidos ya dispersos y maltratados. Junto con la Tribu del Cuervo Divino, comenzaron una matanza con sus Formaciones de Hechizos que golpearon al enemigo desde dos direcciones, al mismo tiempo.

Los miembros de la Gran Tribu del Dragón Negro también se lanzaron desde el centro de la Formación del Hechizo de la Tribu del Cuervo Divino, participando en una masacre sangrienta hasta el final.

La batalla ahora era completamente unilateral. Cualquier posición de superioridad que las Tribus de bandidos tenían, se perdió completamente debido a los 800,000 Neo-Demonios.

La desesperanza y el terror invadieron sus corazones y sus mentes.

Poco tiempo después perdieron completamente cualquier voluntad de luchar. Sin embargo… ¡ La masacre continuó!

150,000. 130,000. 100,000… 80,000… ¡50,000!

No pasó mucho tiempo para que las Tribus de bandidos se redujeran a solo 50,000 Cultivadores. Los otros 150.000 no eran nada más que cadáveres. Su sangre fluyó, haciendo que el área fuera del Fuerte de la Puerta Oscura se convierta en un lago de sangre.

El hedor de la sangre llenaba el aire. En cuanto a los principales expertos y los Antiguos Totémicos Sagrados de la alianza de bandidos, resultaron gravemente heridos y prácticamente se estaban volviendo locos mientras se abatían a través de los Neo-Demonios, para acercarse cada vez más a Meng Hao.

La matanza que ocurría debajo de la almena no era en realidad el foco de la atención. Los ojos de los Cultivadores  en el Fuerte de la Puerta Oscura se vieron atraídos hacia los Neo-Demonios que protegían a Meng Hao, que flotaba allí en medio del aire.

Meng Hao era la clave de todo. ¡Si él moría… entonces las Tribus de bandidos todavía podrían obtener la victoria en la batalla!

Las explosiones llenaron el aire mientras docenas de Cultivadores del Alma Naciente y más de diez Antiguos Totémicos Sagrados se debilitaban rápidamente, avanzando a través de la multitud de Neo-Demonios. Se abrieron un camino sangriento mientras los Neo-Demonios, sin pensar en sus propias vidas, se lanzaban frente a ellos.

El enemigo no tuvo más remedio que continuar la matanza mientras intentaban acercarse a Meng Hao.

El camino entre los dos era todavía de varios cientos de metros, todo repleto de Neo-Demonios enloquecidos. Desafortunadamente, los Cultivadores enemigos no pudieron llegar a Meng Hao. Había demasiados Neo-Demonios.

El Qi Demoníaco de una horda de 800,000 Neo-Demonios era algo que los Cultivadores del Alma Naciente no podían ver. Sin embargo, podían sentir que había una presión indescriptible en el área que hacía imposible la Teletransportación menor.

Todo lo que podían hacer era cargar físicamente y tratar de matar todo su camino hacia Meng Hao.

Los ojos cerrados de Meng Hao se abrieron de repente. Cuando lo hicieron, sus pupilas destellaron con una roja voluntad de sangre que parecía ser un reflejo del lago de sangre del suelo. Era del mismo color que su máscara, como si de hecho éste, se fusionara con la máscara.

“La sangre es agua… Resulta que tuve el Tótem conmigo todo el tiempo, pero nunca me di cuenta… Siempre ha estado aquí.”  Su piel ahora era completamente del color de la sangre. Casi parecía como si la máscara del Inmortal de Sangre hubiera desaparecido. Todo el cuerpo de Meng Hao era del mismo color que la Máscara de Sangre. Ya no era una máscara, sino el verdadero rostro de Meng Hao.

En este momento, su larga túnica también se había puesto roja. Incluso su pelo era carmesí. Se podría decir que se veía… exactamente como un clon de sangre.

“No del todo…”, murmuró. “Desafortunadamente… este Tótem de Sangre pertenecerá al Inmortal de Sangre, no a mí…” Levantó su mano derecha, causando que el Clon de Sangre del Clan Ji, que estaba en la distancia que se abalanzaba hacia otro Cultivador, temblara de repente. Parecía poco dispuesto a responder, pero también incapaz de controlarse. Desapareció, y cuando reapareció, estaba directamente frente a Meng Hao.

Meng Hao señaló al clon de sangre y, al instante, se transformó en un rayo de luz que se fusionó con el dedo de Meng Hao. Sorprendentemente, ¡Un Tatuaje Tótem apareció de repente en el dedo de Meng Hao!

Un Tatuaje Tótem carmesí…¡Un Tótem de Sangre!

Tan pronto como apareció el Tótem, la base de Cultivo de Meng Hao explotó. Era como si hubiera estado restringido durante demasiado tiempo, y ahora finalmente podía escalar hasta la cima. En un abrir y cerrar de ojos explotó de tal manera, que causó que los expertos de la alianza de bandidos que se acercaban y los Antiguos Totémicos Sagrados, se llenaran de asombro.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente