ISSTH 508 – Una Apuesta

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

La destrucción de la estatua de ocho brazos fue como una sentencia de muerte, sonando para declarar cuál sería el futuro de la Tribu de los Demonios del Mar. Los diez mil miembros de la Tribu del Cuervo Divino lucharon ferozmente y los 150,000 Neo-Demonios aullaban en el aire. Esta no fue una batalla entre dos Tribus; esto fue una masacre

Miserables gritos resonaban por el aire, los gritos de los moribundos. Una extraña mezcla de Lluvia Violeta y sangre fresca cayó sobre el suelo, tiñendo el Paso de la Grieta Sur,  mezclándose con toda la sangre de las batallas anteriores…

Meng Hao flotó en el aire, sus ojos se cerraron mientras giraba su base de Cultivo con toda su fuerza para absorber el poder de las píldoras medicinales y curarse a sí mismo. Su mente aún estaba llena de un dolor que se sentía como incontables agujas punzantes.

La estatua de ocho brazos había sido poderosa. Si Meng Hao no hubiera notado su debilidad, y abriera la boca por cuarta vez, a pesar de que estaba en el Gran Círculo de cuatro de los Cinco Elementos diferentes, todavía había sido incapaz de resistir ese ataque. Su alma habría sido destrozada, su mente, casi explotó. Su cuerpo podría no haber sido destruido, pero su alma lo habría hecho.

Pensando de nuevo, Meng Hao se sorprendió realmente. De repente se dio cuenta de que tenía que estar atento al Desierto Occidental y a todas las cosas extrañas que existían en él. Ya se había ido la arrogancia que había sentido debido a su poderosa base de Cultivo.

Sus ojos estaban cerrados mientras se curaba a sí mismo. A su alrededor, una masacre impactante se llevó a cabo. Los poderosos expertos de la Tribu de los Demonios del Mar intentaban abrirse paso para interferir con la curación de Meng Hao. Antes de que pudieran siquiera acercarse, fueron interceptados y se les impidió llegar incluso a trescientos metros de él.

Los gritos espeluznantes resonaban cuando los miembros de la Tribu de los Demonios del Mar eran golpeados y asesinados despiadadamente. En este momento, quedaban menos de mil miembros de su Tribu. La desesperación se apoderó de ellos y se dieron cuenta de que… se acercaba el momento de su completo exterminio.

No había nada que pudieran hacer. La valentía y la brutalidad del Cuervo Divino excedieron el límite de su imaginación una y otra vez. Esta Tribu estaba poseída por la locura, se detonaban a sí mismos en lugar de ser asesinados, algo que pocos miembros de la Tribu de los Demonios del Mar podían hacer.

En general, fueron muy pocos los que optaron por detonarse a sí mismos, lo cual de todas maneras no causó ningún resultado. En el espacio de unas cuantas respiraciones, los sonidos retumbantes llenaron el campo de batalla y todos los miembros de la Tribu de los Demonios del Mar, excepto la docena de Cultivadores del Alma Naciente, ¡Fueron exterminados!

Los Neo-Demonios de la Tribu de los Demonios del Mar habían sido exterminados hace tiempo, habiendo sido consumidos brutalmente por los Neo-Demonios de Meng Hao, que no habían comido en meses. Ni siquiera sus huesos no fueron dejados atrás, estos también fueron aplastados y consumidos.

La vista de esto sacudió las mentes de las decenas de miles de Cultivadores que se encontraban En el suelo del Paso. Jadearon y observaron aturdidos, completamente impactados por la Tribu del Cuervo Divino.

Lo que estaban presenciando era algo que se marcaría en sus mentes por el resto de sus vidas. Era un sentimiento que les dijo que la Tribu del Cuervo Divino nunca, nunca sería derrotada.

Mientras estas decenas de miles de Cultivadores jadeaban, los miembros de la Tribu del Cuervo Divino se apresuraron a saquear la Ciudad de la Grieta Sur. Mientras tanto, en el otro lado del Paso, la Tribu del Dragón Negro estaba en combate con las tres Tribus de bandidos, cuyas mentes daban vueltas por lo que acababan de ver. Se sorprendieron al descubrir que los miembros de la Tribu del Cuervo Divino eran como dioses de la guerra. Un miedo intenso se arraigo en sus mentes y lentamente empezaron a retirarse.

Fue en este momento que los ojos de Meng Hao se abrieron. En ese instante, se transformó en un humo verde, dentro del cual era visible una luna verde. En un abrir y cerrar de ojos, apareció detrás de un anciano que estaba en medio de una lucha contra Ou Yunzi.

Tan pronto como apareció Meng Hao, el rostro del anciano cayó. Justo cuando estaba a punto de esquivar, la Lanza Diabólica en la mano de Meng Hao se movió hacia adelante. Perforó todas las defensas del anciano y se hundió en su pecho, apuñalándolo directamente a través de su corazón.

La niebla diabólica explotó, junto con innumerables rostros excitados y salvajes que rodearon al hombre. En el espacio de unas cuantas respiraciones, Meng Hao retiró la Lanza Diabólica. La niebla desapareció rápidamente, dejando solo un esqueleto que cayó al suelo.

Ou Yunzi respiró hondo y luego salió disparado para buscar a otros miembros de la Tribu para que lo ayudaran.

Cuando Meng Hao reapareció, él estaba al lado de otro Anciano de la Tribu de los Demonios del Mar. El rostro del hombre se oscureció y al instante comenzó a retirarse. Sin embargo, antes de que pudiera llegar muy lejos, apareció un sangriento destello de luz frente a Meng Hao y apareció el clon de sangre. Teniendo en cuenta la velocidad del clon de sangre, el anciano era incapaz de evadirlo. En un abrir y cerrar de ojos, el clon de sangre se abalanzó sobre él y se fue un momento después, llevando consigo toda la fuerza vital del anciano.

Meng Hao atacó como un rayo. Dondequiera que iba, los poderosos expertos de la Tribu de los Demonios del Mar perecieron. En un corto período de tiempo, se pudieron escuchar tres aullidos desafiantes. El Gran Padre, el Sumo Sacerdote y el Gran Anciano de la Tribu de los Demonios de Mar se dispararon hacia atrás en retirada, cada uno moviéndose en una dirección diferente mientras intentaban escapar.

Sin embargo, en el momento en que comenzaron a huir, resonó un rugido desesperado. ¡Este rugido provino del Antiguo Totémico Sagrado de la Tribu de los Demonios del Mar!

Debido a la muerte de todos los miembros de la Tribu, la fuerza del Antiguo Totémico Sagrado disminuyó drásticamente. Además, el clon de sangre hacía ya mucho tiempo que lo observaba. Aprovechando otro de los ataques de la Bestia Foránea, el Clon de Sangre finalmente se lanzó, succionando su fuerza vital y su esencia. En un abrir y cerrar de ojos, el Antiguo Totémico Sagrado de la Tribu de los Demonios del Mar, dejó escapar el chillido miserable.

Cuando se destruyó el Tótem de la Tribu de los Demonios del Mar, brotó sangre de la boca del Gran Padre y de los demás, que estaban huyendo. Sus rostros estaban pálidos y sus expresiones desoladas mientras soltaban risas amargas. Meng Hao arrojó la Lanza Diabólica frente a él, haciendo que volara por el aire.

A un lado, el clon de sangre se lamió la sangre de sus labios y luego comenzó a perseguirlos. Además, los dos Cultivadores de la etapa Avanzada del Alma Naciente de la Alianza de las ocho ramas dispararon en su persecución, sus ojos destellaban con un brillo asesino.

¡BOOM! ¡BOOM! ¡BOOM!

Se oyeron tres explosiones masivas, y tres gritos agonizantes. La Lanza Diabólica apuñaló al Gran Padre. El Sumo Sacerdote se convirtió en alimento para el clon de sangre… Y en cuanto al Gran Anciano, su base de Cultivo estaba cayendo, y fue asesinado instantáneamente por el ataque combinado del Gran Padre y el Sumo Sacerdote de la Alianza de las ocho ramas.

Fue de esta manera que toda la Tribu de los Demonios del Mar fue completamente exterminada. ¡Ni una sola persona sobrevivió!

Las decenas de miles de Cultivadores en el Paso quedaron completamente en shock. Sus expresiones se llenaron de asombro mientras veían a la Tribu del Cuervo Divino.

Mientras tanto, Meng Hao volvió su cabeza para mirar hacia el otro lado del Paso, donde las cuatro tribus luchaban entre sí.

Las tres Tribus de bandidos se encontraban actualmente en retirada, tratando de abandonar el campo de batalla. Sin embargo, el poder de la Gran Tribu del Dragón Negro los tenía atrapados.

Los ojos de Meng Hao destellaron con intención asesina. Acababa de exterminar a la Tribu de los Demonios del Mar, por lo que, naturalmente, no mostraría debilidad hacia estas tres Tribus que habían planeado aprovecharse de la situación.

Meng Hao ni siquiera necesitaba decir nada. Levantó la mano e hizo un movimiento de agarre, haciendo que la Lanza Diabólica se materializara. Señaló hacia adelante, y los miembros de la Tribu del Cuervo Divino se lanzaron al campo de batalla fuera del Paso, con los ojos enrojecidos.

Meng Hao avanzó al instante mientras se transformaba en un rayo de luz que pasaba por la Ciudad de la Grieta Sur y el Paso. A medida que se acercaba al campo de batalla, vio que la Gran Tribu del Dragón Negro luchaba principalmente contra una de las tres Tribus. Las otras dos estaban simplemente atrapadas y no podían irse.

Miró por encima del campo de batalla, después de lo cual su mirada se posó en Xu Bai. Xu Bai lo vio, e instantáneamente, sus ojos comenzaron a brillar.

Meng Hao entrecerró los ojos y luego sonrió levemente. Su cuerpo se convirtió en un rayo de luz mientras disparaba hacia la Tribu que estaba librando una feroz batalla con la Tribu del Dragón Negro. Siguiendo el ejemplo de Meng Hao, los miles de miembros de la Tribu del Cuervo Divino también volaron en la misma dirección.

Xu Bai se rió con ganas, y el brillo en sus ojos se hizo más intenso. Dio dos pasos hacia atrás. Siguiendo su ejemplo, también lo hicieron otros miembros de la Gran Tribu del Dragón Negro. Se hicieron a un lado para crear un camino para que Meng Hao y la Tribu del Cuervo Divino, abrieron un camino para que pudiera pasar un enorme Dragon.

No hubo necesidad de intercambiar palabras entre la Tribu del Dragón Negro y la Tribu del Cuervo Divino. No hubo consulta previa o discusión. En cambio, ambas tribus instantáneamente comenzaron a infligir golpes fatales sobre la Tribu de bandidos.

El sonido de la masacre hizo eco en los alrededores. Los Dragones Negros circulaban alrededor de Xu Bai mientras hacía ataques extremadamente violentos. En cuanto a Meng Hao, con la Lanza Diabólica en su mano, al lugar que se dirigiera terminaría llenándose de gritos miserables

Cualquiera de estas dos tribus era increíblemente valiente poderosa. Cuando unieron sus fuerzas, eran como dos sables afilados, apuñalando directamente a la Tribu de bandidos.

En un abrir y cerrar de ojos, resonaron gritos de dolor. Los rostros de los Grandes Padres de las otras dos Tribus de bandidos se llenaron de miedo al instante. Sin dudarlo, aprovecharon lo que estaba sucediendo para tratar de retirarse del campo de batalla con sus Tribus.

“¡Maldita sea! ¡La gran Tribu del Dragón Negro y la Tribu del Cuervo Divino realmente tienen el descaro de ser tan dominantes! Pero no importa… ¡Inevitablemente serán superados por otras tribus!”

“¡No necesitamos hacer nada! ¡El camino por delante está lleno de otras Tribus de bandidos que los verán como tigres asechando a sus presas!”

Las dos Tribus de bandidos se retiraron tan rápido como pudieron. Sin embargo, el instante en que abandonaron el campo de batalla fue el mismo instante en que los miembros finales de la primera Tribu de bandidos fueron rodeados por la Tribu del Cuervo Divino y la Tribu de los Dragones Negros, y fueron asesinados.

¡Toda la Tribu de bandidos fue completamente erradicada!

Este hecho se estrelló como un relámpago en los corazones de los Grandes Padres y los otros miembros de las otras dos Tribus bandidas. Al instante comenzaron a huir aún más rápido.

En el momento en que la primera Tribu fue exterminada, Xu Bai se rió y dijo: “Hermano Meng, ¿Por qué no tenemos una pequeña competencia?”

“¡Eso es justo lo que estaba pensando!”, Respondió Meng Hao con frialdad.

“¡Genial! Estas dos tribus restantes son aproximadamente equivalentes en poder. ¡Vamos a ver cuál de nuestras tribus puede exterminar una primero!” Los ojos de Xu Bai brillaron intensamente. Podía decir que Meng Hao también albergaba pensamientos de formar una alianza. Sin embargo, en tal alianza, uno de los dos estaría en la posición principal, el otro estaría en la posición secundaria.

¡Esta competencia elegiría cuál de ellos sería el líder y cuál sería secundario!

En el instante en que las palabras de Xu Bai salieron de su boca, señaló con su mano derecha. En respuesta, los miembros de la Gran Tribu del Dragón Negro se lanzaron hacia adelante con la intención de exterminar a una de las Tribus de bandidos.

Meng Hao sonrió débilmente. La intención asesina de la Tribu del Cuervo Divino se elevó a niveles sin precedentes y rugieron mientras perseguían a las otras tribus que huían.

En cuanto a Meng Hao y Xu Bai, flotaron allí en medio del aire, absteniéndose de atacar.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente