ISSTH 506 – ¡El Centinela de la Grieta Sur!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Las explosiones sacudieron el cielo e hicieron temblar la tierra. Todo el Paso de la Grieta Sur parecía estar temblando, y el auge de los combates se podía escuchar haciendo eco por toda su extensión.

Los más de diez mil miembros de la Tribu del Cuervo Divino tenían ojos inyectados de sangre mientras luchaban con una locura frenética. Emplearon técnicas mágicas, así como el poder explosivo de los elementos de sus Tatuajes Totémicos. Al instante, un aura impactante se alzó en toda el área.

En un abrir y cerrar de ojos, comenzó una masacre.

Wu Chen ya no era un joven. Parecía un hombre adulto. Sin embargo, esto no fue un cambio que sucedió debido al paso del tiempo. En cambio, fue el resultado de un bautismo en las llamas de la guerra, su temperamento se forjo de la carne y sangre de sus enemigos. Parecía mucho más maduro que antes, su rostro era serio y amenazante. Sus ojos estaban llenos de venas de sangre y su cuerpo irradiaba intenciones sombrías y asesinas.

Cuando atacó, aparecieron mágicamente Tótems tipo Madera. La luz resplandeciente de estos se alzó, rodeando sus manos mientras levantaba la cabeza cortada de un Cultivador de la Tribu de los Demonios del Mar en el aire. La sangre goteaba por su brazo mientras miraba hacia el cielo y aullaba.

A su alrededor, escenas similares se desarrollaban con otros miembros de la Tribu del Cuervo Divino. Cada vez que mataban a alguien, sostenían su cabeza cortada hacia el cielo. Las auras que emanaban eran impactantes.

Para ellos, la guerra era como respirar. Bueno, quizás eso sea un poco exagerado. En cualquier caso, hace tiempo que estaban acostumbrados. Años de campaña e innumerables muertes lograron que todos los miembros de la Tribu del Cuervo Divino no prestaran demasiada atención a la diferencia entre la vida y la muerte. Sin embargo, su determinación de ingresar a las Tierras Negras solo continuó creciendo.

Tal determinación hizo que se llenaran con el loco deseo de matar cualquier cosa que se interpusiera en su camino.

Sus ataques fueron limpios y ordenados. Mataron en un abrir y cerrar de ojos. El hecho de ver la sangre rociada por todo el campo de batalla no causó que temblaran, sino que alimentó su instinto asesino, su sed de sangre.

“¡Mátenlos!”

Era difícil decir quién lo gritó primero. Pero pronto, las voces de más de diez mil miembros de la Tribu del Cuervo Divino se unieron. El estruendoso rugido de sus gritos, llenos de intención asesina, se elevó a los Cielos.

Los corazones de los Cultivadores de la Tribu de los Demonios del Mar se sacudieron instantáneamente. Todos ellos sintieron que sus rostros se palidecían y su valentía desaparecía. Lo único que podían hacer era retroceder.

Tal masacre, tal espectáculo de todos y cada uno de los miembros de la Tribu del Cuervo Divino, hizo parecer que su Tribu era una tempestad exterminadora, lista para barrer el Paso de la Grieta Sur. Después de estar inmersos en la batalla por solo el espacio de unas cuantas respiraciones, los miembros de la Tribu de los Demonios del Mar ya habían perdido varios miles de Cultivadores.

¡Fueron incapaces de soportar una sola oleada!

“¡Esta no puede ser una Tribu del Norte!”

“¡La Región Norte no tiene Tribus como esta! ¡Solo las Grandes Tribus con Patriarcas en la etapa de la Separación del Espíritu poseen Tribus de Batalla de este nivel!”

Los pensamientos incrédulos llenaron los corazones y las mentes de los miembros de la Tribu de los Demonios del Mar. Tales sentimientos se convirtieron dudas que les causaron un miedo indescriptible.

No podían controlar el temblor que sentían en sus cuerpos.

Se oían sus gritos miserables, llenos de desesperación y terror por todo el Paso. En realidad, para todos los miembros de la Tribu de los Demonios del Mar.… había pasado muchísimo tiempo desde que habían experimentado la guerra. En el pasado, habían tenido sus glorias, pero después de la llegada del Apocalipsis, sólo se habían encontrado con las Tribus que se sometían a ella. Esta fue la primera vez que se encontraron con una Tribu que inesperadamente atacó con tal salvajismo y fiereza.

La Tribu de los Demonios del Mar había estado furiosa, pero ahora, esa furia se había convertido en temor. Temor, y gritos que resonaron en todas direcciones. Las decenas de miles de otros miembros de la Tribu en el Paso observaron con sus ojos bien abiertos. Jadearon, mirando fijamente a todo lo que estaba sucediendo. Los sonidos de la matanza llegaron a sus oídos, y cualquier coraje en sus corazones fue borrado al instante.

Todo esto les hizo sentir como si lo que estaban viendo no fuera real. Sin embargo, pronto, toda la sangre, toda la crueldad y la masacre en el campo de batalla, se hizo increíblemente clara.

“Esta es … ¿La Tribu del Cuervo Divino?”

“La Tribu del Cuervo Divino se ha vuelto muy poderosa. ¡Frente a ellos, la Tribu de los Demonios del Mar es como malezas secas y madera podrida, los están masacrando sin problemas!

La escena era observada por decenas de miles de Cultivadores solo podía respirar pesadamente, sus corazones estaban en shock.

Desde la distancia, los miembros de la Tribu del Cuervo Divino parecían flechas afiladas que podían atravesar cualquier cosa que obstruyera su camino. Apuñalaron el Paso de la Grieta Sur, pero no se encontraron con ningún Miembro de la Tribu de los Demonios del Mar que fuera capaz de ofrecer la más mínima resistencia.

A lo largo de su larga campaña, el número de Cultivadores del Alma Naciente en la Tribu del Cuervo Divino había alcanzado los catorce. Dos eran de la etapa Avanzada del Alma Naciente, cinco de la etapa Intermedia y siete de la etapa Inicial. Estos catorce Cultivadores silbaron por en el aire, masacrando su camino hacia los Cultivadores del Alma Naciente de la Tribu de los Demonios del Mar. Las dos fuerzas chocaron entre sí, y estallaron combates mortales.

Las explosiones resonaron, sacudiendo los picos de las montañas. El sonido de la matanza sacudió el cielo y la tierra. En cuanto a Meng Hao, flotó en el aire, mirando fríamente a su alrededor. No necesitaba atacar; en cambio, sus 150,000 Neo-Demonios barrieron todo con una voluntad aplastante. Cualquier resistencia fue destruida.

Los Neo-Demonios de la Tribu de los Demonios del Mar fueron destruidos en pedazos al instante, y se transformaron en comida. Meng Hao no hizo nada para reunirlos en su horda; después de todo… sus Neo-Demonios habían estado muriéndose de hambre durante meses…

Por el momento, la horda Neo-Demoníaca de Meng Hao estaba disfrutando de un suntuoso banquete.

Él sostuvo la Lanza Diabólica en su mano mientras sus ojos recorrían el campo de batalla. El aire se onduló de repente y dos hombres viejos aparecieron frente a él, pasando por encima de todas los obstáculos.

Las bases de Cultivo de estos dos ancianos no eran débiles. En sus ojos se podían ver llamas de ira y rabia desbordante, y de pronto comenzaron a lanzar sus Habilidades Divinas. El poder Totémico explotó como un océano, transformándose en la imagen de un Demonio Marino que inmediatamente se disparó hacia Meng Hao, emanando una presión masiva que pesó sobre él.

La expresión de Meng Hao se mantuvo como siempre. No se movió más que para levantar la Lanza Diabólica y lanzarla. Como un largo dragón cruzando un mar, la niebla diabólica explotó, e innumerables rostros brumosos se dispararon hacia los dos ancianos.

Meng Hao no usó nada de su propio poder; esto era puramente el poder de la Lanza Diabólica. A partir de este momento, Meng Hao pudo sentir que esta lanza no duraría para siempre. Después de todo, fue refinada a partir de una Figura Diabólica, y con el tiempo, la voluntad Diabólica en su interior se desvanecería. Antes de que pasara demasiado tiempo, se disiparía completamente.

No tenía relación con Meng Hao. Si la usara o no, se desvanecería de todas maneras.

La explosión resonó en el aire y los dos ancianos salieron volando hacia atrás escupiendo sangre de sus bocas y con sus rostros llenos de asombro. La niebla diabólica los rodeó, y bocas feroces comenzaron a morderlos.

Las expresiones de los viejos cayeron mientras se retiraban. Ya no tenían en mente realizar un ataque; desafortunadamente, fueron bloqueados de inmediato por los Cultivadores del Alma Naciente de la Tribu del Cuervo Divino que los habían estado persiguiendo.

Fue en este punto que un rugido feroz se pudo escuchar repentinamente desde el Paso de la Grieta Sur. De repente, aparecieron ondulaciones azules en el aire que formaron un mar masivo.

Las decenas de miles de Cultivadores del suelo estaban jadeando. Algunos de ellos reconocieron inmediatamente que eran estas ondulaciones

“¡¡El Tótem del Demonio del Mar!!”

El rugido y la propagación de las olas parecían hacer que los miembros de la Tribu de los Demonios del Mar, que estaban a punto de ser derrotados, encontraran esperanza en su desesperación. Sus ojos al instante comenzaron a brillar con una alegría salvaje.

Al mismo tiempo, el suelo retumbó cuando un área dentro de la Ciudad de la Grieta Sur se derrumbó repentinamente. Un rayo de luz azul se disparó en el aire. Las ondulaciones se extendieron como las olas del mar y se dispararon hacia Meng Hao.

De pronto, apareció una criatura. Las escamas azules cubrían todo su cuerpo, dándole un aspecto extraño. Tenía la forma de un humano, excepto que tenía la cola de un pez y cuatro brazos. Cada una de sus cuatro manos blandía un tridente.

Los cuatro tridentes destellaron. En el instante en que apareció esta criatura, explotó un aura impactante, y con un rugido de furia, se disparó hacia Meng Hao.

Antes de que pudiera acercarse, una ráfaga de viento sopló en el aire cuando apareció la Bestia Foránea. Cuando se estrelló contra la criatura, el Loro también apareció batiendo sus alas mientras chirriaba:

“¡Sin pelos ni plumas! ¡Maldita sea Tampoco tienes pelos ni plumas!! ¡Amada concubina, Mátala!” En medio de sus chillidos agudos, el Loro se transformó repentinamente en una punta de lanza que se disparó hacia el Antiguo Totémico Sagrado.

Enormes explosiones llenaron el aire mientras grandes cantidades de miembros de la Tribu de los Demonios del Mar morían. La sangre llovió en el Paso de la Grieta Sur. Incluso sus almas fueron destruidas. Todo el campo de batalla era del color de la Sangre.

Parecía como si la Tribu de los Demonios del Mar estuviera a punto de ser exterminada por completo. Sin embargo, fue en este punto que el Gran Padre de la Tribu de los Demonios del Mar dejó escapar un aullido miserable.

“Tribu principal, ¡Sálvame!” Cuando su voz hizo eco, el Paso de la Grieta Sur comenzó a temblar. Múltiples fisuras aparecieron en la superficie de la Ciudad de la Grieta Sur y comenzaron a extenderse rápidamente, casi como relámpagos.

Muchos de los edificios dentro de la ciudad simplemente se derrumbaron, causando que el polvo se elevara en el aire. De repente se oyó un murmullo extraño. Parecía como si este extraño murmullo fuera una invocación, una llamada a una enorme y antigua estatua que existía debajo de la Ciudad de la Grieta Sur. La estatua comenzó lentamente a desprenderse del suelo y levantarse.

Era de un tono negro y tenía ocho brazos. Al principio, parecía similar al Demonio del Mar, sin embargo, este ser daba una sensación arcaica. También parecía haber algún tipo de mal en el aura que emanaba de ella. Cuando se levantó, sus ojos cerrados se abrieron de repente.

Sin embargo, parecía ser solo una estatua, en un abrir y cerrar de ojos, aparentemente se rompió el sello y su alma se despertó de repente. Al instante, el poder del alma de esta antigua estatua explotó.

En el momento en que sus ojos se abrieron, un temblor recorrió el cuerpo de Meng Hao y una sensación de profunda crisis mortal lo invadió. Aunque sus ojos se ensancharon, no se retiró en lo más mínimo. Levantó su mano derecha y arrojó la Lanza Diabólica hacia la estatua.

BZZZZZZ!

La Lanza Diabólica dividió el aire, transformándose en un rayo de oscuro.

“¡¡El Centinela de la Grieta Sur!!”

“Yo… yo leí sobre eso una vez en los registros antiguos. Un total de cien fueron creados en el Desierto Occidental para defenderse contra el gran ejército de los Cultivadores del Dominio Sur. ¡Eso es un Centinela del Sur!”

“¡Un centinela de armadura negra!”

“No es de extrañar que la Tribu de los Demonios del Mar pueda tomar esta área. Su Tótem es similar a este centinela de armadura negra. ¡¡No me digas… la Tribu de los Demonios de Mar en realidad desciende de esta cosa!!”

Mientras las decenas de miles de Cultivadores discutían el asunto, la Lanza Diabólica destrozó el aire. En un abrir y cerrar de ojos, estaba directamente frente a la estatua, dirigiéndose hacia su frente, llevando consigo una neblina diabólica llena de innumerables rostros viciosos.

Sin embargo, la estatua ignoró por completo la Lanza Diabólica. Sus ojos brillaron con una luz extraña mientras miraba a Meng Hao. En el momento exacto en que la Lanza Diabólica alcanzó su cabeza, sus labios se movieron y dijo una palabra.

“Psique”

Era solo una palabra, pero el cuerpo de Meng Hao tembló y salió sangre de su boca. Cayó hacia atrás, con el rostro pálido. Era como si su alma estuviera a punto de ser destrozada. Un dolor intenso de repente apuñaló todo su cuerpo.

¡Era como si esta única palabra tuviera el poder de destruir cualquier cosa que la estatua mirara!

Mientras tanto, las tres Tribus bandidas del otro lado del Paso intercambiaron miradas. De repente, los tres Grandes Padres se adelantaron.

“¡Se atrevieron a atacar a los Guardianes del Paso, la Tribu de los Demonios del Mar!”, Gritaron. “Esta es una oportunidad que no podemos dejar pasar. ¡No podemos quedarnos quietos y mirar!” Al escuchar las voces de sus Grandes Padres, los miembros de las tres Tribus de bandidos dispararon instantáneamente hacia el Paso de la Grieta Sur.

Obviamente, vieron que Meng Hao había sido herido, lo que cambió la marea de la batalla. ¡Ahora era su oportunidad de masacrar y saquear!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente