ISSTH 502 – La Tribu de la Langosta Voladora

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Cuando llegó el momento de partir, no solo Meng Hao y Zhou Dekun se mostraron reacios a separarse. Los miembros de las dos tribus se miraron en silencio. Ninguna de las dos albergaba más deseos de pelear entre sí. En cambio, se respetaban y se apreciaban mutuamente.

En cuanto a la Tribu de Batalla, estaban en una situación más tranquila. Sabían que pronto, la Tribu del Cuervo Divino se enfrentaría contra otra rama auxiliar de la Gran Tribu del Cielo Nuboso, y después de eso, a la temible Región Sur.

Todas y cada una de las tribus que migraron hacia el sur desde las Regiones Este, Oeste, Norte y Central, eran increíblemente valientes. Los que no tenían Espíritus Demoníacos recorrían el área cerca de las Tierras Negras, esperando que llegaran otras Tribus. Era como el dicho, “Esperando junto al tronco del árbol, a que más conejos vengan y se lancen en la trampa.”

Esa era la única esperanza de supervivencia para tales tribus.

El Gran Padre de la Tribu de Batalla había conocido recientemente a dos Cultivadores del Alma Naciente de la Tribu del Cuervo Divino. Ahora que había llegado el momento de partir, suspiró emocionalmente en su corazón.

Nadie podría haber predicho que estas dos tribus formarían una relación tan extraña en el transcurso de medio año.

Los miembros de la Tribu de Batalla juntaron sus manos y se despidieron. “¡Cuídense!”

Los miembros de la Tribu del Cuervo Divino se estrecharon las manos y se inclinaron en respuesta.

Zhou Dekun se quedó en silencio por un momento mientras miraba a Meng Hao. Finalmente, suspiró. “Hermano menor, si alguna vez vuelves al Dominio Sur, encuentra al Maestro e inclínate ante él por mí. El año en que llegó a las Tierras Negras, él me aceptó como aprendiz. Me dijo que mi camino no está en el Dominio Sur, sino en el resto del mundo…”

“Tengo muchas ganas de volver al Dominio Sur. Un día, si no perezco, entonces yo, Zhou Dekun, definitivamente regresaré allí y regresaré a la División de Píldoras del Este…”

“Hermano menor, debes cuidarte en tu viaje. Solo puedo acompañarte hasta este punto. En tres días, llegará la Tribu de la Langosta Voladora. Su misión es exterminarte…”

“Hermano menor, ha llegado el momento de partir. No tengo nada que pueda ofrecerte como regalo, excepto por esto…” Con sus ojos brillantes, Zhou Dekun agitó su mano derecha, causando que 10,000 Neo-Demonios salieran volando de su bolsa de almacenamiento. Cada uno poseía una increíble base de Cultivo.

Al instante volaron hacia el cielo, rugiendo y emanando sus auras claramente extraordinarias.

“Esta es mi horda Neo-Demoníaca personal, aunque no puedo controlarlos. En el Desierto Occidental, los Neo-Demonios son recursos valiosos, ¡Así que te los daré!”

Tan pronto como aparecieron, comenzaron a dispersarse en un caos. Meng Hao los miró, y luego hizo que Qi Demoníaco saliera de su cuerpo. Los Neo-Demonios instantáneamente comenzaron a temblar mientras miraban a Meng Hao. Rugieron, pero ya no estaban descontrolados.

Zhou Dekun miró a la Tribu de Batalla. “Tribu de Batalla, Gran Padre y Sumo Sacerdote, nunca olvidaré el espíritu de cooperación que han mostrado estos días. Tomaré toda la responsabilidad de esta misión.”

“Sin embargo, en este momento, me gustaría pedirles que me prestéis algunos Neo-Demonios. Cuando regresemos a la Tribu, Pensaré en una manera de reembolsárselos.”

Los ocho mil miembros de la Tribu de Batalla permanecieron allí en silencio. Lentamente, todos y cada uno produjeron dos o tres Neo-Demonios. En total, fueron entregados 20,000.

No poseían un Dragoneer, solo Neo-Demonios personales, cada uno de los cuales no era de bajo nivel. La vista de los 20,000 Neo-Demonios hizo que Meng Hao se moviera visiblemente. Para cualquier Tribu del Desierto Occidental, esto representaba una gran cantidad de riqueza. Meng Hao miró a Zhou Dekun.

Zhou Dekun miró hacia atrás. Respiró hondo y luego comenzó a hablar en un tono que usaría con su familia: “No hay necesidad de negarse, hermano menor. Esta es la única manera en que puedo ayudarte. Meng Hao… ¡Cuídate!”

Un profundo calor invadió su corazón. Se miraron el uno al otro por un momento, y luego Zhou Dekun le dio un fuerte abrazo a Meng Hao.

“Cuídate…” Zhou Dekun se volvió y sacudió su manga. Los miembros de la Tribu de Batalla le dieron a la Tribu del Cuervo Divino una última mirada profunda. Luego, las espadas negras silbaron en la distancia para desaparecer en el horizonte.

Ahora, la Tribu del Cuervo Divino quedó sola, flotando allí en el aire junto con 30,000 Neo-Demonios. Meng Hao observó a Zhou Dekun irse. Después de un largo momento, respiró hondo y luego se volvió. Se limpió lentamente la emoción de su rostro, haciendo que una vez más se enfriara.

Agitó su mano, provocando que los 30,000 Neo-Demonios entraran en su bolsa de almacenamiento. Durante el último medio año, había perdido 50,000 Neo-Demonios, incluidos los que se habían consumido como alimento. ¡Con esta reposición, su horda ahora contaba con 150,000!

Cuando una horda de 150,000 Neo-Demonios se extendía, era suficiente como para sacudir todo el Desierto Occidental. Un número tan vasto excede lo que incluso Grandes Tribus como la Tribu de los Cinco Venenos tendrían. Si Meng Hao hubiera poseído una horda de Neo-Demonios tan grande, entonces, en la batalla de ese año contra la Tribu de los Cinco Venenos, ¡Los habría aplastado por completo!

En las vastas tierras del Desierto Occidental, solo las Grandes Tribus con Patriarcas en la etapa de la Separación del Espíritu podrían sostener una acumulación tan grande de Neo-Demonios como esta.

A pesar de eso, no había ningún Dragoneer que pudiera controlar 150,000 Neo-Demonios a la vez. Incluso los legendarios Grandes Dragoneers no podrían hacerlo.

Meng Hao, sin embargo, podría controlar esos e incluso más.

150,000 Neo-Demonios no contaban mucho en lo que a él se refería. No estaba usando su base de Cultivo para controlarlos, sino más bien, Qi Demoníaco. Podía controlar 150,000, o 300,000, incluso 500,000.

En este momento, Meng Hao y la Tribu del Cuervo Divino habían llegado a un punto en su campaña en el que se habían elevado completamente a la prominencia desde el interior de las llamas de la guerra. Ahora podrían chocar a fondo incluso contra las Grandes Tribus.

“Estamos a más de la mitad del camino hacia nuestro destino…”, dijo Meng Hao. “Una vez que salgamos de la Región Central del Desierto Occidental, lo único que se nos presenta será la Región Sur del Desierto Occidental. ¡Más allá de eso… están las Tierras Negras!” Meng Hao agitó su manga, y un brillo de determinación apareció en los ojos de los miembros de la Tribu del Cuervo Divino. Un instante después la aeronave silbó por el cielo.

Se oyó un ruido sordo mientras se transformó en un haz de luz multicolor.

Tres días después, Meng Hao miró a la distancia hacia el área que era la frontera entre las Regiones Centro y Sur del Desierto Occidental. En los últimos días, la Región Norte del Desierto Occidental se había convertido completamente en un mar. Por supuesto, las regiones Este, Oeste y Central no tenían forma de escapar del desastre. El agua de mar fluyó en esas áreas también. Los lagos se unían y se extendían de forma muy rápida.

No se veían las llanuras. Los valles montañosos se habían convertido desde hace mucho tiempo en tumbas submarinas.

La Lluvia Violeta continuó cayendo, inundando la tierra, y el agua del mar se hizo cada vez más profunda… En todas partes se estaba formando un mar.

En algunas zonas había lugares que parecían islas. Sin embargo, el exterminio de la fuerza vital causó que una espesa aura de muerte se extendiera por todas partes. En cuanto a la Energía Espiritual…

Ya no era extremadamente escasa, sino que… no estaba allí.

La única esperanza estaba en el Sur. La Región Sur tenía la elevación más alta y era el único lugar que no estaba siendo sumergido con agua de mar. Sin embargo, Meng Hao solo podía imaginar cuántas tribus debían estar reunidas allí. Aunque podría no ser correcto decir que era exacto, estaba cerca de la realidad.

Ahora, sin embargo, los miembros de la Tribu del Cuervo Divino no eran los débiles que alguna vez habían sido. Eran feroces e intrépidos. Eran el tipo de Tribu que otros tomaban en serio, e incluso temían.

“Ahora estamos en el tramo final de nuestro viaje…” Meng Hao respiró hondo cuando la aeronave salió disparada por el aire. Cuando se acercaban a la frontera, los ojos de Meng Hao brillaron repentinamente con intención asesina. Se volvió y observó el cielo.

Un brillo amarillento se podía ver disparando hacia ellos desde lejos en la distancia. Antes de que se acercara, se escucharon zumbidos. Ahora era posible ver que el resplandor amarillo estaba formado por innumerables langostas aladas. Cada una tenía el tamaño de una mano, y tenían una apariencia extremadamente feroz. Había decenas de miles de ellas, aparentemente las suficientes como para borrar el cielo.

Dispersos entre las langostas había más de siete mil Cultivadores. Todos ellos tenían expresiones de desdén en sus rostros mientras disparaban con las langostas hacia la Tribu del Cuervo Divino.

Entre los siete mil Cultivadores había doce ancianos con expresiones frías y arrogantes. Uno de ellos dijo de repente: “¡Somos la Tribu de la Langosta Voladora de la Gran Tribu del Cielo Nuboso! Tribu del Cuervo Divino, entrega tu Espíritu Demoníaco. ¡Te daremos el espacio de tres respiraciones para convencernos de por qué no deberíamos exterminar a toda tu Tribu!”

Casi tan pronto como las palabras salieron de su boca, alguien comenzó a hablar: “Uno, dos …”

Antes de que pudiera pronunciarse la tercera palabra, explotó la intención asesina de la Tribu del Cuervo Divino. Al mismo tiempo, Meng Hao, con su expresión de siempre, agitó su mano derecha.

Mientras lo hacía, 10,000 y luego 30,000 Neo-Demonios aparecieron, rugiendo.

“Las pequeñas tribus son pequeñas tribus…”, dijo otro de los doce ancianos. “Si te atreves a atacar a la Gran Tribu del Cielo Nuboso con una pequeña horda de 30,000 Neo-Demonios, entonces…” Antes de que pudiera terminar de hablar, sus ojos se abrieron con incredulidad.

Eso fue porque los Neo-Demonios no pararon en 30,000. En cambio, su número creció a… 40,000. 50,000. 60,000.

Para cuando aparecieron 60,000 Neo-Demonios, la mitad del grupo de doce ancianos tenía expresiones serias en sus rostros. Casi la mitad de los Cultivadores que lideraban también estaban jadeando. Podrían decir que si deseaban obtener una gran victoria en la batalla venidera, tendrían que pagar un precio elevado.

El hombre que parecía ser el líder entre el grupo de doce ancianos tenía una expresión tranquila cuando dijo fríamente: “60,000 Neo-Demonios. Parece que la Tribu Principal subestima a esta Tribu del Cuervo Divino. Aun así, nosotros…” Antes de que pudiera terminar de hablar, los rostros de los doce hombres cayeron por completo. Incluso el hombre que acababa de hablar no podía dejar de jadear y abrir los ojos con incredulidad.

70.000. 80,000. 90,000. ¡100,000!

La vista de 100,000 Neo-Demonios hizo temblar el cielo y la tierra. Sus rugidos llenaron el cielo, haciendo que el cielo se oscureciera y que un fuerte viento se levantara. Los rostros de los siete mil Cultivadores palidecieron y se llenaron de asombro. Incluso los doce ancianos jadeaban y podían sentir el latido de sus corazones en sus pechos.

“100.000 Neo-Demonios… Todos ellos son de Rango seis o superior. Esto, esto…”

“¡Tienen una horda demoníaca de 100,000 Neo-Demonios! Maldita sea ¿Cómo lucharemos contra eso?”

“Esto es imposible. Incluso un Gran Dragoneer no puede controlar una horda Neo-Demoníaca de 100,000 Neo-Demonios. ¡¿Cómo puede ese tipo lograr eso?!”

Los miembros de la Tribu de la Langosta Voladora, incluidos el Gran Padre y los Ancianos, jadeaban conmocionados, sus mentes quedaron asombradas por lo que vieron. Era como si una flecha invisible hubiera sido disparada directamente en sus mentes. Estaban llenos de conmoción y asombro.

110,000. 120,000. 130,000… Finalmente, los 150,000 Neo-Demonios llenaron el cielo. Literalmente, no hay manera de describir la situación, excepto con la expresión “Borrar el cielo y cubrir la tierra.”

Los miembros de la Tribu de la Langosta Voladora se quedaron completamente sin palabras. Miraron en shock, estupefactos. Pasó un largo momento antes de que comenzaran a respirar de nuevo.

Los doce Cultivadores del Alma Naciente de la Tribu de la Langosta Voladora sintieron que sus cabelleras se entumecían y sentimientos de desesperación los invadían. Momentos atrás, se sentían como si estuvieran muy por encima de cualquier otra persona. Para ellos, el exterminio de esta Tribu era un asunto trivial.

En un abrir y cerrar de ojos, de repente descubrieron que la ferocidad de este oponente hacía que toda la situación fuera lo opuesto a lo que habían pensado. Lo verdaderamente trivial era cuán fácilmente su oponente podía exterminarlos. Al instante, toda la Tribu de la Langosta Voladora comenzó a temblar.

La gran diferencia entre las dos tribus hizo que los miembros de la Tribu de la Langosta Voladora no pudieran reunir ni una onza de espíritu de lucha. Sus rostros estaban completamente desprovistos de sangre.

La fría voz de Meng Hao hizo eco: “Tribu de la Langosta Voladora, te daré el espacio de tres respiraciones para convencerme de por qué no debería exterminar a toda tu Tribu.” Los 150,000 Neo-Demonios comenzaron a rugir.

El rugido se transformó en ondas de sonido que golpearon a los miembros de la Tribu de la Langosta Voladora. Sus langostas soltaron aullidos lastimeros y cayeron hacia atrás. La ropa de los miembros de la Tribu azotó bajo la fuerza del rugido y se retiraron. Sus mentes se tambalearon, y se sintieron como si estuvieran siendo asfixiados.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente