ISSTH 499 – Un Viejo Amigo

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

La Lluvia Violeta caía más fuerte.

Medio año después, todos los lagos de la Región Norte del Desierto Occidental se conectaron y se transformaron en un gran Mar Violeta. El gran mar exterminó toda vida y drenó toda la Energía Espiritual de la región.

La Región Norte… ahora estaba completamente desprovista de Neo-Demonios. No había nada vivo. Todas las Tribus que habían elegido no emigrar ahora estaban enterradas en el fondo del mar.

Toda la Región Norte del Desierto Occidental quedó cubierta por el mar violeta, en cuya superficie, los picos de las montañas eran apenas visibles.

Ahora que la Región Norte se había convertido en un mar, el Apocalipsis del Desierto Occidental explotó con su primer despliegue verdadero de poder. Grandes y poderosas olas se formaban en el mar, extendiéndose para aplastar y colapsar con las montañas que separan la Región Central de la Región Norte. Cuando las montañas cayeron, el Mar Violeta se expandió hacia las regiones Este, Oeste y Central.

A medida que el Mar Violeta se expandía, los lagos en las regiones Este, Oeste y Central comenzaron a combinarse. Las aguas del mar gradualmente se hicieron más majestuosas, y se elevaron a una velocidad descabellada.

La formación y expansión del mar fue como un látigo, azotando las espaldas de las Tribus migratorias. Tenían que moverse más rápido, y saquear más aún más recursos.

El número de muertos y heridos… era imposible de contar.

El efecto de la reducción de la Energía Espiritual se extendió por toda la Región Central, así como hacia las regiones Este y Oeste. Con la excepción de la Región Sur, la Energía Espiritual en todas partes se hizo cada vez más escasa.

Debido a la falta de Energía Espiritual, la base de Cultivo de los Cultivadores cayó y condujo a sus muertes. Tales muertes causaron que los Antiguos Totémicos Sagrados de las diversas tribus comenzaran a debilitarse.

El debilitamiento de los Sagrados Antiguos a su vez causó que los miembros de la Tribu se debilitaran. Como tal, cualquier muerte causó un círculo vicioso del cual era imposible salir.

Durante el período de medio año, la Tribu del Cuervo Divino montó su objeto mágico volador a través de la Región Central del Desierto Occidental. Experimentaron docenas de batallas, durante cada una de las cuales, sus oponentes llegaron a ellos con el poder completo de sus Tribus.

Una derrota en cualquiera de estas batallas representaba la destrucción de toda una Tribu. Y sin embargo, las batallas no podían ser evitadas.

Eso se debía a que la Tribu del Cuervo Divino tenía un objeto mágico volador, que otras tribus querían. También poseían un Espíritu Demoníaco. Tan pronto como apareciera un Espíritu Demoníaco, otras Tribus se volverían locas de codicia. Incluso Meng Hao estaba preocupado por este fenómeno.

Durante el medio año, la horda Neo-Demoníaca de Meng Hao se redujo a 70,000, y eso fue incluso después de reforzarlos en el camino. Dicho esto, estos 70,000 Neo-Demonios eran increíblemente poderosos.

En cuanto a los miembros de la tribu, había 8,000. ¡Sin embargo, esos 8,000 miembros de la Tribu ahora eran veteranos de innumerables batallas!

Meng Hao terminó siendo gravemente herido dos veces durante el semestre. Sin embargo, con un esfuerzo deliberado, pudo hacer que su poder totémico se volviera más refinado. Además, su control del Qi Demoníaco alcanzó un reino completamente nuevo.

Solo en esa fina división entre la vida y la muerte puede elevarse la destreza de la batalla. Además, fue durante este tiempo que Meng Hao continuó su camino a la iluminación con respecto a la Lluvia Violeta. Aunque su progreso era lento, gradualmente fue obteniendo más y más resultados.

Debido a que la Lluvia Violeta consumió la Energía Espiritual del Cielo y la Tierra, la superioridad de Meng Hao se hizo aún más obvia. Por eso era tan fácil para él matar a un Cultivador de la etapa del Alma Naciente.

La desaparición de la Energía Espiritual en realidad permitió a Meng Hao aumentar gradualmente su propio poder.

Meng Hao se encontraba actualmente en la proa de la nave mágica voladora. Su rostro estaba pálido, y su cuerpo algo delgado. Los años de campaña realmente lo habían cambiado. Miró hacia la distancia y luego suspiró: “El día en que no quede Energía Espiritual en el Desierto Occidental, es el día en que realmente haré mi ascenso.”

Durante el semestre, ocurrieron otros tres eventos trascendentales. Tres Espíritus Demoníacos aparecieron en las grandes tierras del Desierto Occidental. Instantáneamente atrajo la atención de varias tribus, lo que resultó en saqueo y luchas.

Meng Hao era muy consciente de lo que sucedía cuando un Espíritu Demoníaco aparecía; eso fue exactamente lo que lo había llevado a sus dos heridas graves a lo largo de la campaña.

Sin embargo, estos otros Espíritus Demoníacos alivian parte de la presión ejercida sobre Meng Hao y la Tribu del Cuervo Divino. Ya no estaban siendo atacados. Sólo continuaron creciendo más y más fuertes.

Mientras tanto, aproximadamente a medio mes de viaje por delante de Meng Hao, tres máquinas voladoras negras que parecían espadas volaban por el aire.

Eran de un tono negro y emanaban auras frías y palpitantes. Cada una de estas naves mágicas en forma de espada tenían varios miles de metros de largo, y estaban llenas con Cultivadores de túnica negra, todos sentados con las piernas cruzadas.

Sus rostros estaban inexpresivos y sus ojos cerrados mientras meditaban. De vez en cuando, algunos de ellos abrían los ojos y se podía distinguir un destello brillante.

Sorprendentemente, los Tatuajes Totémicos de estos Cultivadores… ¡Eran todos espadas!

Las enormes espadas voladoras negras y los Tatuajes Tótems que representan armas no eran cosas que se vieran con frecuencia en el Desierto Occidental. De hecho, en todas las grandes tierras del Desierto Occidental, solo había una Tribu que tenía Tótems de espadas negras… Esta Tribu era obviamente la Gran Tribu del Cielo Nuboso.

Tenían un Patriarca en la etapa de la Separación del Espíritu y eran la tribu más poderosa de la Región Central del Desierto Occidental. La Tribu de los Cinco Venenos había adquirido la oportunidad de convertirse en una rama auxiliar de esta Tribu, pero antes de que el emisario pudiera alcanzarlos, habían sido eliminados por la Tribu del Cuervo Divino.

De los tres objetos mágicos voladores con forma de espadas, uno volaba en la posición principal. Sentado con las piernas cruzadas en la punta de la espada había un anciano. A diferencia de los otros miembros de la tribu, su túnica era blanca. Él tenía el porte de un ser trascendente, y una expresión de orgullo cubría su rostro. Sentados a ambos lados de él había dos hombres de mediana edad que tenían sonrisas cautelosas y obsequiosas en sus rostros.

“¿Cuánto tiempo más?”, Preguntó el anciano de aspecto trascendente, vestido de blanco, con voz fría. Tanto en su expresión facial como en su temperamento, este hombre manifestaba un orgullo distante. Era como si años de estar en una posición similar a la realeza se hubieran arraigado en su propia personalidad.

Esto era especialmente notorio al ver su aura trascendental. Todos y cada uno de los miembros de la Gran Tribu del Cielo Nuboso tenían una expresión de asombro en sus rostros cuando lo miraban.

Uno de los hombres de mediana edad que estaba sentado a su lado respondió: “Gran maestro Zhou, me complace informarle que en aproximadamente cinco días llegaremos a la ubicación esa despreciable Tribu del Cuervo Divino. Gran maestro Zhou, es un verdadero honor para la Tribu Principal enviarte a dirigir las operaciones militares de la Rama de Batalla.”

La Tribu del Cielo Nuboso era una Gran Tribu, y comandaba trece tribus auxiliares. Los Cultivadores en estas tres espadas negras pertenecían a una de esas trece Tribus, una Tribu de Batalla. En cuanto a este anciano de aspecto trascendente, si Meng Hao estuviera aquí, definitivamente tendría una expresión extraña en su rostro. Reconocería al instante que el hombre era Zhou Dekun.

Zhou Dekun, Lord Horno de la División de la Píldora del Este de la Secta del Destino Violeta. Zhou Dekun… había vivido una vida bastante extraña. Se había desplazado de un lugar a otro, y había experimentado cosas que otros Lord’s Horno encontrarían espeluznantes.

Fue capturado y llevado a las Tierras Negras, donde finalmente terminó siendo capturado por el Clan de la Nieve Frígida como un invitado estimado. Se convirtió en el Gran Maestro del Dao de la Alquimia de la Ciudad Santa de la Nieve, rodeado por una gran cantidad de concubinas. Su reputación creció hasta que llegó a ser conocido como el mayor alquimista en todas las Tierras Negras.

Después de eso… fue tomado prisionero de nuevo. Pasó por muchas manos en el Desierto Occidental. Después de todos estos años, era imposible saber qué había experimentado exactamente. Sin embargo, a partir de este momento, era obvio que él era un miembro de la Gran Tribu del Cielo Nuboso. Claramente, ocupaba una posición extremadamente alta.

Obviamente, no importaba a dónde ibas en el vasto mundo, poseer habilidades para confeccionar píldoras podría llevarte a lograr milagros…

Una expresión altiva llenó el rostro de Zhou Dekun cuando él asintió en respuesta. En realidad, fue por su propia voluntad que solicitó dirigir esta expedición. En los últimos años, la vida en la tribu se había vuelto algo tediosa. Quería salir y estirar las piernas. Afortunadamente, la Gran Tribu del Cielo Nuboso había organizado una misión para que la Tribu de batalla fuera a exterminar a la Tribu del Cuervo Divino.

Una de las razones fue el hecho de que la gran Tribu del Cielo Nuboso había llegado a un acuerdo con la Tribu de los Cinco Venenos, solo para enterarse de que fueron exterminados en el camino por la Tribu del Cuervo Divino. Para preservar su capacidad de intimidar militarmente a otros, tenían que acabar con la Tribu del Cuervo Divino. Otro aspecto, por supuesto, tenía que ver con el Espíritu Demoníaco.

Por lo tanto, Zhou Dekun asumió la misión. Él representaría a la tribu principal para dirigir las operaciones militares. Por eso estaba aquí. Debido a su posición, y al poder de la Gran Tribu del Cielo Nuboso, en realidad estaba bastante seguro dentro de la actual Apocalipsis.

Él era muy consciente de ese hecho, al igual que el Gran Padre y el Sumo Sacerdote de la Tribu de Batalla, que estaban sentados a ambos lados de él. Sabían que su misión aquí era en realidad secundaria. El propósito principal de la excursión fue complacer a Zhou Dekun, quien ocupaba una posición muy alta dentro de la Tribu.

En cuanto a los Espíritus Demoníacos, incluso Meng Hao sabía de los otros tres que habían aparecido en el último medio año. Sin embargo, las Grandes Tribus con Patriarcas en la Separación del Espíritu en realidad tenían información aún más precisa. Sabían que no eran solo tres los que habían aparecido en el último medio año, sino más bien, ¡Cinco!

La Alianza de la Corte Celestial en las Tierras Negras no hizo nada con los cinco Espíritus Demoníacos. En cambio, grandes cantidades de tribus lucharon y saquearon debido a ellos. Al final, tres de ellos fueron adquiridos por Tribus con Patriarcas en la etapa de la Separación del Espíritu, después de lo cual, esas tribus entraron en negociaciones con la Alianza de la Corte Celestial.

La Gran Tribu del Cielo Nuboso era una de las tribus que había adquirido un Espíritu Demoníaco. Los otros dos fueron adquiridos por otras Grandes Tribus que no tenían Patriarcas en la Separación del Espíritu. Otras tribus enviaron espías para obtener información sobre ellos, pero como eran Grandes tribus e increíblemente poderosas, nadie se atrevió a intentar hacer nada.

Para las Tribus con Patriarcas en la etapa de la Separación del Espíritu, adquirir un Espíritu Demoníaco no era increíblemente importante. Tales tribus serían capaces de entrar en las Tierras Negras si tuvieran uno o no. Por lo tanto, no valía la pena pagar un alto precio para obtener uno.

Al final, así fue como dos Grandes Tribus sin Patriarcas en la Separación del Espíritu pudieron mantener la posesión de los Espíritus Demoníacos que habían adquirido, y se ganaron el derecho de entrar en las Tierras Negras.

“Gran Maestro Zhou…”, dijo uno de los hombres de mediana edad a su lado, hablando con mucha cautela, “Si hay algo que necesite durante el viaje, no dude en hablar. No escatimaremos ningún esfuerzo para satisfacer sus necesidades.”

“Eso es correcto, Gran Maestro Zhou. Las batallas en el Apocalipsis han sido caóticas. Con tantas Tribus emigrando, muchos tesoros están a la vista. Si ves algo que te guste, podemos conseguirlo para ti.”

Zhou Dekun se rió con ganas. En los últimos años, a menudo suspiraba emocionalmente cuando pensaba en su viaje por la vida y en lo milagroso que había sido.

“Si hay algo que realmente necesito, entonces no me abstendré de decirles a los dos. Muy bien, avancemos con tanta velocidad como podamos. Estoy muy interesado en ese Espíritu Demoníaco que tiene la Tribu del Cuervo Divino.” Con eso, Zhou Dekun cerró los ojos.

Los dos hombres que estaban a su lado no dijeron nada más. Las tres espadas negras se lanzaron hacia adelante a una velocidad increíble, cada vez más cerca de Meng Hao y la Tribu del Cuervo Divino.

Pasó el tiempo, y pronto habían pasado cinco días. En este día, la Lluvia Violeta cayó como siempre. En el suelo, se podían ver ríos y lagos. La Energía Espiritual del Cielo y la Tierra era muy escasa. Fue al atardecer cuando la Tribu del Cuervo Divino y la gran Tribu del Cielo Nuboso… ¡Finalmente se vieron en el aire sobre la Región Central del Desierto Occidental!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente