ISSTH 497 – ¡Arma Diabólica!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

¡La lanza clavada en el altar tenía aproximadamente diez metros de largo!

¡Su nombre era Tumba Solitaria!

¡El Arma Demoníaca Tumba Solitaria!

Refinada de la sangre por el Sellador de Demonios de Tercera Generación, ¡Era imposible decir cuántos Cultivadores y cuántos Demonios antiguos se habían transformado en un mar de sangre por esta lanza!

La longitud de las lanzas ordinarias no podía compararse con la longitud de esta lanza. Era completamente blanca, como si estuviera hecha a partir de huesos. No había patrones decorativos en su superficie, ni símbolos mágicos. Lo único que se podía ver eran marcas débiles que parecían vasos sanguíneos, lo que hacía que su apariencia fuera muy extraña.

Un aura indescriptible emanaba de la larga lanza, sacudiendo el cielo y la tierra; también hizo que la niebla en el mundo del vórtice temblara. Ésta poderosa aura atravesó el vórtice hacia el Desierto Occidental.

En medio del alboroto, la lanza no se movió. Parecía que no podía abandonar el mundo del vórtice. Sin embargo, un haz de luz blanca se disparó desde allí, tan rápido como un rayo. En un abrir y cerrar de ojos, salió disparado desde dentro del mundo del vórtice.

En ese instante, la cara del hombre vestido de negro cayó. Su cuerpo tembló violentamente e innumerables rostros salieron de su interior. Todos estos rostros tenían expresiones ansiosas y de un terror sin precedentes.

Se escuchó como lanzaban incontables chillidos que se elevaron hacia el cielo.

El haz de luz blanca se acercó con una velocidad indescriptible, atravesando la mano negra que disparaba hacia Meng Hao. En ese instante, la impactante y poderosa mano de neblina negra actuó como si acabara de ser golpeada por el fuego. Se disolvió en un instante, causando que los innumerables rostros negros chillaran en su interior con expresiones de terror y desesperanza.

En vida, habían sido asesinados por esta lanza. Después de la muerte, se habían coagulado en una Figura Diabólica, pero todavía sentían un completo temor de la lanza.

Habiendo sido asesinados por la lanza, nunca reencarnarían. Todas las generaciones fueron encarceladas en su interior.

¡No se les podía infligir un castigo más terrible que el destino de ser sellados por toda la eternidad!

Una explosión resonó cuando la enorme mano de niebla fue perforada y destruida por el haz de luz blanca. Después, el haz de luz se disparó hacia Meng Hao.

La mente de Meng Hao estaba llena de zumbidos. Momentos atrás, su cuerpo había estado a punto de explotar con el Qi Espiritual. Su último fragmento del Qi de Espada Danzante había estado fermentándose durante algún tiempo, ¡Una carta de triunfo que superaba el poder salvavidas del Agarwood!

Sin embargo, no había necesidad de que él lo utilizara. La luz blanca apareció, el Arma Demoníaca Tumba Solitaria personificada.

¡El cielo y la tierra se sacudieron con sonidos atronadores!

Meng Hao miró el rayo de luz blanca frente a él y sintió una poderosa llamada. El llamado se volvió familiar mientras penetraba su mente. ¡Él estaba llamando a esta lanza, y la lanza lo estaba llamando!

Con esta repentina aparición de buena fortuna, Meng Hao ahora estaba pensando claramente. Levantó la mano y tomó la luz blanca. Al instante, se transformó en una ilusoria, pero extremadamente realista… ¡Lanza blanca!

Cuando se aferró a la pálida Tumba Solitaria, un ruido repentino llenó su mente.

“Independientemente de la generación de Selladores de Demonios que seas”, dijo una voz arcaica. “Soy el Arma Demoníaca Tumba Solitaria, refinada de la sangre por el Sellador de Demonios de Tercera Generación, sellada en el Plano Primordial del Demonio Inmortal. Mi voluntad duerme, y así, la Figura Diabólica nació…”

“La Figura Diabólica también soy yo. En cuanto a mi vida, desde el momento en que fui forjada, se determinó que tendría un total de nueve Maestros. Desde la Primera Generación de Selladores de Demonios hasta la Novena, ¡Esos serían mis Maestros!”

“Cualquiera que sea tu generación, ven al Plano Primordial del Demonio Inmortal. Te estoy esperando allí… El Sellador de Demonios de tercera generación completó su antiguo Dao y atravesó las nueve montañas y mares. Sin embargo, en ese momento, fue enterrado en el cielo estrellado. En cuanto a su muerte… hay pistas que se han dejado atrás y que se relacionan con un secreto impactante. Su legado está aquí conmigo… No puedo aguantar mucho tiempo. ¡Debes venir aquí!”

“En este momento, solo soy capaz de enviar una pequeña parte de mi vida. En un momento, volveré a mi sueño y conservaré mi voluntad. Esperaré a que usted u otros Selladores de Demonios vengan. Exaltado Sellador de Demonios, capta mi vida, recita las antiguas Escrituras de Sellado de Demonios, y domina a esta Figura Diabólica.”

“¡Será… tu manera de comunicarte conmigo en el Plano Primordial del Demonio Inmortal! Si no puedes venir al Plano Primordial del Demonio Inmortal en esta vida, ¡Pasa esta lanza como un legado hasta el Sellador de Demonios de la Novena Generación!”

“Antes de que muriera el Sellador de Demonios de la Tercera Generación, él dijo… ¡Que si no se asesina al Sellador de Demonios de la Novena Generación, será el pináculo! ¡Tendrá la oportunidad de desafiar a los Cielos y cambiar el destino, será el último rayo de esperanza para las grandes Nueve Montañas y Mares!” La voz débil resonó en su mente. Dentro de su bolsa de almacenamiento, el Jade de Sellado de Demonios comenzó a temblar, como si pudiera sentir la muerte del Sellador de Demonios de Tercera Generación. Una sensación de dolor de repente emanó de él.

Cuando el sonido se desvaneció de la mente de Meng Hao, lentamente levantó la vista.

“Yo… soy la novena generación.”

Mientras pronunciaba esas palabras, sus ojos brillaron con una luz extraña mientras miraba al hombre de túnica negra, que se retiraba de asombrado.

“Antiguo Dao; El Tenaz deseo de Sellar los Cielos; Beneficio para todos en las montañas; La tribulación de Dao debe llegar a las nueve montañas y mares…”

Dijo las palabras lentamente y, al hacerlo, levantó la lanza de color blanco. Un resplandor blanco surgió de ella y apuñaló al hombre de túnica negra.

La voz de Meng Hao estaba llena de un poder extraño. Otros no podían sentirlo ni oírlo, pero para el hombre vestido de negro, o incluso para el Patriarca Confianza, ¡Era como una maldición mágica!

El hombre de túnica negra dejó escapar un grito miserable mientras su cuerpo comenzó a derrumbarse en pedazos. La niebla negra se extendió en todas direcciones.

Levantó la cabeza y dejó escapar aullido hacia el cielo.

“¡Cállate! ¡Cállate! ¡¡Deja de recitarla!!”, gritó. Con sus ojos completamente enrojecidos disparó hacia Meng Hao en un intento de asesinarlo. Sin embargo, antes de que pudiera llegar a menos de trescientos metros de Meng Hao, dejó escapar un horrible grito y su cuerpo comenzó a disiparse rápidamente.

Fue golpeado con miedo y asombro. De repente se volvió para huir en la distancia, sin albergar ningún pensamiento de asesinar a Meng Hao. El único pensamiento que tenía en su mente era el mismo pensamiento que surgió en la mente de Patriarca Confianza ese año. Debía huir, y nunca volver a poner sus ojos en Meng Hao.

“…. ¡Mi destino es el Aeon!”

Meng Hao terminó de recitar la antigua Escritura de Sellado de Demonios casi en el mismo momento en que el hombre quiso huir. Cuando pronunció las últimas palabras, el hombre de túnica negra dejó escapar un grito miserable, lleno de completo pesar. Su cuerpo continuó colapsando. Estaba tan débil que no podía evadirlo. Sus ojos se llenaron de asombro y desesperación, y perdió completamente el control de sí mismo. Era como si una enorme e irresistible fuerza gravitatoria hubiera surgido de la larga lanza en la mano de Meng Hao. El hombre de túnica negra no pudo evitar ser arrastrado sin tregua hacia Meng Hao.

“¡Maldita Liga de Selladores de Demonios! ¡Las Nueve Montañas y Mares no pueden tolerarte! ¡Todos merecen encontrar muertes horribles!”

Mientras el hombre gritaba, Meng Hao lo miró con una expresión fría. Luego, lentamente comenzó a recitar el segundo verso de la Escritura de Sellado de Demonios.

“Dao antiguo; Estudia a los demonios de innumerables variaciones; No pise el camino de los Inmortales; Enfrenta la tribulación de las nueve montañas y los mares…”

Aún más niebla negra brotó del cuerpo del hombre de túnica negra. Sus miserables chillidos sonaron mientras caía hacia Meng Hao, completamente incapaz de controlar sus movimientos. Ahora había 3.000 metros entre los dos.

2.500. 2,000. 1,500….

El hombre de túnica negra aulló cuando su cuerpo se desvaneció aún más. De repente, se podían ver enormes cantidades de rostros dentro de su cuerpo. Cada uno de los rostros estaba lleno de salvajismo y de miedo mientras trataban de alejarse el cuerpo del hombre.

“… Mi Dao es Eterno; Las masas se erigieron pero mi Dao es verdadero… ”

Las palabras resonaron como palabras de los Cielos. Cuando llegaron al hombre de túnica negra, los rostros a su alrededor chillaron y se retorcieron, como si estuvieran a punto de ser borrados. El hombre de túnica negra se acercó más.

1.200 metros, 1.000 metros… ¡¡300 metros!!

El hombre de túnica negra estaba completamente loco, lleno de una sensación de crisis mortal. Rugió, haciendo que las decenas de miles de Cultivadores de la Alianza de las ocho ramas en el área comenzaran a temblar. De repente, los Tótems en los cuerpos de más de mil de ellos comenzaron a succionar su fuerza vital. En un abrir y cerrar de ojos, se transformaron en cadáveres disecados. Sus Tótems volaron, transformándose en rostros de color sangre que se dispararon hacia el hombre de túnica negra.

De esta manera, más y más Cultivadores de la Alianza de las ocho ramas se vieron afectados. Los sonidos de estallidos llenaron el aire junto con gritos espeluznantes. En un abrir y cerrar de ojos, más de diez mil Cultivadores murieron de muertes miserables mientras se transformaban en cadáveres disecados.

Sus fuerzas de vida, sus propias vidas, fueron absorbidas por los Tótems, que luego volaron hacia el hombre vestido de negro. Circulaban a su alrededor, transformándose en un poder que resistía a la fuerza que lo arrastraba hacia Meng Hao.

“Exaltado Sagrado Antiguo…” Los restantes cinco Cultivadores del Alma Naciente de la Alianza de las ocho ramas tenían expresiones dolorosas. Podían sentir los Tótems en sus cuerpos absorbiendo su fuerza vital. Vieron morir a sus compañeros miembros de la Tribu. En tan solo unas pocas respiraciones, más de diez mil miembros de la Tribu se convirtieron en cadáveres marchitos.

Este sentimiento de dolor, el sentimiento causado por un Sagrado Antiguo que exterminó a su propia Tribu, causó el colapso de toda la Alianza de las ocho ramas.

Lo que estaba sucediendo superaba completamente la imaginación de los otros Cultivadores que estaban observando. Eso era especialmente cierto cuando se trataba del hombre de túnica negra. Su poderosa existencia hizo que se sintieran como si se estuvieran asfixiando. Sin embargo, a pesar de su increíble poder, se había visto obligado a descender a su situación actual. De repente, estas tribus se sintieron completamente sorprendidas con respecto al dueño del Espíritu Demoníaco, Meng Hao.

Los rumores llenaban el aire. Para este punto, más del noventa por ciento de los Cultivadores de la Alianza de las Ocho Ramas estaban muertos. Una gran cantidad de sus Tótems circulaban alrededor del hombre vestido de negro, haciendo que su cuerpo repentinamente tuviera el poder de resistir, y pudiera detenerse.

Justo cuando el hombre de túnica negra soltaba un suspiro de alivio, y reunía su poder para hacer un último intento de huir, los ojos de Meng Hao brillaron con la intención asesina y pronunció la parte final de la segunda línea de la Escritura de Sellado de Demonios.

“… Mi destino es el Aeon!”

Algo parecido a un trueno explotó dentro del hombre vestido de negro. Se transformó en un grito espeluznante. Los rostros que lo rodeaban empezaron a derrumbarse. Su cuerpo voló por el aire como una estrella fugaz.

300 metros. 150 metros. 30 metros… En un abrir y cerrar de ojos, la Figura Diabólica, de túnica negra, dejó escapar un rugido de desesperación cuando su cuerpo se estrelló contra la lanza blanca. Se convirtió en una niebla negra que luego fue absorbida por la lanza.

El color de la lanza blanca comenzó a cambiar, y pronto, fue completamente negra. Además, ya no era ilusoria, ¡Sino real!

A partir de ahora, ya no era el Arma Demoníaca Tumba Solitaria, sino más bien, ¡Un Arma Diabólica!

Marcas de sellado con el poder del exterminio explotarán dentro de la lanza. La voluntad del hombre de túnica negra fue borrada. Esta Figura Diabólica ya no existía. ¡Solo fue un diablo fue dejado atrás!

Cuando Meng Hao levantó la lanza, un sonido retumbante llenó el área. Un viento negro se levantó repentinamente, causando que su cabello se moviera. Su túnica verde ahora se veía completamente negra debido al viento negro.

Con la lanza del diablo en la mano, el viento negro se transformó en una niebla negra que se extendió en todas direcciones. Dentro de la niebla se podían ver miles y miles de rostros, retorcidos de dolor y salvajismo. Eran temibles, pero también llenos de una admiración sin precedentes hacia Meng Hao.

¡Quienquiera que sostuviera la lanza tendría el control de los incontables fantasmas vengativos asesinados por Tumba Solitaria!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente