ISSTH 496 – ¿Te atreves?

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

La bandera retumbó, barriendo con todo, distorsionando el aire, haciendo que el cielo temblara, meciendo la tierra. En un abrir y cerrar de ojos… disparó hacia el hombre vestido de negro.

Éste fue lanzado hacia atrás y su rostro se llenó instantáneamente de incredulidad. Había sido rápido, pero no lo suficiente como para evitar la Bandera de tres serpentinas.

Al instante la bandera se envolvió alrededor de su cuerpo y comenzó a estrangularlo hasta la muerte, mientras se oían sonidos atronadores.

Los sonidos explosivos resonaron en el aire cuando la lanza negra y el hombre que la sostenía se deshicieron en pedazos. Sin embargo, después de que eso sucedió, el hombre de repente apareció nuevamente en el aire a lo lejos. Esta vez, él era aún más ilusorio y destellaba aún más. Él estaba claramente mucho más débil.

“Esa bandera… esa bandera…” Sus ojos estaban muy abiertos mientras observaba la bandera que circulaba alrededor de Meng Hao.

El cuerpo del hombre había sido explotado por la bandera, y se había debilitado enormemente. Meng Hao avanzó y recitó una vez más la escritura que había usado contra el Patriarca Confianza, la herramienta de los Selladores de Demonios para hacer temblar a la muerte, la Escritura de Sellado de Demonios:

“Antiguo Dao; El Tenaz deseo de Sellar los Cielos; Beneficio para todos en las montañas; La tribulación de Dao debe llegar a las nueve montañas y mares; ¡Mi destino es el Aeon!”

En el instante en que pronunció la escritura, el hombre de túnica negra, una vez más, se retiró hacia atrás y dejó escapar un aullido miserable.

“¡Maldito seas! Maldito seas ¡Eres demasiado despreciable!” Rugió. En este punto, ¿Cómo no podría entender que el propósito de Meng Hao al usar la bandera era distraerlo y recitar las Escrituras? Había pasado mucho, mucho tiempo desde que había sentido una frustración como ésta. Originalmente, se había mantenido en una posición de máxima superioridad, pero en un abrir y cerrar de ojos se había debilitado gravemente.

Su cuerpo había sido destrozado, y antes de que pudiera siquiera reformarse, había sido reprimido cuando este maldito y despreciable bastardo una vez más recitó la Escritura del Sellado de Demonios.

Casi en el mismo momento que el hombre de túnica negra comenzó a retirarse, los ojos de Meng Hao de repente destellaron.

Aprovechar su debilidad y tomar la vida del oponente.

Esa fue la doctrina de lucha de Meng Hao. Sin dudarlo, su mano derecha se agitó el aire, causando que un haz de luz de color sangre se disparara hacia el hombre de túnica negra con una velocidad increíble.

Sorprendentemente, dentro de este sangriento haz de luz había un clon de sangre.

¡El Clon de Sangre del Clan Ji!

Tan pronto como apareció, todo en el área se tiñó con un brillo carmesí. El hombre de túnica negra continuaba siendo suprimido por la escritura, su cuerpo tembló y el clon de sangre se abalanzó sobre él.

Su rostro cayó completamente; hubo una explosión, y su cuerpo explotó en pedazos. Grandes cantidades de la niebla negra que conformaban su voluntad diabólica y su fuerza vital, fueron absorbidas por el clon de sangre.

“¡No aceptaré esto!” En la distancia, el hombre vestido de negro apareció una vez más, esta vez, incluso más débil que antes. Levantó su cabeza y aulló. Realmente no podía aceptar la situación. En su anterior pico de poder, podría fácilmente luchar incluso contra este clon de sangre. Pero ahora, se había debilitado aún más.

Al instante, un sentimiento de muerte inminente estalló en su mente. Nunca podría haber imaginado que llegaría un día en el que realmente sería asesinado.

Cuando el clon de sangre se lanzó sobre él nuevamente, la locura llenó sus ojos. De repente, levantó la mano y señaló al vórtice en el cielo.

“¡Tumba Solitaria!” Aulló.

Cuando sus palabras resonaron, su cuerpo destelló. Al mismo tiempo, la niebla en el altar en el vórtice comenzó a ondear. Parecía estar luchando con los rostros que existían en su superficie. Sin embargo, los rostros lo suprimieron con la misma locura que antes.

Mientras suprimían la niebla, enormes cantidades de fuerza vital y Qi Demoníaco comenzaron a emanar de las decenas de miles de personas que habían sido rodeadas por la niebla de la Alianza de las ocho ramas. Todos estos Cultivadores que habían venido a participar en la subasta comenzaron a temblar. Sus cuerpos se marchitaron y envejecieron rápidamente. Su fuerza vital brotó de sus orificios para fusionarse con Qi Demoníaco, que luego disparó hacia el remolino.

La fuerza vital de decenas de miles de personas se transformó en innumerables hebras de Qi que se dispararon en el vórtice. Después fue consumido frenéticamente por los rostros; De repente, casi la mitad de los rostros salieron disparados desde dentro de la niebla. Ellos… salieron del vórtice, disparando a través del cielo hacia el hombre vestido de negro.

Cuando dejaron el vórtice, la niebla sobre el altar comenzó a emitir intensos aullidos. Era como si hubiera algo dentro luchando frenéticamente para liberarse de un sello.

En un abrir y cerrar de ojos, los rostros llegaron al hombre vestido de negro y comenzaron a circular a su alrededor. Llenos de crueldad, locura y sed de sangre se fusionaron con el hombre de túnica negra. Mientras lo hacían, su aura se elevó, aumentando con una intensidad sorprendente.

Una aura negra ondulante, llena de enormes cantidades de rostros viciosos. Cada uno de estos rostros era un Tótem hacia el cual los Cultivadores de la Alianza de las Ocho Ramas ejercían su fe.

“Soy Tumba Solitaria, soy una proyección Demoníaca. ¡Soy el Arma Demoníaca Tumba Solitaria, formado a partir de los agravios de las vidas que he exterminado a lo largo de los innumerables años, una Figura Diabólica!

“Tumba Solitaria destruye, ¡La Figura Demoníaca se alza!” Una extraña luz brillaba en los ojos del hombre vestido de negro. Su aura explotó repentinamente, y el Qi negro llenó el área.

El Clon de Sangre del Clan Ji se detuvo repentinamente, mirando al hombre de túnica negra. Parecía haber sentido algo amenazador.

Meng Hao respiró hondo y una expresión de concentración sin precedentes apareció en su rostro.

Fue en este momento que de repente, aparecieron haces de luz multicolores en la distancia, y decenas de miles de Cultivadores aparecieron.

Estos eran los Cultivadores de las Tribus locales que perseguían a la Tribu del Cuervo Divino para robar su Espíritu Demoníaco. Después de que aparecieron, su intención asesinase elevó a nuevas alturas. Sin embargo, cuando vieron la condición del campo de batalla, no pudieron evitar jadear y de repente se quedaron en silencio.

Sus ojos se fijaron instantáneamente en Meng Hao y en el hombre de túnica negra que estaba rodeado con un aura negra masiva.

“¡MUERE!”, Gritó el hombre de túnica negra, dando un paso adelante. Levantó su mano derecha, causando que el Qi negro se moviera y luego se transformara en un rostro enorme y feroz que disparó hacia Meng Hao.

Al mismo tiempo, más Qi negro se arremolinó y disparó hacia el clon de sangre.

Meng Hao se volvió a poner la Máscara de Sangre. Se pudo ver un destello de determinación en sus ojos, respiró hondo y lanzó un gesto de encantamiento con su mano derecha.

“¡Sin Un rostro!”

De repente apareció un rostro igualmente grande, que no era otra que la Habilidad Divina del Inmortal de Sangre. Fue el propio rostro de Meng Hao el que se disparó por el aire hacia el rostro del Qi negro, formando a partir de innumerables rostros viciosos.

Un estruendo estremecedor llenó el aire cuando Meng Hao habló de nuevo.

“¡Una sola palabra!” Al instante, los labios de la cara que había convocado comenzaron a moverse, y ondas sonoras inaudibles se extendieron por el aire.

“¡Las Llamas de la Guerra se Unifican!” Levantó ambas manos y luego las empujó hacia el suelo. Inmediatamente se vio humo en todas direcciones, junto con algo que se parecía a las llamas de la guerra. Esta era la tercera forma del Legado del Inmortal de Sangre.

En medio de los sonidos atronadores, los ojos de Meng Hao destellaron con una luz brillante.

“Necesito… su poder de fe”, gritó. Uno por uno, los miembros de la Tribu del Cuervo Divino comenzaron a postrarse. Los Tatuajes Totémicos en sus cuerpos, que formaban parte de Meng Hao, comenzaron a brillar.

“Nubes Divididas…”

El poder de fe sin límites se derramó en Meng Hao desde todas las direcciones. ¡Estalló en intensidad, permitiendo a Meng Hao utilizar algo que nunca antes había usado, la cuarta forma del Legado de Inmortal de sangre!

“¡Nubes divididas, una lluvia sangrienta, los mares que cubren el cielo!”

¡Nubes Divididas! Nubes que alguna vez estuvieron completas pero luego se dividieron. El poder de estas nubes divididas dara lugar a un viento que podrían aplastar el Cielo y la Tierra.

Este poder superó ampliamente el de las tres primeras formas del Legado del Inmortal de Sangre. La sorprendente intensidad del poder causó que innumerables capas de nubes brotaran repentinamente alrededor de Meng Hao. Se extendieron, causando que una niebla espesa llenara toda el área.

Esta niebla, en realidad estaba hecha de nubes.

El poder de las nubes divididas vino de… ¡La ruptura de las nubes!

Un sonido retumbante hizo eco en los alrededores. La niebla de nubes en la zona parecía estar siendo destrozada por manos gigantes e invisibles. Se hicieron añicos, y en ese instante de destrucción, el rostro que había sido mágicamente convocado por la Habilidad Divina del hombre de túnica negra, se hizo pedazos.

El hombre de túnica negra se tambaleó hacia atrás, todavía incapaz de aceptar la situación. Ahora solo era capaz de ejercer el treinta por ciento del poder de su base de Cultivo. El resto se había debilitado constantemente durante el curso de la batalla.

Cuando vio su magia una vez más destrozada, levantó su cabeza y aulló. Realizó un gesto de conjuro con ambas manos, y una vez más, aproximadamente la mitad de los rostros en la niebla del interior del vórtice volaron y se fusionaron con su cuerpo. Una vez más, su aura explotó.

Su rostro de repente se volvió increíblemente cruel, y señaló hacia las decenas de miles de participantes de la subasta en el suelo.

Se produjeron gritos desolados cuando todos los Cultivadores. Con la excepción de Sun Dahai, que estaba protegido por el escudo de Meng Hao, sus fuerzas de vida fueron expulsadas por completo de sus cuerpos y fusionadas con el Qi Demoníaco.

Al instante, El Qi Demoníaco, e incluso la niebla que rodeaba a los Cultivadores, dispararon hacia el hombre de túnica negra.

Cuando la niebla fue absorbida, ¡Reveló decenas de miles de cadáveres disecados por todas partes!

El hombre de túnica negra aulló cuando las nieblas se fusionaron con su cuerpo, haciendo que su base de Cultivo comenzara a recuperarse. Levantó la mano e hizo un gesto de agarre hacia Meng Hao.

En respuesta a este gesto de agarre, la niebla negra explotó de su cuerpo y se transformó en una enorme mano de tres mil metros de ancho que se disparó hacia Meng Hao.

“¡Una Lluvia Sangrienta!”, Dijo Meng Hao, realizando un gesto de encantamiento con ambas manos. En este momento crítico, empleó la quinta forma de la Habilidad Divina del Inmortal de Sangre. Bajo el control de Meng Hao, el clon de sangre explotó y se transformó en innumerables rayos de luz sangrienta que se dispararon hacia Meng Hao. Se fusionaron con la lluvia sangrienta que Meng Hao acababa de convocar y causó que en toda el área… lloviera sangre.

Cada gota en esta monstruosa lluvia de sangre estaba repleta del el poder de la Habilidad Divina del Inmortal de Sangre. Todo se disparó por el aire hacia la mano de niebla convocada por el hombre de túnica negra.

Al verlo, todos los habitantes de la zona quedaron impactados hasta la médula. Sonó una explosión que podía escucharse a decenas de miles de kilómetros en todas direcciones. La sangre salió de la boca de Meng Hao y fue enviado hacia atrás. Su Habilidad Divina colapsó. La lluvia sangrienta voló en todas direcciones, y el clon de sangre reapareció con una expresión debilitada.

El cuerpo del hombre vestido de negro tembló y se debilitó nuevamente hasta el punto en que parecía que podría desaparecer en cualquier momento. Debido a que la escritura lo había debilitado, esta batalla estaba resultando bastante desafiante. Sin embargo, la victoria estaba a la vista.

Su rostro se torció salvajemente, e hizo todo lo posible, causando que otra mano de niebla negra disparara hacia Meng Hao.

“¡Muere, Sellador de Demonios!”

Fue en este preciso momento que…

“¡¿Figura Diabólica, te atreves???” Una voz enfurecida resonó como un trueno, aparentemente conteniendo el poder de los Cielos. Venía desde dentro del mundo del vórtice, como un torrente furioso emergiendo desde dentro de la niebla negra en el altar.

Cuando la voz resonó, los rostros restantes que intentaban suprimir la neblina negra repentinamente emitieron chillidos miserables. Al instante se derrumbaron en pedazos, lo que provocó que la niebla se extendiera repentinamente en todas direcciones para revelar… una lanza blanca que estaba clavada en el centro del altar.

¡Esta lanza era… la verdadera Arma Demoníaca Tumba Solitaria!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente