ISSTH 494 – Yo Soy Tumba Solitaria

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

En el preciso momento en que comenzó la masacre, cuando diez de los dieciséis Cultivadores del Alma Naciente fueron asesinados, dos de los seis restantes, los ancianos de la etapa Avanzada del Alma Naciente, se miraron el uno al otro. Sus ojos estaban inyectados en sangre, y podían ver el frenesí en los ojos del otro.

Ambos realizaron gestos de encantamiento, escupieron sangre y apuntaron hacia el suelo, con expresiones salvajes.

“¡Activa la Formación de Hechizos!”

Al instante, se escuchó un rugido ensordecedor desde el suelo. La niebla se agitó, y los veinte mil participantes de la subasta rodeados por la niebla comenzaron a marchitarse rápidamente. Su fuerza vital aún estaba siendo fusionada en el Qi Demoníaco.

De repente, haces de luz brillantes comenzaron a aparecer en el suelo.

¡Los haces se doblaron, se retorcieron y luego se conectaron para revelar una enorme Formación de Hechizos!

Era exactamente la misma Formación de Hechizos que Meng Hao había observado antes, aunque anteriormente, solo se había formado de Qi Demoníaco. Cuando se hizo visible, un pilar de niebla negra se disparó desde el centro exacto.

Uno de los Cultivadores de la etapa Avanzada del Alma Naciente de la Alianza de las Ocho Ramas gritó: “Tribu del Cuervo Divino, ya que estás buscando morir, ¡Entonces la Alianza de las Ocho Ramas te ayudará a lograr tu objetivo! ¡De aquí en adelante, no habrá más Tribu del Cuervo Divino en el Desierto Occidental! Todos ustedes… serán destruidos en Cuerpo y espíritu! ¡Serán historia!”

Un rugido retumbó en el aire cuando el pilar negro se encogió y se transformó en una figura negra.

“Sagrado Antiguo”, dijo el segundo Cultivador de Alma Naciente, con el rostro cubierto de una expresión viciosa, “¡Por favor extermina a estas personas! ¡Masacra esta tribu!” Al mismo tiempo, Tatuajes Tótems con forma de rostros aparecieron en la frente de todos los Cultivadores de la Alianza de las Ocho Ramas en el suelo. Había una expresión que cubría todas y cada una de esas rostros.

¡Temor!

Todos los rostros totémicos estaban llenos de un intenso temor, así como de enemistad. Sin embargo, no importaba cuánto odio sintieran, eran incapaces de no sentir un profundo temor por la figura que se había formado en el pilar de niebla negra.

Decenas de miles de voces causaron que el cielo y la tierra temblaran. “¡Sagrado Antiguo, por favor, que tu proyección venga a exterminar a estas personas! ¡Suprime a esta tribu!”

La figura que se había condensado de la niebla flotaba en el aire. Al principio parecía borrosa, pero sus rasgos se aclararon rápidamente en los de un hombre de mediana edad que vestía una túnica negra. Su rostro era inexpresivo, y exudaba un aura arcaica. Después de haber aparecido, él osciló entre ser claro y ser borroso. A veces incluso desaparecía momentáneamente antes de volver a aparecer.

Este hecho causó que todos los Cultivadores que lo observaban tuvieran una sensación muy extraña. Sus corazones estaban llenos de confusión, y sus ojos sentían un dolor punzante.

Meng Hao respiró hondo. A partir de este momento, el llamado dentro de él se hizo increíblemente fuerte. Además, el Jade de Sellado de Demonios dentro de su bolsa de almacenamiento comenzó a temblar.

Meng Hao era muy consciente de que esta figura era lo que se había ocultado en el centro de la Formación de Hechizos, y también lo que había provocado la reacción del Jade de Sellado de Demonios.

El hombre de túnica negra volvió la cabeza y sus ojos se posaron en Meng Hao. Al instante, la mente de Meng Hao retumbo, y su visión cambió. Ya no veía el Desierto Occidental. En cambio, se encontraba en un mundo con un cielo rojo. Estaba en medio de un campo de batalla, rodeado de gritos y lamentos. De repente, Vio una lanza negra, disparando con una velocidad increíble directamente hacia él.

Su mente y su corazón temblaron, y tuvo la repentina sensación de que se estaba agrietando todo a su alrededor. De repente, sus ojos se agrandaron cuando un dedo apareció directamente frente a él. El dedo pertenecía al hombre de túnica negra.

¡Booom!

En el momento de la crisis final, la Larva sin Ojos giró alrededor de él rápidamente. El ataque del dedo se estrelló contra él y, por la explosión resultante, Meng Hao voló hacia atrás varios cientos de metros, salpicando sangre de su boca. Se detuvo y luego miró hacia arriba. Sus ojos se estrecharon, y un brillo frío destelló en su interior.

Al mismo tiempo, arriba en el vórtice invisible, en el mundo lleno de cadáveres, la niebla negra sobre el altar de repente comenzó a bullir. De su interior resonó un aullido estridente, que hizo eco en los alrededores.

A medida que el aullido hizo eco, las expresiones en los innumerables rostros de los Cultivadores y los Neo-Demonios en la niebla cambiaron de repente. Se distorsionaron y retorcieron, como si alguna fuerza desconocida estuviera suprimiendo el aullido dentro de la niebla.

Simultáneamente, la expresión en el rostro del hombre de túnica negra que estaba por encima de Meng Hao también se oscureció. Miró hacia el vórtice, mientras sus ojos destellaban. Luego miró hacia Meng Hao, y un brillo extraño se podía ver en sus ojos.

Parecía ser una mirada de incredulidad. Incluso más que de incredulidad, aparentemente había una excitación y codicia sin precedentes.

Al mismo tiempo, uno de los seis Cultivadores del Alma Naciente que quedaban en el aire, un anciano en la etapa Intermedia del Alma Naciente, habiendo visto a Meng Hao forzado por el ataque de dedo del hombre de túnica negra, gritó con entusiasmo: “Sagrado Antiguo, por favor exterminar a este vicioso y cruel Cultiva…”

Antes de que pudiera terminar de hablar, la mano derecha del hombre de túnica negra se levantó repentinamente formando una garra, y señaló hacia el Cultivador de la etapa Intermedia del Alma Naciente. El anciano desapareció de repente. Cuando reapareció, se sorprendió al descubrir que la mano del hombre de túnica negra estaba envuelta alrededor de su cuello.

“Cállate”, dijo el hombre de la túnica negra, con una voz fría. Apretó su mano, y se escuchó un chasquido. Los ojos del Cultivador de la etapa Intermedia del Alma Naciente se agrandaron cuando su cuerpo se marchitó instantáneamente. Su fuerza vital fue succionada por el hombre de túnica negra, y en un abrir y cerrar de ojos, se transformó en nada más que un cadáver disecado.

Sus ojos se mantuvieron abiertos todo el tiempo, llenos de confusión. Al final, se pudo escuchar un… ¡poof! cuando su cuerpo se transformó en cenizas negras. Estaba completamente muerto, tanto en cuerpo como en espíritu.

“Él… no es alguien a quien calificas para deshonrar con tus palabras”, dijo el hombre de túnica negra, con una voz suave mientras miraba a Meng Hao.

De repente todo quedó en silencio. Los miembros de la Tribu del Cuervo Divino y los Neo-Demonios comenzaron a retroceder. Los Cultivadores de la Alianza estaban estupefactos. De repente, agotados de su voluntad de luchar, retrocedieron. Todos los ojos estaban ahora sobre Meng Hao y el hombre de túnica negra, los cuales flotaban en el aire.

Los restantes cinco Cultivadores del Alma Naciente de la Alianza de las Ocho Ramas tenían sus rostros palidos. En su recuerdo, el Sagrado Antiguo nunca pareció poseer conciencia. Sus ataques incisivos eran casi como los de un títere. También nunca habló. Pero hoy… no sólo habló, sino que su expresión había cambiado, e incluso parecía estar mostrando emoción. Esto estaba más allá de lo que jamás hubieran imaginado, algo completamente sin precedentes. Estaban asustados, y no pudieron evitar retroceder.

El hombre de túnica negra sonrió y continuó: “¿No es así, exaltado Sellador de Demonios?”

Su sonrisa estaba llena de salvajismo, así como de emoción. La emoción aparentemente hizo que el destello de su cuerpo fuera aún más intenso, lo que hizo que se viera aún más extraño.

La niebla negra en el altar dentro del vórtice una vez más se agitó. El aullido se volvió más furioso, como si algo deseara estallar desde dentro de la niebla. A pesar de eso, los rostros aún parecían capaces de suprimirlo.

La expresión de Meng Hao era la misma que siempre, pero por dentro, temblaba, como si grandes olas golpearan contra su corazón. Lo que más le sorprendió de todo fue que finalmente se había encontrado con alguien que reconoció al instante que era un Sellador de Demonios.

“¿Quién eres?”, Preguntó Meng Hao, mirando al hombre.

“¿Quién soy? ¿Me estás preguntando quién soy? El hombre de túnica negra se quedó en shock por un momento y luego se echó a reír. Fue una carcajada llena de emoción, como de codicia. Era tan obvio que hasta los Cultivadores de la Alianza de las Ocho Ramas lo pudieron notar.

“¿Realmente estás preguntando quién soy?”, Preguntó, sin dejar de reír. “¿No me reconoces? ¿No me digas que el Sellador de Demonios de primera generación cortó el legado? No me digas que…” De repente, se escuchó un graznido arrogante detrás de él.

“¡No me digas nada, p*rra!” De repente apareció un haz multicolor, que se dirigió directamente hacia la parte trasera del hombre vestido de negro y… se disparó directamente a través de él.

Se escuchó un estallido cuando el Loro apareció de repente en el hombro de Meng Hao, y miró ferozmente al hombre de túnica negra.

“¡Solo eres un Demonio Proyectado, perra! Maldita sea ¡Perra! ¡El señor quinto odia las proyecciones del diablo!”

Sin querer ser superado por el Loro, la gelatina de carne, que todavía tenía la forma de una campana pegada al pie del loro, gritó de repente: “¡Lord Tercero también odia las proyecciones del diablo! ¡Todas las proyecciones del diablo deben ser convertidas!”

El hombre de túnica negra los miró en shock. Miró su propio cuerpo brumoso, y luego volvió a mirar hacia arriba, con los ojos llenos de intención asesina.

Fue en este punto que se escuchó otro grito furioso detrás del hombre vestido de negro: “¡Forastero!”

La enorme Bestia Foránea, en una imitación justa del Loro, disparó directamente hacia el hombre vestido de negro.

Sin embargo, cuando se acercó, el hombre de túnica negra agitó el brazo detrás de él y dijo fríamente: “Presión Demoníaca”

Solo dijo dos palabras, pero en respuesta, enormes cantidades del Qi Demoníaco invisible del área circundante se dispararon hacia él y se condensaron frente a su mano derecha. Después, se aplastó.

La Bestia Foránea soltó un grito miserable cuando casi la mitad de su cuerpo se convirtió en una neblina de carne y sangre. Parecía estar a punto de ser completamente eliminada.

“¡Amada concubina!”, Gritó el Loro, sus ojos estaban de un rojo brillante. De repente se disparó hacia adelante y su cuerpo se expandió hasta que tuvo una docena de metros de largo.

Avanzó hacia el hombre de túnica negra, luego lo atravesó, recogiendo a la Bestia Foránea y retirándose rápidamente en la distancia.

El hombre de túnica negra no contraatacó. En cambio, miró fríamente a Meng Hao, sonriendo mientras comenzaba a avanzar.

“Nunca me imaginé que me encontraría con la generación actual de los Selladores de Demonios… Después de que te consuma, ¿Quién más podría suprimirme?”

El corazón de Meng Hao tembló. El aura de su oponente era monstruosa, y emanaba ondas impactantes. Meng Hao pudo sentir una intensa presión pesando sobre él. Jadeando, miró al hombre de túnica negra. Justo ahora, todos los demás habían visto al hombre de túnica negra simplemente levantar su mano para hacer que la Bestia Foránea se convirtiera repentinamente en una masa de carne y sangre.

Sólo Meng Hao vio claramente lo que realmente sucedió. ¡Esta era una nueva forma de usar el Qi Demoníaco que nunca antes había visto!

“¡Así que el Qi Demoníaco… puede ser usado de esa manera!” Sentía como si un rayo se estrellara dentro de su cabeza. Parecía como si la Habilidad Divina del hombre de túnica negra hubiera abierto repentinamente la puerta a un nuevo Dao que pertenecía a los Selladores de Demonios.

Meng Hao de repente comenzó a retirarse. Al mismo tiempo, el hombre vestido de negro aumentó su velocidad, su expresión de maldad y codicia se hizo más visible que nunca.

“¡Un Sellador de Demonios separado de su legado! Harías bien en recordar mi nombre… ¡Soy Tumba Solitaria!” En el instante en que el hombre pronunció su nombre, la niebla en el vórtice de repente emitió un grito furioso. Parecía que algo estaba luchando por escapar; sin embargo, los rostros parecían dispuestos a ser destruidos para evitar que se escapara.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente