ISSTH 490 – ¡Bajo el Suelo!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Al caer la tarde, la Lluvia Violeta caía sobre las tiendas en el área que se había establecido específicamente para los Cultivadores visitantes.

Después de gastar unas cuantas Piedras Espirituales, Meng Hao y Sun Dahai habían podido adquirir una tienda de campaña, dentro de la cual se sentaron con las piernas cruzadas.

“Exaltado Sagrado Antiguo”, dijo Sun Dahai en voz baja, mientras informaba sus hallazgos a Meng Hao, “Hoy hice muchas consultas. La Alianza de las Ocho Ramas ha estado en este lugar durante cuatro meses. Durante los últimos días de cada uno de esos meses, han organizado una subasta.”

“Ya han realizado cuatro subastas de este tipo. Cuando aparecen artículos populares, a veces ocurren muertes. Sin embargo, ninguna de las muertes está relacionada con la Alianza de las Ocho Ramas.”

“Tales muertes generalmente son causadas por disputas personales y robos. En general, parece que la Alianza de las Ocho Ramas está realmente interesada en los negocios y no tiene intenciones maliciosas.”

“La subasta final se llevará a cabo dentro de diez días. Cuando concluya, la Alianza de las Ocho Ramas seguirá adelante. Como tal, muchas tribus locales asistirán a la subasta final, y muchos tesoros valiosos se pondrán a la venta.”

Meng Hao estaba sentado con las piernas cruzadas, su rostro, aún estaba oculto por la capa negra. Después de escuchar el informe de Sun Dahai, dijo: “¿Crees que no hay nada inusual en este lugar?”

Los ojos de Sun Dahai se oscurecieron. “No parece haber nada particularmente inusual. Sin embargo, necesitamos estar en guardia. Es posible que la Alianza de las Ocho Ramas esté esparciendo cebos para atraer a algunos peces grandes, que luego podrán recolectar juntos de una sola vez.”

“Las Tribus circundantes no podrían ser tan desprevenidas”, continuó. “Si la Alianza de las Ocho Ramas quisiera tragarlos, sería difícil de lograr. Además, para sobrevivir en este Apocalipsis, las Tribus tendrían que  haber experimentado guerras y batallas. Tales Tribus posiblemente no caerían en algo tan estúpido.”

“Incluso si enviaran a personas para negociar, no enviarían demasiadas Piedras Espirituales u otros recursos con ellos. Si yo fuera un Gran Padre local, enviaría un grupo grande para que hubiera seguridad en los números. En cuanto a las Piedras Espirituales, serían secundarias.”

“Además, si la Alianza de las Ocho Ramas realmente tiene el poder de tragarse a toda una Tribu, ¿Para qué sirve la ciudad? ¿Por qué no barrer las Tribus circundantes y saquearlas? Eso ciertamente ahorraría mucho esfuerzo.” Sun Dahai parecía desconcertado.

“Es por eso que creo que hay una probabilidad del setenta por ciento de que realmente estén enfocados en hacer negocios, y no en robar maliciosamente a personas.” Miró a Meng Hao.

Meng Hao se quedó en silencio por un corto tiempo antes de soltar una risa ronca.

“Si llegas a esta conclusión, es probable que otras tribus también lo hagan. Es debido a ese entendimiento que esta ciudad alberga a más de diez mil forasteros. La mayoría son miembros de las otras siete Tribus que existen en esta región, así como algunos Cultivadores de las regiones aún más distantes.

“Sin embargo, ¿Alguna vez se te ocurrió que el verdadero objetivo de la Alianza de las Ocho Ramas no es el comercio, ni robar Piedras Espirituales y otros recursos?” Sus fríos y brillantes ojos miraron a Sun Dahai desde el interior de la capucha.

Sun Dahai quedó sorprendido, y se quedó allí, perdido en sus pensamientos.

Al mismo tiempo, a varias docenas de días de viaje, lejos donde descansaba la Tribu del Cuervo Divino, el verdadero yo de Meng Hao estaba sentado con las piernas cruzadas. De repente, sus ojos se abrieron para revelar un destello brillante, y se puso de pie.

“¡Miembros de la Tribu del Cuervo Divino, después de que pase el tiempo suficiente para que se queme un solo palillo de incienso, montaremos nuestro tesoro volador y avanzaremos a toda velocidad hacia la Alianza de las Ocho Ramas!”

Inmediatamente, todos los miembros de la Tribu emergieron de sus trances meditativos. Sin hacer ninguna pregunta, se pusieron de pie. En el corto tiempo que tarda en quemarse un palillo de incienso, los miles de miembros de la Tribu subieron a la gigantesca víbora.

En ese momento resonó un grito desgarrador y el tesoro volador se disparó por el aire. Usaron Piedras Espirituales sin vacilar, lo que hizo que la víbora se acelerara lo más rápido posible hacia la Alianza de las Ocho Ramas.

A medida que la Tribu del Cuervo Divino avanzaba hacia la Alianza de las Ocho Ramas, el tiempo pasaba lentamente para Meng Hao y Sun Dahai. Dejando a un lado su prudencia anterior, se abrieron camino a través de la ciudad de la Alianza y comenzaron a hacer compras.

En el espacio de unos pocos días, habían gastado algunas Piedras Espirituales para comprar varios suministros que serían necesarios para la migración. Mientras tanto, la Alianza de las Ocho Ramas anunciaba constantemente que la subasta se realizaría en unos pocos días. De hecho, cada día, varias tiendas y comercios exhibirían algunos de los artículos que se subastarían.

Meng Hao vio tres máquinas voladoras, una de las cuales era un tesoro de 25,000 metros con la forma de un barco real, que podía albergar a unas diez mil personas.

Estaba protegido por un escudo brillante, y era capaz de alcanzar una velocidad asombrosa. Aunque se necesitaba una cantidad aterradora de Piedras Espirituales para operarlo, era esencialmente el único elemento que las Tribus del Desierto Occidental podrían usar en este momento. Todo lo que normalmente operaba en Formaciones de Hechizos que absorbían la Energía Espiritual del Cielo y la Tierra, ahora era inoperable.

Había algunas técnicas especiales de marcado de Tótems que fueron tema de un acalorado debate dentro de la ciudad. Sin embargo, lo que más llamó la atención de Meng Hao fueron los Neo-Demonios.

La Alianza de las Ocho Ramas tenía más de cien mil Neo-Demonios de todas las variedades. La mera vista de ellos era impactante.

De hecho… había tres Antiguos Totémicos Sagrados que la Alianza de las Ocho Ramas tenía en exhibición. Uno era una tortuga Xuanwu de tres cabezas. Otro era un Águila dorada de trescientos metros de largo. El último era un Cuervo ciego. Este cuervo era muy similar a los otros Cuervos negros de Meng Hao; sin embargo, su aura era mucho más poderosa.

Desafortunadamente, estos tres Antiguos Totémicos Sagrados parecían extremadamente débiles y apáticos. Claramente, los miembros de sus Tribus que habían ejercido fe en ellos, habían sido asesinados. Por lo tanto, el poder de fe que habían acumulado estaba completamente agotado, y no había sido repuesto.

Además, estaban atados por finas cadenas de plata que atravesaban sus cuerpos. Su anterior actitud distante y arrogante,había cambiado. Ahora eran artículos a la venta que cualquiera podía mirar casualmente.

Cada día, una voz sonaría a través de toda la ciudad, llena de sinceridad. No parecía contener ni siquiera un poco de hipocresía, y sonaba completamente creíble.

“Saludos, compañeros Daoístas. La Alianza de las Ocho Ramas llevará a cabo nuestra subasta final en seis días. Después de la subasta, nos iremos de esta zona. Durante esta subasta final, venderemos todos los artículos que han tenido la oportunidad de revisar recientemente. Algunos de estos artículos pertenecen a la Alianza de las Ocho Ramas, pero la mayoría nos han sido confiados por otras partes para venderlos.”

“En algunos casos, estos artículos no se venderán por Piedras Espirituales, sino por otros artículos especiales que requerimos. Después de todo, son los artículos que prepararemos para la subasta en la siguiente ubicación a la que viajemos.”

Teniendo en cuenta la reputación creada por Alianza de las Ocho Ramas, así como los artículos extremadamente atractivos que se iban a poner en la subasta, cada día llegaban más y más Cultivadores.

Estas personas no solo provenían de las siete Tribus vecinas, sino incluso de las Tribus del Sur. Por supuesto, por razones de seguridad, habían enviado grandes grupos de Cultivadores, todas figuras conocidas. Los líderes de todos estos grupos eran de la etapa del Alma Naciente.

Tres días antes del inicio de la subasta, la población extranjera de la ciudad ya había aumentado a veinte mil. La ciudad estaba abarrotada, y el ambiente extremadamente animado. De hecho, algunas tribus ya habían comenzado a hacer negocios en secreto.

Sun Dahai estaba tan feliz como un pez en el agua; inmediatamente comenzó a interactuar con las otras Tribus mientras intentaba reunir todos los suministros que necesitaban. El día anterior a la subasta, Meng Hao ya había gastado todas las Piedras Espirituales que había traído para adquirir los diversos artículos que necesitaban.

Mientras más gente llegaba, más parecía que Sun Dahai pensaba que el área era segura. En cuanto a Meng Hao, sentía exactamente lo contrario. Durante los últimos siete u ocho días, en realidad no había participado en ninguna de las compras. En cambio, caminó alrededor de la ciudad, observándola y estudiándola. Al final, estaba convencido de que debajo de la superficie de toda esta área había una enorme Formación de Hechizos.

La Formación de Hechizos era muy compleja. Incluso con muchas personas trabajando en ella, llevaría meses configurarla. Teniendo en cuenta cuánto tiempo había estado la Alianza de las Ocho Ramas en esta área, Meng Hao estaba seguro de que la Formación de Hechizos… ¡Había sido organizada únicamente por ellos!

¡Lo más curioso de todo, es que esta Formación de Hechizos parecía poder agitar y congregar el Qi Demoníaco!

La Formación de Hechizos estaba tan bien oculta que incluso un Cultivador del Almas Naciente sería incapaz de detectarlo. La única razón por la que Meng Hao pudo sentirlo fue debido al Qi demoníaco que estaba condensado en su interior. Obviamente, el cuerpo que Meng Hao estaba usando era ilusorio, materializado a partir de Qi Demoníaco; Naturalmente, era extremadamente sensible al Qi Demoníaco.

El Qi Demoníaco no tenía forma, lo que Meng Hao sabía muy bien. Nadie podía verlo, ni sentirlo. Sólo los Neo-Demonios o los Antiguos Totémicos Sagrados serían capaces de sentirlo. Sin embargo, considerando la debilidad del Qi Demoníaco en la Formación de Hechizos, probablemente sería difícil incluso para los Sagrados Antiguos.

Desafortunadamente, no pudo escapar a la detección de Meng Hao, un Sellador de Demonios.

“Una Formación de Hechizos que atrae el Qi Demoníaco no es el tipo de formación que un Cultivador ordinario establecería. La habilidad real utilizada en la creación de la formación es secundaria al mero hecho de que contiene Qi Demoníaco. Quien lo hizo, tiene un cierto nivel de comprensión del Qi.” Meng Hao pensó en ello durante ocho días mientras caminaba observando la ciudad. Parecía como si estuviera examinando los artículos que se vendían, pero en verdad, estaba observando cuidadosamente la Formación de Hechizos.

Cuanto más lo observaba, más se interesaba.

Por el momento, era un día antes de la subasta. Meng Hao estaba de pie en el centro de la ciudad, donde no había tiendas, sino un altar. Éste parecía ordinario. Colocado sobre él había una enorme estatua que mostraba a un Cultivador con alas extendidas en la espalda.

Esta era la estatua del Sagrado Antiguo de una de las ocho tribus que formaban la Alianza de las Ocho Ramas. Había estatuas similares en toda la ciudad, cada una de las cuales representaba una de las ocho tribus.

Tan pronto como se acercó al altar, Meng Hao pudo sentir al menos diez corrientes de Sentido Divino caer sobre su cuerpo. Era imposible decir qué tipo de Cultivo practicaban los dueños de estas corrientes de Sentido Divino. Estaban demasiado escondidos. El nivel de los Cultivadores también fue imposible de determinar. Incluso había una hebra de Qi Demoníaco presente, que sobresalía de Meng Hao.

Por dentro, se echó a reír fríamente. Sabía que si hacía algo fuera de lo común, este lugar se llenaría instantáneamente con al menos diez Cultivadores del Alma Naciente.

Sus ojos destellaron mientras caminaba casualmente. El no se detuvo, sin embargo, lo que hizo fue fusionar en secreto su Sentido Espiritual con el Qi Demoníaco. Éste se extendió lentamente bajo tierra, completamente indetectable. Basado en sus varios días de estudio y observación, Meng Hao ahora estaba seguro de que este altar era el centro de la Formación de Hechizos.

Cuando su Sentido Espiritual se extendió, Meng Hao pudo ver la majestuosa Formación de Hechizos. Además, en el centro de la Formación había una niebla negra que destellaba intermitentemente.

Lo que había dentro de esa niebla negra era imposible de ver.

Fue en este momento que un temblor recorrió su mente, cuya fuente estaba dentro de su bolsa de almacenamiento. Era una voz arcaica que no había escuchado durante mucho tiempo durante su estadía en el Desierto Occidental. Resonó llenando su mente.

“El Refinamiento de sangre del Sellador de Demonios de tercera generación, ¡El Arma Demoníaca Tumba Solitaria!

“¡La Liga de los Selladores de Demonios! La Primera Generación es el Ancestro. La segunda generación es el Heredero. La Tercera Generación es la más poderosa. Después de la Cuarta Generación, las generaciones sucesivas se debilitaran… ¡Pero la Novena Generación es la última! ¡Si la Novena Generación no es asesinada, será el pináculo!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente