ISSTH 489 – La Alianza de las Ocho Ramas

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Las palabras de Meng Hao causaron que los Cultivadores del Alma Naciente de la Tribu del Cuervo Divino se sentaran pensativamente, un momento después, apareció un brillo frío en sus ojos, reemplazado rápidamente por una fría intención asesina. Esto fue especialmente cierto en el caso del Anciano Sun, quien se lamió los labios y sus ojos destellaron brutalmente.

Meng Hao cerró los ojos y luego señaló con el dedo hacia el suelo. Al instante, el Qi Demoníaco se disparó desde la llanura, girando para formar una figura. Esta no era otra que la Encarnación Demoníaca de Meng Hao.

La figura ilusoria contenía el Sentido Espiritual de Meng Hao. Repentinamente destelló  cuando una capa negra se envolvió a su alrededor, convirtiéndolo en un hombre encapuchado.

Éste flotaba en el aire y sus rasgos faciales eran indistinguibles. La voz de Meng Hao de repente habló desde el interior de la capucha: “La Tribu en su conjunto, así como mi verdadero yo, no se moverán. Enviaré este clon a esa alianza.”

Los Cultivadores del Alma Naciente de los alrededores asintieron. Con respecto a las extrañas Habilidades Divinas de Meng Hao, ya estaban acostumbrados a ellas. Para ellos, era simplemente cómo deberían ser las cosas.

La figura vestida de negro se volvió hacia el Anciano Sun. “Usted ha viajado a través de esta área antes, Anciano Sun. ¿Por qué no me acompaña en esta pequeña expedición?”

El Anciano Sun respiró hondo cuando se puso de pie y luego hizo una reverencia.

El Gran Padre de la Tribu del Cuervo Divino también se puso de pie. Sacó una bolsa de almacenamiento y se la entregó a Meng Hao. Esta bolsa de almacenamiento contenía una parte de las Piedras de Espirituales de la Tribu y otros recursos.

La Encarnación Demoníaca encapuchada de Meng Hao giró y voló hacia el cielo, seguida por el Anciano Sun. En un abrir y cerrar de ojos, se convirtieron en rayos de luz multicolor que se dispararon en la distancia.

Después de que la Encarnación Demoníaca se fue, Meng Hao, quien todavía estaba sentado allí con las piernas cruzadas, abrió los ojos.

“Descansaremos y nos reorganizaremos aquí por unos días”, dijo Meng Hao con frialdad. “Después, si nos involucramos en negocios o en la guerra dependerá de la voluntad de la Tribu.” Considerando su posición dentro de la Tribu, sus palabras realmente contaban como la voz de la Tribu.

Los Cultivadores del Alma Naciente que estaban a su alrededor asintieron, y la Tribu del Cuervo Divino comenzó a asentarse en el área. Este sería su primer período de descanso prolongado durante toda la migración.

Mientras tanto, la Encarnación Demoníaca encapuchada de Meng Hao voló por el cielo de la Región Central del Desierto Occidental, junto al Anciano Sun.

Se movieron a gran velocidad, ocasionalmente empleando Teletransportaciones menores, mientras se dirigían directamente hacia la alianza de Tribus.

Unos días más tarde, Meng Hao preguntó: “Anciano Sun, ¿Tiene antiguos conocidos en esta área?” Descubrió que el Anciano Sun parecía muy familiarizado con la región. Ocasionalmente, el hombre observaba el paisaje a su alrededor con lo que parecía ser una expresión melancólica.

El Anciano Sun se rió entre dientes. “Para ser honesto contigo, exaltado Sagrado Antiguo, en realidad hice algunos enemigos en esta área hace algunos años. Me persiguieron por todos lados, tratando de matarme, así es como llegué a familiarizarme más con el área.” El Anciano Sun estaba flaco y decrépito, y tenía un bigote con la forma del caracter 八. En el lado izquierdo de su rostro había una cicatriz que se extendía hasta el cuello, haciendo que su apariencia fuera siniestra.

Meng Hao asintió y se negó a hacer más preguntas. Los dos continuaron volando por el aire como rayos de luz multicolor.

El tiempo pasó. Pudieron moverse a una velocidad increíble, viajando en diez días lo que a la máquina voladora le llevaría un mes.

En realidad, tomó tanto tiempo debido al Anciano Sun. Si Meng Hao viajara solo usando su Encarnación Demoníaca, solo le llevaría cinco días.

Un día, un área apareció más adelante en la llanura. Más de diez mil tiendas estaban dispuestas en anillos concéntricos alrededor de una ciudad. Estaban densamente empaquetadas en patrones especiales que parecían una Formación de Hechizos con poderes protectores.

Las más de diez mil tiendas se organizaban en grupos que conformaban ocho patrones diferentes, similares a marcas de sellado, que por supuesto representaban las ocho Tribus diferentes que formaban la alianza.

La ciudad estaba situada en el centro. Desde su posición en el aire, Meng Hao pudo ver a varios Cultivadores entrando y saliendo. Toda la escena estaba bastante animada.

Cuando Meng Hao y el Anciano Sun estaban a unos tres mil metros de distancia, la voz de un anciano gritó repentinamente desde la dirección de las tribus aliadas.

“Bienvenidos a la Alianza de las Ocho Ramas. Somos una alianza formada por ocho tribus diferentes, y estamos acampando en este área durante cinco meses. Durante ese tiempo, está prohibido volar en los tres mil metros de los alrededores. Compañeros Daoístas, si han venido a hacer negocios, entonces son bienvenidos.”

A pesar de que se escucharon las palabras, un anciano apareció de repente frente a Meng Hao y al Anciano Sun. Su rostro estaba enrojecido, con algunas manchas marrones. Miró a Meng Hao y al Anciano Sun y luego continuó: “Soy Ou Yunzi. Compañeros Daoístas, no me parecen familiares. Tengo curiosidad por saber de dónde podría haber venido.” Después de examinar al Anciano Sun, sus ojos se posaron en Meng Hao, con lo cual sus pupilas se contrajeron.

Ou Yunzi estaba en la etapa Inicial del Alma Naciente, por lo que el hecho de que no pudiera ver la base de Cultivo de este hombre de capa negra hizo que en su corazón se pusiera en guardia.

Al ver que Meng Hao no planeaba hablar, el Anciano Sun se rió entre dientes y dijo: “Soy Sun Dahai *. Nuestra tribu está emigrando de la Región Norte del Desierto Occidental y está pasando por el área. Escuchamos que la Alianza de las Ocho Ramas construyó una ciudad en el área y, por lo tanto, decidimos intercambiar algunos artículos.”

Los ojos de Ou Yunzi se apartaron de Sun Dahai para mirar detrás de él y Meng Hao, donde por supuesto, no había nada.  Con una expresión ordinaria, de repente sonrió.

“La Alianza de las Ocho Ramas da la bienvenida a todos los compañeros Daoístas que deseen participar en negocios. ¡Bienvenidos, ambos!” Con una risa, se volvió y les hizo un gesto de bienvenida. Los tres descendieron al suelo y comenzaron a caminar hacia la Alianza de las Ocho Ramas.

“El hecho de que hayas logrado migrar desde la Región Norte del Desierto Occidental hasta aquí indica que tu Tribu es definitivamente extraordinaria, Compañero Daoista Sun.”

“Hubo muchos giros y vueltas en el camino, y experimentamos muchas dificultades. Pero, no hablemos de eso. Compañero Daoista Ou, por lo que parece, tu Alianza de las Ocho Ramas parece que tiene muchas posibilidades de entrar en las Tierras Negras. Te ofrezco mis felicitaciones.”

“Gracias por sus palabras favorables, Compañero Daoista Sun. ¿Puedo preguntar qué tipo de artículos está buscando adquirir?”

“Oh, nada especial. Solo algunos artículos y tesoros, aunque si hay hordas de Neo-Demonios en venta, eso sería excelente.”

Riendo y sonriendo, Sun Dahai continuó charlando vagamente con Ou Yunzi mientras caminaban.

Todo el tiempo, Meng Hao permaneció en silencio, permitiendo que Sun Dahai y Ou Yunzi se sintieran mutuamente.

Cuando llegaron a la frontera de las tribus aliadas, Ou Yunzi sonrió, se estrechó las manos y observó cómo Sun Dahai y Meng Hao entraban en la ciudad. Después, una mirada severa apareció en su rostro.

De repente, se escuchó la voz de un hombre: “Hermano Ou, ¿hay algo raro en esos dos?”

El aire onduló junto a Ou Yunzi cuando aparecieron un hombre y una mujer. Ambos eran de mediana edad. El hombre llevaba una túnica larga de erudito y la mujer estaba vestida con un vestido de dama.

Ou Yunzi miró a los dos y luego dijo lentamente: “Dicen que vinieron de la Región Norte. No noté nada fuera de lo común en ese Cultivador llamado Sun. En cuanto al hombre de capa negra a su lado, no podía ver el nivel de su base de Cultivo. Además, su aura es fría y oscura.”

“Con el fin de prevenir cualquier percance, sugiero que les permitamos que sigan su propio camino y…” Antes de que Ou Yunzi pudiera terminar, fue interrumpido de manera bastante descortés.

“No hay nada de qué preocuparse”, dijo la mujer con el vestido de dama. “Él no podría ser un Patriarca en la Separación del Espíritu. Incluso si está en la etapa Avanzada del Alma Naciente, solo es una persona. La red ya ha sido desplegada. Cuando llegue el momento de dirigirlo a ella, no se producirán contratiempos. Compañero Daoísta Ou, no hay que preocuparse.”

El hombre de aspecto académico se echó a reír, y sus ojos destellaron fríamente. “Él es sólo una persona insignificante. Hermano Ou, no hay necesidad de mantenerlo en su corazón. Dejaremos que la red permanezca lanzada unos días más, y luego, de acuerdo con el acuerdo alcanzado por los Ancianos, los atraeremos. Si esos dos realmente vinieron de la Región Norte, junto con su Tribu, entonces seremos capaces de atrapar… ¡Un pez gordo!

El hombre se echó a reír y la mujer continuó: “Cuando llegue el momento de atraerlos a la red, se revelará su Tribu y se convertirán en recursos para nuestra Alianza de las Ocho Ramas. Entonces, nuestros meses de descanso aquí no habrán sido en vano.”

“¡Todo esto solo será una mala fortuna para ellos! ¡No podrán culpar a nadie más que a sí mismos!” Con eso, el hombre y la mujer se fueron.

Ou Yunzi frunció el ceño. Después de un largo momento, negó con la cabeza. “Tal vez realmente estoy pensando demasiado en esto.” Con eso, se dio la vuelta y desapareció.

Después de entrar en la ciudad, Meng Hao y Sun Dahai se separaron. Sun Dahai había practicado el Cultivo durante muchos años, tenía experiencia y era astuto. Era experto en hacer consultas discretas y recopilar noticias, por lo que Meng Hao decidió pasear solo por la ciudad. Cuando vio a toda la gente, y la proliferación de varias tiendas y almacenes, se asombró.

Este lugar era bastante grande, y aunque no se podía decir que lo tuviera todo, había una gran variedad de cosas para comprar, desde hordas Neo-Demoníacas hasta Neo-Demonios solitarios y poderosos, incluso algunas píldoras medicinales de bastante mala calidad. Incluso había objetos mágicos voladores.

Desafortunadamente, no indicaban precios, solo indicaciones de que estos artículos se podían comprar a través de una subasta. Aún así, Meng Hao pudo sentir la majestuosidad de la ciudad. Había muchos Cultivadores; parecía que la ciudad podía albergar a casi diez mil personas, haciendo que el lugar fuera bastante bullicioso.

Mientras caminaba, las pupilas de Meng Hao se contrajeron repentinamente cuando se dio cuenta de que al principio pareció ser una estructura simple, pero en realidad había una tienda de lujo. ¡Esta tienda se especializaba en Tótems!

Las diferentes Tribus tenían diferentes métodos para marcar sus Tótems, y este lugar vendía una variedad de tales métodos por una variedad de precios. Esta tienda instantáneamente llamó la atención de Meng Hao.

Después de un examen cuidadoso, descubrió que la mayoría eran relativamente baratos y que solo estaban diseñados para la funcionalidad, no para proporcionar un avance en la base de Cultivo.

Después de mirar a su alrededor por un tiempo, sintió que entendía la ciudad mucho mejor. Aproximadamente dos horas después, se las había arreglado para pasear por la mitad de la ciudad, cuando de repente, se detuvo en el lugar.

Acababa de sentir un poco de Qi Demoníaco que venía de una tienda cercana. Después de mirar por encima, pudo identificar la tienda; ¡Era un lugar que vendía Antiguos Totémicos Sagrados!

¡Quizás una mejor manera de decirlo es que estos eran Neo-Demonios increíblemente poderosos que podrían llegar a otorgar Tótems!

Los ojos de Meng Hao brillaron, y estaba a punto de entrar en la tienda cuando de repente apareció un hombre delante de él. Estaba vestido como un erudito; este no era otro que el hombre que había estado hablando con Ou Yunzi anteriormente.

El hombre se rió y bloqueó el camino de Meng Hao.

“Compañero Daoista, las cosas en esta tienda estarán en la subasta dentro de siete días. Si los quieres, puedes comprarlas en ese momento.”

Meng Hao miró al hombre con una expresión fría. Sin una palabra, se dio la vuelta y se alejó.

Las pupilas del erudito de mediana edad se contrajeron. Cuando Meng Hao lo vio, el hombre había usado su Sentido Divino para tratar de desenmascarar a Meng Hao. Sin embargo, todo lo que el Sentido Divino pudo distinguir sobre el hombre encapuchado fue… Nada. No podía escanear su interior, ni siquiera en lo más mínimo.

“Ese hombre es muy extraño…” dijo el erudito, entrecerrando los ojos.

La expresión de Meng Hao no cambió mientras caminaba por la ciudad. Sin embargo, en lo profundo de su capa, sus ojos brillaban con frialdad.

“Este lugar es bastante interesante. Parece que casi todo se puede comprar solo en la subasta… Todo parece normal, pero si lo piensas bien…”


* El nombre de Sun Dahai en chino es 孙大海 – sūn dà hǎi. El sun es un apellido. Dahai significa “océano”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente