ISSTH 488 – Entrando en la Región Central

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Habiendo experimentado la batalla con su archienemigo, se podría decir que la Tribu del Cuervo Divino había logrado una gran victoria. Habían exterminado a la Tribu de los Cinco Venenos. Desafortunadamente, esa victoria tuvo un precio muy alto.

De su fuerza de diez mil Cultivadores, ahora solo quedaban un poco más de tres mil. Sin embargo, aquellos que permanecieron habían sido sometidos a una especie de bautismo. Ya sea en términos de base de Cultivo o solo en la impresión que dejaron en otros, ahora eran tan afilados como espadas… ¡Espadas mortales y sin funda!

Todas las batallas que habían luchado hicieron que incluso la muerte significara poco para ellos. En medio de la sangre y la matanza, incluso lo que significaba ser un Cultivador cambió en sus corazones.

La Tribu del Cuervo Divino había experimentado un cambio tumultuoso. Estos más de tres mil sobrevivientes podrían considerarse como una competencia para los miembros más poderosos de las Cinco Tribus del Cuervo Divino de hace años.

La guerra puede acabar con una tribu. ¡Al mismo tiempo, también puede hacer que una Tribu se haga prominente! ¡Puede matar gente. Pero al mismo tiempo, puede dar lugar a una nueva vida!

En un abrir y cerrar de ojos, la Tribu del Cuervo Divino había renacido. A partir de ahora, era posible predecir que si continuaban de esta manera, cuando llegaran a las Tierras Negras, serían una Gran Tribu, se convertirían en protagonistas dentro del Apocalipsis del Desierto Occidental. Basados ​​en su destreza de batalla y en su decisión, se convertirían en una Tribu que incluso otras grandes Tribus llegarían a temer.

Al mismo tiempo, la fuerza personal de Meng Hao continuó creciendo. Cada vez que luchaba en una crisis desesperada, causaba que una fe salvaje creciera en los corazones de los miembros de la Tribu del Cuervo Divino. Se convirtió en una plegaria, un poder de fe que circulaba constantemente alrededor de Meng Hao y se fundía en su cuerpo.

Aunque no podía realmente absorberlo, su existencia continua dentro de él hacía que su fuerza vital floreciera y que el poder de sus Habilidades Divinas y sus técnicas mágicas aumentara dramáticamente.

Meng Hao podía decir que la fe de los miembros de la Tribu del Cuervo Divino tenía el potencial de aumentar su poder. Al mismo tiempo, su propia fuerza hizo que aumentaran las bases de Cultivo de los miembros de la Tribu del Cuervo Divino.

“¡Combinar los cinco elementos dará lugar a un gran salto para las Tribus del Cuervo Divino!”, Pensó Meng Hao. Actualmente, estaba sentado en la cabeza de la víbora voladora. El viento golpeaba contra su rostro mientras observaba las tierras que lo rodeaban.

Después de la batalla, Meng Hao había absorbido el resto de los Neo-Demonios de la Tribu de los Cinco Venenos. Aunque muchos de ellos habían muerto, su horda ahora contenía un total de alrededor de 50,000.

Además, habían adquirido bastante recursos de la Tribu de los Cinco Venenos. Lo más importante… ¡Era este precioso tesoro, una máquina voladora que podía albergar a miles de personas!

Esta gigantesca víbora silbó por el aire, llevando a todos los miembros de la Tribu del Cuervo Divino mientras continuaban su viaje.

La increíble velocidad con la que se movía llenó de esperanza a los miembros de la Tribu del Cuervo Divino, y les permitió dejar de lado la horrible brutalidad de la batalla que acababan de librar.

Les había llevado dos años salir de las profundidades de la Región Norte del Desierto Occidental. Habían experimentado muchas batallas, y al final, habían luchado con la Tribu de los Cinco Venenos. Ahora, era como si una puerta se hubiera abierto para ellos.

Después de pasar por esta puerta, la gloria de la Tribu del Cuervo Divino sería nuevamente conocida en las Tierras Occidentales.

La víbora gigante salió disparada por el aire durante muchos días. Pasaron por encima de unas cuantas tribus que no tenían máquinas voladoras, y pronto habían ido más lejos de lo que podrían haber viajado a pié en diez años.

Cuanto más al sur volaban, menos lagos veían y más ríos. La razón de esto era que, cuanto más al sur se movían, más alta eran las tierras. Por el contrario, muchas áreas en las tierras del norte ya se estaban convirtiendo en mares.

Varios días después, una cadena montañosa se hizo visible más adelante. Era negra, y se extendía de una manera que la hacía parecer interminable.

Sentado junto a Meng Hao estaba el Gran Padre de la Tribu del Cuervo Divino. Su rostro estaba pálido, y su cuerpo envejecido. Mientras miraba hacia la distancia, tosió y luego dijo lentamente: “Esta es la verdadera demarcación entre la Región Norte del Desierto Occidental y la región Central, la Cordillera del Qilin de Tinta…”

Durante la batalla, el Gran Padre había elegido quemar su propia fuerza vital para retrasar al Sumo Sacerdote enemigo. A pesar de los meses de tratamiento consumiendo píldoras medicinales confeccionadas por Meng Hao, así como el poder curativo de su Tótem tipo Madera, había dañado su base de Cultivo. Sabía que se acercaba el momento de su muerte. Solo le quedaba alrededor de la mitad de un ciclo de sesenta años.

No sentía arrepentimientos. La mitad de un ciclo de sesenta años era suficiente para que él pudiera ver con sus propios ojos como la Tribu del Cuervo Divino ingresaba a las Tierras Negras. Incluso podría pasar algún tiempo viviendo con la Tribu después de que llegaran allí.

Para él, eso era suficiente. Durante los pocos meses de viaje, no había practicado el Cultivó, sino que vivía como una persona común. Dormía, y algunas veces soñaba, algo que no había experimentado en muchos años. Dentro de sus sueños, vio imágenes de sí mismo y de los otros Grandes Padres con los que había luchado y tramado durante tantos años. En sus sueños, le sonreían y le hacían señas, invitándolo a irse con ellos.

Habían luchado toda la vida, pero ahora, él era el único que quedaba. Se despertaba de sus sueños sintiéndose solitario.

“Después de pasar estas montañas…”, continuó, con voz baja, “Estaremos en la Región Central del Desierto Occidental. En este momento, probablemente es donde se reúnen los grupos más grandes de Cultivadores.” Después de eso, tosió un par de veces más.

“Nuestra reserva de Piedras de Espirituales es suficiente”, continuó. “Desafortunadamente, este tesoro volador de la Tribu de los Cinco Venenos probablemente no podrá continuar por mucho tiempo. Debido a que fue sobrecargado anteriormente, fue dañado. Me temo que no podrá mantener el vuelo por más de medio año. Después de eso, dejará de funcionar.” El Gran Padre frunció el ceño ansiosamente.

Meng Hao asintió, pero no respondió. Cuando el tesoro de la víbora voladora se disparó sobre la Cordillera del Qilin de Tinta, se abrió un gran cuadro frente a los ojos de Meng Hao. Era una llanura enorme que era completamente diferente de las tierras en el norte.

Aunque la Lluvia Violeta también caía aquí, todavía había vegetación visible, áreas donde la Lluvia Violeta no había exterminado toda la vegetación.

A medida que avanzaban hacia el sur, la Energía Espiritual previamente extinguida, de repente comenzó a volver a la vida. Esto hizo que los miembros de la Tribu del Cuervo Divino se animaran instantáneamente.

Meng Hao frunció el ceño. Debido a que la Energía Espiritual no había sido exterminada por completo en la Región Central del Desierto Occidental, y a que aun quedaba algo de vida, eso significaba que habría más Tribus aquí.

“Ahora que estamos aquí, debemos ser más cautelosos”, dijo. Con eso, envió a la víbora voladora a buscar un lugar en las llanuras donde la Tribu pudiera descansar y reorganizarse.

Al mismo tiempo, agitó su mano, haciendo que un gran grupo de Cuervos negros aparecieran y volaran hacia el oeste, el sur y el este. Salieron disparados por el aire y desaparecieron rápidamente.

El tiempo pasó. Medio mes después, todavía no se habían encontrado con ningún Cultivador local. No obstante, la Tribu del Cuervo Divino permaneció en guardia, vigilando constantemente en todas direcciones.

Una tarde, Meng Hao se sentó con las piernas cruzadas mientras un rayo de luz negra apareció en el cielo. Se disparó hacia el tesoro mágico volador, y luego apareció frente a Meng Hao tomando la forma de un Cuervo negro. Se cernía en el aire frente a él, emitiendo un llamado sin sonido.

Meng Hao miró al cuervo, y luego sus ojos comenzaron a brillar. Un momento después, levantó la mano. El cuervo aterrizó en su palma y luego desapareció.

Pasó otro medio mes. Eventos similares ocurrian una y otra vez cuando los Cuervos negros que Meng Hao había enviado regresaron a gran velocidad con informes de las áreas circundantes.

Meng Hao también pudo ver las tierras circundantes a través de los ojos de los cuervos. Usando sus cuerpos, él fue esencialmente capaz de aumentar el alcance de su Sentido Espiritual.

Varios días después, cuando todos los cuervos habían regresado, Meng Hao estaba ahora tan familiarizado con el área como el dorso de su propia mano.

Agitó su mano, causando que una pantalla apareciera frente a él en la que estaba dibujado un mapa. “Hay siete Tribus en el área, todas de tamaño medio. Las más pequeñas de ellas, son miles, el más grande es de alrededor de 20,000… ”

El Gran Padre y los otros Cultivadores del Alma Naciente de la Tribu del Cuervo Divino que estaban sentados alrededor de Meng Hao, miraron con interés el mapa.

“En este momento, estas dos tribus son las más cercanas a nosotros”, continuó Meng Hao. “Sin duda ellos ya saben que tenemos un Espíritu Demoníaco. Sin embargo, las tribus que lograron migrar tan lejos hacia la Región Central, habrán experimentado muchas dificultades. No harán un movimiento a la ligera, y sin duda intentarán explorarnos.”

“En los últimos días”, dijo con calma, “sentí al menos dos oleadas de Sentido Divino sobre nosotros, que seguramente son de los Antiguos Totémicos Sagrados de esas dos Tribus.” Ninguno de los Cultivadores de los alrededores dijo nada.

“Lo que más me interesa en esta área es este lugar”, dijo Meng Hao, señalando un punto en el mapa. Era un lugar relativamente grande, a unas dos semanas de viaje, que Meng Hao había marcado en el mapa.

“Este lugar parece muy extraño, y está ocupado por siete u ocho tribus. Basado en las observaciones de mis Neo-Demonios, parece que han construido una especie de puesto de avanzada comercial.” Él frunció el ceño.

“¡Deben haber formado una alianza!”, Dijo uno de los Cultivadores del Alma Naciente. Era un hombre de mediana edad, no uno de los miembros originales de la Tribu del Cuervo Divino, sino una adición más reciente.

“Debido al Apocalipsis…”, continuó, “y la creciente pesadez de la Lluvia Violeta, definitivamente habrá algunas tribus que elijan formar alianzas en lugar de luchar entre ellas. Los miembros de tales alianzas serán más fuertes en conjunto y tendrán más posibilidades de sobrevivir.”

“El grupo al que se refería el exaltado Sagrado Antiguo es seguramente tal alianza. En cuanto a la avanzada comercial… eso parece bastante simple de explicar. He pasado por esta parte de la Región Central antes en el pasado. Las tribus en esta área tienden a formar puestos comerciales móviles. De hecho, algunas tribus no son más que tales puestos de avanzada comerciales.”

“El Anciano Sun tiene razón”, dijo el Gran Anciano de la Tribu del Cuervo Oscuro. “También he oído hablar de este asunto. Después de que estas tribus en particular formaron su alianza, construyeron un puesto comercial para participar en el comercio de recursos. Todos tienen sus diferentes necesidades y deseos, pero juntos confían más en llegar a las Tierras Negras.” El Gran Anciano de la Tribu del Cuervo Oscuro ya había cambiado sus Tatuajes Totémicos. Ahora tenía el Tótem tipo Madera de Meng Hao. Esto había provocado que su base de Cultivo volviera a subir a la etapa Inicial del Alma naciente.

“Lógicamente hablando…”, dijo el Anciano Sun, “un puesto de avanzada comercial creado por una alianza como esa no se mantendrá en el lugar por mucho tiempo. Continuarán avanzando, creciendo más fuertes y más poderosos, participando continuamente en los negocios con las personas que se encuentran.”

“Ese es exactamente el tipo de lugar al que debemos ir. Incluso podríamos comprar un tesoro mágico volador de largo alcance. Puede haber algunos otros elementos que podamos adquirir que sean útiles para nuestra migración.”

“Incluso he escuchado que en los puestos de avanzada de algunas de las grandes tribus, puedes comprar los Sagrados Antiguos de las Tribus que han sido eliminadas…”

“La pregunta principal es, ¿nos comprometemos en el comercio con esta alianza? O… ¡¿Les robamos ?!” Sus palabras hicieron que los ojos de todos comenzaran a brillar y luego miraran a Meng Hao para esperar su decisión.

Meng Hao se quedó callado por un rato antes de decir fríamente: “Si la alianza decide comerciar con nosotros, entonces nosotros intercambiaremos. ¡Si quieren ir a la guerra con nosotros, les traeremos la guerra!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente