ISSTH 485 – ¡El Nacimiento del Clon de Sangre!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

El aura conmocionó incluso a los tres Antiguos Totémicos Sagrados de la Tribu de los Cinco Venenos, que se movían como locos fuera de la esfera de sangre.

Estaban asombrados. Hicieron todo lo posible, usando todo el poder de fe que pudieron reunir, sin escatimar esfuerzos, para pasar el obstáculo que era la Bestia Foránea. Luego ellos también comenzaron a fortalecer el sello de sangre.

“¡No debemos permitir que salga! ¡No lo dejéis salir!”

El resto de los Sacerdotes de la Tribu de los Cinco Venenos también sufrieron heridas mientras disparaban hacia la esfera de sangre que continuaba contrayéndose. Cinco de ellos se abrieron paso y, llenos de asombro y miedo, comenzaron a reforzar el sello.

La fuerza combinada de siete Cultivadores del Alma Naciente y tres Antiguos Totémicos Sagrados se vertió en el poder sellador de la esfera de sangre.

Los miembros de la Tribu del Cuervo Divino estaban en un frenesí, ya que también intentaron abrirse paso. Los miembros de la Tribu de los Cinco Venenos lucharon desesperadamente para detenerlos. La intensidad de la batalla aumentó instantáneamente.

Sin embargo, a pesar del hecho de que el poder de la Tribu de los Cinco Venenos se centró en el sello de la esfera de sangre, ésta  continuó encogiéndose. Pronto, solo tenía tres metros de ancho. En este momento, virtualmente todos los Espíritus de la Tribu de los Cinco Venenos habían sido expulsados. Los rostros mágicos tenían expresiones de tormento mientras se disipaban en el área.

Aún más impactante, un aura horrorosa explotó desde la esfera de sangre, cuya fuerza instantáneamente comenzó a sofocar a los siete Cultivadores del Alma Naciente.

Sus rostros quedaron pálidos cuando el aura se estrelló contra ellos, causando un sonido retumbante que llenó sus mentes y los hizo toser sangre.

Los rostros de los tres Antiguos Totémicos Sagrados se llenaron de conmoción y un miedo sin precedentes, hasta el punto en que… ¡Incluso sus cuerpos comenzaron a temblar!

Ahora no había absolutamente ningún Espíritu de la Tribu de los Cinco Venenos en la esfera de sangre; en un abrir y cerrar de ojos, toda la conciencia dentro de ella desapareció, reemplazada por la Magia del Inmortal de Sangre. ¡Al mismo tiempo, se redujo a la forma de una persona!

Esa persona…¡Tenía la apariencia de Meng Hao!

“¡Mátenlo!” Rugió el Gran Padre de la Tribu de los Cinco Venenos con toda la fuerza de sus pulmones, al parecer a punto de volverse loco. Ahora había abandonado cualquier intento de sellarlo, y en cambio desató Habilidades Divinas letales contra la figura de color sangre. Los otros hicieron lo mismo.

Comenzaron a resonar explosiones cuando los tres Antiguos Totémicos Sagrados atacaron. Sin embargo, la figura de color sangre ni siquiera reaccionó. Eso causó que el rostro del Gran Padre de la Tribu de los Cinco Venenos se llenara de asombro.

“¡Este Meng Hao refinó la Sangre Celestial! ¡Él… en realidad la está refinando en una criatura de sangre!”

“¡Eso es imposible! Esa Sangre Celestial fue adquirida por uno de los ancestros por pura casualidad. El poder que contiene es temible hasta el extremo. ¿Cómo podría un Cultivador simplemente fusionarla…? A lo largo de los años, todos los miembros de la Tribu que intentaron fusionarla murieron. ¡Lo mejor que pudimos hacer fue crear una magia para controlarla!”

El Gran Padre y los demás sintieron que sus mentes se tambaleaban, y estaban en shock.

Lo más doloroso era que el preciado tesoro de su Tribu, su arma secreta para destruir al enemigo, se había refinado con éxito. Era casi como si hubieran entregado su precioso tesoro como regalo. Este pensamiento les hizo sentir una incomodidad increíble.

Este era un momento crítico para Meng Hao en el proceso de refinamiento del Clon de Sangre. De repente tuvo la sensación de que este clon de sangre era completamente diferente de los otros clones de sangre que había creado en el pasado. ¡Eran como luciérnagas, ante la luna brillante!

“Entonces, este Clon de Sangre de Ji resulta ser ASÍ de poderoso…” Un nivel tan increíble de poder superó con creces la imaginación de Meng Hao. En este momento, podía detectar leves signos de que, mientras él continuaba con el refinamiento, la voluntad de la sangre estaba despertando lentamente.

Esta era una de las funciones de la Magia del Inmortal de Sangre. ¡Basado en algunos factores que Meng Hao no comprendía completamente, fue capaz de forzar el poder de la línea de sangre oculto dentro de la sangre!

¡Cuanto más antigua fuera la sangre y más pura sea la fuerza de la línea de sangre, más poderoso sería el Clon de Sangre!

Meng Hao respiró hondo. Sabía que lo que tenía que hacer ahora era encontrar algo que actuara como el Núcleo del clon. Si ese núcleo era indestructible, entonces el clon sería indestructible.

Los clones de sangre que Meng Hao había creado en el pasado parecían toscos y se habían refinado utilizando la piel de gelatina de carne. Sin embargo, su utilidad para Meng Hao había sido significativa.

El refinamiento exitoso de este Clon de Sangre en particular, y su temible nivel de poder, era algo que incluso la información sobre la Magia del Inmortal de Sangre no describía. Incluso el Inmortal de Sangre nunca había anticipado que algo así podría suceder. Incluso el Inmortal de Sangre nunca había creado un clon como este en particular… Un Clon de Sangre del Clan Ji.

Después de todo, el Inmortal de Sangre menospreciaba a los miembros ordinarios del Clan Ji. Su objetivo principal era refinar la sangre de los descendientes directos del Clan Ji. Sin embargo, incluso los Clones de Sangre creados a partir de la sangre de descendientes directos, palidecerían en comparación con el Clon de Sangre, que estaba a punto de aparecer.

Eso fue porque una de las gotas de sangre que formaba este clon era de un Elegido del Clan Ji. Otra era del antiguo Ji Diecinueve y la gota final, la gota que determinó exactamente cuán terriblemente poderoso sería el Clon de Sangre… tenía un origen que incluso Ji Diecinueve no podía determinar. ¡Lo único que podía decir era que esta gota de sangre provenía de los tiempos primordiales, y era tan poderosa como la sangre de un antepasado original!

Fue esa gota final de sangre lo que hizo a este Clon de Sangre completamente diferente. De hecho, si Meng Hao pudiera obtener seis gotas más de sangre en el futuro y fusionarlas en este Clon de Sangre, entonces podría formar una Divinidad de Sangre completa. En ese caso, el poder del Despertar Ancestral se desataría, ¡y ese misterioso antepasado del Clan Ji aparecería!

Cuando llegara ese momento, podría ser posible reconocer a esa persona… ¡y determinar su verdadera identidad!

Los rugidos llenaron el aire mientras el poder de la Tribu de los Cinco Venenos se lanzó al ataque. La figura de color sangre que rodeaba a Meng Hao se retorcía de una manera extraña. Sin embargo, no importaba qué Habilidad Divina chocara contra ella, nada podía impedir que la figura se formara por completo.

La figura de sangre lentamente se volvió más refinada; Las características de Meng Hao lentamente se hicieron más claras. En un abrir y cerrar de ojos, un brillo sangriento repentinamente comenzó a extenderse como agua fuera de la figura.

El rostro del Gran Padre de la Tribu de los Cinco Venenos cayó. Podía sentir un aura impactante que actualmente estaba siendo retenida por la figura de color sangre que rodeaba a Meng Hao.

“No retengan nada. ¡Exterminenlo!”, Gritó el Gran Padre de la Tribu de los Cinco Venenos. Él lanzó un encantamiento con ambas manos y luego escupió una bocanada de sangre. Su cuerpo se marchitó instantáneamente, pero a cambio, apareció de repente una neblina de cinco colores que rodeó a Meng Hao.

El rostro del Sumo Sacerdote se oscureció cuando lanzó un encantamiento con su mano derecha. Los Tótems de su cuerpo se manifestaron mágicamente en una criatura que era una combinación de las cinco criaturas venenosas. Esta cargó instantáneamente hacia Meng Hao.

Los otros cinco Cultivadores del Alma Naciente lanzaron sus Habilidades Divinas más poderosas.

En cuanto a los tres Antiguos Totémicos Sagrados, sus cuerpos empezaron a encogerse repentinamente hasta que cada uno no tenía más de un metro o dos de largo. Esto significaba que sus cuerpos ahora eran más refinados y puros que nunca. Cargaron hacia Meng Hao sintiendo que el brillo sangriento que provenía de él era algo tan impactante que podía aplastarlos y destruirlos.

Tal fuerza restrictiva les sorprendió, e instintivamente sabían que tenían que destruirla antes de que apareciera por completo. Fue una premonición que surgió desde el interior de su sangre y de sus almas. Una vez que el resplandor sangriento tomara forma, no importaría que los tres fueran Antiguos Totémicos Sagrados. Frente a tal poder, serían aplastados como cañas secas o madera podrida.

¡Era una premonición instintiva, una intuición temible!

Sin embargo, a pesar de que sus Habilidades Divinas y sus Técnicas Mágicas chocaron contra Meng Hao, el brillo sangriento que lo rodeaba de repente se redujo para formar un punto rojo en su frente. Los ojos de Meng Hao de repente se abrieron de golpe.

En el instante en que sus ojos se abrieron, el brillante punto sangriento en su frente salió volando. Emitió un aullido impactante que envió ondas de sonido que se oyeron en todas direcciones, y todos los sellos que estaban rodeándolo se rompieron.

El punto sangriento y resplandeciente se transformó instantáneamente en un haz de luz sangrienta que se disparó hacia la Víbora  Sagrada. La víbora retrocedió de inmediato, con una expresión de asombro y desesperación en su rostro. Un temblor la sacudió hasta lo profundo de su alma, inundándola como el agua de una inundación. Frente a este sangriento rayo de luz, era como si hubiera perdido todo el poder para defenderse, ante tal poder, ¡Había perdido toda su confianza!

El haz de luz sangrienta se movió con una velocidad indescriptible cuando chocó y luego traspasó directamente la Víbora Sagrada.

El cuerpo entero de la Víbora Sagrada se volvió pálido mientras su esencia, su fuerza vital, su sangre, todo fue instantáneamente absorbido por la sangrienta figura.

Este nivel era como un poder Celestial. Si te quería muerto, entonces no tenías más remedio que morir. ¡Este Clon de Sangre era un Clon de Sangre del Clan Ji, y el Clan Ji era el Cielo de la Novena Montaña y el Mar!

Si quisiera quitarte todo, entonces cualquier resistencia que ofrecieras sería inútil. Para el Clan Ji, cualquier persona que no fuera de Ji, ¡Era un hereje!

Por ejemplo, este Antiguo Tótem Sagrado, que se originó en la Antigua Secta del Demonio Inmortal, una Secta que… ¡el Clan Ji se había visto obligado a erradicar!

¡La muerte del Antiguo Totémico Sagrado se convirtió instantáneamente en un trueno que sacudió los corazones de los Cultivadores del Clan de los Cinco Venenos! ¡Los rostros del Gran Padre, el Sumo sacerdote y los demás cayeron!

“¡¡Imposible!!”

“Sagrado Antiguo… El exaltado Sagrado Antiguo fue absorbido… “

“Esto es… esto es…” Mientras que el cadáver de la víbora Sagrada comenzó a caer al suelo, hubo alrededor de diez mil miembros de la Tribu de los Cinco Venenos que tosieron sangre y comenzaron a llorar. Los Tótems en sus cuerpos comenzaron a desvanecerse y sus bases de Cultivo comenzaron a caer.

Incluso hubo varios entre los más de diez Sacerdotes que tosieron sangre y comenzaron a temblar, con el rostro lleno de incredulidad.

“El Sagrado Antiguo… ¡¡Pereció!!”

Cuando el haz de luz sangrienta voló por el aire, un sonido extraño e impactante que resonó; como si algo hubiera sido tragado. El sonido del eco hizo que todos, incluso los otros dos Sagrados Antiguos, cesaran instantáneamente cualquier ataque y se dieran vuelta inmediatamente para huir. Un rostro de color sangre apareció de repente alrededor de Meng Hao. Se le oía retumbar. Retrocedió unos pocos pasos, luego usó una Teletransportación menor para aparecer repentinamente en la distancia, donde cargó contra la Tribu de los Cinco Venenos.

“Clon de Sangre…” dijo fríamente. “Puedes continuar alimentándote.” La intención asesina destelló en los ojos de Meng Hao. El haz de luz sangrienta emitió un grito, y luego de repente se materializó en una figura.

Se veía exactamente como Meng Hao, excepto que emanaba un brillo sangriento y tenía ojos de color escarlata. Su cuerpo destelló mientras se disparaba a una velocidad increíble hacia los otros dos Antiguos Totémicos Sagrados.

Los dos Sagrados Antiguos retrocedieron casi instintivamente, moviéndose lo más rápido posible. Desafortunadamente, incluso si se movieran más rápido que eso, no podrían ir más rápido que el Clon de Sangre del Clan Ji.

“Neo-Demonios…” gritó Meng Hao, su voz hizo eco en todo el campo de batalla. “Soy su Patriarca Demonio. ¡Hoy, puedes sacrificar a todos, hasta que se alivien sus corazones!” 40,000 Neo-Demonios permanecian de su horda. Casi la mitad había sido asesinada. En este momento, sin embargo, los 40,000 Neo-Demonios restantes levantaron la cabeza y lanzaron un rugido que sacudió los Cielos. De repente, un Qi Demoníaco sin límites rodeó a Meng Hao y luego se extendió para ser absorbido por todos los Neo-Demonios. Además, los Neo-Demonios de la Tribu de los Cinco Venenos repentinamente comenzaron a temblar y emitir gemidos serviles.

¡Bajo este repentino contraataque, los Cultivadores de la Tribu de los Cinco Venenos fueron lanzados al completo caos!

“¡Ejerzan su fe en mí! Miembros de la tribu que me ofrecen adoración, yo soy su Antiguo Totémico Sagrado. Aquellos que demuestren su fe en mí, tendrán mis Tótems… La Tribu de los Cinco Venenos es nuestro archienemigo. ¡Es hora de resolver nuestras diferencias de una vez por todas!” Agitó su manga haciendo que apareciera mágicamente un Árbol Madera Verde. Un mar de llamas rugió hacia el cielo. La lluvia dorada se extendió, y el Suelo de Escarcha comenzó a congelar todo!

Los miles de miembros que quedaron de la Tribu del Cuervo Divino tenían ojos rojos y  brillantes. ¡Con total locura que cargaron contra los aterrorizados miembros de la Tribu de los Cinco Venenos!

Los ojos de Meng Hao brillaron con dureza, y su voz hizo resonó como un trueno, causando que el Cielo y la Tierra se separaran:

“¡Mátenlos!”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente