ISSTH 481 – Un Viejo Enemigo

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

La batalla duró varias horas. El Gran Padre de la Tribu del Universo Eterno pereció y el Sumo Sacerdote fue destruido. De los cinco Cultivadores del Alma Naciente restantes, tres murieron y dos intentaron huir.

No llegaron muy lejos antes de que Meng Hao los alcanzara y los exterminara.

No tenía otra opción. La única oportunidad que tenían para vivir era rendirse, cambiar sus Tótems y ejercer su fe en Meng Hao, convirtiéndose en un miembro esclavo de las Tribus del Cuervo Divino. Meng Hao bien podía imaginar que si no matara a los que eligieron huir, las noticias del asunto del Espíritu Demoníaco viajarán rápidamente a lo largo y ancho.

Ya estaban en una situación lo suficientemente mala, si las noticias se difundieran aún más, sería aún más difícil migrar con éxito.

Solo unos dos mil miembros de la Tribu del Universo Eterno quedaron de la fuerza original de siete u ocho mil. Estos miembros optaron por rendirse y pagar lealtad a Meng Hao, convirtiéndose en miembros esclavos de las Tribus del Cuervo Divino.

De los 60,000 Neo-Demonios, 50,000 sobrevivieron a la batalla. Bloquearon el cielo mientras rodeaban a Meng Hao, que estaba allí de pie, con el pelo ondeando y su rostro lleno de intención asesina. Realmente se veía extraño en estas circunstancias.

Varios días después, las Tribus del Cuervo Divino, ahora con cuatro mil miembros, llegaron a la ciudad anteriormente controlada por la Tribu del Universo Eterno. Despojaron a la ciudad de cualquier cosa útil y luego siguieron su camino.

Se dirigieron hacia el sur, siguiendo un camino que eventualmente los llevaría fuera de la Región Norte del Desierto Occidental.

La Lluvia Violeta solo siguió cayendo cada vez más fuerte. Sus propiedades corrosivas y su capacidad para exterminar la fuerza vital, también aumentaron. Más y más lagos se formaban cubriendo toda la tierra. Era fácil imaginar que no pasaría mucho tiempo antes de que los lagos se unieran para convertirse en un mar.

El tiempo pasó, y rápidamente pasaron dos años. Durante estos dos años, las Tribus del Cuervo Divino continuaron avanzando sin descanso hacia el Sur. Cruzaron enormes lagos y se abrieron paso a través de las cordilleras. Durante el viaje, se enfrentaron en batalla en siete ocasiones.

Estas siete batallas hicieron que las Tribus del Cuervo Divino se elevaran completamente a la prominencia. Sus números crecieron de cuatro mil a más de 10.000. Solo un millar de ellos eran miembros originales de las Cinco Tribus del Cuervo Divino. Los otros Cultivadores fueron capturados en batalla y luego eligieron jurar lealtad al Cuervo Divino, ejercer su fe en Meng Hao y convertirse en esclavos.

Sus Tótems fueron cambiados a la fuerza. Postrándose en adoración a Meng Hao, recibieron un Tótem de Metal, Madera, Fuego o Tierra, de su Sagrado Antiguo, Meng Hao.

A través de las batallas sucesivas, la horda Neo-Demoníaca de Meng Hao aumentó gradualmente de tamaño. Ahora contaba con 80,000 Neo-Demonios.

En cuanto a los Cultivadores del Alma Naciente, antes solo tenían tres. Ahora, eran siete, habían aumentado su número en cuatro. Eran Cultivadores de otras tribus que habían elegido rendirse. Que estos Cultivadores eligieran unirse a las Tribus del Cuervo Divino Cuervo, fue en realidad una buena fortuna para sobrevivir el Apocalipsis.

Si las Tribus del Cuervo Divino lograran llegar a las Tierras Negras, entonces ellos también podrían entrar y sobrevivir.

La impactante visión de la horda Neo-Demoníaca que volaba a través del cielo, hizo que la gloria de las Tribus del Cuervo Divino se restaurara al nivel en el que había estado en los días de las Cinco Tribus. Ahora que se estaban uniendo más personas y que los recursos eran más abundantes, Meng Hao comenzó a preparar píldoras medicinales. Debido a que sus píldoras medicinales podían restaurar la Energía Espiritual, se convirtieron en una parte esencial de la vida en las Tribus del Cuervo Divino.

También fue la razón por la que los más de 10,000 Cultivadores pudieron continuar soportando la Lluvia Violeta. Después de todo… a pesar de su abundancia de recursos, todavía no habían podido adquirir una máquina voladora.

Los objetos mágicos voladores a gran escala eran considerablemente caros, y no eran algo que podrían poseer tribus de tamaño medio. Solo las grandes tribus tendrían tales objetos mágicos.

Meng Hao tenía la esperanza de poder adquirir una máquina voladora. Sin embargo, durante los dos años, su rostro solo siguió oscureciendose cada vez más y más. Era muy consciente de que, debido al Apocalipsis, muchas Tribus del Norte del Desierto Occidental estaban en proceso de migrar. Por eso se habían encontrado con las otras siete tribus y se libraron las batallas.

Sin embargo, a medida que continuaban viajando, eventualmente abandonarian la Región Norte. Cuando eso sucediera, se enfrentarían incluso a más tribus, muchas de las cuales tendrían brújulas Feng Shui. Una vez que el Espíritu Demoníaco apareciera en una brújula Feng Shui, daría lugar a una violencia impactante.

¡La única manera de resolver situaciones como esa… era matando!

Los ojos de Meng Hao destellaron con una luz fría. Durante los dos años, se había acostumbrado por completo a realizar masacres.

“Si las Tribus del Cuervo Divino no pueden llegar hasta las Tierras Negras, será porque he hecho todo lo que estaba en mi poder, pero no fue suficiente. En ese momento, mi deuda con el Cuervo Dorado será saldada. Le demostraré que soy digno de las bendiciones que he recibido de las Tribus del Cuervo Divino.”

Meng Hao ya estaba haciendo todo lo posible para cumplir con sus obligaciones morales. Independientemente de si era capaz o no de alcanzar el pináculo de su objetivo, ahora había poco más que podía hacer.

Durante los dos años en que Meng Hao observó que caía la Lluvia Violeta, estaba comenzando a alcanzar poco a poco la iluminación. Él fue capaz de usar la Llama Eterna de la Píldora del Este para dar a luz a su Tótem tipo Fuego, y el Suelo de Escarcha para crear su Tótem tipo Tierra. En cuanto a su Tótem tipo Agua… ¡Tal vez realmente podría usar la Lluvia Violeta para adquirirlo!

Después de todo, la Lluvia Violeta contenía el poder de un Apocalipsis. Tal poder tipo Agua podría exterminar la vida y desvanecer la Energía Espiritual. Era extraordinaria hasta el extremo. Si pudiera controlar ese poder y usarlo para crear un Tatuaje Tótem tipo Agua, entonces Meng Hao no solo habría completado el Gran Círculo de los Cinco Elementos, ¡Sino que lo habría hecho con cinco elementos que podrían sacudir el Cielo y la Tierra!

El Metal vino del Cuervo Dorado, una píldora medicinal de la antigüedad que se convirtió en un Demonio, ¡Algo extremadamente raro en el Cielo y la Tierra!

La Madera vino de un poderoso experto del Noveno Mar, que se derrumbó al alcanzar el Cielo del Sur. ¡Su conciencia renació en la forma de un árbol, el Árbol Madera Verde!

El Fuego venía de la Llama Eterna de la Píldora del Este. Era un fuego que nunca podría extinguirse, que existiría eternamente. Su origen era un misterio, de modo que incluso Meng Hao no estaba seguro de dónde venía.

La Tierra provenía del poder del Suelo de Escarcha y del Emperador Demonio del Suelo de Escarcha, un suelo Legendario que, según las leyendas de la Novena Montaña, nació mágicamente de un trozo de tierra, y finalmente se convirtió en único e incomparable.

“Agua… ¡La Lluvia Violeta del Apocalipsis, Extermina la vida y corta la Energía Espiritual, dejando todo desolado!” Los ojos de Meng Hao brillaron con una luz extraña.

10,000 Cultivadores de la Tribu lo siguieron en esta migración apocalíptica. La velocidad con la que viajaban era significativamente más rápida que dos años antes. Después de todo, todas las personas que se rindieron y ofrecieron su lealtad, eran Cultivadores, no miembros ordinarios de las Tribus. En cuanto al grupo original de mil miembros de las Tribus del Cuervo Divino, los pocos cientos de miembros ordinarios de la Tribu fueron asistidos por los demás, y no influyeron en la velocidad general de la migración.

No mucha gente notó el surgimiento de las Tribus del Cuervo Divino. Después de todo,  estaban ansiosos por llevar a cabo sus propias migraciones y no prestaban demasiada atención a lo que estaba sucediendo en otros lugares. Además, debido al caos del Apocalipsis, todas las Tribus estaban muy atentas cuando se trataba de negociar con forasteros.

Sin embargo, había una Tribu que notó a las Cinco Tribus del Cuervo Divino. ¡Esa Tribu no era otra que la antigua enemiga de las Tribus del Cuervo Divino, la Tribu de los Cinco Venenos!

En la frontera de la Región Norte del Desierto Occidental, la Tribu de los Cinco Venenos había establecido refugios temporales. En el pabellón central se encontraban los Sacerdotes de la Tribu, que sumaban trece en total. En la posición central había dos ancianos.

El primero era el Gran Padre de la Tribu de los Cinco Venenos. El otro… era el hombre que había dirigido al gran ejército en un intento de exterminar a las Cinco Tribus del Cuervo Divino. El Sumo Sacerdote.

Él rompió el silencio de la tienda con su voz ronca: “Estamos seguros de que las Tribus del Cuervo Divino tienen un Espíritu Demoníaco.”

Las conversaciones estallaron inmediatamente dentro del pabellón central.

“Ya nos hemos contactado con la Gran Tribu del Cielo Nuboso. Tienen un Patriarca de la Separación del Espíritu, que los califica para ingresar a las Tierras Negras. Si decidimos unirnos a ellos, entonces… de ahora en adelante, perderemos el derecho a gobernarnos a nosotros mismos y nos convertiremos en una rama auxiliar de su Tribu. Los exaltados Sagrados Antiguos se muestran reacios a aceptar tal acuerdo.”

“Si elegimos no unirnos a la Gran Tribu del Cielo Nuboso, entonces la única esperanza que tenemos para sobrevivir es exterminar a las Tribus del Cuervo Divino y apoderarnos de su Espíritu Demoníaco. Además, nuestra única oportunidad de hacerlo… ¡Es antes de que las noticias de este Espíritu Demoníaco se extiendan a otras áreas, fuera de la Región Norte del Desierto Occidental!”

“Eso es cierto. Una vez que las noticias se extiendan, llegarán a la Región Central, donde se congregan grandes cantidades de Tribus. Cuanto más al Sur, más Tribus habrá al acecho. Una vez que las Tribus del Cuervo Divino entren en la Región Central, será imposible ocultar el hecho de que tienen un Espíritu Demoníaco.”

“Si adquirimos el Espíritu Demoníaco, podríamos usarlo para hacer un trato con la Gran Tribu del Cielo Nuboso. Podríamos ofrecercelo a cambio de la posibilidad de continuar siendo autonomos si nos unimos a ellos.”

A medida que continuaban las conversaciones, el Gran Padre se sentó taciturnamente.

“De acuerdo con nuestro acuerdo anterior, el emisario de la Tribu del Cielo Nuboso estará aquí en dos meses.”

“Sin embargo, de acuerdo con nuestras investigaciones secretas, las Tribus del Cuervo Divino ahora son más de 10,000 en número. También tienen decenas de miles de Neo-Demonios. ¡Además, su Gran Dragoneer Meng Hao vale más que mil Cultivadores regulares! Tal guerra no será una cosa simple.”

“No son más que una multitud desordenada. ¡Si atacamos con todas nuestras fuerzas, definitivamente podemos eliminar a las Tribus del Cuervo Divino en tres días, y capturar el Espíritu Demoníaco antes de que alguien más pueda hacerlo!”

Finalmente, el Gran Padre se aclaró la garganta, causando que el pabellón se calmara al instante. Todas las miradas recayeron sobre él.

“Los Sagrados Antiguos no están dispuestos a unirse a otra Gran Tribu. Tampoco nosotros… Por lo tanto, ¡Prepárense para la guerra! Lucharemos contra las Tribus del Cuervo Divino y capturaremos su Espíritu Demoníaco.”

“¡Ese Espíritu Demoníaco es la clave de nuestra futura supervivencia!” Sus ojos se llenaron de determinación mientras hablaba. Luego, todos los Sacerdotes le hicieron una profunda reverencia.

“En cuanto a ese Gran Dragoneer Meng Hao… la Tribu todavía tiene una gota de Sangre Celestial. ¡Usaremos la sangre para fusionar los Espíritus de las decenas de miles de miembros de la Tribu, y matar a Meng Hao!

El Sumo Sacerdote lo miró en shock y dijo: “Sangre Celestial. Eso es…”

“Ya he tomado una decisión. ¡El Gran Dragoneer Meng Hao de las Tribus del Cuervo Divino morirá tan pronto como hagamos nuestro asalto!” La voz del Gran Padre era autoritaria. Los demás se quedaron sentados en silencio por un momento, y luego comenzaron a asentir.

Poco después, el área de residencia temporal de la Tribu de los Cinco Venenos zumbó cuando 50,000 miembros de la Tribu se postraron alrededor de cinco estatuas. Si pudieras ver la escena desde arriba, la Tribu de los Cinco Venenos parecía una flor gigante con cinco pétalos. En el mismo centro estaban el Gran Padre y los demás.

De repente, una gota de sangre apareció en la mano del Gran Padre, y éste la arrojó al cielo.

Al mismo tiempo, las decenas de miles de miembros de la Tribu postrados comenzaron a cantar un conjuro. El sonido era extremadamente extraño ya que flotaba en el aire. El cielo se oscureció y la Lluvia Violeta en la zona pareció comenzar a ondular.

“¡Fusión de Espíritus!”, Gritó el Gran Padre. Inmediatamente, 50,000 Cultivadores se mordieron la lengua y escupieron una bocanada de sangre. La sangre se disparó de inmediato en el aire para fusionarse con la gota de sangre violeta que se había arrojado anteriormente. La masa de sangre creció más y más grande; en un abrir y cerrar de ojos tenía una docena de metros de ancho. Luego comenzó a encogerse hasta que tenía apenas dos metros de altura, y tomó la apariencia de un humano.

Pronto apareció un rostro. Sus ojos se abrieron, y un resplandor sangriento se elevó hacia el cielo. Miró a su alrededor y, al parecer sintiendo la voluntad de los 50,000 Cultivadores que la rodeaban, giró la cabeza y luego salió disparado en la distancia.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente