ISSTH 480 – ¡Una Derrota Masiva para la Tribu del Universo Eterno!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

La expresión de Meng Hao era tan tranquila como siempre mientras se enfrentó, cara a cara, contra casi diez mil Cultivadores y decenas de miles de Neo-Demonios. Detrás de él, la Muralla de Espinas, contenía a los dos mil miembros de las Tribus del Cuervo Divino en el interior de la enorme cúpula, protegiendolos.

Meng Hao respiró hondo y luego dirigió su mano hacia el suelo. “Los he estado esperando por un tiempo”, dijo con frialdad.

“¡Entrega Justa!”

Instantáneamente, esta tierra donde la Energía Espiritual parecía extinta, repentinamente se llenó de Qi Demoníaco. Cuando Meng Hao agitó su mano, el Qi Demoníaco explotó.

Éste instantáneamente hizo que los Neo-Demonios que se acercaban, comenzaran a temblar. Sus expresiones eran de pánico. Repentinamente dejaron de moverse y comenzaron a emitir chillidos lastimeros.

El cambio repentino causó que las expresiones agresivas y violentas de los miembros de la Tribu del Universo Eterno, cambiarán de inmediato.

Esta fue la primera vez que Meng Hao desataba sin vacilar, todo el poder del Qi Demoníaco que tenía a su disposición. Este era un poder que no pertenecía a los Grandes Dragoneers, sino a los Selladores de Demonios. ¡Este era un Poder Celestial verdaderamente trascendental!

Los Cultivadores no podían sentir este Qi, pero para los Neo-Demonios, no podía ser más evidente.

Lo que veían era a Meng Hao, hirviendo con un impactante Qi Demoníaco. El Qi se elevó hacia el cielo; incluso la Lluvia Violeta parecía estar distorsionada por él. Meng Hao era el centro de una tormenta de Qi Demoníaco que estalló en todas direcciones.

En el mundo que solo los Neo-Demonios podían ver, el Qi Demoníaco rugió desde Meng Hao, transformándose en una figura masiva. Esta era una figura compuesta completamente de Qi Demoníaco, y se parecía… a Meng Hao.

A partir de este momento, Meng Hao no parecía ser un Cultivador, ¡Sino un Gran Demonio Soberano del Cielo y la Tierra!

Este Demonio podría sacudir el mundo, y tenía un monstruoso Qi Demoníaco. Era como un rey que llegó y se adueñó de cualquier terreno que pisaba, para que formara parte de sus dominios..

Los Neo-Demonios en la horda temblaban tanto que incluso sus almas se agitaron. De repente, los recuerdos dentro de su sangre fueron despertados. Los Neo-Demonios de repente comenzaron a gritar. Los sonidos de sus gritos estaban llenos de reverencia y lealtad.

¡Se presentaron ante el maestro de los Neo-Demonios, ante el aura de un Demonio Mayor, un aura que era como la de sus propios Antepasados!

Las decenas de miles de Neo-Demonios de la Tribu del Universo Eterno, independientemente de su nivel, rugían continuamente. Sus expresiones estaban llenas de veneración y respeto. ¡Ya no estaban avanzando a través del suelo, sino que se postraban en él! Incluso los Neo-Demonios que habían estado volando en el cielo también descendieron a postrarse  en el suelo.

Independientemente de cómo sus Maestros trataron de controlarlos, todos reconocieron su lealtad hacia Meng Hao, ¡Sin excepción!

Esta escena causó que los miembros de la Tribu del Universo Eterno jadearan en estado  de shock. Antes de que tuvieran tiempo de reaccionar, Meng Hao agitó su mano, causando que el impactante Qi Demoníaco se abriera paso hacia todos y cada uno de los Neo-Demonios.

Cuando el Qi Demoníaco entró en sus cuerpos, sus rugidos se volvieron frenéticos y sus cuerpos se hicieron más grandes y más feroces. Sus auras eran ahora muchas veces más poderosas que antes. ¡Incluso todos ellos empezaron a mostrar signos del Despertar Ancestral!

Uno de los Neo-Demonios en la horda era un Ghoul de rostro azul. Levantó su cabeza al cielo para rugir; a partir de este momento, ya no caminaba a cuatro patas, sino que se levantó sobre dos piernas. Su cuerpo azul y sin pelo emanaba ondas impactantes. Sus ojos se volvieron de un rojo brillante, y creció casi diez metros de altura. Aún más impactante, un cuerno repentinamente surgió de su frente.

El cuerno en espiral crepitaba con chispas de relámpagos, y emanaba un aura asombrosa. La apariencia de este Neo-Demonio se parecía mucho a la de las nueve estatuas en la ciudad de la Tribu del Universo Eterno.

Su aparición provocó de inmediato que los miembros de la Tribu del Universo Eterno se llenaran de conmoción. Sus corazones temblaron y gritaron llenos de asombro.

“¡Sagrado Antiguo! ¡¡Es… se ve exactamente como el Sagrado Antiguo!!

“¿Quién es esa persona? Él causa que nuestros Neo-Demonios muten y se salgan de control… “

En medio de la conmoción, la voz tranquila y misteriosa de Meng Hao hizo eco en los alrededores: “A partir de ahora, síganme… ¡A la batalla!” En respuesta, decenas de miles de Neo-Demonios rugieron frenéticos, se liberaron de sus amos y se volvieron hacia ellos con expresiones viciosas. Parecía que… realmente estaban cambiando de lado.

Al mismo tiempo, Meng Hao agitó su brazo, causando que sus 20,000 Neo-Demonios aparecieran repentinamente, aullando al cielo. Instantáneamente dispararon hacia los miembros de la Tribu del Universo Eterno.

Casi 60,000 Neo-Demonios absorbieron el Qi Demoníaco, lo que causó una variedad de mutaciones. Rodearon rápidamente a los ocho mil Cultivadores que estaban realmente sorprendidos de esta situación descabellada, todos habían perdido completamente su voluntad de luchar. Bien se podían imaginar el resultado final de la batalla.

La expresión de Meng Hao se mantuvo tranquila mientras veía estallar la masacre salvaje. Explosiones y gritos llenaron el aire. Al mismo tiempo, cinco Cultivadores del Alma Naciente dispararon hacia él, emanando una densa intención asesina.

Estas personas estaban en la etapa Inicial del Alma naciente; para tratar con gente así, Meng Hao ni siquiera necesitaba ponerse la Máscara del Inmortal de Sangre. Su mano destelló en un gesto de encantamiento y señaló hacia adelante. Al instante, el poder del Suelo de Escarcha se disparó, seguido por un mar de llamas, un árbol gigantesco y una lluvia dorada. Los Tótems de cuatro de los cinco elementos explotaron con todo su poder.

Antes de que los cinco Cultivadores del Alma Naciente se acercaran a Meng Hao, sus cuerpos temblaron bajo el ataque de sus Cuatro grandes Tótems.

La sangre salió de sus bocas y sus rostros se llenaron de asombro. Fue en este punto que de repente dos figuras se lanzaron por el aire hacia Meng Hao, enviando ondas en todas direcciones. Todo Neo-Demonio que se interpuso en su camino, se transformó en una nube de sangre; ninguno fue capaz de detener, ni por un momento, a estas dos figuras.

Eran dos hombres viejos. Sus ojos irradiaban una desbordante intención asesina mientras se acercaban a Meng Hao.

“¡Es un Gran Dragoneer! ¡Mátalo y la horda Neo-Demoníaca se dispersará!

Mientras se acercaban, Meng Hao se puso la Máscara de Sangre. Al instante, el Qi Sangriento explotó, cambiando completamente su aura. Irradiando una poderosa intención asesina, su cuerpo destelló mientras se convertía en una luna negra.

Se pudieron ver unas volutas de humo verde cuando de repente apareció frente a los dos ancianos.

Que él apareciera de esta manera era extraño y chocante. Casi no podían creer lo que estaban viendo con sus propios ojos y sus corazones se llenaron con un mal presentimiento.

Cuando los rostros de los ancianos cayeron, Meng Hao apretó su mano derecha en un puño y luego lanzó un golpe.

¡Booom!

Uno de los ancianos fue lanzado hacia atrás. Rápidamente había convocado siete u ocho Tesoros Mágicos para tratar de defenderse, pero fueron destruidos. Los fragmentos de los éstos se estrellaron contra su pecho, provocando que saliera sangre de su boca y los Tatuajes Tótem en su cuerpo se oscurecieran.

Al mismo tiempo, Meng Hao se volvió. Unas lunas negras brillaron en sus ojos y de repente, una luna negra apareció mágicamente en su frente, como un tercer ojo que miraba fijamente al anciano.

Este anciano empleó con urgencia sus Habilidades Divinas, y fue rodeado instantáneamente por los Ghouls. Este era en realidad el Gran Padre de la Tribu del Universo Eterno; El hombre que Meng Hao había golpeado hacía unos momentos era el Sumo Sacerdote.

Cuando los ojos del Gran Padre se encontraron con los de Meng Hao, su expresión se oscureció y su mente se llenó de zumbidos repentinos, el reflejo de una luna negra apareció en su propia frente. De repente sintió un dolor punzante en su Mar de Percepción, como si una gran espada invisible lo estuviera apuñalando.

El agudo dolor provocó que dejara escapar un grito miserable. Incapaz de atacar, con su mente llena de zumbidos, disparó hacia atrás en retirada.

Esta luna negra semejante a un ojo no era otra que el Tesoro Salvavidas de Yi Chenzi. Sin embargo, en manos de Meng Hao su poder superó con creces el que tenía en manos de Yi Chenzi. Aunque Meng Hao no cultivó la Magia del Sacrificio de Sangre, después de ponerse la Máscara de Sangre, el poder de su Qi Sangriento superó con creces el de Yi Chenzi.

No necesitaba sacrificios de sangre. Cada vez que mataba a una persona, el enrojecimiento de la máscara aumentaba.

Se podían escuchar gritos espeluznantes mientras los 60,000 Neo-Demonios atacaban y mataban despiadadamente a la asediada Tribu del Universo Eterno.

Lo que más sorprendió a la Tribu del Universo Eterno fue que dentro de la horda Neo-Demoníaca había una bandada de Cuervos negros extremadamente extraños. No atacaron a nadie, sino que volaron alrededor, aparentemente absorbiendo algo. Sin embargo, no pasó mucho tiempo antes de que los cadáveres en el suelo comenzaran a contraerse y levantarse.

Los muertos volvieron a la vida y se levantaron. Dentro de los ojos de cada cadáver se podía ver la imagen de un cuervo. Inmediatamente, los cadáveres cargaron contra sus antiguos compañeros miembros de la Tribu.

Lo más sorprendente de todo fue que estos cadáveres… ¡Todavía tenían bases de Cultivo!

Aunque solo podían usar sus bases de Cultivo por instinto, estos cadáveres no temían a la muerte. Incluso si todo lo que les quedara fuera la cabeza, intentarían morder a su oponente. Esta escena aumentó enormemente la brutalidad en el campo de batalla.

La situación rápidamente se convirtió en desesperada, causando que algunos miembros de la Tribu del Universo Eterno se mordieran la lengua y escupieran sangre. Después de realizar rápidamente gestos de encantamiento, apuntaron hacia el cielo.

“Exaltado Sagrado Antiguo, ayúdanos!”

El Sumo Sacerdote, los Cinco Cultivadores del Alma Naciente y el resto de los miembros de la Tribu se mordieron la lengua y escupieron sangre. Uno por uno, rugieron hacia el cielo: “¡Exaltado Sagrado Antiguo, ayúdanos!”

Las voces de los miles de miembros de la Tribu se unieron, transformándose en un sonido atronador que se extendió, sacudiendo el Cielo y la Tierra. De repente, se oyó un rugido desde el cielo a la distancia.

Era una nube negra, ¡Dentro de la cual había un Ghoul!

Su piel era azul, y tenía trescientos metros de altura. Tenía un cuerno en espiral, y su cuerpo estaba cubierto de escamas. El aura de este Antiguo Neo-Demonio Sagrado se expandió explosivamente, y cuando apareció, miró a Meng Hao con sus ojos rojos.

“Tienes un aura similar a la mía…” La criatura rugió, y luego lanzó su mano, que parecía una enorme garra, directamente hacia Meng Hao.

Al mismo tiempo que el Ghoul rugía, se escuchaba otro rugido. “¡Forastero!”

No era otro que la Bestia Foránea. De repente se disparó en el aire para estrellarse contra el Ghoul.

En medio de la explosión resultante, el Loro agitó sus alas y dejó escapar un chillido. Sus ojos brillaban con una mirada de disgusto y desagrado.

“¡Maldita sea! ¡Sin pelos ni plumas! Tú tú tú… ¿Por qué no tienes ningún pelaje o plumas? ¡Amada concubina, matalo! Este maldito bastardo no tiene pelaje ni plumas, ¡Es el crimen más atroz! ¡No muestres piedad!”

“¡AAHHHHHH!”

“¡Te atreves a no tener pelaje ni plumas!”

En respuesta a ser golpeado por la Bestia Foránea, el Ghoul rugió y retrocedió. Rápidamente la Bestia silbó por el aire para golpearlo de nuevo. El Loro estaba a su lado, sin dejar de gritar con entusiasmo.

En el suelo, Meng Hao se rió entre dientes. Había estado esperando durante bastante tiempo la llegada de la Tribu del Universo Eterno. ¿Cómo no podría haber hecho algunos preparativos?

Levantó su mano derecha para realizar un gesto de encantamiento y de repente, un rostro de color sangre apareció mágicamente a su alrededor. Se extendió y luego disparó hacia adelante.

El ataque se estrelló instantáneamente en varios Cultivadores del Alma Naciente, causando que saliera sangre de sus bocas. Rápidamente se retiraron, con sus rostros llenos de asombro. Fue en este punto que las espinas de repente comenzaron a separarse. Desde dentro, los miembros de las Tribus del Cuervo Divino, así como los varios cientos de esclavos, emergieron, lanzando gritos de batalla.

En este punto, Meng Hao sabía que la Tribu del Universo Eterno estaba completamente derrotada.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente