ISSTH 479 – Buscando Perecer

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Dentro de los recuerdos del anciano vestido de negro, Meng Hao vio muchas cosas complicadas. Eran mayormente los recuerdos de su vida.

Mientras el hombre gritaba y temblaba, un aura de muerte que se extendió lentamente desde él, por otro lado Meng Hao encontró lo que estaba buscando.

La brújula Feng Shui era una de muchas, distribuidas en todo el Desierto Occidental por la Alianza de la Corte Celestial. Debido a que las Tribus del Cuervo Divino no habían abandonado sus montañas durante el Apocalipsis, no estaban al tanto de todo lo que estaba sucediendo en el mundo exterior, y desconocían este aspecto.

En realidad, más de la mitad de las Tribus en el Desierto Occidental tenían una brújula Feng Shui.

Servía para un solo propósito; revelar la ubicación de los Espíritus Demoníacos dentro del área.

Debido a que Meng Hao tenía dos Espíritus Demoníacos en su bolsa de almacenamiento, su posición era visible en la brújula.

Habiendo detectado un Espíritu Demoníaco, la Tribu Gran Fusión se acercó con intención asesina, con la esperanza de matarlos y tomar el Espíritu Demoníaco.

La expresión de Meng Hao era sombría. Agitó su manga, y la Formación de Espadas de Loto giró. Un grito agudo se pudo escuchar cuando el cuerpo del anciano envejecio nuevamente. Quería evadirla, pero después de la Búsqueda de Alma, su mente había sido gravemente dañada. Incluso su Alma Naciente estaba débil y al borde del colapso.

Cuando Meng Hao se dio la vuelta para alejarse, se oyó un ruido de agrietamiento, y el cuerpo del hombre se convirtió instantáneamente en cenizas. Fue destruido en cuerpo y espíritu, bajo el poder del Tiempo de la Formación de Espadas de Loto.

La batalla no duró mucho tiempo. Con la poderosa base de Cultivo de Meng Hao, no importaba que la Tribu Gran Fusión tuviera Piedras de Espirituales para contrarrestar los efectos del Poder de exterminio de la Lluvia Violeta. Sus tres mil miembros convirtieron rápidamente el suelo en un río de sangre.

Meng Hao no sintió simpatía por ellos en absoluto. Sabía que si su propia base de Cultivo no fuera lo suficientemente fuerte, entonces los miembros de las Tribus del Cuervo Divino, incluido él mismo, serían los que formaran un río de sangre.

Las bolsas de almacenamiento y los otros recursos de la Tribu Gran Fusión se convirtieron en combustible para mantener a las Tribus del Cuervo Divino por más tiempo. En cuanto a los miles de Neo-Demonios, gracias al Qi Demoníaco de Meng Hao, capitularon y se convirtieron en parte de su horda Neo-Demoníaca.

Después de asimilar a más de un millar de Neo-Demonios, los miembros de la Tribu, cruzaron el enorme lago y una vez más continuaron con su migración.

Sin embargo, nubes oscuras llenaron el corazón de Meng Hao. Debido a la cuestión de las brújulas Feng Shui, sabía que su migración sería aún más difícil. No importaba cómo trató de ocultar o sellar a los Espíritus Demoníacos, fue incapaz de evitar que la brújula los detectara.

Afortunadamente, los recuerdos del anciano vestido de negro le habían revelado a Meng Hao los diversos anuncios hechos por la Alianza de la Corte Celestial de las Tierras Negras, durante el tiempo en que estuvo en el Reino de las Ruinas del Puente.

Por ejemplo, sabía que las Grandes Tribus con expertos en la etapa de la Separación del Espíritu, eran bienvenidas a las Tierras Negras sin ninguna estipulación.

Debido a eso, la mayoría de las Grandes Tribus naturalmente no se preocuparian demasiado por los Espíritus Demoníacos. Incluso a las que les importaba un poco, no les importaba tanto como para que gastaran recursos en su obtención.

“Las tribus que más necesitan los Espíritus Demoníacos son las Tribus de tamaño medio. O tribus como la Tribu de los Cinco Venenos, que no tienen un experto en la Separación del Espíritu.” estos pensamientos daban vueltas en la mente de Meng Hao mientras cruzaban el lago y seguían su camino.

El tiempo fluyó. Tres meses después, las Tribus del Cuervo Divino ahora estaban lejos de las montañas que una vez, habían sido su hogar. La horda Neo-Demoníaca de Meng Hao contaba ahora con casi 20,000 Neo-Demonios.

En la estimación de Meng Hao, su horda Neo-Demoníaca era uno de los factores más importantes para proteger a las Tribus del Cuervo Divino. En este momento, las Tribus no eran capaces de participar en una batalla con las poderosas Tribus de tamaño medio por sí mismas. Cuando se trataba de lidiar con las Grandes Tribus, la mayor ventaja de Meng Hao era su estatus como Sellador de Demonios, un estado que lo colocaba por encima, incluso de un Gran Dragoneer.

El Qi Demoníaco le permitía atraer y controlar aún más Neo-Demonios; esto a menudo hizo que su habilidad para cambiar el curso de una batalla, sea aún más fuerte.

Los tres meses de viaje fueron cualquier cosa menos pacíficos. Después de la Tribu Gran Fusión, se encontraron con otras tres Tribus medianas. Sin excepción, todas esas Tribus los siguieron con ojos inyectados en sangre y con la intención de matarlos a todos. Estaban decididos a apoderarse del Espíritu Demoníaco.

Después de tres batallas, las tres Tribus fueron exterminadas.

La horda de Neo-Demonios de Meng Hao llegó a 20,000 en número, y las Tribus del Cuervo Divino no perdieron ni un solo miembro. En cada una de las tres batallas, fue Meng Hao y su horda Neo-Demoníaca quienes lucharon.

“Crece fuerte a través de las batallas”, dijo Meng Hao, mirando hacia atrás, a las montañas a lo lejos.

Ahora estaban en una amplia llanura.

“Por las continuas batallas, conseguiremos más recursos y más Neo-Demonios. Si un día pudiera formar una horda de 100,000 Neo-Demonios, entonces podríamos sacudir incluso a las Grandes Tribus.” Sus ojos brillaron con determinación.

El Gran Padre de la Tribu del Cuervo Soldado, el Gran Padre de la Tribu del Cuervo Oscuro, Gu La y los demás vieron la determinación de Meng Hao y eso hizo que suspiraran de alivio.

Para ellos, Meng Hao no era solo un Sagrado Antiguo, sino también, la única esperanza de las Tribus del Cuervo Divino.

“Estimado Sagrado Antiguo”, dijo el Gran Padre de la Tribu del Cuervo Soldado con el ceño fruncido, “Si continuamos por este camino, sólo pasarán unos pocos meses antes de que lleguemos a las tierras de la Tribu de del Universo Eterno, una Tribu de tamaño medio. Su Tótem es un Ghoul de rostro azul, y los miembros de su Tribu son crueles y salvajes. No hay manera de saber si todavía están allí. Si queremos evitarlos, podemos desviarnos, pero eso nos llevará a las tierras de la Tribu de los Cinco Venenos.”

“No hay necesidad de desvíos”, dijo Meng Hao con frialdad. Sus ojos brillaban con intención asesina. “Si la Tribu del Universo Eterno todavía está allí y tiene intenciones maliciosas… Me parece bien, necesito aún más Neo-Demonios, y puedo usarlos para reforzar mi horda.”

En este camino de migración, Meng Hao hacía tiempo que se había acostumbrado a matar.

“Así que…”, dijo el Gran Padre de la Tribu del Cuervo Oscuro, sus ojos destellaban con un brillo feroz.

“¡Sigue adelante!”, Respondió Meng Hao con calma. Sus decisiones eran las decisiones de la Tribu. Originalmente, había aproximadamente mil miembros de las Cinco Tribus del Cuervo Divino. Sin embargo, durante las batallas recientes, cientos de enemigos se habían rendido, optando por convertirse en esclavos para salvar sus propias vidas. La Tribu, ahora contaba con casi dos mil miembros, y continuó creciendo.

El tiempo pasó. Dos meses después, se enfrentaron a un río formado del agua de la Lluvia Violeta. Más lejos, en lo que una vez había sido una llanura, había una ciudad de construcción tosca.

La ciudad no era extremadamente grande, pero parecía capaz de albergar a más de 10,000 personas. Los muros estaban hechos de tierra y rocas, aunque también estaban cubiertos con símbolos mágicos. Éstos, se desvanecian poco a poco, a causa del Poder del exterminio.

En el centro de la ciudad había nueve estatuas enormes. Estas, todas agrupadas, tenían rostros de aspecto cruel, con apariencia de Ghouls.

Esta no era otra que la Tribu del Universo Eterno. Habían experimentado muchos conflictos internos mientras intentaban decidir si migrar o no. Al final, optaron por enviar una vanguardia de manera exploratoria, dejando atrás a algunos miembros de la Tribu para que luego decidieran si migrar o no.

En este momento, el Gran Padre de la Tribu del Universo Eterno, el Sumo Sacerdote, el Gran Anciano y otros miembros importantes de la Tribu, estaban parados en la muralla de la ciudad, mirando con entusiasmo hacia la distancia.

“¿Estás seguro?” Gruñó el Gran Padre.

“Absolutamente”, respondió el Sumo Sacerdote, que sostenía una brújula Feng Shui en su mano. Un punto brillante se podía ver en su superficie. “Están muy cerca. Esta Tribu migratoria es muy probablemente la Tribu del Cuervo Divino, ¡Y poseen un Espíritu Demoníaco!

“Según los exploradores, son unos dos mil, bastante fuertes. Parte de ese número incluye a los miembros ordinarios de la tribu. También tienen cerca de mil Neo-Demonios.”

“Tienen un Cultivador en la etapa Intermedia del Alma Naciente y dos de la etapa Inicial. El resto son de la Formación del Núcleo o inferior. De acuerdo con la información que recopilamos sobre su guerra con la Tribu de los Cinco Venenos, perdieron todos sus Antiguos Totémicos Sagrados, por lo que se encuentran en un estado de profundo declive.”

“¡Considerando que la Energía Espiritual se ha vuelto tan escasa, su camino terminará aquí con la muerte!”

Los ojos del Gran Padre destellaron con una luz brillante. “¡El cielo no exterminará a nuestra Tribu del Eterno Universo! Un regalo tan bueno ha sido entregado hasta nosotros. Notifica al resto de la tribu. Atacaremos con todas nuestras fuerzas. Después de que obtengamos ese Espíritu Demoníaco, dejaremos este lugar sin importar el costo. ¡Nos reuniremos con la fuerza de vanguardia e iremos a las Tierras Negras!” El Sacerdote y los demás a su alrededor se veían muy emocionados.

Los casi 10,000 miembros de la Tribu del Universo Eterno emergieron en la llanura, llenos de intenciones asesinas, querían matar  a Meng Hao y a las Tribus del Cuervo Divino, para tomar su Espíritu Demoníaco.

Mientras tanto, al otro lado de la llanura había un área sombría que estaba llena de venenos. Estas eran las tierras de la Tribu de los Cinco Venenos, un lugar donde los forasteros nunca entrarían.

La Tribu de los Cinco Venenos hacía mucho que decidió emigrar. Sin embargo, no lo hizo toda la Tribu. Sólo cuatro de las ramas de la Tribu se habían ido; La Rama del Escorpión, había elegido quedarse atrás.

En este momento, el Sumo Sacerdote de la Rama del Escorpión tenía una brújula Feng Shui en su mano. Durante un largo momento, observó en silencio el punto que representa a un Espíritu Demoníaco.

“Debemos pensar en una manera de notificar a las ramas migratorias que ha aparecido un Espíritu Demoníaco. Si pueden encontrar una manera de robarlo, sería excelente. Desafortunadamente, nuestra Rama de Escorpión…” Él negó con la cabeza.

“Entonces, las Tribus del Cuervo Divino abandonaron sus montañas después de la guerra, e incluso lograron obtener un Espíritu Demoníaco… No importa quién elija enredarse con ellos. Nuestra Rama de Escorpión ya ha decidido morir aquí en su Tierra Ancestral. No hay necesidad de meterse en aguas turbias.”

Meng Hao y las Tribus del Cuervo Divino viajaron durante siete días. De repente, los ojos de Meng Hao brillaron. Su expresión era tranquila mientras golpeaba su bolsa de almacenamiento. Inmediatamente, el tronco de la Vid apareció y se hundió en el suelo. Momentos después, se alzaron espinas del suelo, rodeando completamente a los dos mil miembros de las Tribus del Cuervo Divino. Éstas se extendieron hacia arriba conectandose, formando una cúpula.

Era como un tazón al revés, protegiendo completamente a la Tribu en su interior.

Todo esto solo tomó un momento. Más adelante, se podía ver una masa de nubes negras. Dentro de las nubes había decenas de miles de Neo-Demonios.

Tambien se vislumbraban brillantes haces de luz, estos eran miles de Cultivadores que volaban por el cielo. El suelo comenzó a temblar cuando miles de Cultivadores avanzaron montando fieros Neo-Demonios.

Todo temblaba y el cielo se oscureció, mientras la Lluvia Violeta continuaba cayendo.

No se intercambiaron palabras. Los ocho mil Cultivadores volaron por el aire y las decenas de miles de Neo-Demonios emitieron rugidos que se extendieron en todas direcciones.

“¿Cree que puede obstaculizar nuestro ejército de decenas de miles? ¡Él sobreestima su poder! ¡Cultivadores de la Tribu del Universo Eterno, escuchen mi orden. ¡Masacren a todas estas personas! ¡No dejéis uno solo vivo!”

El rugido resonó en el cielo mientras el ejército cargaba a la batalla. Cuatro Cultivadores del Alma Naciente dispararon hacia Meng Hao a toda velocidad, llenos de intención asesina.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente