ISSTH 476 – ¡¿Cómo Puedes Estar Aquí?!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Fuera de la montaña de las Tribus del Cuervo Divino, explosiones llenaban el aire. La Muralla de Espinas se extendió alrededor de la montaña, formando una capa protectora. Mientras tanto, las Vides salieron disparadas para luchar contra Yi Chenzi.

En medio de los auges, las cuatro manos negras de niebla se derrumbaron, y los ojos de Yi Chenzi se oscurecieron repentinamente, llenándose de crueldad.

“¡Así que tienen un Tesoro Protector como éste! Realmente son dignos de ser una antigua Gran Tribu”, dijo mientras se reía. “Desafortunadamente, en esta Lluvia Violeta, sus enredaderas son como una lámpara que se está quedando sin aceite… Si la agrego al sacrificio de sangre, los resultados serán aún mejores.” Fue en este punto que una luna negra apareció de repente detrás de él.

Esta luna irradiaba oscuridad, y fue instantáneamente rodeada por una bruma hirviente. Al verlo ahora, Yi Chenzi parecía una especie de demonio. Su aura rugió hacia el cielo mientras disparaba a gran velocidad hacia una de las enredaderas.

Mientras la Vid se deslizaba hacia él, Yi Chenzi se lamió sus labios, señaló con su dedo y, de repente, una luna negra apareció mágicamente en la punta de éste.

Cuando tocó la Vid, un rugido resonó en el cielo y la tierra. La Vid tembló, y luego explotó. Grandes cantidades de líquido viscoso salieron volando en todas las direcciones. Mientras, el resto de las Vides dejaron salir llamados tristes y agudos.

Yi Chenzi se rio con una risa maníaca y arrogante. Emanando un poder asombroso, y con una expresión de desprecio, se acercó a la cima de la montaña. Mientras lo hacía, las otras enredaderas, ignorando su estado lesionado, se movieron una vez más para defender a las Tribus.

La Vid era una forma de vida simple. Incluso después de fusionarse con la Muralla de Espinas, no era muy inteligente. Sin embargo, nunca olvidó la misión que le había asignado Meng Hao antes de irse.

Proteger a las Tribus del Cuervo Divino…

¡En su mente primitiva, sabía que cumpliría su misión, incluso si eso significaba morir de la manera más cruel en el proceso!

Varias Vides silbaron por el aire hacia Yi Chenzi, quien dejó escapar un frío resoplido y sacudió su manga. La luna negra apareció frente a él, emanando un brillo negro que se extendió rápidamente en todas direcciones.

Tan pronto como las Vides tocaron el brillo negro, comenzaron a derretirse. Se oyeron sus gritos de angustia, lo que provocó que los más de mil miembros restantes de las Tribus del Cuervo Divino apretaran sus puños con fuerza.

La pena y la indignación llenaron sus ojos. Sabían que la única razón por la que las Vides se estaban muriendo en la batalla, era para protegerlos.

Cuando las Vides se derritieron por el brillo negro, y los miserables gritos hicieron eco, de repente, un rayo de luz negro salió del Lago Violeta debajo de la montaña. Se movió a una velocidad tan increíble que, en un abrir y cerrar de ojos, atravesó el brillo negro de Yi Chenzi y disparó directamente hacia su frente.

La expresión de Yi Chenzi se oscureció, y se llenó cuando una profunda sensación de crisis mortal. Con sus ojos bien abiertos, llenos de sorpresa, dejó escapar un rugido estremecedor, las ondas de sonido se convirtieron en un ataque que golpeó contra el haz negro que se acercaba a su frente.

Entonces, la luna negra una vez más apareció mágicamente frente a Yi Chenzi t se disparó hacia el rayo de luz negro. Cuando se golpearon entre sí, una enorme explosión llenó el aire. La luna negra se derrumbó y el rayo negro de luz continuó hacia Yi Chenzi.

Este haz negro era una espina afilada. Ésta era muy diferente de las otras; Emanaba una fuerza vital impactante. En realidad, esta era la Esencia de su poder, formada por la amalgama de la Vid y la Muralla de Espinas.

Desafortunadamente, el poder de exterminio de la Lluvia Violeta había debilitado las Vides en un grado tremendo. Lo mismo sucedió con la Esencia de las Espinas. El hecho de que hubiera sido bloqueada dos veces le dio a Yi Chenzi el tiempo suficiente para prepararse.

A pesar de que la espina se disparó hacia él, la esquivó moviéndose rápidamente hacia un lado. La espina afilada sólo cortó su mejilla al pasar. Yi Chenzi sufrió una herida física, pero nada grave.

Sus ojos se pusieron rojos y apareció un salvajismo que no había estado presente antes. Un brillo sediento de sangre irradiaba de sus ojos, mientras lamía un poco de sangre de la comisura de su boca.

Toda su expresión irradiaba una cruel intención asesina.

“Cualquier cosa viva que me haga daño se convertirá en un sacrificio de sangre…” Sus ojos destellaron con un brillo frío mientras agitaba su mano hacia el Lago Violeta debajo de él. Se escuchó un sonido atronador y el agua explotó.

Yi Chenzi arrancó del agua un tronco de Vid de treinta metros de largo.

“Así que eres tú… ¡Bien, es hora de morir!” Él se lamió los labios y la crueldad brilló en sus ojos. Levantó su mano izquierda, causando que apareciera mágicamente una luna negra.

Estaba a punto de enviarla a destruir el tronco de la Vid cuando el Gran Padre de la Tribu del Cuervo Soldado y los otros expertos de las Tribus del Cuervo Divino se teletransportaron para bloquear a Yi Chenzi.

“¡Lárguense!”, Gritó Yi Chenzi arrogantemente. Agitó su mano derecha de inmediato, causando que el Gran Padre y los demás cayeran hacia atrás con sangre salpicando de sus bocas.

Justo cuando las miradas de desesperación aparecían en sus rostros… Cuando se dieron cuenta de que eran impotentes para defenderse, se escuchó el aullido de un lobo. Gran Peludito, Peludito # 2, y el resto de los Lobos Madera Verde, salieron disparados de una cueva en la montaña. Sus expresiones eran indiferentes, mientras volaban por el aire hacia Yi Chenzi.

También había un Cocodrilo Alado Rojo y un enorme lagarto, los seguían una bandada de Cuervos Negros y una nube de Mosquitos Verdes. Todos parecían abatidos, y sus auras eran débiles. Bajo el ataque continuo de la Lluvia Violeta, con su fuerza de exterminio de la vida y el debilitamiento de la Energía Espiritual, resultaron gravemente heridos. Aun así, sin dudarlo salieron disparando, hacia el cielo.

La vista era impactante, incluso para Yi Chenzi, cuyas pupilas se contrajeron.

Sin embargo, solo le tomó un momento sentir el aura de los Neo-Demonios. Entonces, su expresión se llenó de desprecio y crueldad.

“Soldados de Camarón y Generales de Cangrejo”, dijo. “¡Tropas inútiles!” Lleno de altanería y crueldad, Yi Chenzi agitó su mano izquierda para levantar el tronco de la Vid en el aire.

Luego se lanzó hacia adelante, lanzando un encantamiento con su mano derecha, provocando que múltiples lunas negras aparecieron mágicamente y dispararan hacia adelante.

Una explosión llenó el aire, retumbando en los alrededores. Gran Peludito fue lanzado hacia atrás, mientras salía sangre de su boca.

Peludito # 2 y los otros Lobos Madera Verde soltaron gritos miserables y fueron lanzados hacia atrás, como cometas con sus cuerdas cortadas.

Los Cuervos negros y los Mosquitos fueron sellados instantáneamente por el viento producido por la explosión. Si estuvieran en su apogeo, podría haber sido una historia diferente. Ahora, sin embargo, no importa cómo luchaban, no pudieron liberarse de ese viento maldito.

El Cocodrilo Alado y el Lagarto también dejan escapar gritos miserables. El poder de esta Habilidad Divina de la luna negra los hizo caer hacia atrás, con sus cuerpos a punto de desmoronarse.

La risa de Yi Chenzi resonó en toda la montaña. Ninguno de los Neo-Demonios, ninguno de los Cultivadores, fue capaz de resistirse a él ni siquiera el más mínimo. Ni siquiera podían acercarse a él.

El tronco de la Vid, que flotaba allí en el aire, fue arrebatado por Yi Chenzi, y ahora estaba solo a un pelo de la muerte.

Todos los miembros de las Tribus del Cuervo Divino que estaban en la cima de la montaña tenían una expresión de desesperación y miseria en sus rostros. El Gran Padre de la Tribu del Cuervo Soldado se limpió la sangre de la boca y dejó escapar un largo y amargo suspiro.

Con una expresión llena de arrogancia, Yi Chenzi dijo: “Cuando Yi Chenzi quiere exterminar a una Tribu, ¡Nadie puede escapar de ser parte del sacrificio de sangre!” Mirando con desprecio a los Neo-Demonios y a los miembros de la Tribu, su boca se torció en una sonrisa macabra. Levantó su mano izquierda y lentamente la apretó en un puño.

El tronco de la Vid luchó, pero cuando Yi Chenzi apretó el puño, todo lo que pudo hacer fue retorcerse. Estaba claramente a momentos de explotar.

“¡Muere!” Gritó Yi Chenzi, riendo con ganas. Sin embargo, fue en este momento que de repente se pudo escuchar un sonido penetrante en la distancia.

“¡Tu muere, P*rra! ¡Tu pequeña rata! ¿¡Estás tratando de meterme en problemas con Meng Hao, P*rra!? ¡Maldita sea, Lord Quinto acaba de salir a almorzar! ¿Crees que eso significa que puedes barrer este lugar?”

Mientras el grito agudo resonaba en el aire, un haz multicolor silbó en el aire hacia la parte trasera de Yi Chenzi. A medida que se acercaba, también se podía escuchar el sonido de una campana en frenesí.

Yi Chenzi al principio se quedó en shock. Luego su rostro se cayó. Al no tener tiempo para seguir aplastando la Vid, la dejó caer, preparándose para volar lejos.

La increíble sensación de crisis mortal apareció una vez más. El cuerpo de Yi Chenzi destelló cuando voló hacia atrás. Mientras lo hacía, el haz multicolor se disparó en el aire, a la posición que había ocupado momentos antes.

Un sudor frío apareció en la frente de Yi Chenzi y su corazón se llenó de dudas y temores. Podía ver claramente que si no hubiera esquivado, el haz multicolor habría cargado directamente al lugar donde había estado su parte trasera.

Pensar en el horrible resultado que podría haber causado, hizo jadear incluso al despiadado Yi Chenzi.

“Maldita sea, ¿Qué es esa cosa?”

El haz multicolor se materializó en el Loro, que fulminó con la mirada a Yi Chenzi.

“P*rra, ¡¿Te atreves a tratar de meterme en problemas?! ¡Te Violare! ¡Te Violare hasta la muerte!” Un extraño brillo apareció en los ojos del Loro al chillarle a Yi Chenzi. Su expresión y su voz, junto con sus acciones momentos antes, hicieron que el cuero cabelludo de Yi Chenzi se entumeciera.

Mientras gritaba, el Loro cargó hacia adelante a una velocidad increíble. Yi Chenzi se quedó sin aliento y retrocedió en retirada, lanzando un gesto de encantamiento con ambas manos. Inmediatamente, una luna negra apareció mágicamente frente a él mientras intentaba defenderse.

Una explosión llenó el aire cuando el Loro golpeó a través de la luna negra. En un abrir y cerrar de ojos, apareció frente a Yi Chenzi. A medida que se acercaba, Yi Chenzi pudo ver que en realidad estaba girando en el aire para disparar…¡Directamente hacia su parte trasera!

“¿¡¿¡Qué está tratando de hacer!?!?”

Yi Chenzi estaba asustado. En esta coyuntura crítica, su cuerpo se transformó repentinamente en una niebla que se disparó para reaparecer a tres mil metros de distancia. Una vez más, el ataque del Loro se encontró sin resultados, e inmediatamente, se puso furioso.

“¡Haiyaaa! ¿Te atreves a esquivarme? ¡¡¡Lord Quinto definitivamente te va a Violar!!

La apariencia del Loro y sus acciones causaron que todos los miembros de las Tribus del Cuervo Divino quedaran en shock.

Yi Chenzi se secó el sudor de la frente. A partir de este punto, se dio cuenta de que había más en esta Tribu que lo que se veía a simple vista. Parecía débil, pero tenía enredaderas y Neo-Demonios… y luego esta cosa temible que aparentemente le gustaba atacar las partes traseras.

A pesar de que Yi Chenzi se llenó de conmoción, el Loro, enfurecido por sus dos infructuosos ataques, de repente dejó escapar un aullido poderoso.

“¡¡Amada concubina!!”

Tan pronto como las dos palabras sonaron, una masa de nubes se disparó hacia ellos desde el cielo a lo lejos. Se movía a una velocidad increíble a medida que se acercaba. En el interior de esta masa de nubes, no había otra más que la enorme Bestia Foránea.

“¡¡Forastero!!”

El rugido de la Bestia Foránea sacudió el Cielo y la Tierra. Los ojos de Yi Chenzi se agrandaron, llenándose de asombro y miedo. Al instante fue enviado volando hacia atrás, mientras sus ojos brillaban con incredulidad.

“Maldita sea, hay una Bestia Foránea aquí. Sólo… ¿Qué es esta Tribu? ¡Incluso crían Bestias Foráneas! No puedo quedarme aquí. ¡Maldición! Si hubiera sabido acerca de todo esto, nunca hubiera venido aquí. No tienen mucha gente, pero son increíblemente difíciles de exterminar.”

El cuero cabelludo de Yi Chenzi estaba adormecido cuando él sin vacilar se dio la vuelta. Inmediatamente se transformó en un humo verde mientras utilizaba su Arte de Escape para disparar a miles de metros de distancia, en un abrir y cerrar de ojos.

En el instante en que reapareció su cuerpo, se escuchó un resoplido frío a su lado. Fue en este punto cuando Meng Hao apareció de repente, después de haber empleado una Teletransportación menor.

Cuando Yi Chenzi vio a Meng Hao, su rostro se llenó de sorpresa y luego gritó. Desde que regresó del Reino de las Ruinas del Puente, nunca había gritado así. Estaba lleno de terror y miedo, alimentado por el temblor masivo de su propia alma.

“Tú…. ¿Cómo puedes estar aquí?”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente