ISSTH 475 – Regreso

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Resonaron sonidos explosivos cuando el grupo rápidamente se dispersó. Le tomó sólo unas dos horas a Yi Chenzi, que se veía cruelmente malvado, sostener las cinco cabezas cortadas de los Cultivadores del Alma Naciente. Luego comenzó su sacrificio de sangre con resto de la Tribu.

El sacrificio de sangre duró dos días, luego de lo cual Yi Chenzi agitó su mano para recoger todos los despojos. Después de realizar el sacrificio de sangre, su base de Cultivo se acercaba hacia un avance.

“Todo lo que tengo que hacer es matar a un par de docenas de personas más, ¡Al fin puedo tener mi gran avance y llegar a la etapa Avanzada del Alma Naciente! No sé el nombre de esta Tribu en particular, pero seguro que eran crueles. De las cuatro o cinco mil personas, todas resultaron tener bases de Cultivo. Debieron haber dejado atrás a los miembros ordinarios de la tribu para dejar que la naturaleza siguiera su curso.”

Los ojos de Yi Chenzi destellaron mientras sacaba un deslizamiento de jade. Dentro había un mapa que representaba la Región Norte del Desierto Occidental y la describía detalladamente.

“No puedo permitirme provocar a la Gran Tribu de los Cinco Venenos, o a la Gran Tribu del Hielo Abrasador. Sin una base del Alma Naciente Avanzada, obtener una victoria contra ellos desperdiciaría demasiado poder de mi base de Cultivo.”

“¡Maldita sea esta Lluvia Violeta! Si no fuera por los sacrificios de sangre combinados con un poco de Suelo Celestial, me habría quedado sin Energía Espiritual y luego habría muerto.” Refunfuñando para sí mismo, Yi Chenzi se pasó la lengua por los labios y luego volvió a mirar el desliz de jade.

“¿Las Cinco Tribus del Cuervo Divino? Solían ser la Gran Tribu del Cuervo Divino, lo que significa que deberían haber enviado a un representante al Reino de las Ruinas del Puente. Recientemente fueron a la guerra contra la Gran Tribu de los Cinco Venenos.”

“¡Esta es la Tribu! Es difícil decir cuántas personas les quedan, pero solían ser una Gran tribu. Ellos pudieron luchar contra la Tribu de los Cinco Venenos, por lo que deben tener muchos recursos a su disposición. Lo más importante es que si su representante en el Reino de las Ruinas del Puente no murió allí, entonces probablemente regrese con un poco de Suelo Celestial. Tal vez pueda obtener un poco más para mí.”

Con sus ojos destellando con un brillo despiadado, estaba a punto de seguir adelante con su plan de viajar a las Cinco Tribus del Cuervo Divino, cuando un temblor recorrió su cuerpo.

“La persona que las Cinco Tribus del Cuervo Divino enviaron al Reino de las Ruinas del Puente no podría ser ese condenado bastardo de Meng Hao… ¿O sí?”

“No podre ser tan desafortunado, ¿Verdad?” Después de pensarlo por un momento, de repente se rió de lo excesivamente prudente que estaba actuando.

Veintitrés personas fueron al Reino de las Ruinas del Puente. Sin contarse, había veintidós, todos diseminados por todo el Desierto Occidental. Las posibilidades de encontrarse nuevamente con Meng Hao eran extremadamente bajas.

Habiendo llegado a este punto en su línea de pensamiento, los ojos de Yi Chenzi se llenaron de crueldad. Su cuerpo destelló y disparó a lo lejos. Durante su viaje, de vez en cuando se encontraba con otras tribus que asesinaba al instante. Todo su camino estuvo lleno de sacrificios de sangre.

En el camino, su base de Cultivo se hizo más y más fuerte. Al mismo tiempo, su temperamento se hizo cada vez más despiadado. Esto también se debía a que se sentía cada vez más cerca del punto de avance en su Cultivo.

Sus masacres se volvieron aún más salvajes y también se movió con mayor velocidad. Pronto, estaba muy cerca de las Cinco Tribus del Cuervo Divino.

“Ya puedo oler el olor de carne y sangre…”, dijo Yi Chenzi, lamiéndose los labios mientras silbaba en el aire. De repente, una montaña apareció más adelante.

La montaña estaba completamente vacía, ya no existía vida en su superficie, y debajo de ella se podía ver una gran cantidad de agua. No era extremadamente grande, más similar a un lago grande que a un mar.

La montaña sobresalía en medio del enorme lago. En sus picos, se había erigido un gran grupo de cabañas para proporcionar protección contra el agua de lluvia. Esta era la ubicación actual de las Tribus del Cuervo Divino. Habían pasado cinco meses completos desde que Meng Hao se había ido.

De los dos mil miembros de la Tribu, solo quedaban un poco más de mil. Varios cientos de miembros de la tribu habían muerto en los últimos cinco meses y sus fuerzas de vida habían sido exterminadas. Habían sido enterrados en la montaña, acompañados por el llanto y los entierros fúnebres de sus compañeros miembros del Clan. Todos sabían que no pasaría mucho tiempo antes de que toda la montaña… existiera en el fondo del mar.

Todos los días, un miembro de la tribu era enviado a la montaña con la tarea específica de medir cuánto había subido el agua. De esta forma, podrían calcular aproximadamente cuánto tiempo les quedaba.

“El agua ha subido menos de un metro desde ayer”, dijo el Gran Padre de la Tribu del Cuervo Oscuro. Se sentó en una choza al lado del Gran Padre de la Tribu del Cuervo Soldado.

El pelo del Gran Padre de la Tribu del Cuervo Soldado era gris, su rostro tenía una expresión desconsolada y su cuerpo estaba demacrado. Se sentó allí silenciosamente, mirando la interminable Lluvia Violeta. Cuando habló, su voz era amarga pero baja, para evitar que muchas personas escucharan sus palabras.

“Cinco meses. Tal vez el exaltado Sagrado Antiguo ya nos haya dejado. El poder de la Muralla de Espinas se está desvaneciendo… Si él se fue, está bien. Sin embargo, prometió que volvería a nosotros con esperanza.” La voz del hombre era ronca, y su expresión estaba en blanco.

“Eso Espero…” dijo el Gran Padre de la Tribu del Cuervo Oscuro. Observó a los otros miembros de la tribu en las cabañas. Estaban silenciosos y melancólicos. Sus ojos estaban abiertos, pero no parecían ser muy diferentes de si estaban cerrados. Muchos de ellos tenían cuerpos delgados como leña.

Ninguno de ellos tenía esperanza en absoluto.

A medida que la Energía Espiritual del Cielo y la Tierra se desvanecía, a medida que la Lluvia Violeta caía con más fuerza, la vida era exterminada. Esto dificultó la supervivencia de los miembros ordinarios de la Tribu. Incluso los Cultivadores sintieron que sus bases de Cultivo se marchitaban, lo que dificultaba mantener sus bases en la etapa actual.

“Él volverá…”, dijo el Gran Padre de la Tribu del Cuervo Soldado en voz baja. No hablaba en voz muy alta, pero su voz estaba llena de pasión. Creyó lo que Meng Hao dijo, y confió en que Meng Hao definitivamente regresaría.

El Gran Padre de la Tribu del Cuervo Oscuro dejó escapar un suave suspiro y estaba a punto de decir algo más cuando de repente su expresión se oscureció. Levantó la vista hacia el cielo. Casi en el mismo momento, el Gran Padre de la Tribu del Cuervo Soldado levantó su cabeza de repente. Dentro de su cuerpo marchito, su base de Cultivo una vez más comenzó a girar. Sus lúgubres ojos de repente comenzaron a destellar con un brillo agresivo.

No eran solo estos dos. Detrás de ellos había otros dos miembros de la Tribu cuyas bases de Cultivo explotaron amenazadoramente mientras miraban hacia el cielo.

Durante estos cinco meses, siempre estuvieron en guardia, siempre con extrema vigilancia. Tres grupos de personas habían llegado a atacarlos, y dos habían sido repelidos por la Muralla de Espinas. Sin embargo, a medida que pasó el tiempo, la Vid comenzó a debilitarse. Al final, fue sumergida por el lago y desapareció.

Para cuando llegó el tercer grupo, las Tribus Cuervo Divino se vieron obligadas a luchar. Durante la batalla, el Gran Padre de la Tribu del Cuervo Soldado desperdició gran parte de su base de Cultivo para matar a un oponente de la etapa Inicial del Alma Naciente. Su acción había terminado el conflicto.

Después de todo, en este Apocalipsis del Cielo y la Tierra, la pérdida mutua y la muerte eran equivalentes.

En un abrir y cerrar de ojos, parecía que un cuarto grupo había venido contra ellos. Esta vez, era solo una persona; sin embargo, en las circunstancias actuales, ¡Una persona era aún más peligrosa!

Esta persona se acercó en el interior de un rayo de luz, emanando un aura impactante. Se podían oír sonidos retumbantes que llevaban consigo el poder del pico de la etapa Intermedia del Alma Naciente. Obviamente, esta persona estaba a solo un paso de la etapa Avanzada del Alma Naciente.

Cuando el Gran Padre de la Tribu del Cuervo Soldado percibió esta base de Cultivo, su rostro se llenó de sorpresa. Junto a él, el Gran Padre de la Tribu del Cuervo Oscuro estaba aún más asombrado.

Los rostros de los dos Cultivadores detrás de ellos, se volvieron pálidos al instante.

Teniendo en cuenta su nivel de poder, incluso si las Cinco Tribus del Cuervo Divino fueran con todo, aún serían incapaces de protegerse.

Cuando Yi Chenzi vio a los más de mil miembros restantes de las Cinco Tribus del Cuervo Divino en el pico de la montaña, frunció el ceño.

“¿Cómo es que hay tan pocos?” Dijo con un frío resoplido. Un número tan pequeño de personas lo dejó sintiendo que este viaje había sido un desperdicio. Sin embargo, continuó avanzando hacia las Tribus.

“No mucha gente, pero no hay necesidad de desperdiciar”, dijo, mientras sus ojos brillaron con crueldad. Mientras se acercaba, estiró su mano y señaló con un dedo.

Inmediatamente, se extendieron ondas que se transformaron en una gigantesca mano, hecha de niebla negra. Ésta Disparó directamente hacia la montaña.

Al ver que se acercaba la mano negra, el Gran Padre de la Tribu del Cuervo Soldado inmediatamente se lanzó hacia adelante a toda velocidad, lanzando un rugido estremecedor. En un abrir y cerrar de ojos, estaba en el aire. Agitó su mano derecha, causando que apareciera explosivamente su Poder Totémico.

Su Tótem tipo Metal resplandeció con todo el poder de su base de Cultivo, mientras se disparaba hacia la niebla negra.

Se oyó un estampido y la mano de la niebla negra se derrumbó. El Gran Padre de la Tribu del Cuervo Soldado tosió una bocanada de sangre mientras caía hacia atrás. Cuando llegó al pico de la montaña, salió más sangre de su boca, y su cuerpo se marchito. Su Energía Espiritual estaba casi completamente seca.

Mientras se reía con amargura, el resto de los miembros de las Tribus del Cuervo Divino se pusieron de pie, con expresiones desesperadas llenando sus rostros.

“¿No me digas que sus bases de Cultivo están marchitas?”, Dijo Yi Chenzi con arrogancia. “Bueno, incluso si estuvieras en tu mejor estado, matarte sería algo simple para mí. ¡No puedo creer que la Gran Tribu del Cuervo Divino sea tan débil! ¿Dónde están sus Antiguos Totémicos Sagrados? ¿Dónde están sus armas mágicas? Eres tan débil que ni siquiera puedes manejar un solo golpe. Una Tribu como esta, ni siquiera merece existir. ¡Sin embargo, morir en el Apocalipsis no es tan bueno como ser un sacrificio de sangre, para avanzar en mi Cultivo!”

Yi Chenzi en realidad tenía un método especial para tratar con los Antiguos Totémicos Sagrados, esa era una de las razones por la que había podido atravesar el Desierto Occidental y exterminar a tantas Tribus.

Wu Chen estaba entre la multitud. Con el cuerpo temblando, gritó: “Cuando el exaltado Sagrado Antiguo regrese, ¡definitivamente no te dejará ir! ¡Si te atreves a levantar una mano contra las Tribus del Cuervo Divino, entonces te enfrentarás a la ira del Sagrado Antiguo!”

Sus resonantes palabras inmediatamente provocaron que se encendiera el fuego de la esperanza en los ojos de los miembros de las Tribus del Cuervo Divino.

“¡El Sagrado Antiguo definitivamente regresará!”

“¡El Sagrado Antiguo volverá con la esperanza!”

Yi Chenzi se rió con desprecio. “¿Tu Sagrado Antiguo va a regresar? Entonces, incluso su Sagrado Antiguo los abandonó. Incluso si vuelve, puedo sellarlo y hacerlo ver mientras los sacrificó a todos.” Dicho esto, levantó la mano nuevamente.

Esta vez, las ondas se extendieron en cuatro direcciones para transformarse en cuatro manos de niebla negra. Tomaron la forma de algo que parecía un dragón negro lleno de intenciones asesinas. Éstas se dispararon Inmediatamente hacia la Montaña del Cuervo Divino.

Justo cuando la desesperación llenaba los rostros de los miembros de las Tribus del Cuervo Divino, justo cuando las manos estaba casi sobre ellos, cuatro tentáculos surgieron repentinamente del agua a sus pies. Se movieron con una increíble velocidad hacia las cuatro manos. Al mismo tiempo, de repente se extendieron espinas alrededor de la montaña, rodeándola por completo.

Desafortunadamente, la debilidad y el agotamiento de las Vides y las espinas se hicieron evidentes.

Fue en este momento que, a unos cuatrocientos kilómetros de distancia de la montaña de las Cinco Tribus del Cuervo Divino, sobre un río, apareció de repente un área distorsionada. En el centro de esta apareció un vórtice oscuro.

Desde su interior, surgió una figura. Vestía una túnica verde y tenía un cabello largo y negro que era azotado por el viento. Era guapo y tenía una actitud enérgica.

Éste era… ¡Meng Hao!

Había regresado de la misma manera que se había ido, habiendo sido teletransportado a cierta distancia de su anterior punto de partida.

En términos generales, esto era normal. El punto de retorno por lo general estaba a unos quinientos kilómetros del punto de partida.

Meng Hao se frotó el puente de la nariz mientras miraba a su alrededor. Habiendo confirmado su posición, envió su Sentido Espiritual. De inmediato sintió la Vid y, a través de ella, pudo ver a la imagen de lo que estaba sucediendo actualmente en las Tribus del Cuervo Divino.

Los ojos de Meng Hao inmediatamente se llenaron con una ira indescriptible. Cuando habló, su voz era como un viento helado. ¡Su base de Cultivación explotó, causando inmediatamente que gran parte de la lluvia en las cercanías se convirtiera en hielo!

“¡Yi Chenzi!”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente