ISSTH 469 – Las Profundidades de las Ruinas del Puente

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

En la oscuridad del vacío, existe una frialdad indescriptible. Esta era una frialdad que podía, en el más breve de los instantes, congelar el cuerpo de un Cultivador del Alma Naciente hasta que se rompiera en pedazos.

Cualquiera que poseyera un cuerpo físico y no tuviese un tesoro para resistir el frío, sería destruido.

Solo alguien que cultive una Habilidad Divina relacionada con el Fuego, y que también tenga un objeto mágico apropiado, podría sobrevivir aquí por un tiempo prolongado.

Por el momento, Zhixiang estaba sentada con las piernas cruzadas sobre la gran roca, observando a Meng Hao con sus ojos de Fénix. Este era su décimo día viajando por el vacío. Durante todo ese tiempo, no se habían hablado en absoluto. Cada uno se sentó en un extremo de la roca, a cierta distancia el uno del otro.

Un brillante escudo rodeaba a Meng Hao, evitando que estuviese en contacto con el frío del exterior. Al principio, había sido bastante estable, pero a medida que la roca avanzaba hacia las profundidades del vacío, el escudo, formado por las cinco pequeñas piedras blancas, comenzó a perder su efecto gradualmente. Cuanto más avanzaban, más parecía que podría colapsar.

En ocasiones anteriores en las que Meng Hao se había aventurado en el vacío, siempre había pasado más de diez días en la oscuridad. Esta vez, sin embargo, fue diferente a las veces anteriores.

El frío aquí era mucho más fuerte que antes. Además, cuanto más profundo viajaban en el vacío, más intenso se volvía. Era tan temible que incluso con tesoros protectores, estaba llegando al punto en que se volvería insoportable.

Meng Hao había notado hacía tiempo que la roca en la que estaba sentado se había vuelto blanca. La escarcha que cubría todo, se estaba espesando y se había convertido en un hielo espeso.

Zhixiang no parecía estar teniendo problemas para lidiar con el frío. Ella estaba sentada allí con las piernas cruzadas, rodeada por el frío glacial, luciendo igual que siempre. Ella no tenía nada para protegerse; simplemente giró su base de Cultivo, aparentemente succionando y absorbiendo el frío que se le acercaba.

Esto causó que Meng Hao se sintiera aún más vigilante que antes con respecto a ella.

Podía sentir que ella lo había mirado justo ahora. Sus ojos se abrieron y sus miradas se encontraron. De repente, se escucharon sonidos de crujidos provenientes del escudo protector de Meng Hao. Aparecieron grietas en su superficie, extendiéndose y multiplicándose. Pronto, lo cubrieron completamente, pero el escudo no colapsó, aunque obviamente lo haría en un corto período de tiempo.

Una vez que se rompiera, la frialdad se dirigiría instantáneamente hacia Meng Hao.

Una mirada contemplativa apareció en los ojos de Zhixiang mientras pensaba para sí misma, “Quizás pensé demasiado en él. Pasé por alto el problema del frío; si no puede cruzar el vacío con su propio poder, entonces creo que tendremos que cambiar los términos de nuestra asociación. Después de todo… el poder es la base de cualquier cooperación, y también la base del respeto.” A pesar de esto, ella sonrió.

Los ojos de Zhixiang brillaron mientras observaba a Meng Hao y su escudo, que estaba a punto de romperse. Realmente nunca se le había ocurrido que quizás no estaría equipado para cruzar el vacío de esta manera. “Compañero Daoísta Meng, la frialdad aquí no es algo a lo que los Cultivadores del Alma Naciente puedan resistir. Puede que tengas una extraña base de Cultivo, pero me temo que tampoco podrás sobrevivir. ¿Por qué no vienes aquí? Cualquier cosa a diez metros de mí se mantendrá a salvo.”

Cuando las palabras salieron de su boca, las grietas se extendieron como una telaraña sobre su escudo. No parecía que pudiese durar mucho más. Fue en este punto que Meng Hao habló con frialdad: “No hay necesidad.”

Su voz era tranquila y sin embargo, poderosamente impactante. Parecía tener una confianza indescriptible y un sentimiento sombrío. Cuando Zhixiang escuchó su respuesta, sus ojos se llenaron con una mirada pensativa.

Ella vio como Meng Hao lentamente extendía su mano y la empujaba contra el escudo. De pronto, se escuchó un estampido cuando el escudo tembló y luego se derrumbó. Al hacerlo, las cinco rocas blancas alrededor de Meng Hao explotaron.

El escudo desapareció, causando que los ojos de Zhixiang se ensancharan. Las acciones de Meng Hao excedieron completamente sus poderes de anticipación. ¿Cómo podía haber adivinado que Meng Hao se atrevería a destruir personalmente su propio escudo protector de esa manera?

En el instante en que el escudo colapsó, el frío circundante del vacío se precipitó hacia Meng Hao. En un abrir y cerrar de ojos, lo cubrió por completo.

Sin embargo, continuó sentado con las piernas cruzadas como antes, con una expresión plácida. Bajó su mano derecha y cerró los ojos para meditar en silencio. Era como si no sintiera el frío circundante en absoluto.

Zhixiang lo miró por un largo tiempo, quedando completamente sorprendida por Meng Hao. Ella era una Inmortal, por lo que podía ignorar el frío. Pero Meng Hao había destruido de manera decisiva su propio escudo inútil, y luego dependió solo de sí mismo para luchar contra el frío.

Ella lo miró, admirándolo aún más que antes. “Los Cultivadores Ordinarios, enfrentándose a la destrucción de su escudo protector, no se arriesgarían y esperarían que el escudo resistiese. Sin embargo, este chico no hizo tal cosa. ¡Él es completamente decisivo!”

Ella lo tomó aún más en serio ahora que podía ver cómo resistía el frío. Parecía que, en este momento, no sufría de ningún inconveniente.

Mientras estaba sentada allí pensativa, Meng Hao cerró los ojos. No hablaron más, sino que se sentaron en silencio mientras la roca continuaba volando. Pronto pasó medio mes y la frialdad continuó creciendo.

En un momento, Zhixiang abrió los ojos y realizó un conjuro con su mano derecha. Mientras lo hacía, Meng Hao abrió sus ojos y la observó. En los últimos días, Meng Hao se veía de la misma manera, pero en realidad, estar en este frío era como entrenar su base de Cultivo.

Su Tatuaje Tótem de tipo Fuego se fusionó con su Llama Eterna. La palabra Eterna representaba la vida. En el frío helado de este vacío, un fuego eterno quemaba dentro de él, encendiendo su espíritu, haciendo que su propia voluntad ardiese.

Aunque el frío presionaba sobre él, su espíritu ardió con Llama Eterna. Todo lo que tenía que hacer era ejercer su Voluntad, y su cuerpo se restauraría a sí mismo. Esto lo que lo calificó para cruzar este vacío.

Continuó mirando los dedos de Zhixiang que destellaban en un gesto en un conjuro. Sus ojos brillaban con un destello que indicaba que estaba realizando una técnica de augurio. De repente, ella extendió su mano izquierda y luego la empujó hacia la roca.

Antes de que pudiera tocar la superficie, los ojos de Meng Hao destellaron. Inmediatamente, el Qi Espiritual se extendió por su cuerpo y apareció el impactante Qi de Espada Danzante. Parecía que si Zhixiang tocaba la roca, el Qi de Espada explotaría.

Al ver esto, Zhixiang hizo una pausa y giró su hermosa cabeza para mirarlo.

“Compañero Daoísta Meng, ¿Cuál es el significado de esto?”

“¿Por qué no me lo dices, compañera Daoísta Zhixiang?”

Después de pensar por un momento, Zhixiang respondió lentamente: “Basado en mi augurio, puedo decir que hemos llegado a un nodo de intersección que no está fijo. Debo provocar que esta roca de polvo de mil metros se detenga temporalmente. Luego, esperaremos en esta posición durante siete días.”

“¿Cómo exactamente puedes convencerme de que confíe en ti sobre esto?” Dijo Meng Hao fríamente, mientras su expresión era la misma de siempre.

Zhixiang frunció el ceño, luego le dio una mirada profunda y pensativa. Finalmente ella se rio.

“Compañero Daoísta Meng, si quieres aprender mi técnica de augurio, puedes decirlo, no hay necesidad de actuar de esta manera.”  A pesar de sus palabras, ella se quedó allí sentada con una expresión pensativa por un momento. Sabía que Meng Hao era increíblemente astuto y cruelmente decisivo. Él no era una persona que pudiera ser engañada fácilmente.

Después de pensarlo un poco, Zhixiang decidió que lo más importante era que su asociación avanzara sin problemas. El hecho de que no fue afectado por la maldición era algo que le sería muy útil más adelante. Apretó su mandíbula y luego hizo un movimiento de agarre hacia el vacío. Inmediatamente, la frialdad en el área se precipitó hacia su palma, luego se condensó en un deslizamiento de jade cristalino.

Ella lo marcó con cierta información, y luego lo arrojó hacia Meng Hao. Meng Hao lo agarró y lo escaneó con su Sentido Espiritual. Éste contenía la información sobre cómo usar el augurio para encontrar su posición dentro del vacío. También contenía un gran mapa, que ahora flotaba en su mente.

Su expresión se mantuvo cuando aplastó el deslizamiento de jade, luego realizó un encantamiento de augurio, que le dio la misma información a la que Zhixiang acababa de referirse. Después de esto, cerró los ojos.

“Parece joven…”, pensó Zhixiang, “Pero es astuto y actúa con previsión. ¡Es tan sabio como un demonio! ¡Una persona como esta, que llegue a la Ascensión Inmortal será completamente inhumana!” Resignada a este hecho, resopló internamente y luego presionó su mano derecha sobre la gran roca.

Se escuchó un ruido sordo. Las capas de hielo sobre la roca se hicieron añicos cuando de poder rodeó la roca, causando que su velocidad se redujera repentinamente. Después de pasar suficiente tiempo como para quemar un palillo de incienso, estaba completamente inmóvil en ese vacío interminable.

Siete días después, un rayo de luz blanca se acercó desde la distancia. Otra roca de polvo ahora estaba disparando hacia ellos. Cuando se acercó, tanto Meng Hao como Zhixiang realizaron Teletransportaciones menores. Después de que aparecieron en la superficie de la nueva roca de polvo, cambió de dirección y se alejó en la distancia.

Fue de esta manera que pasaron los siguientes cinco meses. Los dos intercambiaron rocas al menos diez veces, procediendo a través del vacío.

Desafortunadamente, en un momento dado no pudieron encontrar una roca de polvo que pasara por la intersección y, por tal motivo, no pudieron avanzar de la manera en que originalmente lo habían planeado. Después de realizar varios augurios, Zhixiang y Meng Hao cambiaron su camino, hasta que eventualmente, una enorme masa de tierra apareció frente a ellos.

Las fronteras de esta masa de tierra eran rojas, parecían formar un escudo extraño. Era enorme, conteniendo montañas y ruinas. Todo el lugar estaba muy tranquilo; parecía haber pasado mucho tiempo desde que alguien estuvo aquí.

“Los caminos de las rocas de polvo del Reino de las Ruinas del Puente no están fijados eternamente”, dijo Zhixiang con calma. “A pesar de que sufrimos un revés, con ambos augurios, estoy un ochenta por ciento segura de que podemos encontrar una roca de polvo en este lugar que nos permitirá seguir adelante. Nunca he estado en esta masa de tierra antes, pero por lo que parece, pocas personas han estado aquí en el pasado, hace decenas de miles de años. Después de todo, nos estamos acercando al área de los veinte mil mundos.”

Meng Hao asintió. Se pararon sobre su roca, mientras ésta se disparaba hacia el escudo rojo. En el instante en que lo traspasó, un estruendo llenó el cielo. El eco hizo que la expresión de Meng Hao cambiara repentinamente.

No era solo él. Al entrar en este extraño nuevo mundo, los ojos de Zhixiang se abrieron de par en par con asombro.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente