ISSTH 460 – ¡El Hombre de la Túnica Azul, Han Shan!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

En el instante en que sus miradas se encontraron, Meng Hao ya no pudo ver al hombre con la túnica azul. Cuando reapareció, estaba parado al lado de Meng Hao.

El cuero cabelludo de Meng Hao se entumeció; era imposible ver el nivel de la base de Cultivo del hombre. Tratar de hacerlo le dio a Meng Hao la misma sensación que podría tener uno cuando mira a un océano profundo.

Inmediatamente se levantó y se inclinó profundamente hacia el hombre de túnica azul. “Meng Hao de la generación Junior saluda al Senior.”

El hombre miró a Meng Hao, y luego se sentó a un lado. Bebió un sorbo de alcohol y, con el rostro tan desconsolado como siempre, dijo: “¿Estás en camino hacia el Continente del Sello Roto?”

“¿Continente del Sello Roto?” Respondió Meng Hao, con una expresión confusa en su rostro. Pensó en el mapa del deslizamiento de jade y la descripción del lugar al que se dirigía. Finalmente, él asintió.

“Entonces, estamos yendo en la misma dirección”, dijo el hombre con un leve asentimiento. Después de eso, no dijo nada más. Se apoyó contra una roca que sobresalía, bebió y miró hacia la oscuridad del vacío.

Meng Hao observó al hombre, vacilando por un momento, luego se dirigió a cierta distancia y se sentó con las piernas cruzadas. Desafortunadamente, no pudo entrar en un trance meditativo. Todo lo que pudo hacer fue sentarse allí a medida que pasaba el tiempo.

Un día, dos días, tres días… En un abrir y cerrar de ojos había pasado medio mes.

Durante ese tiempo, el hombre con túnica azul continuó reclinado allí, bebiendo. Parecía que el alcohol en su jarra era interminable. Bebió y bebió, mirando a la oscuridad, con una expresión taciturna mientras su desolación continuó haciéndose más y más evidente.

Se podía ver en su rostro el rastro de una barba descuidada; Parecía que había pasado mucho tiempo desde que se inclinó a asearse. Su túnica estaba arrugada, y aunque el hombre debería parecer una figura lamentable, en un estado de confusión, su aura estaba llena de un encanto indescriptible. Como tal, parecía… solitario, pero no un completo desastre.

La jarra de alcohol que tenía en la mano estaba hecha de madera, y la vetas de la madera era visibles en su superficie. Era imposible determinar cuánto bebió durante el medio mes.

Él no habló, ni tampoco lo hizo Meng Hao. Parecía que este hombre de túnica azul realmente estaba yendo en la misma dirección, y no tenía ganas de caminar. Por lo tanto, había decidido compartir la roca con Meng Hao.

Mantuvieron su mutuo silencio durante otro mes a medida que avanzaban.

Meng Hao finalmente pudo deslizarse en un trance  meditativo. Sin embargo, dejó una astilla de su Voluntad en el exterior. Sabía que hacerlo era esencialmente inútil, pero estaba acostumbrado a la práctica y no era algo que dejara de hacer.

Un día, mientras la roca de trescientos metros de ancho continuaba avanzando, el hombre, previamente indiferente y melancólico, vestido de azul, se incorporó de pronto y miró hacia la distancia.

El movimiento inmediatamente hizo que Meng Hao abriera los ojos. Miró hacia la oscuridad, pero no vio nada. El hombre con túnica azul, sin embargo, parecía muy intencionado, como si estuviera completamente enfocado en ver algo a lo lejos.

Meng Hao estaba desconcertado, pero no lo demostró, en cambio continuó mirando hacia el vacío. El tiempo pasó, tres días en los que el hombre con túnica azul y Meng Hao miraron hacia la oscuridad.

Fue en ese tercer día que el mundo de oscuridad a su alrededor de repente se volvió gris. Al mismo tiempo, la roca de trescientos metros de ancho en la que se encontraban, de repente dejó de moverse. La mente de Meng Hao tembló cuando una espesa niebla comenzó a extenderse en todas las direcciones y pronto, era como un mar de niebla.

El cuero cabelludo de Meng Hao se erizó al darse cuenta de que no podía mover un músculo. ¿Cómo podría él no entender lo que estaba sucediendo?

En las brumas, se podía ver un grupo de figuras que empujaban las rocas al avanzar. Parecían frustrados, confundidos a medida que se acercaban.

Se escuchaban sus voces suaves resonando en las brumas.

“¿Cuándo reaparecerá el Puente de la Inmortalidad como nuevo…? Senior, ¿en qué día volveremos a verte?”

Rodeados por el eco de las voces, las figuras flotaban a través de la niebla. Hombres y mujeres, ancianos y jóvenes, todos parecían confundidos. A medida que se acercaban a Meng Hao, sintió una frialdad que parecía capaz de congelar su alma.

Meng Hao gradualmente se sintió más frío, hasta que parecía como si su misma fuerza vital estuviera a punto de extinguirse. Fue en este punto que Meng Hao notó que este grupo de personas, no era el mismo grupo con el que se había encontrado en la última masa de tierra, cuando estaba persiguiendo a Yi Chenzi.

Junto a él, el hombre con túnica azul seguía sentado allí, de vez en cuando bebiendo alcohol. Mientras miraba al grupo de personas, la melancolía en sus ojos se hizo más profunda, y las comisuras de su boca se retorcieron con amargura.

Los examinó de cerca, como si estuviera buscando algo. Examinó cada figura en detalle, y cuando llegó a la última, su soledad pareció hacerse aún más profunda. Frunció el ceño y tomó otro trago.

Las figuras se movieron hacia la roca en la que Meng Hao estaba, y cuando se acercaban, de repente se detuvieron. La indiferencia y la confusión en sus rostros de repente se convirtió en perversidad. Miraron hacia la roca y al hombre con túnica azul.

El hombre los miró y luego agitó su mano. Mientras lo hacía, las figuras volvieron a avanzar. Se alejaron en la distancia, con sus expresiones de confusión una vez más restauradas. Poco a poco, sus débiles voces comenzaron a hacer eco nuevamente.

“¿Cuándo reaparecerá el Puente de la Inmortalidad como nuevo…? Senior, ¿En qué día volveremos a verte?”

El sonido se desvaneció en la distancia, y el gris en el vacío desapareció, pero no hubo una tempestad como antes.

Cuando todo volvió a la normalidad y se restauró el silencio, la roca de trescientos metros de ancho en la que Meng Hao estaba, una vez más comenzó a avanzar a toda velocidad.

El cuerpo de Meng Hao tembló mientras se recuperaba. Su corazón se estremeció debido a este segundo encuentro con estas figuras extrañas. Sin pensarlo, se volvió hacia el hombre con túnica azul y preguntó:

“¿Qué son…?”

Después de hacer la pregunta, Meng Hao se dio cuenta de que, teniendo en cuenta la base de Cultivo del hombre, y los días de silencio, era muy probable que no pudiera obtener una respuesta a su pregunta.

“Esclavos del Puente”, dijo el hombre de túnica azul,  con su voz suave.

“Después de que el Puente del Paso Inmortal fue destruido por el Ancestro Ji, la voluntad sobreviviente del Puente se asentó en este lugar. Las personas que codiciaban la eternidad y buscaban extender sus vidas descubrieron que sus voluntades se extinguían, y se convirtieron en esclavos de puente.”

“Lograron la vida eterna que buscaban, pero el precio… fue que se convirtieron en esclavos del puente. Día y noche, a lo largo de sus vidas eternas, están esclavizados  para reconstruir el Puente del Paso Inmortal, que, por supuesto, nunca podrá ser reconstruido.”

Al escuchar esta explicación, la mente de Meng Hao dio vueltas. Se giró para mirar en la dirección en que las figuras habían desaparecido, pero todo lo que pudo ver fue oscuridad, como si una enorme pantalla negra cubriera todo.

El hombre comenzó a murmurar con amargura: “Todo en el mundo tiene un precio… un precio…” Sostuvo la jarra de alcohol frente a él, agarrándola con fuerza.

El tiempo pasó. Meng Hao no hizo más preguntas, ni el hombre dijo nada más. Se reclinó allí en silencio, mirando al vacío, bebiendo desconsoladamente su alcohol.

Meng Hao se sentó allí pensativo. El término Esclavos del Puente ciertamente parecía apropiado. Adquirieron la eternidad, pero el precio que pagaron fue muy caro. Pensar en esto, hizo que Meng Hao recordara las débiles voces de los Esclavos del Puente.

Pronto pasaron dos meses. Más adelante en el vacío apareció una enorme roca. Este era un trozo del Puente Inmortal, su inmensidad era virtualmente indescriptible. Parecía ser unas diez veces más grande que la masa de tierra de la que acababa de salir.

Una increíble presión irradiaba desde allí, envolviendo todo en el área mientras flotaba en el vacío. Sus bordes tenían una forma irregular, lo que hizo que Meng Hao pensara en la imagen del enorme puente destruido que había visto extenderse sin límites en el cielo estrellado.

Fue en este momento que el hombre de la túnica azul de repente se puso de pie.

“¿Te gustaría un trago?”, Preguntó, girando su cabeza para mirar a Meng Hao. Sus ojos estaban claros y llenos de una profundidad como la de las estrellas en el cielo. Esta era la segunda vez que el hombre tomaba la iniciativa de hablar. La primera vez fue cuando él llegó. Teniendo en cuenta que esta era la segunda vez, Meng Hao entendió… que estaba a punto de irse.

Meng Hao se puso de pie, juntó sus manos y se inclinó profundamente. Miró al hombre de túnica azul, con sus ojos brillantes y, después de un momento de vacilación, él asintió.

El hombre sonrió, luego agitó su mano, haciendo que la botella de alcohol volara hacia Meng Hao. Meng Hao la agarró y, sin dudarlo, bebió un trago.

Mientras el alcohol fluía por su garganta, una sensación de ardor se extendió por todo su cuerpo. Se sentía como el fuego, y causó que la base de Cultivo de Meng Hao girara violentamente.

“Un poco codicioso, ¿verdad, chico? Bueno, no importa. Consideraré que se trata del pago por el viaje.” El hombre apuntó con un dedo a Meng Hao, haciendo que su cuerpo temblara. La bocanada de alcohol dentro de él se formó instantáneamente en algo similar a su Núcleo Dorado. Hilos de Qi Espiritual comenzaron a emanar de él, fusionándose con su Núcleo Dorado Perfecto. No experimentó ningún crecimiento en su base de Cultivo, sin embargo, podía decir que algo dentro de él ahora era diferente.

“El Núcleo Espiritual dentro de ti te permitirá usar mi Qi de Espada en dos ocasiones. Puede matar cualquier cosa bajo la etapa Inmortal.”

Con eso, la jarra voló de regreso a la mano del hombre. Éste dio media vuelta y salió de la roca de trescientos metros de ancho, caminando hacia la enorme masa de tierra formada por el trozo del Puente Inmortal.

Cuando entró en el vacío, suspiró y dijo: “¿Preguntas cuándo me verás de nuevo…? Te he buscado por tres mil años… ”

La voz resonó con una melancolía indescriptible y una soledad infinita.

La mente de Meng Hao se tambaleó. De repente, pudo sentir una Habilidad de Espada dentro de su mente. Fue grabada en él en la forma de un símbolo mágico. Él no lo entendía, pero podía sentir que, rotando su base de Cultivo, podría liberar el Qi Espiritual dentro de su Núcleo Dorado. Podría hacerlo dos veces, desencadenando explosivamente el poder de la marca.

Mientras el hombre se alejaba en la distancia, Meng Hao repentinamente gritó:

“Senior, ¿Puedo preguntar respetuosamente su nombre?”

“Han Shan.” *

Su voz resonó, llena de pensamientos. El hombre suspiró y luego desapareció en el vacío mientras Meng Hao estaba allí, inclinándose profundamente en su dirección.

Después de un largo tiempo, Meng Hao se enderezó cuando la roca de trescientos metros de ancho en la que estaba, se estrelló contra la barrera para entrar en la enorme masa de tierra formada el trozo del Puente Inmortal. Allí, frente a Meng Hao, había un mundo enorme.


* El nombre de Han Shan en chino es 韩 山 hán shān – Han es un apellido. Shan significa “montaña”.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente