ISSTH 458 – ¡Un Sonido Débil!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Dos personas, una persiguiendo a la otra a través del aire a toda velocidad.

Meng Hao llevaba la Máscara de Sangre, y sus ojos brillaban con frialdad. La seda de la Larva sin Ojos circulaba alrededor de su cuerpo, produciendo un silbido agudo y ocasionalmente empleaba una Teletransportación menor para acercarse a Yi Chenzi.

En cuanto a Yi Chenzi, se lanzó hacia adelante con toda la velocidad que pudo reunir. Su base de Cultivo estaba en la etapa Intermedia del Alma Naciente, y poseía Habilidades Divinas extraordinarias. Tenía una personalidad viciosa, y en realidad era bastante infame en todo el Desierto Occidental.

Una vez fue miembro de la Tribu Grifo y  gracias a un poco de buena fortuna, había adquirido una Magia Maligna. Para cultivarla, secretamente había comenzado a sacrificar a los miembros de su propia Tribu para incrementar el poder de los Tótems de su cuerpo. La tentación de esta Técnica Secreta era imposible de resistir. Cuando se descubrió el asunto, confesó su culpa y logró obtener el perdón de sus compañeros de la Tribu. Sin embargo, luego usó en secreto un método despiadado para matar al Gran Padre de la Tribu Grifo, que… ¡No era otro que su propio padre!

Después de eso, asesinó a sangre fría al resto de la tribu. Sin importar si eran jóvenes o viejos, todos fueron cortados y sacrificados para mutar sus Tótems. Fue de esta manera que fue capaz de adquirir una base de Cultivo de la etapa Inicial del Alma Naciente.

Cuando sucedieron todas esas cosas, un ciclo completo de sesenta años antes, había causado una gran sensación en todo el Desierto Occidental. La Tribu Grifo era una Tribu pequeña, pero tales cosas, como la traición a la Tribu, eran terribles hasta el extremo. Debido a eso, Yi Chenzi inmediatamente se hizo famoso en todo el Desierto Occidental.

Durante el siguiente ciclo de sesenta años, apareció tres veces más en el Desierto Occidental. Cada vez, él masacró a una Tribu. Las primeras dos veces habían sido Tribus pequeñas, pero la tercera fue una Tribu de tamaño medio. Fue después de esa ocasión que pudo avanzar a la etapa Intermedia del Alma Naciente. Después de eso, desapareció sin dejar rastro.

Mientras disparaba por el aire como un rayo, Yi Chenzi pensó para sí mismo: “Si tengo suficiente Suelo Celestial, puedo usarlo con mi Técnica Secreta para estimular el poder de mis Tótems. ¡Después de eso, necesitaré cien mil sacrificios de sangre! ¡Eso me dará la oportunidad de ingresar a la etapa Avanzada del Alma Naciente!” Cada vez que Meng Hao usaba una Teletransportación menor, él también lo hacía.

A medida que pasaba el tiempo, fue capaz de crear distancia entre él y Meng Hao, ¡Haciendo que para Meng Hao fuera imposible alcanzarlo!

El rostro gigante alrededor de Meng Hao de repente se expandió a un tamaño aún mayor y luego se disparó hacia adelante, irradiando un inmenso poder de ataque. El rostro de Yi Chenzi se oscureció, pero él no disminuyó la velocidad en lo más mínimo. En cambio, comenzó a ir más rápido.

“Maldición, ¿Cómo puede ser tan rápido este tipo?”, Pensó. Aullando interiormente, Yi Chenzi continuó huyendo. Había pasado mucho tiempo desde que le había pasado algo  así.

“¿Quieres atraparme? ¡Todavía no estás calificado!” Yi Chenzi lanzó un resoplido frío y luego empleó con orgullo sus Habilidades Divinas para aumentar su velocidad una vez más.

Al mismo tiempo, sin embargo, Meng Hao repentinamente levantó su mano para emplear el Octavo Hechizo de Sellado de Demonios. En el momento en que apareció, Yi Chenzi de repente se detuvo en el aire. Esta repentina parálisis lo asustó de muerte, haciendo que perdiera su concentración. Aunque se recuperó rápidamente, para cuando lo hizo, el poder la Habilidad de Meng Hao, Sin un Rostro, lo había alcanzado.

Una explosión llenó el aire mientras salía sangre de la boca de Yi Chenzi. Sin embargo, de repente aparecieron cinco Escamas de Pez, que luego explotaron, dándole un empujón de velocidad que le permitió escapar una vez más.

“Maldición, ¡¿Qué Habilidad Divina era esa?!”, Pensó Yi Chenzi, con el rostro pálido. Bajando la cabeza con determinación, continuó moviéndose a la velocidad más rápida que pudo.

El tiempo pasó, y pronto había pasado un día.

Meng Hao levantó la vista hacia Yi Chenzi y frunció el ceño, le sorprendía que éste se moviera con una velocidad cada vez mayor. La intención asesina en los ojos de Meng Hao se hizo aún más fuerte. Este Yi Chenzi era uno de los Cultivadores más rápidos que jamás había encontrado. También parecía sobresalir en un Arte de escape en particular que le permitía fundirse con el aire. Cuando se combinaba con la Teletransportación menor, su poder se incrementaba aún más.

Al ver que la distancia entre ellos aumentaba una vez más, Meng Hao utilizó su Destello de Sangre, esto hizo que su velocidad aumentara drásticamente mientras era rodeado por un brillo sangriento. Su cuerpo se volvió borroso pareciendo un fantasma, y ​​luego usó una Teletransportación menor para volver a cerrar la distancia.

Desafortunadamente, tan pronto como se acercó a Yi Chenzi, éste desapareció una vez más, transformándose en un humo verde que se movió cien veces más rápido que antes.

En medio de este increíble aumento en la velocidad, utilizó una Teletransportación, lo que hizo que el efecto fuera aún mayor.

“¡Ese Arte otra vez!”, Pensó Meng Hao. Ahora la distancia entre ellos se incrementó una vez más. Meng Hao se sorprendió, y su intención de matar creció aún más. Continuó alternando entre Destellos de Sangre y Teletransportaciones menores y ahora estaba a unos tres mil metros de Yi Chenzi, que estaba a punto de usar su Arte de escape.

Meng Hao le dio una palmada a su bolsa de almacenamiento para producir una serie de artículos mágicos. Muchos de estos los había adquirido luego de llegar al Desierto Occidental. Algunos eran de la guerra contra la Tribu de los Cinco Venenos, y algunos eran del Cultivador de la Tribu del Rugido Dorado.

Agitó su brazo, haciendo que los objetos se convirtieran en rayos de luz que se dispararon hacia adelante.

“¡Explota!” Gruñó Meng Hao, sus ojos destellaron fríamente. Al instante, las docenas de objetos Mágicos comenzaron a temblar y luego explotaron. Meng Hao odiaba perder tales artículos valiosos. Sin embargo, ahora no era el momento de sentarse a pensar en esas cosas. Cuando los objetos mágicos explotaron, resonó un sonido retumbante y poderosas ondas se extendieron en todas las direcciones.

A medida que el poder de la explosión se extendía, Meng Hao hizo que apareciera la Formación de Espadas de Loto. Las Espadas de Madera del Tiempo giraron y  se transformaron en un rayo de luz que se disparó hacia adelante.

Meng Hao podría haber tomado prestado el impulso de la explosión de los objetos mágicos para aumentar su velocidad. Si lo hubiese hecho, instantáneamente habría sido impulsado cientos de metros más cerca de Yi Chenzi.

Sin embargo, incluso usando ese método, no habría podido alcanzarlo. Por lo tanto, Meng Hao no usó la explosión para aumentar su propia velocidad, sino más bien… la velocidad de la Formación de Espadas de Loto.

Las Espadas de Madera del Tiempo dentro de la Formación ya eran muy rápidas por si solas. Sin embargo, con el impulso adicional del ataque explosivo, la distancia de tres mil metros se cerró en un abrir y cerrar de ojos. Incluso cuando Yi Chenzi estaba utilizando su Arte de escape, la Formación de Espadas apareció detrás de él, rotando con el poder explosivo de Tiempo.

El poder del Tiempo causó que se dispersaran ondas en el aire, pero Yi Chenzi utilizó su técnica nuevamente, y logró crear algo de distancia. Entonces Meng Hao frunció el ceño. El Arte de escape de Yi Chenzi era realmente extraño; incluso el poder de la Formación de Espadas del Tiempo no pudo hacer nada para evitar que Yi Chenzi se convirtiera en un humo verde que comenzó a dispararse en la distancia. Fue entonces cuando el Octavo Hechizo Sellador de Demonios se activó de repente.

En la repentina pausa que causó, se escuchó un chillido miserable. Sin embargo, el humo verde continuó alejándose, sin embargo, luego se transformó nuevamente en Yi Chenzi.

Tan pronto como apareció, tosió una gran bocanada de sangre. Su rostro estaba pálido, y su pelo se había vuelto blanco. Su cuerpo era claramente más viejo, y una expresión de shock cubría su rostro. Temblaba violentamente y sus ojos se llenaron de terror.

“¡Esa extraña Habilidad Divina otra vez… y otro objeto Mágico!” Dijo, con el cuero cabelludo entumecido. Acababa de sufrir una pérdida de trescientos años en su longevidad. Este hecho lo dejó completamente aterrorizado, su mente temblaba. Tosió otra bocanada de sangre y luego continuó huyendo.

“¡Maldición, mierda! Esto es solo la mitad de un trozo de Suelo Celestial. ¿Vale la pena? ¡¿Lo Vale?!” Yi Chenzi rechinó los dientes mientras silbaba en el aire.

La mirada de Meng Hao era fría mientras fruncía el ceño.

“El poder de la Formación de Espadas de Loto es de hecho mucho mayor aquí que en el mundo exterior, pero no tanto como en el vacío. Es aproximadamente setenta por ciento más débil.”

“¿Podría ser que el poder del Tiempo en la Formación de la Espadas solo alcance la aterradora cantidad de mil años cuando está en el vacío?” Meng Hao se perdió en sus pensamientos mientras continuaba una vez más en la búsqueda de Yi Chenzi.

El tiempo continuó pasando, este ya era el segundo día.

“¿Cómo es que todavía no ha llegado?”, Pensó Yi Chenzi. “De acuerdo con mis cálculos, ¡debería estar aquí, ahora mismo!” Yi Chenzi parecía demacrado. Eso fue especialmente así teniendo en cuenta que Meng Hao consumía continuamente píldoras medicinales. Yi Chenzi tenía un sentimiento mixto; sin embargo, cuando robaba algo, moriría antes de devolverlo. Esa era su regla. Apretando los dientes ante la continua persecución de Meng Hao, una vez más usó su Arte de escape.

Fue en este momento que en el cielo distante, apareció un rayo de luz. Este rayo de luz no era Cultivador, sino más bien, una roca de mil metros de ancho. Esta roca se movía a gran velocidad a lo largo de su órbita. Por lo que parecía, ya estaban cerca del borde de esta masa de tierra.

“¡Está aquí!”, Pensó Yi Chenzi, con los ojos llenos de alegría. Meng Hao frunció el ceño, cuando Yi Chenzi de repente saltó en el aire. Meng Hao observó que realizaba un gesto de conjuro, preparándose para emplear quién sabía qué Técnica Mágica. De repente, la roca voladora a lo lejos cambió de dirección y disparó hacia él.

“Entonces, ¡él puede controlar las rocas en este lugar!”, Pensó Meng Hao, sus pupilas se estrecharon. Al ver a Yi Chenzi dirigiéndose hacia la roca, sus ojos destellaron. En este momento crítico, sin dudarlo, le apuntó con el dedo y, justo cuando Yi Chenzi estaba a punto de aterrizar en la roca, empleó el Octavo Hechizo Sellador de Demonios.

Sucedió justo cuando Yi Chenzi estaba a punto de transformarse en humo verde. Yi Chenzi hacía tiempo que había adivinado que su oponente probablemente usaría esta extraña Habilidad Divina. Por lo tanto, se transformó en el humo verde y luego reapareció en la superficie de la roca.

“Espero verte de nuevo algún día, compañero Daoísta!”, Exclamó, riendo a carcajadas. Sin embargo, fue en este momento cuando su expresión se llenó de sorpresa. Notó que la roca bajo sus pies…

¡Había dejado de moverse!

El Octavo Hechizo de Meng Hao no estaba dirigido a Yi Chenzi, sino a la enorme roca.

En el momento en que la roca dejó de moverse, la seda de la Larva sin Ojos de repente comenzó a girar, uniéndose a la roca. Un momento después, la roca recuperó su impulso y se lanzó hacia adelante. Al hacerlo, arrastró a Meng Hao.

Al ser lanzado por a la misma velocidad que la roca, Meng Hao aterrizó instantáneamente en su superficie. Levantó su mano derecha y golpeó con un puñetazo explosivo. La rostro de Yi Chenzi se oscureció y apretó la mandíbula mientras se preparaba para defenderse.

Una explosión llenó el aire y Yi Chenzi fue lanzado fuera de la roca, con sangre salpicando de su boca. La seda de Larva sin Ojos se aflojó, y Meng Hao se teletransportó fuera de la roca. Cuando reapareció, estaba directamente al lado de Yi Chenzi y su mano derecha se movió para exterminarlo.

Sin embargo, fue en este momento cuando todo el cielo se volvió gris y una niebla gris cubrió la tierra. Todo se convirtió en un mar de gris.

Al mismo tiempo, Meng Hao se sorprendió al descubrir que todo su cuerpo… estaba paralizado, incapaz de moverse. Yi Chenzi estaba exactamente en la misma situación.

Era como si el mundo entero se hubiese quedado inmóvil de repente.

Al mismo tiempo, se podía ver a una multitud de figuras moviéndose a través de la niebla. Tenían una expresión inexpresiva en sus rostros, y llevaban trozos de Piedras del Puente del Paso Inmortal sobre sus hombros mientras avanzaban a través de la niebla.

Voces débiles y extrañas podrían escucharse haciendo eco en todo el mundo. “¿Cuándo reaparecerá el Puente de la Inmortalidad como nuevo…? Senior, ¿En qué día volveremos a verte? “

Pagina Anterior
Pagina Siguiente