ISSTH 457 – Yi Chenzi

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

En el mismo momento en que Meng Hao vio a este grupo de personas, ellos también miraron el cielo, hacía la roca de dos mil metros que silbaba en el aire. Vieron a Meng Hao de pie sobre de  la roca, con su cabello ondeando y su rostro inexpresivo.

Sus ojos destellaron cuando de repente se teletransportó desde lo alto de la roca para reaparecer a unos treinta metros del grupo.

Meng Hao hizo un leve ruido de sorpresa. Originalmente tenía la intención de teletransportarse directamente al lado del trozo de Suelo Celestial. Su aparición en este lugar parecía indicar que algo había interferido con su Teletransportación menor.

Casi en el mismo instante en que Meng Hao reapareció, uno de los siete, un anciano de cara rubicunda, lanzó un resoplido frío.

Agitó su mano derecha, causando que un mar rojo apareciera mágicamente. Éste se elevó en el aire y luego comenzó a descender como una lluvia roja sobre Meng Hao.

“Como no puedo Teletransportarme, bueno…” De repente, un resplandor sangriento extendió alrededor de Meng Hao. Destelló, y entonces desapareció. Sorprendentemente, cuando reapareció, estaba directamente frente al anciano de cara rubicunda. La velocidad con la que se movió fue asombrosa, lo que hizo que las pupilas del anciano se contrajeran. Éste, cayó hacia atrás, levantando su mano derecha para convocar a otro mar rojo que lanzó contra Meng Hao. Casi parecía un mar de sangre.

Meng Hao se lanzó hacia adelante, y La seda de Larva sin Ojos zumbó a su alrededor, emanando un brillo plateado. Luego un fuerte sonido retumbó en el aire cuando chocó con en el mar rojo, bloqueándolo por completo.

El rostro del viejo rubicundo se oscureció y continuó retrocediendo. Desafortunadamente, él fue demasiado lento. La mano de Meng Hao se cerró en el aire formando un puño y se lanzó contra el anciano.El movimiento provocó una violenta tormenta de viento que se levantó y se expandió en todas las direcciones. Enfrentándose a este ataque, las manos del anciano destellaron en un gesto conjuro, haciendo que sus Tatuajes Tótem comenzaran a brillar mientras intentaba defenderse.

Se escuchó el sonido de una explosión y el anciano comenzó a toser sangre. Aterrado, continuó retrocediendo con una expresión de sorpresa en su rostro, obviamente era incapaz de bloquear a Meng Hao.

Meng Hao ignoró al hombre y en su lugar se dirigió hacia el grupo de personas, con la intención obvia de tomar el Suelo Celestial.

Ya en este punto, ninguna de estas personas era capaz de ignorar a Meng Hao. Todo lo que había sucedido, había ocurrido con una velocidad increíble. El hecho de que Meng Hao acabara de obligar a un Cultivador del Alma Naciente a retirarse los dejó llenos de conmoción.

Incluso los dos Cultivadores de la etapa Intermedia del Alma Naciente fruncían el ceño. Desafortunadamente, estaban en un punto crítico de la batalla. El trozo de Suelo Celestial estaba justo a su lado, y ninguno era capaz de tomarlo.

“¡Maten a ese hombre!”

“¡Exterminenlo!”

Los hombres gritaron al mismo tiempo, desatando simultáneamente Habilidades Divinas entre ellos. Uno de ellos convocó un cocodrilo violeta. En cuanto al otro, una grulla blanca se materializó junto a él. Después de esto los dos continuaron luchando.

En cuanto a los otros cuatro que estaban peleando a su alrededor, no dudaron ni por un momento. Todos cambiaron de dirección en un instante y dispararon hacia Meng Hao.

Cuando los cuatro se acercaban, el caracter de tipo Madera en la frente de Meng Hao destelló. De repente, un enorme Árbol apareció a su alrededor, que a su vez estaba cubierto de llamas amorfas que se elevaban hacia el cielo.

“¡Dispersar!” Las manos de Meng Hao lanzaron un hechizo, luego extendió sus brazos de par en par. Un mar de llamas rugió haciendo temblar la existencia, con Meng Hao en el centro. Se extendió en todas direcciones, incendiando todo. Dentro de las manifestaciones de los Tótems de Madera y Fuego de Meng Hao, aparecieron pequeñas gotas doradas.

El mar de llamas continuó extendiéndose, lleno del impactante poder de los Tótems de tipo Metal, Madera y Fuego.

Las rostros de sus cuatro oponentes se oscurecieron, y usaron varios métodos para intentar contrarrestar semejante poder. Junto a uno, apareció una enorme tortuga Xuanwu. Otro agitó su mano, convocando un gigantesco ciempiés rojo que se quedó junto a él.

En cuanto a los otros dos, cada uno de ellos convocó a un Cíclope para luchar contra el mar de llamas.

El mar era como una enorme boca, esperando llegar hasta los cuatro y consumirlos, y el rugido que causaba era impactante. Cuando alcanzó a la tortuga Xuanwu, ésta dejó escapar un grito miserable mientras su cuerpo se hacía pedazos.

El Cultivador del Alma Naciente que la controlaba cayó hacia atrás, salpicando sangre de su boca.

En cuanto al ciempiés gigantesco, en realidad era resistente al fuego. Sin embargo, cuando las gotas doradas lo golpearon, se transformó en una estatua de oro, que luego fue derretida por las llamas. El Cultivador que lo controlaba se sorprendió al descubrir que todo su brazo se había puesto de color dorado. Comenzó a sentir una inmensa presión que pesaba sobre él, parecía que su cuerpo se convertiría en oro en un instante.

En cuanto a los dos Cíclopes, sus gritos fueron los más desdichados ya que sus cuerpos fueron hechos trizas. Los fragmentos se transformaron en oro, y luego se evaporaron en el aire.

Esta fue la primera vez que Meng Hao realmente desató el poder completo de sus tres Grandes Tótems. Tan pronto como la magia se extendió, los cuatro Cultivadores del Alma Naciente se vieron obligados a retirarse, tosiendo sangre.

El cuerpo de Meng Hao se convirtió en un largo haz resplandeciente que silbaba en el aire, moviéndose desde el centro del mar de llamas. El fuego ondulaba detrás de él, asemejándose a una capa majestuosa con el árbol llameante y las gotas doradas que la adornaban.

¡Si pudieras pintar la imagen de la escena, la postura imponente de Meng Hao sería impactante al extremo!

La escena sacudió a los dos Cultivadores de la etapa Intermedia del Alma Naciente. Se miraron el uno al otro, y al mismo tiempo dejaron de pelear. Sin embargo, desataron sus Habilidades Divinas en la dirección de Meng Hao.

Estos dos Cultivadores de la etapa Intermedia del Alma Naciente estaban lejos de poder compararse con los primeros Cultivadores de etapa Inicial de hace unos momentos.

Tanto el temible cocodrilo Totémico como la gigantesca grulla blanca dispararon instantáneamente hacia Meng Hao, emanando feroces auras que se mezclaron con la aplastante presión de la etapa Intermedia del Alma Naciente.

Los ojos de Meng Hao destellaron. Momentos atrás, él había estado observando a esta gente peleándose por el Suelo Celestial mientras volaba sobre la roca de dos mil metros de altura. Durante ese tiempo, él ya había formulado un plan para lograr su objetivo, ¡No era matar a estas personas, sino arrebatarles el Suelo Celestial!

Mientras los dos Cultivadores de la etapa Intermedia del Alma Naciente se dirigían

hacia él, Meng Hao agitó su mano derecha, causando la aparición de ondas, que repentinamente, se volvieron de color negro. Luego se solidificaron en la primera serpentina de la bandera de tres serpentinas. Ji Diecinueve fue temporalmente desatado cuando el serpentina salió disparada.

La bandera de tres serpentinas era el objeto mágico más poderoso que poseía Meng Hao. Cuando apareció, el cielo se oscureció. La cara del hombre vestido de violeta cayó, e inmediatamente se retiró. Desafortunadamente, a pesar de los conjuros que realizó, el empleo de diversas Habilidades Divinas y de sacar una gran cantidad de objetos mágicos, fue incapaz de luchar contra la oscuridad que se extendía hacia él.

Una explosión resonó y la sangre brotó de la boca del hombre. Una intención asesina y una expresión de sorpresa llenó sus ojos,  fue arrojado hacia atrás varios cientos de metros antes de que finalmente pudiera detenerse.

Al mismo tiempo, Meng Hao continuó avanzando a toda velocidad, y levantó su mano señalando hacia el Cultivador de túnica blanca.

“¡Octavo Hechizo de Sellado de Demonios!”

Tan pronto como apareció el Hechizo de Sellado de Demonios, la expresión del hombre de túnica blanca se oscureció. Aparecieron incontables hilos que solo Meng Hao podía ver. Ellos inmediatamente ataron al hombre, sellándolo completamente.

Por supuesto, el sellado no duraría mucho, solo por el espacio de una sola respiración. Sin embargo… eso fue todo el tiempo que Meng Hao necesitaba.

Mientras se lanzaba hacia el Suelo Celestial, los siete Cultivadores del Alma Naciente que los rodeaban, observaban atónitos con ojos llenos de intención asesina.

Sin embargo, fue en este momento exacto que no muy lejos aparecieron ondas en el medio del aire. Apareció una figura, un joven vestido con una larga túnica negra. Su cabeza era inusualmente pequeña y completamente desproporcionada con el resto de su cuerpo, parecía una rata. Su expresión era sombría, y sus ojos brillaban con sed de sangre. Riendo maliciosamente, se lanzó hacia adelante con una velocidad que excedía la de Meng Hao, dirigiéndose directamente hacia el Suelo Celestial.

Él había estado usando alguna técnica especial para permanecer oculto en el área. Originalmente había planeado esperar hasta que las dos partes enfrentadas se encontraran en un punto muerto, y luego hacer un movimiento para acabar con todos.

Pero entonces apareció Meng Hao. La forma en que acabó con todos fue impactante, pero también abrió una oportunidad para este joven. Sin dudarlo, hizo un movimiento decisivo.

“¡Muchas gracias, Compañero Daoísta!”, Exclamó el Cultivador de cabeza pequeña. “¡Sería descortés que Yi Chenzi rechazara un regalo como este Suelo Celestial!” Cuando él extendió la mano para agarrarlo, la intención asesina brilló en los ojos de Meng Hao. De repente, La Larva sin Ojos salió volando. Su seda comenzó a envolver el trozo de Suelo Celestial al mismo tiempo que el Cultivador Yi Chenzi se aferró a él.

Se escuchó un estampido cuando el trozo de Suelo Celestial se dividió en dos pedazos. Uno fue arrastrado hacia Meng Hao por la Larva sin Ojos, el otro fue obtenido por Yi Chenzi, que inmediatamente se volvió y salió disparado en la dirección contraria.

Cuando los siete Cultivadores del Alma Naciente vieron al pequeño Yi Chenzi, sus expresiones se llenaron de sorpresa.

“¡Yi Chenzi!” *

“¡Ese es Yi Chenzi, el tipo que traicionó y luego asesinó a toda la Tribu Grifo!”

“¡Maldición! ¡Él es un maldito traidor! ¡Escuché que sacrifico vivos a los miembros de su propio Clan para fomentar su Cultivo!

Meng Hao tomó el Suelo Celestial y luego golpeó su bolsa de almacenamiento, de la que salió la Máscara de Sangre. Inmediatamente se la puso, lo que provocó que su base de Cultivo explotara y un Qi Sangriento se alzara a su alrededor. Su aura se extendió en todas las direcciones, causando que los Cultivadores se sintieran completamente asombrados. Las pupilas de los dos Cultivadores de la Etapa Intermedia del Alma Naciente se contrajeron. A partir de este momento, no tenían ningún deseo de participar en el conflicto entre Yi Chenzi y Meng Hao.

“Nadie es dueño del Suelo Celestial”, dijo Meng Hao, “¡Así que pertenece a quien lo tome! ¡Si tienes la habilidad para escapar con él, entonces te pertenecerá!” Dicho eso, se lanzó hacia adelante a una velocidad increíble. La distancia entre los dos disminuyó en un instante. Meng Hao agitó su mano derecha, causando que apareciera un rostro de color sangre. Un zumbido sonó por el aire mientras se disparaba hacia el Yi Chenzi, cuyo rostro cayó de inmediato. Rápidamente realizó un conjuro con su mano izquierda, lo que provocó que una brillante escama de pez apareciera en su palma. La tiró detrás de él, donde instantáneamente comenzó a expandirse hasta que tenía unos diez metros de altura.

Un estallido resonó cuando el poder del Rostro del Inmortal de Sangre de Meng Hao se estrelló contra la escama que protegía a Yi Chenzi. Éste tosió un poco de sangre, y luego desapareció de repente. Cuando reapareció, ya estaba a tres mil metros de distancia. Él se volvió, con una sonrisa siniestra en su rostro.

“¡Transformación del Buitre Draconiano!”, Exclamó. Inmediatamente, la escama de pez explotó, y un Qi negro se extendió en el cielo, transformándose en un enorme buitre. Después de formarse, se lanzó inmediatamente en la dirección de Meng Hao, con sus ojos rojos de locura.

La cara de Meng Hao era completamente inexpresiva cuando dijo: “Una sola Palabra”.

Al instante, apareció el rostro una vez más. Sus labios comenzaron a moverse a medida que las ondulaciones amorfas comenzaron a extenderse. El buitre, que parecía horripilante, de repente comenzó a temblar y se derrumbó en pedazos. Entonces Meng Hao, moviéndose tan rápido como un rayo, disparó a través de las piezas colapsadas del buitre.

Esto causó que el rostro de Yi Chenzi cayera. Inmediatamente se giró y una vez más comenzó a huir.

“Maldición, ¿cómo es que ese bastardo tiene tantas Habilidades Divinas? Él tiene tres Tótems, Metal, Fuego y Madera. ¿Y qué objeto mágico es esa Máscara que acaba de usar…?”

La expresión de Meng Hao era la misma de siempre mientras empleó una Teletransportación menor mientras disparaba en persecución de Yi Chenzi.


* El nombre de Yi Chenzi en chino es 一尘子 yī chén zǐ. Es un nombre realmente extraño. Yi significa “uno”. Chen significa “polvo”. Zi significa “hijo” o “niño”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente