ISSTH 456 – ¡Cambios en el Loto!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

El león dorado rugió a medida que se acercaba. De repente, los ojos de Meng Hao se abrieron de golpe. Habían estado cerrados en todo momento en sus esfuerzos por no desperdiciar ni una pizca de energía. De esta manera, podía usar el poder de la Llama Eterna para luchar contra el amargo frío del vacío, e impedir que su fuerza vital fuese consumida. Después de todo, no había venido preparado con ningún objeto mágico que lo protegiera del frío.

Cuando vio al hombre de mediana edad y sintió su intención asesina, Meng Hao se mantuvo inmóvil.

Él estaba esperando; esperando que el hombre se acercara. De esa forma, tendría menos desgaste de energía al matarlo. El hombre quería matar y robar a Meng Hao; ¿Cómo podría Meng Hao no prepararse para tomar su tesoro protector después de que actuará de esa manera?

Casi en el mismo momento en que Meng Hao abrió sus ojos, se puso en movimiento. Su cuerpo desapareció de inmediato, y luego reapareció junto al hombre. El rostro de éste se llenó de sorpresa cuando se dio cuenta de que su evaluación previa de la situación, era incorrecta; El movimiento repentino de Meng Hao lo demostró.

“¡Su alma no ha sido congelada por el frío!” Pensó el hombre, y su cuero cabelludo se entumeció. “El hielo en su cuerpo no es falso. Tampoco lo es el frío que emana de él; eso es imposible de fingir En ese caso… él realmente no tiene un objeto mágico para protegerse del frío. Pero, sin eso, ¡¿Cómo es posible que pueda seguir con vida?!” El hombre al instante disparó hacia atrás, tratando de poner algo de distancia entre él y Meng Hao.

Meng Hao lanzó un frío suspiro y sacudió su cuerpo, haciendo que las capas de hielo que envolvían su cuerpo se desmoronaran. Luego, el poder de la Llama Eterna explotó, expulsando cantidades masivas de frío de su cuerpo. Éstas se fusionaron con los trozos de hielo a su alrededor para transformarse en una fría tempestad de hielo que se disparó hacia su oponente.

La cara del hombre se oscureció cuando la tempestad se estrelló contra su león dorado. Se escuchó un estampido y la sangre comenzó a brotar de las comisuras de su boca. Su cara se puso verde cuando el frío entró en su cuerpo.

Continuó retrocediendo aterrado, utilizando una Teletransportación menor para regresar a su propia roca. Sin embargo, cuando reapareció, Meng Hao también apareció en la misma roca. Él levantó su mano derecha, lo que hizo aparecer la Formación de Espadas de Loto.

El poder del tiempo giraba de manera explosiva. Cuando el hombre vio que se acercaba, su rostro cayó. Golpeó su bolsa de almacenamiento y apareció una estatua negra de un mono con los ojos cerrados. Inmediatamente comenzó a emanar un resplandor oscuro. Él hombre comenzó a murmurar un hechizo y de repente, la estatua abrió sus ojos revelando un brillo sanguinario.

La expresión del hombre se hizo salvaje y él dijo: “Estatua, ¡Mata…!¡lo…¿eh?!”

De repente, su expresión cambió y su cuerpo comenzó a temblar. Su cabello se puso blanco, y su piel comenzó a secarse y marchitarse. Parecía que habían pasado incontables años en un instante.

“Esto…” El hombre se retiró jadeando nuevamente. Sin vacilar, escupió un poco de Sangre del Corazón y utilizó su poder para tratar de salir del alcance de la Formación de Espadas de Loto. Desafortunadamente, falló, y su cuerpo continuó marchitándose. Durante este momento crítico, sus ojos se llenaron de desesperación.

De repente levantó su mano y lanzó un golpe contra su propia cabeza. Se escuchó una explosión y su Alma Naciente emergió. Luego, usó una Teletransportación menor para intentar salir del alcance de la Formación de Espadas de Loto.

“¿¡Qué objeto mágico es este!?” Dijo, su voz era chillona y estaba llena de un terror sin precedentes. Su Alma Naciente comenzó a temblar violentamente; no podría sobrevivir mucho tiempo en el frío glaciar.

En cuanto a su cuerpo físico, murió en un abrir y cerrar de ojos, transformado en nada más que cenizas, borrado por el tiempo mismo.

Todo esto toma algo de tiempo para describirse, pero en realidad sucedió más rápido de lo que le toma a una chispa extinguirse cuando sale de un pedernal. El poder de la Formación de Espadas de Loto se extendió rápidamente por todo el lugar. Ni siquiera Meng Hao había sido consciente de que algo así sucedería. Él observó todo en estado de shock.

Aunque tardó un momento en recobrar el sentido. Con un resoplido frío, se adelantó y agarró la bolsa de almacenamiento del hombre, incluida la estatua de mono, que el hombre solo había activado a medias. También recogió las cinco rocas pequeñas y blancas. Luego realizó un gesto de encantamiento con su mano izquierda, lo que provocó que la Formación de Espadas de Loto volviera.

Después de eso, su cuerpo destelló y regresó a su roca de dos mil metros de ancho. Se volvió a mirar el Alma Naciente del hombre de mediana edad, y la intención asesina en sus ojos se había desvanecido.

“Compañero Daoísta, sálvame…” dijo, su voz chilló de miedo. “Soy de una sub-Tribu de la Gran Tribu del Rugido Dorado del Desierto Occidental. Lo que sucedió en este momento fue un malentendido, tú…” El Alma Naciente del hombre tembló y se escuchó el sonido de grietas cuando comenzó a formarse hielo en su superficie.

Las dos rocas se acercaron sólo temporalmente. En este momento, se estaban separando, cada una yendo en una dirección diferente. Meng Hao se dio cuenta de que tomarse el tiempo para matar al hombre por completo sería un desperdicio, y como tal, había regresado a su propia roca.

Al hombre ahora solo le quedaba su Alma Naciente y ningún tesoro para resistir el frío. Él seguramente moriría.

Por lo tanto, Meng Hao no hizo nada. Se sentó con las piernas cruzadas sobre su gran roca, luego sacó las cinco rocas pequeñas y las estudió por un momento. Estaba a punto de borrar la Marca Selladora en ellas, cuando de repente comenzó a desvanecerse por sí misma. Meng Hao miró pensativo hacia la roca más pequeña que desaparecía en el vacío y vio el Alma Naciente del hombre, completamente congelada.

“El frío en este vacío es impactante”, pensó Meng Hao, marcando rápidamente las pequeñas piedras como su nuevo propietario. Inmediatamente, apareció un resplandor, rodeando a Meng Hao y reduciendo el frío en más de la mitad. Meng Hao dejó escapar un suspiro de alivio. Ahora, tenía más confianza en poder avanzar a través del vacío en esta gran roca.

Sentado allí con las piernas cruzadas, sacó la bolsa de almacenamiento del hombre, la abrió y echó un vistazo al contenido. Había bastante Piedras Espirituales y una colección aleatoria de objetos al azar. Había bastantes artículos mágicos, pero Meng Hao los ignoró, él buscaba información, por lo que se centró en los deslizamientos de jade.

Encontró un total de ocho. Después de echarles un vistazo, seleccionó uno, y comenzó a estudiarlo de cerca. Después de un momento, levantó la cabeza y un destello apareció en sus ojos.

“Entonces, las Grandes Tribus realmente están bien equipadas para venir a este lugar. ¡Incluso tienen mapas!” El deslizamiento de jade que sostenía en su mano contenía un mapa simple. El mapa mostraba cuatro ubicaciones en las que los fragmentos del puente formaban grandes masas de tierra. Uno de ellos era el lugar del que acababa de salir Meng Hao.

“Parece que este tipo se dirigía hacia la Ciudad Armonía. Sin embargo, exploré el lugar a fondo y no encontré nada inusual” Meng Hao frunció el ceño y continuó revisando la bolsa de almacenamiento, finalmente sacó una caja de jade.

La caja emitía un suave resplandor. Meng Hao no la abrió de inmediato, pero la estudió de cerca para asegurarse de que no contenía nada peligroso. Finalmente, la abrió, y entonces apareció un denso Qi. El Qi contenía un aura medicinal que parecía capaz de sacudir su espíritu. Además, le daba una sensación indescriptible, muy similar a la de las Piedras Espirituales de grado ultra, excepto, que era incluso más fuerte.

Después de tomar solo un respiro, el espíritu de Meng Hao se sacudió, y su piel se tensó.

Dentro de la caja había un trozo de tierra negra del tamaño de un dedo, que era de donde emanaba el poderoso Qi. Después de examinarlo de cerca, dos caracteres surgieron en la mente de Meng Hao.

“Suelo Celestial!” Sus ojos brillaron mientras lo examinaba. Después de hacerlo, ahora estaba seguro de que este Suelo contenía el poder de los cinco elementos.

“Lástima que haya muy poco. Si tuviera mucho más, ¡podría usar el mismo método que utilicé con el poder de tipo Fuego para crear mi propio Tótem de tipo Tierra!” El corazón de Meng Hao latió de decepción mientras cerraba la caja y luego la guardaba.

“Si quiero obtener más Suelo Celestial, requerirá robar a otros. Bueno… ¡Entonces lo robaré!” Sus ojos se llenaron de determinación. Para Meng Hao, la cuestión de formar su Tótem de tipo Tierra era tan importante como la razón para venir al Reino de las Ruinas del Puente, adquirir un Espíritu Demoníaco. Miró hacia el vacío y comenzó a recordar el impactante poder de la Formación de Espadas de Loto.

“El poder de hace unos momentos excede por mucho el poder ordinario del Tiempo. Obligó a que un Cultivador del Alma Naciente abandonara su cuerpo físico en un abrir y cerrar de ojos.”

Hizo que el tiempo pasara tan rápido que incluso la Teletransportación menor no funcionó. La única forma de que él escapara fue liberar su Alma Naciente. Justo ahora, la Formación de Espadas de Loto emitió un poder del Tiempo… ¡Equivalente a mil años!”

Meng Hao comenzó a jadear mientras sacaba sus Espadas de Madera para estudiarlas.

Sin embargo, sin importar cómo las viera, parecían normales. Meng Hao no pudo encontrar ningún signo de cambio en absoluto.

“¿Podría tener algo que ver con este vacío?”, Pensó. “¿O es porque, como he especulado, el tiempo fluye de manera diferente en el Reino de las Ruinas del Puente que afuera en el Desierto Occidental?” Después de pensar sobre el asunto por un tiempo, Meng Hao no pudo encontrar más pistas. Sin embargo, sus ojos destellaron de emoción. Si pudiera descubrir la verdadera razón del aumento de poder, entonces tal vez podría hacer que la Formación de Espadas de Loto del Tiempo aumentara su poder permanentemente.

“En cualquier caso, incluso si solo tienen este efecto en el Reino de las Ruinas del Puente, ¡Sigue siendo una ventaja increíble para mí!”

Meng Hao guardó las Espadas de Madera del Tiempo y miró hacia el vacío oscuro. Se estaba acercando a una gran masa de tierra. La roca en la que estaba era pequeña comparada con esta masa inmensa e inmóvil.

“¡Aquí estoy!”, Dijo Meng Hao, poniéndose de pie. El deslizamiento de jade que había adquirido del hombre tenía una descripción de la ubicación a la que se dirigía. Al igual que el lugar del que había venido Meng Hao, este era… uno de los restos destruidos del Puente del Paso Inmortal.

Por supuesto, el Puente del Paso Inmortal era increíblemente masivo, por lo que cada una de las decenas de miles de fragmentos, eran del tamaño de  varios continentes.

La roca de dos mil metros de Meng Hao se disparó rápidamente a través del vacío hacia la masa terrestre gigante, emitiendo un agudo chillido. Meng Hao una vez más se sentó. Guardo el objeto mágico de protección contra el frio, y una vez más encendió la Llama Eterna para luchar contra el frío sofocante.

Cerca…. Cerca….

Un auge masivo podría escucharse de repente. Meng Hao sintió que la roca temblaba debajo de él, un temblor que recorrió su propio cuerpo. La roca desgarraba el vacío, cuando este de repente estalló y una luz brillante apareció ante sus ojos.

Meng Hao envió instantáneamente su Sentido Espiritual. Había rayos llenando el cielo en este mundo, impregnándolo de grietas. Sin embargo, mientras miraba a su alrededor con calma, se dio cuenta de que este mundo parecía más estable que aquel en el que había estado antes.

Las montañas se elevaron y descendían en la distancia. Incluso había ríos y lagos. Todo el lugar era muy grande. Desde su punto de observación en el aire, parecía que esta masa de tierra era probablemente unas diez veces más grande que la anterior.

Mientras la roca silbaba en el aire, Meng Hao se levantó y examinó su entorno. De repente, una mirada llena de vigilancia apareció en sus ojos, y frunció el ceño.

A lo lejos, podía ver siete rayos de luz volando en el aire, encerrados en una batalla.

De las siete personas que se encontraban dentro de los rayos de luz, las dos bases de Cultivo más altas pertenecían a la etapa Intermedia del Alma Naciente. Esos dos estaban luchando de un lado a otro, causando estruendosas explosiones que llenaban el aire. En cuanto a los otros cinco, obviamente eran aliados de los dos que estaban luchando.

Los dos Cultivadores de la Etapa Intermedia del Alma Naciente eran ambos hombres. Uno llevaba una túnica violeta y el otro vestía de blanco. Ambos eran apuestos y tenían una orientación extraordinaria.

Desencadenaron continuamente varias Habilidades Divinas, intentaban evitar que el otro se apoderara del resplandor blanco que flotaba en el aire no muy lejos de ellos.

Dentro del resplandor, del tamaño de un dedo, Meng Hao pudo ver… ¡Un puñado de Suelo Celestial!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente