ISSTH 454 – La Demonio Zhixiang

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Meng Hao no fue el único que experimentó tal cosa. Lo mismo les sucedió a todos, en todas las otras Tribus. La mujer frente a ellos no parecía ser una Cultivadora, sino más bien, parecía una marioneta. En cuanto al Puente, se había convertido en algo similar a un transporte volador, llevándolos hacia algún lugar.

No se podía detectar ninguna fuerza de vida que emanara de la mujer. De hecho, si observabas cómo se movía, parecían movimientos toscos y rígidos. En la estimación de Meng Hao, ella no debía ser una persona real, sino una marioneta, otro aspecto misterioso del Puente del Paso Inmortal.

Mientras atravesaba en el aire, Meng Hao vio aproximadamente veinte figuras que aparecieron a su alrededor.

Estas figuras eran los representantes de las otras Tribus calificadas. Sin embargo, debido a la increíble velocidad con la que se movían, sus características físicas eran imposibles de discernir.

El mundo se volvió borroso mientras ellos disparaban a través del aire y las nubes. La velocidad con la que se movían era increíble; Pronto a Meng Hao se le dificulto respirar. Su mente dio vueltas hasta que logro enfocar su mirada hacia abajo, hacia el suelo debajo de ellos. Las Tribus del Cuervo Divino rápidamente se encogieron hasta que solo se veían como un pequeño punto oscuro en desierto.

Momentos después, ya podía ver aproximadamente la mitad de todo el Desierto Occidental.

Tal velocidad indescriptible llenó a Meng Hao con un sentimiento de grave peligro. Tenía la sensación de que si no era capaz de mantener un control firme sobre la Piedra del Puente Inmortal, su cuerpo sería aplastado en mil pedazos.

Cuando este pensamiento paso por su mente, vio una figura cercana que repentinamente perdió contacto con la Piedra del Puente Inmortal. Al instante, apareció un borrón de sangre. Ni siquiera hubo tiempo para un grito espeluznante. La muerte le llegó en un instante.

Esto causó que la mente de Meng Hao temblara. Mantuvo un estricto control sobre su Piedra del Puente Inmortal, mientras sus ojos brillaban intensamente.

La temperatura estaba descendiendo rápidamente, y pronto la frialdad llegó hasta sus huesos; si estas personas no fueran Cultivadores, apenas podrían mover sus cuerpos después de llegar a este punto.

En este momento, no era solo Meng Hao quien estaba viendo la escena debajo de ellos. Todos lo hacían. Meng Hao podía ver todo el Desierto Occidental, además de las Tierras Negras e incluso el Dominio Sur.

¡También podía ver el Mar de la Vía Láctea!

Había una gran cantidad de islas en el Mar de la Vía Láctea, pero la mirada de Meng Hao se detuvo en una isla en particular. Por ahora, era solo un pequeño punto, pero Meng Hao se sorprendió al darse cuenta con certeza, de que esta isla no era otra que el poco confiable, Patriarca Confianza.

Su mirada también se dirigió hacia el Dominio Sur, a la región de la Secta del Destino Violeta. Aunque no podía ver claramente la Secta, sus ojos estaban fijos en ese área en particular.

El Dominio Sur continuó haciéndose cada vez más pequeño. ¡Meng Hao ahora podía ver que, además del Dominio Sur y el Desierto Occidental, había otro continente!

Tan pronto como lo vio, su corazón tembló. Una multitud de pensamientos indescriptibles llenaron su mente, hasta el punto en que casi olvidó mantener un control firme sobre la Piedra del Puente Inmortal. Solo podía mirarlo fijamente.

Él estaba mirando… ¡Las Tierras Orientales!

“Entonces… Finalmente puedo ver las Tierras Orientales”, murmuró para sus adentros. Ese siempre había sido su sueño, desde niño, y su sueño al tomar los exámenes imperiales. De hecho, todavía era su sueño.

¡Las Tierras Orientales, El Gran Tang!

Pensó en su padre y su madre, cuando desaparecieron ese día, y pensó en el viento violeta. También recordó las historias que su madre le había contado sobre las Tierras Orientales y las leyendas del Gran Tang.

“Papá, mamá… ¿Es ahí donde estáis…?” Observó cómo las Tierras Orientales se achicaban y empequeñecían hasta que todo el continente tenía la pequeña forma de un arco. Fue en este punto que de repente un sonido retumbante llenó su cuerpo, y sintió como si acabara de estrellarse contra una pared invisible. La intensidad del golpe hizo que su boca se llenara de sangre. Sin embargo, en lugar de escupirla, la tragó de nuevo.

Su visión se volvió borrosa a medida que todo a su alrededor se volvió confuso. Incluso era imposible enviar su Sentido Espiritual. Todo era reprimido violentamente. Lo único que podía hacer era aferrarse con fuerza a la Piedra del Puente Inmortal y no permitir que su agarre se aflojara en lo más mínimo.

Este proceso en el que todo se volvió borroso duró un período indeterminado de tiempo. Eventualmente, otro sonido rugiente comenzó a resonar, y Meng Hao tosió un poco de sangre. Poco a poco, la escena a su alrededor empezó a volverse un poco más clara. Cuando la visión de Meng Hao volvió a la normalidad, todo lo que pudo hacer fue quedarse boquiabierto.

La sangre que acababa de toser, flotaba junto a él.

Todo a su alrededor era negro, oscuro y salpicado de innumerables estrellas. La luz de las estrellas era resplandeciente, lo que permitió a Meng Hao ver algo lejos en la distancia.

Él vio… ¡Un puente!

¡Un puente en ruinas!

Era inconmensurablemente grande, y emanaba una voluntad antigua. Era como si hubiese existido durante innumerables años. El puente estaba hecho de piedra, y se extendía hasta las grandes profundidades de la oscuridad y las estrellas, por lo que era imposible ver dónde terminaba.

El puente no estaba completo, sino que se había reducido a innumerables trozos de escombros. Sin embargo, los trozos de escombros no se habían dispersado. En cambio, retuvieron la forma original de la estructura, haciendo que el puente pareciera casi completo si uno lo miraba desde la distancia.

Sin embargo, cuando uno se acercaba, era más fácil ver las brechas entre los diversos trozos. Las brechas parecían pequeñas, pero al acercarse, se hizo evidente que en realidad eran increíblemente grandes.

Incontables fragmentos de polvo flotaban en las brechas entre los diversos pedazos. Brillaban intensamente, haciendo que todo el puente también resplandeciera.

“El Puente de la Inmortalidad…” murmuró Meng Hao interiormente. Cuando se acercaba al puente, algo impactante apareció de repente en su campo de visión.

Ocho figuras oscuras y borrosas aparecieron de pronto, rodeando a la mujer que parecía una marioneta. Tan pronto como lo hicieron, sus bases de Cultivo comenzaron a emanar de sus cuerpos. El aura que emanaban supero con creces todo lo que Meng Hao podría haber imaginado, y le dieron la misma sensación que había recibido del Inmortal que había caído de los Cielos ese año.

¡Estas ocho figuras eran Inmortales!

Cuando estos ocho Inmortales aparecieron, rodeando a la mujer, todos comenzaron a atacarla. Todo a su alrededor tembló cuando apareció una luz cegadora, llena de una intención asesina indescriptible.

Meng Hao había supuesto originalmente que la mujer rígida que no parecía ser una Cultivadora, ni siquiera se movería. Sin embargo, en este punto innumerables ondas emanaron de su cuerpo, extendiéndose para chocar con las Habilidades Divinas que lanzaron los ocho Inmortales. En ese momento, resonó un sonido retumbante, Meng Hao y todos los demás Cultivadores que sostenían las Piedras del Puente Inmortal en sus manos, tosieron sangre. Aunque no podían verse con claridad, era posible sentir el impacto y las heridas que experimentaron.

“¿Ella no es una marioneta?”, Pensó Meng Hao, mientras su mente se sorprendía. En el mismo momento que la explosión hizo eco, una onda expansiva barrió con todo. El cuerpo de Meng Hao no se sentía estable, casi como si ya no fuera capaz de aferrarse a la Piedra del Puente Inmortal.

“Maldición, mierda…” Pensó Meng Hao, su furia ardía. Sin embargo, esto era todo lo que podía hacer; enfurecerse interiormente y aferrarse fuertemente a la Piedra del Puente Inmortal.

El auge hizo que los ocho fueran lanzados hacia atrás. En un abrir y cerrar de ojos, la mujer avanzó con Meng Hao y los demás, disparando a lo lejos. Sin embargo, sólo tomó un momento para que aparecieran los ocho nuevamente. Esta vez, sus cuerpos estaban rodeados de brillantes resplandores. Parecían ocho soles mientras cargaban hacia la mujer.

La expresión de la mujer se oscureció de repente. Su cuerpo desapareció. Luego reapareció en la distancia, y se transformó en un rayo de luz multicolor que se disparó a gran velocidad.

Uno de los ocho habló de repente, con una voz fría: “Demonio Zhixiang de la Secta del Demonio Inmortal, fuiste capaz de estafar al Joven Maestro con tu tesoro precioso. Te hemos estado persiguiendo durante un ciclo completo de sesenta años, y resulta que estabas escondiéndote aquí, pretendiendo ser un títere del Puente del Paso Inmortal. ¡Tu pequeño truco nos engañó antes, pero veamos cómo planeas eludirnos esta vez!” *

Con eso, los ocho ignoraron por completo a Meng Hao y a los demás mientras perseguían a la mujer.

“¿Ella es una Cultivadora que se hacía pasar por una marioneta para evitar que la atrapen? ¿Secta del Demonio Inmortal? ¿Qué Secta es esa…?” Meng Hao los vio desaparecer en la distancia, mientras su mente y su corazón se tambaleaban. La Piedra del Puente Inmortal en su mano no había cesado de moverse, y siguió llevando al grupo de Cultivadores hacia el Puente del Paso Inmortal. Volaban cada vez más cerca, a una velocidad que a Meng Hao le costaba trabajo enfocar su mente.

Fue en este momento cuando, de repente, se escuchó un rugido furioso en la distancia. Detrás de ellos, se podían ver ocho rayos multicolores que se dirigían hacia ellos. Su velocidad era tal que obviamente podrían alcanzarlos en poco tiempo.

Meng Hao miró hacia atrás y sus pupilas se contrajeron. “¿Qué Habilidad Divina es esa? La velocidad que pueden lograr mientras vuelan entre las estrellas es… “ Observó que las ocho figuras avanzaban una distancia increíble, aparentemente en un solo movimiento.

Era casi como si el espacio debajo de sus pies se estuviera encogiendo.

“Reducido… encogido…” murmuró Meng Hao. De repente, recordó cuándo había dejado el Planeta Cielo Sur y cómo éste parecía encogerse. Ignorando el tamaño real de su cuerpo, parecía como si con un solo paso pudiera cruzar una gran distancia.

Mientras las ocho personas los perseguían, Meng Hao de repente sintió un temblor recorriendo su cuerpo. Se escuchó un sonido retumbante y una fuerza masiva e invisible comenzó a emanar de la Piedra del Puente Inmortal en su mano, y luego, succiono a Meng Hao a su interior.

Lo mismo les pasó a los demás. Todos los Cultivadores del Desierto Occidental del Planeta Cielo Sur se desvanecieron repentinamente al entrar en el verdadero Puente del Paso Inmortal.

En cuanto a los ocho Inmortales, cuando llegaron, no encontraron nada más que un espacio vacío. Miraron alrededor de los escombros, pero no se atrevieron a entrar.

“Entonces, ella escapó nuevamente. La astucia de esta Demonio no conoce límites. Esta vez, sin embargo, abandonó su cuerpo físico y pagó un alto precio para fusionar su alma con el cuerpo de una de esas hormigas del Cielo Sur.”

“El Puente del Paso Inmortal fue destruido por el Ancestro Ji hace mucho tiempo. Sin embargo, una poderosa fuerza lo protege y lo reforma cada mil años. El cielo estrellado no puede actuar en su contra y los Inmortales de Ji no puede entrar. No podemos entrar, pero ella se verá obligada a salir eventualmente. ¡Cuando lo haga, la estaremos esperando!”

Los ocho Inmortales dieron una última mirada al Puente del Paso Inmortal antes de girar y desaparecer.


* En chino, Zhixiang es 芷 香 zhǐ xiāng – Zhi es un tipo de raíz de planta. Xiang significa “fragante” o “incienso”. En chino, su nombre es un homófono de “Caja de papel”.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente