ISSTH 445 – ¡Una Gota de Lluvia Violeta!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

“¡Por el Cuervo Divino!” Este fue el final del lamento fúnebre cantado por los casi mil miembros de la Tribu dentro del escudo. Fuera del escudo, sus compañeros, miembros de la Tribu, rugieron mientras luchaban, riendo locamente.

“¡Por el Cuervo Divino!”, Murmuró Meng Hao. Levantó su mano derecha, y un resplandor frío apareció en sus ojos. De repente miró a Zhao Youlan, quien aún huía bajo la protección de los Ancianos del Alma Naciente.

Su rostro estaba extremadamente pálido, y los Ancianos del Alma Naciente a su alrededor tenían una mirada de extrema vigilancia.

Meng Hao la miró fríamente, luego miró hacia otro lado. Parece que ella podría escapar de la calamidad este día. Él no tenía las mismas ventajas de antes; por lo tanto, ahora sería muy difícil matarla.

El cuerpo de Meng Hao destelló cuando disparó contra la fuerza de casi tres mil Cultivadores enemigos. La Formación de Espadas de Loto rotó junto a él, enviándoles el poder del Tiempo. A donde quiera que fuera, el tiempo parecía avanzar, y todos los Cultivadores de la Rama de la Araña, atrapados dentro del alcance de la Formación, de repente envejecieron. Sus caras instantáneamente se llenaron de asombro.

Esta vez, Meng Hao realmente causó una masacre. Se puso la Máscara de Sangre y luego agitó su mano, enviando la Formación de Espadas del Tiempo hacia un grupo de siete u ocho Cultivadores de la Formación del Núcleo. Al instante se hicieron viejos, y sus ojos se desvanecieron. Era como si un viento hubiera soplado para extinguir la llama de sus vidas.

Meng Hao agitó su mano otra vez, y se pudo ver la impactante luz del Dedo de Sangre. Cualquiera que lo tocara sentiría que su sangre se descomponía, y luego explotarían muriendo en cuerpo y alma.

Meng Hao dio unos pasos más hacia adelante, luego señaló con su dedo izquierdo, apuñalándolo a la frente de un Rabioso Cultivador de la Rama de la Araña.

Él mató limpia y eficientemente. Ondeando su manga, invocó lo que quedaba de su horda Neo-Demoniaca. Diez mil Neo-Demonios rugieron para unirse a la batalla. Lucharon codo a codo con los miembros de las Cinco Tribus, mientras el sonido de lamento fúnebre continuaba resonando, ¡lucharon hasta la muerte contra la Rama de la Araña!

El Murciélago Negro no exhibió ninguna de las extrañezas que tuvo en la batalla anterior. Sus ojos brillaron fríamente mientras desaparecía en un parpadeo, para reaparecer detrás de un Cultivador de la Rama de la Araña. Envolvió sus alas alrededor del hombre, quien luchaba asombrado, y sus afilados colmillos se clavaron en el cuello del Cultivador. La carne del hombre instantáneamente se secó.

Cada vez que pasaba esto, un brillo sangriento aparecía en los ojos del Murciélago Negro, y su extraña aura se hacía más fuerte. Al principio buscó a los Cultivadores más débiles, pero gradualmente, su mirada comenzó a caer sobre los Cultivadores de la Formación del Núcleo Inicial.

Cuando Meng Hao lo miraba ocasionalmente, de repente se contenía y no revelaba ninguna pista sobre lo que estaba haciendo. Sin embargo, no pasó mucho tiempo antes de que Meng Hao se diera cuenta de la actitud que estaba teniendo el Murciélago Negro.

“Definitivamente hay un gran misterio con respecto a esta criatura”, pensó Meng Hao. Sin embargo, este no era el momento de pensar en tales asuntos. Después de confirmar que la marca que lo conectaba con el murciélago aún estaba intacta, continuó con su exterminio de los Cultivadores de la Rama de la Araña.

Dentro de esta batalla caótica, no fue solo el Murciélago Negro quien luchó de manera deslumbrantemente. Gran Peludito, con su pelaje brillando como de color plateado, descendió a la lucha como una luna brillante. La nube de Demonsquitos se extendió, mientras con sus viciosas piezas bucales devoraban sangre fresca.

El Cocodrilo rojo que ahora tenía la forma de un Dragón Alado de la Lluvia, de igual manera la gigantesca lagartija, y todos los Neo-Demonios de Meng Hao experimentaron una especie de bautismo por medio de la lucha. Todos los que sobrevivieron solo continuaron fortaleciéndose.

Impulsado por la locura y la ferocidad de los miembros de las Cinco Tribus, estaba en curso una i matanza impresionante. La moral de los Cultivadores de la Rama de la Araña se desplomó completamente. Una vez que Meng Hao se unió a la batalla, la marea claramente se volvió en favor de las Cinco Tribus.

Cuando aparecieron los Neo-Demonios, la Rama de la Araña experimentó una sensación de devastación sin precedentes. No pasó mucho tiempo antes de que solo quedaran mil de la fuerza original de tres mil Cultivadores. La carne llenaba el suelo, y el hedor de la sangre llenaba el aire.

Fue entonces cuando se escuchó un grito miserable desde arriba. Excepto por los dos Cultivadores de Alma Naciente que protegían a Zhao Youlan, el resto de Ancianos de la Rama de la Araña ahora estaban enzarzados en un combate mortal con los Siete Cultivadores del Alma Naciente de las Cinco Tribu. Justo ahora, el grito había venido de uno de los Ancianos de la Rama de la Araña.

Era un hombre de mediana edad cuyo rostro estaba completamente pálido. Sus pupilas se contrajeron mientras retrocedía hacia atrás, había una enorme herida en su pecho, dentro de la cual su corazón palpitante era visible. Directamente frente a él estaba el Gran Padre de la Tribu del Cuervo Oscuro, con el pelo desordenado y el cuerpo cubierto de heridas graves. Su impactante expresión era de locura, como la de una bestia salvaje.

Una Explosión llenó el aire cuando el cuerpo del Gran Padre de la Tribu del Cuervo Oscuro explotó de repente cuando otro de los Ancianos de la Rama de la Araña se aprovechó de la situación para exterminarlo. Sin embargo, antes de morir, levantó su mano derecha, dentro de la cual estaba la cabeza cortada del Cultivador del Alma Naciente de mediana edad.

Este fue el primero de los Cultivadores del Alma Naciente de la Rama de la Araña en morir en la batalla. Su muerte llamó inmediatamente la atención de los mil Cultivadores restantes. A partir de este momento, parecía que cualquier voluntad de luchar restante, ya había desaparecido por completo. Todos ellos comenzaron a hacer lo posible para huir.

Sus caras se llenaron de pánico ya que dejaron de atacar y se enfocaron completamente en la defensa y volar en retirada a toda velocidad. Incluso los Cultivadores del Alma Naciente que quedaban arriba parecían haber perdido su voluntad de luchar, y estaban a punto de huir.

Aunque las Cinco Tribus ahora tenían la ventaja en la batalla, el precio que habían pagado era increíblemente pesado, mucho más de lo que podría compensarse al capturar a la Rama de la Araña.

Por lo tanto… ¿cómo podrían permitir que la Rama de la Araña huyera?

“¡Mátenlos!”

“¡¡Mátenlos!!”

Con sus ojos rojos, llenos de frenesí y la dulzura de la venganza, las Cinco Tribus dispararon en su persecución. Muchos de los miembros de la Tribu todavía tenían lágrimas cayendo por sus rostros.

Todos los miembros de la Tribu, tanto los Cultivadores ordinarios como los expertos del Alma Naciente, se unieron en la persecución. Meng Hao no tenía manera de entender el dolor que sentían por la pérdida de sus amigos y familiares. Sin embargo, lo que él podía sentir, era el deseo de venganza. Por alguna razón, ¡esto le hizo pensar en el Clan Ji!

De repente, otro de los Cultivadores del Alma Naciente de la Rama de la Araña murió. Mientras, cientos de Cultivadores estaban siendo masacrados por los Neo-Demonios de Meng Hao y los Cultivadores de las Cinco Tribus.

¡Eran como una avalancha, completamente imparable!

Fue en este momento que, de repente, una gota de lluvia cayó sobre Meng Hao con un ligero sonido. El color de esta gota de lluvia era algo extraño. Era violeta, y tan pronto como aterrizó sobre él, manchó su prenda, empapándola para tocar su piel.

Tan pronto como la gota de lluvia lo golpeó, se detuvo en seco. El lugar donde la gota de lluvia lo había golpeado, se sentía frío. El aura fría parecía tener el poder de exterminar la fuerza de la vida. Sin embargo, fue solo una gota, por lo que a Meng Hao respecta, era inofensiva.

“¿Lluvia Violeta?”, Pensó, frunciendo el ceño. Miró hacia el cielo para ver caer algunas gotas de lluvia.

“¿No me digas que debido a que tantas personas han muerto aquí, el aura de sangre y odio se ha fusionado y transformado en nubes? ¿De allí viene esta lluvia violeta?” Después de pensarlo un momento, reprimió sus dudas. Mirando a su alrededor, vio que las gotas de lluvia dispersas caían, no solo sobre él, sino sobre los cuerpos de los demás. Incluso algunos de los Cultivadores de la Rama de la Araña fueron alcanzados.

No parecía ser algo fuera de lo común, pero por alguna razón, Meng Hao no podía evitar la sensación de que la lluvia tenía el poder de exterminar la fuerza de la vida. Esa idea giraba en el fondo de su mente.

Zhao Youlan también notó la lluvia.

Anteriormente, se mordió el labio mientras observaba morir a sus compañeros de la Tribu. Desafortunadamente, no había nada que ella pudiera hacer. Ninguna orden de ella podría asegurar la victoria en esta batalla.

La lucha había descendido al caos. Entonces comenzó el lamento fúnebre y Zhao Youlan lo entendió. La Rama de la Araña… sufriría una derrota completa.

Sentía como si su corazón se estuviera desgarrando. Sin embargo, lo que más le llamó la atención fue la figura que la había conmocionado más que nada en su vida, que había provocado que su Prueba de fuego se convirtiera en un completo fracaso, y casi la había matado… Ese era por supuesto Meng Hao.

Sin embargo, cuando una gota de lluvia violeta cayó sobre su cara, y luego fluyó lentamente por su mejilla, sintió frío y causó que un temblor recorriera su cuerpo. Sin pensarlo, ella extendió su mano para limpiar la gota de lluvia. Cuando bajó la vista al agua que tenía en la mano, frunció el ceño y, de repente, se puso aún más ansiosa.

“¿Lluvia Violeta?” Ella se quedó boquiabierta.

La lluvia violeta era muy liviana y todos la olvidaron rápidamente, excepto Zhao Youlan y Meng Hao. Zhao Youlan tenía la misma sensación que él. Algo en esta lluvia… parecía extraño. De repente, sus miradas se encontraron en el vasto campo de batalla, y pudieron ver la expresión vigilante en los ojos del otro.

“No es él.”

“No es ella.” Meng Hao y Zhao Youlan podían leer la expresión del otro. Sus miradas se separaron, y fue en ese instante que…

De repente, se escucharon sonidos agudos provenientes de la distancia. Este no era el sonido de un llanto fúnebre, sino más bien, clarinetes de guerra. El sonido levantó instantáneamente los espíritus de los Cultivadores de la Rama de la Araña. Su voluntad de luchar de repente surgió de nuevo, y levantaron la cabeza hacia el cielo mientras rugían.

Incluso los Ancianos del Alma Naciente de la Rama de la Araña no podían ocultar su emoción. Los dos Ancianos junto a Zhao Youlan soltaron un suspiro de alivio. Solo Zhao Youlan parecía taciturna mientras miraba hacia el cielo.

A lo lejos se podía discernir una línea negra que parecía ondular como el agua del mar, mientras avanzaba por el cielo hacia ellos. Aparentemente, de pie sobre el agua del mar, había un enorme Escorpión rojo que emitía un grito estridente.

“¡La Rama del Escorpión!”, Exclamó el Sumo Sacerdote, quien estaba actualmente encerrado en una batalla con el Gran Padre de la Tribu del Cuervo Soldado. Cuando el Gran Padre vio lo que sucedía, sus pupilas se contrajeron y jadeó. Su expresión ahora estaba llena de profundo dolor. Si no fuera por la Flor Exótica, Corazón del Diablo, las Cinco Tribus podrían haber sido lo suficientemente poderosas como para resistir esta guerra. Pero ahora…

En el aire, los miembros de las Cinco Tribus dejaron su persecución y comenzaron a agruparse. ¡Sus rostros se llenan de locura mientras miran hacia la distancia al escorpión que se acercaba!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente