ISSTH 439 – ¡La Flor Exótica, Corazón del Diablo!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Fuera del escudo, los tres Dragoneers de Rango 9 de la Rama de la Araña comenzaron a atacar, y un gran número de Neo-Demonios lleno el cielo y la tierra. Había algo muy especial en estos Dragoneers; sus hordas Neo-Demoníacas consistían en un solo tipo de Neo-Demonio.

Uno de ellos poseía una enorme bandada de aves marinas grises que silbaban en el aire. Curiosamente, cada una de estas aves tenía tres garras y la imagen de un rostro humano en su pecho.

Otro de los Dragoneers estaba rodeado de múltiples hormigas gigantes. La más grande de estas hormigas tenía aproximadamente seis metros de largo; en cuanto a las pequeñas, había demasiadas para contar. Avanzaban salvajemente, cubriéndolo todo.

El Dragoneer final era un anciano con una expresión orgullosa en su rostro. Nueve nidos de avispas flotaban en el aire a su alrededor, y estaba rodeado por una nube de avispas venenosas. El sonido impactante de su zumbido era suficiente para hacer que el cuero cabelludo de alguien se entumeciera.

Las hordas Neo-Demoníacas uniformes, eran el estándar para los Dragoneers ortodoxos. Estos eran los tipos de Dragoneers que se beneficiaron de un legado. Muchos de esos legados se habían transmitido a través de varias líneas de sangre Dragoneer, durante generaciones.

Teniendo en cuenta que podían convocar a vastas hordas de Neo-Demonios uniformes, era muy fácil ver la diferencia entre ellos, y los Dragoneers pícaros, la mayoría de los cuales habían mezclado hordas Neo-Demoníacas.

Después de ver aparecer a estos tres Dragoneers, la cara de Meng Hao estaba tranquila mientras se paraba sobre el enorme cuerpo del Gigante Salvaje. Éste Aulló mientras cargaba hacia adelante, atrayendo instantáneamente la atención de todos fuera del escudo.

Su apariencia inmediatamente causó que la expresión de Zhao Youlan se oscureciera. Examinó a Meng Hao de cerca por un momento y luego frunció el ceño.

Al mismo tiempo, los tres Dragoneers de Rango 9 de la Rama de la Araña miraron a Meng Hao, luego intercambiaron miradas. Todos comenzaron a realizar gestos de encantamiento, causando que varios miles de Neo-Demonios de cada una de sus hordas, dispararan repentinamente hacia el escudo.

Estos tres grupos, de tres tipos diferentes de Neo-Demonios, se formaron para hacer una horda Neo-Demoníaca de casi diez mil en número. Sus estruendosos rugidos se elevaron hasta los Cielos mientras avanzaban.

Meng Hao soltó un frío suspiro. El Gigante Salvaje repentinamente saltó en el aire mientras rugía, disparando a través del escudo, mientras sus ojos estaban llenos de una sed de sangre Insaciable, y cargaba hacia la horda Neo-Demoníaca que se acercaba.

En el medio del aire, la mano derecha de Meng Hao se agitó, causando que los Tatuajes Tótem en su brazo derecho comenzaran a brillar. De repente, una intensa luz se disparó, convirtiéndose en una bandada de Cuervos negros.

En el instante en que aparecieron los Cuervos negros, lanzaron gritos penetrantes. De repente, todos los cadáveres en el campo de batalla comenzaron a emanar un aura negra y palpitante, que luego fue succionada por ellos. Una neblina negra que se formó alrededor de los cuervos y luego disparó hacia los Neo-Demonios que se acercaban.

Simultáneamente, una luz verde comenzó a brillar alrededor de Meng Hao. Gran Peludito y el resto de los Lobos Madera Verde aparecieron, junto con el Murciélago Negro. Ellos también se lanzaron a la batalla.

En cuanto al Murciélago Negro, casi parecía que a Meng Hao no le importaba; pero en realidad, le dio mucha importancia a la criatura. Era un Neo-Demonio que había sido reprimido por una Espada de Madera. Estaba bastante seguro de que el poder que estaba revelando ahora no era el alcance total de lo que era capaz de hacer. O bien se estaba reteniendo intencionalmente, o necesitaba más tiempo para recuperarse de la grave lesión.

Si era lo último, eso significaba que estaba muy débil en este momento. Aún así, su debilidad le permitió emplear una base de Cultivo de aproximadamente el Rango 7.

Impactantes golpes sonaron en el aire cuando las dos hordas Neo-Demoníacas se estrellaron entre sí y luego se disolvieron en feroces combates.

Meng Hao mismo había atraído bastante atención en el campo de batalla. Las batallas Dragoneer eran de gran alcance, y emanaban un aura amenazante donde ningún Cultivador cuerdo intentaria acercarse. En un abrir y cerrar de ojos, este enfrentamiento Dragoneer se convirtió en la cuarta de las grandes batallas que se habían desatado.

Uno de los tres Dragoneers de la Rama de la Araña soltó una carcajada fría y luego dijo: “Eres el insignificante Dragoneer Renegado. ¡Mataste a Zhou Ye por casualidad! ¡Tu horda Neo-Demoníaca mixta puede tener algunos Neo-Demonios fantásticos en ella, pero no tienes ninguna posibilidad contra nosotros tres!”

Meng Hao era su único enemigo, y su única misión era separarlo de sus Neo-Demonios y matarlo.

Al ver que luchaba contra ellos, los tres intercambiaron otra mirada, y luego todos comenzaron a realizar gestos de conjuro. Inmediatamente, el resto de los Neo-Demonios a su alrededor levantaron sus cabezas y rugieron, luego cargaron hacia adelante.

La vista impresionante y el estruendoso rugido, hizo que muchos de los combatientes de los alrededores descuidaran sus propias peleas, para ver el desarrollo de la cuarta batalla.

Riendo fríamente, los tres Dragoneers de la Rama de la Araña realizaron más conjuros, haciendo que los Tótems de sus cuerpos comenzaran a brillar. De repente, varios cientos de Neo-Demonios de Rango 10 aparecieron mágicamente en el aire a su alrededor. Al unísono, cargaron contra Meng Hao.

“¡Te ayudaremos a comprender el verdadero poder aplastante de los Dragoneers!.” Cuando las palabras salieron de sus bocas, sus hordas Neo-Demoníacas, casi treinta mil en total, se acercaron a Meng Hao. Realmente parecía como si la propia horda de Neo-Demonios de Meng Hao tuviese dificultades para defenderse. Seguramente serían completamente consumidos.

Con su rostro tan tranquilo como siempre, los fríos ojos de Meng Hao observaron a los Neo-Demonios que se acercaban Con eso, casualmente sacudió sus brazos y piernas. Inmediatamente, una luz totémica comenzó a emanar de él. Dentro de la luz resplandeciente había varios miles de Lobos Madera Verde aullando, así como Tordos de Fuego y Golems de Piedra. También había un grupo innumerable de Neo-Demonios cuyos cuerpos estaban rodeados por escudos ondulantes de agua.

Un rugido estremecedor llenó el aire cuando el salvaje Cocodrilo rojo se arrastró hacia el campo de batalla.

Luego, se escuchó un grito mientras aparecia una niebla negra. Dentro de la neblina negra se arrastraba una lagartija negra que parecía recién salida de los Manantiales Amarillos del inframundo. Su apariencia inmediatamente hizo que todo temblara.

Luego, se escuchó un zumbido cuando los feroces y verdes Demonsquitos aparecieron alrededor de Meng Hao.

Cuando apareció una horda de Neo-Demonios tras otra, las caras de los tres Dragoneers de la Rama de la Araña cayeron al instante. Al mismo tiempo, Meng Hao comenzó a caminar hacia adelante. Mientras lo hacía, el aire a su alrededor se onduló cuando aparecieron veinte arañas de trescientos metros de largo, junto con más de diez mil arañas más pequeñas.

Silbando en el aire, una vasta horda de casi treinta mil Neo-Demonios que hacían temblar todo, instantáneamente cargó hacia los tres Dragoneers.

Tan pronto como los Neo-Demonios de Meng Hao se estrellaron contra las hordas de la Rama de la Araña, gritos miserables llenaron el aire. Las hordas de los tres Dragoneers eran completamente incapaces de bloquear a Meng Hao. Enfrentando la matanza, intentaron retroceder. Desafortunadamente para ellos, los Neo-Demonios de Meng Hao rápidamente los rodearon.

Las caras de los tres Dragoneers cayeron y se volvieron pálidas. Al mismo tiempo, los ojos de Zhao Youlan se abrieron de par en par y se llenaron de una expresión de incredulidad. Entonces, su voz suave pudo ser escuchada una vez más.

“Sumo Sacerdote, parece que si queremos matar a este hombre, primero tendremos que terminar a su experto más poderoso, el Gran Padre de la Tribu del Cuervo Soldado. Solo cuando él esté presente puedo ejecutar nuestro plan para exterminar completamente a estas Cinco Tribus. Sumo Sacerdote, ¡Por favor, toma acción!”

El Sumo Sacerdote de la Rama de la Araña, el anciano con la túnica verde, sonrió en respuesta a sus palabras. Agitó su varita de madera y luego empleó una teletransportación menor. Cuando reapareció, estaba directamente frente a Meng Hao. Tan pronto como apareció, los ojos de Meng Hao se oscurecieron. Al haber percibido la llegada inminente del hombre, Meng Hao estaba listo. Él disparó hacia atrás, con los ojos fríos.

De vuelta dentro del escudo, el Sacerdote de la Tribu del Cuervo Oscuro podría decir que algo sospechoso estaba sucediendo, pero no estaba seguro exactamente qué, pero desafortunadamente, no había tiempo para analizar la situación y tratar de descubrir la fuente de su extraña sensación.

Apretando los dientes, dijo, “Gran Padre de la Tribu del Cuervo Soldado, ¡por favor intercepta a ese Sumo Sacerdote para comprar algo de tiempo para el Gran Maestro Meng!”

Junto a él, los ojos de Gran Padre de la Tribu del Cuervo Soldado, brillaron con frialdad. Su cuerpo desapareció con una teletransportación menor. Cuando reapareció, estaba bloqueando al Sumo Sacerdote de la Rama de la Araña, evitando que se acercara a Meng Hao. Los dos se miraron el uno al otro y, sin decir una palabra, emplearon al instante sus habilidades divinas. Sonidos crecientes llenaron el aire cuando comenzó el quinto gran encuentro en el campo de batalla.

En cuanto a Meng Hao, también podía decir que algo extraño estaba pasando. Él había participado en una guerra de Cultivadores, similar, en las Tierras Negras. En función de cómo avanzaba la guerra, se podría decir que tales guerras generalmente no terminaban en un corto período de tiempo. Por lo general, las batallas de este tipo se prolongaban durante días antes de que la situación comenzará a favorecer a uno u al otro bando.

A menos que un lado estuviera claramente en una posición de superioridad en términos de poder, permitiéndoles aplastar al otro lado, entonces la única opción era intentar debilitar lentamente al otro lado.

Sin embargo, a pesar de no estar claramente en posición de aplastar a las Cinco Tribus, la Rama de la Araña, después de menos de un solo día de batalla, estaba usando esta extraña táctica para tratar de forzar a las Cinco Tribus a jugar sus cartas de triunfo.

Parecía como si la Rama de la Araña se lanzara a por todo, a pesar de estar seguros de la victoria. Tales ataques impulsivos seguramente debían ser parte de un plan mayor.

“Debe haber alguna táctica mortal esperando ser lanzada. Si yo fuera ellos, ¿cuál sería mi táctica?” Meng Hao controló a los Neo-Demonios que rodeaban las hordas de los tres Dragoneers y simultáneamente miró alrededor del campo de batalla. Lo primero que notó fue la ondulante escena de arriba. Ahí fue donde los Antiguos Tótems Sagrados de las Cinco Tribus se enzarzaron en batalla contra la temible Araña Demoníaca que intentaba emerger.

“Lo más probable es que no los involucre… Los Antiguos Tótems Sagrados no son Cultivadores, sino poderosos Neo-Demonios que pueden brindar Tótems. Su batalla excede mi comprensión.” Frunciendo el ceño, Meng Hao miró a los miles de Cultivadores que luchaban, y luego de vuelta al escudo. Finalmente, miró a los Cultivadores del Alma Naciente que luchaban.

“Luego estoy yo… Cuento como una de las partes principales de la batalla. Sin embargo, si quisieran matarme específicamente, lo harían con decisión. Si lo miras de esa manera… “ La cara de Meng Hao se oscureció repentinamente. Sin vacilar, disparó hacia atrás, ambas manos destellaron en un gesto de conjuro. De inmediato a su alrededor aparecieron unos brillantes escudos protectores.

Casi en el momento exacto en que Meng Hao comenzó a retirarse, los ojos de Zhao Youlan comenzaron a brillar con una luz fría. Ella respiró hondo mientras levantaba cuidadosamente su mano derecha para revelar una caja de madera.

Cuando abrió la caja, un brillo negro emanó de ella al instante. Al mismo tiempo, un temblor recorrió el cuerpo de Zhao Youlan. Se mordió la lengua con sus hermosos dientes y luego se arrodilló sobre una rodilla, sosteniendo la caja sobre su cabeza con ambas manos.

Tan pronto como levantó la caja, el resplandor negro se extendió de manera impactante. Ese resplandor parecía capaz de consumir y reemplazar toda otra luz que se le enfrentara.

De repente, los Cultivadores de la Rama de la Araña produjeron píldoras medicinales negras, que luego consumieron. Después de que lo hicieron, sus ojos de repente se volvieron completamente negros.

Los Cultivadores de las Cinco Tribus de repente sintieron algo tirando de ellos, lo que los hizo descuidarse involuntariamente.

En el instante en que lo hicieron, sus corazones comenzaron a temblar.

Los rostros de los miembros de la Tribu dentro del escudo se oscurecieron. No podían sentir nada; solo aquellos fuera del escudo podían sentir el poder de atracción del resplandor negro. Sin embargo, fue este hecho el que hizo que la cara del Sacerdote de la Tribu del Cuervo Oscuro se volviera de un blanco pálido.

Con su voz ronca, dijo, “¡¡Una Flor Exótica, Corazón del Diablo!!”

Las pupilas de Meng Hao se estrecharon. Sin embargo, ya estaba en guardia. Un resplandor sangriento lo rodeó mientras empleaba directamente el Mundo de Muerte Sangrienta para defenderse contra la atracción del resplandor negro.

Fue en este punto que el rostro de Meng Hao se volvió antiestético. Esto fue porque fue en este mismo momento… el Lirio de la Resurrección eligió luchar con todo su poder.

Meng Hao instantáneamente envió su voluntad para llamar a todos sus Neo-Demonios. Inmediatamente comenzaron a correr hacia él.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente