ISSTH 437 – ¡El Puente del Paso Inmortal!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

“La primera amabilidad que me mostró la Tribu del Cuervo Explorador fue el Tótem del Árbol Madera Verde”, dijo Meng Hao mientras salía. Su voz contenía cierta rareza, como si estuviera llena del sonido confuso de innumerables bestias rugiendo al unísono. “La segunda fue el agua de la Piscina del Destino de la Tierra Santa del Cuervo Divino, que me elevó al Gran Círculo del poder de tipo Madera. Dentro de la Tierra Santa, me encontré con el Cuervo Divino y adquirí un Tatuaje Tótem tipo Metal. Esa fue la tercera bondad.”

“Meng Hao distingue claramente entre la gratitud y el rencor en las acciones. Me probasteis e incluso permitisteis que los enemigos me atacaran. Sin embargo, era todo por la seguridad de su Tribu, y no teníais elección. Eso, lo puedo entender.”

“No quiero sus Piedras Espirituales. En cuanto a sus Neo-Demonios, definitivamente serán mucho más poderosos si están bajo mi control. Sin embargo, si las Cinco Tribus aún existen después de que termine la lucha, se los devolveré.”

“Independientemente de la división del botín, o cualquier otra cosa, yo, Meng Hao, permaneceré a tu lado durante esta guerra, Compañeros Daoístas. La razón por la que lo haré… es por esas tres bondades. Por lo tanto, por favor, no quiero más investigaciones y no más incidentes como los que ocurrieron ayer. De lo contrario, romperé verdaderamente la relación forjada a través de esas bondades.”

Cuando terminó de hablar, se tomó de las manos y se inclinó profundamente ante los diversos miembros de las Cinco Tribus.

Lo miraron aturdidos, en silencio por un momento. Entonces sus caras se llenaron de vergüenza. En este punto, era imposible que no se dieran cuenta de que todo esto había sido una advertencia, no una solicitud de pago. Lo único que quería Meng Hao, era la actitud adecuada.

“Los ayudaré a pagar una deuda de gratitud. El único precio que exijo… ¡Es Respeto!”

Eso era lo que Meng Hao quería, y también la razón por la que él no había aparecido, sino que envió a Gu La a recibirlos.

“Además”, continuó Meng Hao, “Me gustaría saber más acerca de este Puente del Paso Inmortal al que se refería el Gran Padre de la Tribu del Cuervo Soldado.”

El cuerpo de Meng Hao estaba cubierto de Tatuajes Tótem, y tenía el aura de un poderoso experto. Después de haber escuchado sus sinceras palabras, el Gran Padre de la Tribu del Cuervo Soldado dijo lentamente: “El Puente del Paso Inmortal, es un lugar de ruinas. Según la leyenda, solía haber nueve puentes en las grandes tierras del Desierto Occidental. En cuanto a quién los construyó, es imposible determinarlo. Algunas personas dicen que se formaron naturalmente del suelo que vino de las estrellas.”

“En cuanto a estos puentes, fueron utilizados para la Ascensión Inmortal. Al pasar por tres de ellos, podrías formar un Cuerpo Inmortal. Al pasar por seis de ellos, podrías formar un Alma Inmortal. Al pasar los nueve, puedes lograr la Ascensión Inmortal.”

“Supuestamente, estos puentes estaban conectados a las estrellas, y estaban ubicados al lado de una Montaña y un Mar… Desafortunadamente, estos puentes se encontraron con una gran Tribulación. Los Cielos no estaban contentos, y los destruyeron con un rayo. El rugido duró 937 años antes de que los puentes finalmente colapsaron y se transformaran en un mundo. Las generaciones posteriores llamaron a ese mundo… ¡el Reino de las Ruinas del Puente!”

“Dentro del Reino de las Ruinas del Puente están los restos del Puente del Paso Inmortal. También hay Suelo Celestial que contiene Qi Inmortal. Para nosotros, los Cultivadores, ese Qi Inmortal es como un tónico raro, muy superior a todas las píldoras medicinales. También se sabe que en el Reino de las Ruinas del Puente hay Piedras Espirituales de alto grado, a las que nada en el exterior se puede comparar.”

“Además, dentro de los restos del Puente del Paso Inmortal, donde existe en el Reino de las Ruinas del Puente, se pueden encontrar infinitas Magias Celestiales y habilidades Divinas. Incluso hay criaturas que se han extinguido en el mundo exterior desde la antigüedad. ¡El Reino de las Ruinas del Puente es uno de los tesoros más preciados del Desierto Occidental!”

Hasta este punto, la expresión de Meng Hao no había cambiado, y él continuó escuchando con calma.

“El Reino de las Ruinas del Puente se abre cada mil años. ¡Cuando lo hace, la gente del Dominio Sur, las Tierras del Este y los Altos del Norte no pueden entrar! ¡Solo los cultivadores del Desierto Occidental con Tótems, son capaces de entrar a este mundo y aprovechar la buena fortuna!”

“Sin embargo, no todos los Cultivadores del Desierto Occidental pueden ingresar. De acuerdo con la información en los registros antiguos, a lo largo de las generaciones, solo ha habido veintitrés lugares. Eso es porque en la antigüedad, había veintitrés Tribus que fueron reconocidas oficialmente como Grandes Tribus. Aunque hace tiempo que cayeron en declive, ¡sus linajes aún sobreviven!”

“Cuando llegue el momento de que se abra el Reino de las Ruinas del Puente, una Piedra del Puente Inmortal descenderá a cada una de esas grandes Tribus, ¡lo que les permitirá entrar!”

“La Tribu del Cuervo Divino fue alguna vez una de las Grandes Tribus aprobadas del Desierto Occidental. Por lo tanto, siempre hemos tenido un lugar para poder ingresar al Reino de las Ruinas del Puente.”

“Mientras la sangre de nuestra tribu siga existiendo, ese lugar también existirá. También es otra razón por la cual la Tribu de los Cinco Venenos se puso en acción cuando se derrumbó la Tierra Santa del Cuervo Divino.”

“Si pueden esclavizarnos, consumir nuestros Tótems y encarcelar a nuestros miembros de la Tribu, entonces… podrán asegurarse el lugar de la Tribu del Cuervo Divino en el Reino de las Ruinas del Puente.” El Gran Padre de la Tribu del Cuervo Soldado no intentó ocultar ningún de los hechos. Le estaba diciendo todo a Meng Hao, incluso asuntos secretos que solo ellos conocían.

Cuando Meng Hao escuchó la explicación, sus ojos comenzaron a brillar intensamente. Podía decir que lo que el hombre estaba diciendo era muy cierto. Además, la mención del Suelo Celestial definitivamente había despertado su interés.

“De acuerdo con nuestros cálculos, queda aproximadamente un año hasta que se abra el Reino de las Ruinas del Puente. Antes de que eso suceda, una Piedra del Puente Inmortal descenderá sobre nosotros. ¡Si nos ayudas, Gran Maestro Meng, te entregaremos esa piedra en un año!” Con eso, el Gran Padre de la Tribu del Cuervo Soldado se tomó de las manos y le hizo una profunda reverencia a Meng Hao.

Meng Hao guardó silencio por un momento mientras meditaba sobre el llamado Suelo Celestial. Él ya tenía una colección de Suelo Celestial del Talismán de las Tierras Negras.

“En cuanto a mis Tótems de los Cinco elementos”, pensó, “actualmente me faltan agua, fuego y tierra. Necesito que alcancen el nivel en el que manifiesten un Carácter Antiguo; entonces puedo confeccionar mi Alma Naciente de Cinco Colores. Me pregunto si el Suelo Celestial en este Reino de las Ruinas del Puente… ¿podría usarse para uno de mis Tatuajes Tótems?”

Mientras tanto…

Si uno abandonaba la cordillera que contenía las Cinco Tribus del Cuervo Divino y volara alrededor de un mes, llegaría a un área que todavía se consideraba la región Norte del Desierto Occidental, pero que en realidad se estaba acercando a su región Central.

Aquí no había montañas, solo una vasta llanura llamada Desperdicios de Sangre. La razón del nombre, era que el suelo de esta llanura era de color rojo.

Dentro del suelo rojo crecían decenas de miles de variedades de hierbas venenosas. Durante la temporada de lluvias, las brumas venenosas llenarían el cielo, convirtiendo el área en una especie de zona prohibida para los Cultivadores.

También había una gran cantidad de Neo-Demonios enormes y venenosos, lo que hacía que esta llanura se asemejara a un agujero venenoso.

Era difícil para los Cultivadores existir en un lugar como este. Es decir, a excepción de… ¡La más grande de las dos Grandes Tribus de la región Norte del Desierto Occidental, la Gran Tribu de los Cinco Venenos!

Era una enorme tribu dividida en cinco ramas, cada una de las cuales llevaba el nombre de una criatura venenosa diferente. Eran como una enorme flor negra con cinco pétalos, extendidos de manera aterradora sobre la llanura.

Cada una de estas ramas era equivalente en tamaño a una Tribu de tamaño medio. Juntas formaban la gran Tribu de los Cinco Venenos, cuyo nombre sacudió toda la región Norte del Desierto Occidental.

Eran muy diferentes de las Cinco Tribus del Cuervo Divino. Estas tribus de los Cinco Venenos no estaban fracturadas. Más bien, debido a los diferentes Tótems que poseían, se organizaron en cinco Tribus auxiliares de diferentes llamadas ramas. En la ubicación más céntrica de la llanura se encontraba el Salón de Asambleas de los Ritos de Sacrificios, donde quince Sumos Sacerdotes tomaban decisiones sobre cuestiones importantes para la Tribu de los Cinco Venenos.

Las ramas mismas no tenían Grandes Padres, solo Sacerdotes. En cuanto a los Jefes de las Tribus… solo había uno en toda la Tribu de los Cinco Venenos.

En el pasado, las regione Norte del Desierto Occidental tenían tres grandes Tribus, la del Cuervo Divino, la Tribu de los Cinco Venenos y la Tribu del Hielo Abrasador. Después de todos estos años,las Tribus de los Cinco Venenos, y del Hielo Abrasador, aún existían. En contraste, la Tribu del Cuervo Divino estaba en declive. Después de haberse dividido en las cinco subtribus, eran mucho más débiles y descendieron a una posición inferior.

Si no fuera por la existencia de la Tierra Santa del Cuervo Divino, hace tiempo que habrían sido separados, se habría robado su poder Totémico y las Tribus mismas se verían obligadas a convertirse en ramas auxiliares de otras Tribus más fuertes.

Lamentablemente, la Tierra Santa del Cuervo Divino había caído. No había necesidad de que se corriera la voz sobre esto. Los Antiguos Tótems Sagrados podían percibirse mutuamente; por lo tanto, los Tótems Venenosos, que la Tribu de los Cinco Venenos había venerado durante los últimos diez mil años, inmediatamente enviaron su voluntad para informar a los miembros de su Tribu que la Tierra Santa del Cuervo Divino fue destruida, y el Cuervo Divino… ¡Estaba muerto!

A pesar de eso, una de las razones por la cual la Tribu de los Cinco Venenos había sobrevivido durante tanto tiempo era debido a su naturaleza prudente. No irían inmediatamente a la guerra, sino que decidieron probar primero a las Tribus del Cuervo Divino. Por eso habían enviado al Dragoneer de Rango 9, Zhou Ye, de la Rama de la Araña.

En el instante en que Zhou Ye murió, su Jade de Vida del Alma, se rompió. La Rama de la Araña inmediatamente se percató de esto; rugidos de furia llenaron el aire e hicieron eco en todas las direcciones. La Tribu de los Cinco Venenos inmediatamente llamó a una Asamblea en el Salon de Asambleas de los Ritos de Sacrificios.

Durante su reunión, los quince Sumos Sacerdotes de las cinco Ramas decidieron enviar a la Rama de la Araña para declarar la guerra a las Cinco Tribus del Cuervo Divino.

Después de tres días, se emitió la resolución oficial, y toda la Rama de la Araña comenzó a prepararse para la guerra. Más de tres mil Cultivadores Tótems, tres Dragoneers de Rango 9, y una gran cantidad de Neo-Demonios, ingresaron a un portal de teletransportación en los Desperdicios de Sangre y se dirigieron hacia las Montañas del Cuervo Divino.

Al usar un portal de teletransportación, pudieron ahorrar bastante tiempo. El viaje de un mes se redujo a sólo siete días.

¡Así fue como comenzó la guerra!

Por supuesto, esta guerra atrajo la atención de otras tribus dentro de la Región Norte del Desierto Occidental. Muchos ojos se enfocaron en observar el panorama. Las guerras entre las tribus eran comunes en el Norte, pero… las Cinco Tribus del Cuervo Divino habían sido una vez una Gran Tribu. Como tal, esta guerra en particular fue de mucho más interés de lo normal.

Esto era especialmente cierto en lo que concierne a la otra Gran Tribu en el área, la Tribu del Hielo Abrasador. Estaban prestando mucha atención. Si no fuera por el hecho de que estaban mucho más lejos que la Tribu de los Cinco Venenos, ellos también habrían participado. Otros pensarían que tales acciones se tomarían en un esfuerzo por hacer crecer su propia Tribu. Sin embargo, la Tribu del Hielo Abrasador sabía que el propósito principal de la Tribu de los Cinco Venenos para ir a la guerra… ¡Era tomar el lugar en el Reino de las Ruinas del Puente!

Siete días después, la guerra se alzaba sobre las Cinco Tribus del Cuervo Divino.

Ese día, Meng Hao estaba sentado con las piernas cruzadas en su patio detrás de la montaña. Frente a él había tres Tótems parpadeantes. Uno era un Arbusto en Llamas, el otro una Gota de Agua y el tercero un Golem de Piedra.

Estos tótems provenían las Tribus Del Cuervo en Llamas, del Cuervo Oscuro y del Cuervo Luchador, respectivamente.

Comparativamente hablando, no coincidían para nada con el Tótem del Árbol Madera Verde que Meng Hao había adquirido antes. Ni siquiera eran comparables a la semilla más temprana del Tótem de tipo Metal que el Cuervo Dorado le había dado. Por eso Meng Hao dudaba si fusionarse con ellos.

La semilla determinaría qué tipo de transmogrificación podría manifestar el Tótem más tarde. Al hacer sus elecciones, ¿cómo podría Meng Hao no ser precavido?

Después de un largo momento, sus ojos se llenaron de determinación. Él recogió las semillas de Tótem y las guardó. Si realmente no pudiera obtener mejores Tótems en el futuro, entonces no tendría más remedio que usarlos.

Después de guardar las semillas Tótem, sus ojos destellaron y levantó la cabeza. Pudo ver que una niebla bulliciosa comenzaba a extenderse a través del cielo despejado y sin límites. La niebla parecía interminable, cubriendo todo y acercándose rápidamente a medida que se expandía.

Desde la distancia, era posible ver que, sorprendentemente, esta niebla sin límites en realidad estaba compuesta de arañas incomparablemente feroces.

Al mismo tiempo,de oyó un sonido retumbante, que sacudió el Cielo y la Tierra, causando incluso que las montañas temblaran. Cualquier vegetación que la niebla tocara instantáneamente se marchitaba y moría.

“¡Bien, llegaron rápido!”, Pensó Meng Hao, con sus ojos brillando fríamente.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente