ISSTH 436 – Buena Fe

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Cuando Meng Hao habló, agitó su mano derecha, causando que un poderoso viento barriera la tierra. Solo tomó un momento para que el viento destruyera las telarañas, liberando al Gigante Salvaje, a Peludito # 2 y a los demás. Las redes se convirtieron en cenizas.

Habiendo sido liberado, el Gigante Salvaje levantó su cabeza y rugió. A su vez, todos los Neo-Demonios que pertenecían a Meng Hao comenzaron a rugir. Las arañas que permanecían en la parte trasera de la montaña, en el Distrito de Criadores de Neo-Demonios, se mantuvieron sumisas en el suelo, sin atreverse ni siquiera a levantar la cabeza.

En este momento, Meng Hao parecía ondular en el Cielo mientras flotaba, mirando fríamente a la alianza de las Cinco Tribus.

Enfrentando su poder y escuchando sus palabras, los Grandes Padres, los Sacerdotes y los Grandes Ancianos de la alianza de las Cinco Tribus se sintieron sacudidos interiormente. Su respiración se volvió desigual y pesada. La fuerza de este Gran Maestro Meng superó ampliamente sus expectativas. Además, no tenían idea de cuándo había adquirido, inesperadamente, tantos Neo-Demonios.

No solo este grupo de Neo-Demonios era grande en número, sino que todos les parecían muy familiares. Tras una inspección más cercana, se sorprendieron al descubrir que se trataba de los Neo-Demonios de la Tierra Santa del Cuervo Divino.

“Gran maestro Meng… ” dijo el Gran Padre de la Tribu del Cuervo Explorador con una sonrisa irónica. Antes de que pudiera terminar, Meng Hao señaló hacia el suelo, haciendo que el Qi Demoníaco invisible emergiera desde debajo de la tierra.

La aparición del Qi Demoníaco provocó que las hordas de Neo-Demonios circundantes rugieran con aún más intensidad. Eso fue especialmente cierto de las más de diez mil arañas. Ahora, ya no estaban reprimidas. En cambio, el Qi Demoníaco de Meng Hao, ejerció una increíble fuerza de atracción sobre ellas. Siguiendo el ejemplo de las veinte o más arañas gigantes de trescientos metros, bloquearon el cielo mientras volaban hacia Meng Hao, dando vueltas a su alrededor con expresiones sumisas en sus caras.

Meng Hao flotaba en el aire, rodeado por una horda de casi veinte mil Neo-Demonios mixtos. Sus auras se elevaban hacia el cielo, mientras rugían incesantemente. Meng Hao no parecía enojado, sin embargo, irradiaba poder. Parte de su aura de Gran Dragoneer, explotó repentinamente causando que todo lo que estaba a su alrededor temblara.

El Gran Padre de la Tribu del Cuervo Explorador se quedó sin aliento, incapaz de continuar hablando. Las caras de los otros Cultivadores del Alma Naciente de las Cinco Tribus cayeron. A partir de este momento, Meng Hao era mucho más poderoso para ellos, de lo que podría haber sido Zhou Ye.

“Compañeros Daoistas”, dijo Meng Hao rotundamente. “Desde que llegué a su Tribu, he seguido sus reglas. Nunca he ofendido a nadie ni viole ninguna ley. Por lo tanto, no entiendo por qué, cuando mis Neo-Demonios fueron capturados, no solo no hicisteis nada para detenerlo, sino que incluso les facilitaron el asunto… Necesito una explicación dentro de los tres días. Si no la consigo, entonces mi relación cercana con las Cinco Tribus del Cuervo Divino terminará, y dejaré este lugar.” Con eso, él y sus veinte mil poderosos Neo-Demonios silbaron en el aire mientras se retiraba. La neblina negra apareció una vez más, ondeando en el cielo como un huracán. Era visible incluso desde una gran distancia, mientras se extendía arriba.

Ver irse a Meng Hao, no hizo que disminuyera la presión sobre las Cinco Tribus. Por el contrario, se hizo aún más fuerte. Los Grandes Padres y los Sacerdotes intercambiaron miradas. Sonrisas amargas aparecieron en sus rostros cuando comenzaron a pasarse mensajes, unos a otros, usando el Sentido Divino.

No tenían ningún deseo de ofender a Meng Hao o hacer que se fuera. Un Gran Dragoneer con tantos Neo-Demonios de alto nivel entre su horda de veinte mil, era indescriptiblemente importante para las Cinco Tribus.

No eran solo sus Tribus las que se sentirían de esta manera. Cualquier tribu le daría gran importancia a un Gran Dragoneer como este. Incluso una Gran Tribu se sentiría de esta manera.

Debe saberse que para que una Tribu sea clasificada como una Gran Tribu, no solo tenían que tener la población suficiente y un gran número de Neo-Demonios, sino que otro factor crítico era que tenían que poseer un Gran Dragoneer.

Las Cinco Tribus discutieron el asunto hasta el amanecer del día siguiente. Luego, todos los Cultivadores del Alma Naciente fueron a pararse fuera de la neblina negra detrás del distrito montañoso. Se tomaron de las manos y se inclinaron profundamente.

“Pedimos humildemente una audiencia con el Gran Dragoneer, el Gran Maestro Meng.”

Permanecieron allí de pie, escuchando el sonido de sus voces haciendo eco en la neblina negra. Después de un momento, Gu La salió, con la mandíbula apretada con orgullo y condescendencia, y con sus manos cruzadas detrás de la espalda.

Fue seguido por el rugiente Gigante Salvaje, así como por una gran cantidad de arañas, que voló para rodear a los Grandes Padres, los Sacerdotes y los demás.

La forma indistinta de algunas arañas gigantes se hizo visible, su poder era comparable a una base de Cultivo del Alma Naciente. También estaba el Cocodrilo rojo, que emanaba un aura maligna mientras se arrastraba. Más atrás, los Cuervos negros silbaban en el aire seguidos por los Mosquitos verdes.

Al ver todo esto, las caras de los Grandes Padres y los Sacerdotes se llenaron de expresiones serias.

“El joven maestro actualmente se cultiva a puertas cerradas. Antes de ir a la reclusión, dejó en claro que si las Cinco Tribus llegaban sin la suficiente intención de reconciliarse, ¡Cuando saliera de la reclusión, partiría de este lugar y cortaría todos los lazos con ustedes!” Gu La los miró, sintiéndose extremadamente excitado y complaciente. Esta sensación era mucho mayor que la que había tenido después de adquirir el poder por sí mismo. Esto superaba esos momentos con una gran diferencia.

A partir de ahora, estaba bastante feliz de ser un seguidor de Meng Hao.

El Gran Padre de la Tribu del Cuervo Explorador sonrió con ironía, pero suspiró aliviado. Él era muy consciente de que sus acciones de ayer habían sido, de hecho, una forma de forzar la mano de Meng Hao. Después de intercambiar miradas con los demás, el Gran Padre de la Tribu del Cuervo Explorador se adelantó.

“Antes que nada…”, dijo con una leve sonrisa, “nos gustaría felicitar al Gran Maestro Meng por recuperar todos sus poderes como un poderoso Gran Dragoneer. Con respecto al asesinato de Zhou Ye, las Cinco Tribus nos presentaremos como testigos del evento. Además, cada una de nuestras Tribus desea ofrecerle un regalo de felicitación de dos mil Neo-Demonios, una mezcla de Rangos 3 al 7.”

Al escuchar esto, el corazón de Gu La comenzó a latir salvajemente.

Dos mil Neo-Demonios no contarían para una Gran Tribu, pero para una Tribu pequeña, fue un espectáculo increíble de buena fe. Después de todo, los Neo-Demonios eran el recurso más importante para los Dragoneers.

El Cultivo de un Dragoneer no se basaba en la fuerza personal, sino en su control sobre los Neo-Demonios. Estos eran la base de su poder, y para cada una de estas Tribus, dar dos mil significaba que eran en total diez mil. Un número tan grande causó que Gu La comenzara a respirar pesadamente.

“Bueno…” dijo Gu La, dudando por un momento.

“El Gran Maestro Meng es un Gran Dragoneer, y nos sentimos muy honrados de que eligió nuestra Alianza de las Cinco Tribus. Sabemos que la posición de Gran Dragoneer es muy estimada, por lo que cada tribu también está dispuesta a ofrecerle 300,000 Piedras Espirituales para ayudar a facilitar su cultivo diario. ¡Ese será solo el primer pago! A partir de ahora, la alianza de las Cinco Tribus le proporcionará una suma igual cada tres meses como compensación por su asistencia.” Con eso, el Gran Padre de la Tribu del Cuervo Explorador se tomó nuevamente de las manos y se inclinó profundamente.

Obviamente, él no se inclinaba ante Gu La, sino hacia la neblina negra y agitada.

Los ojos de Gu La estaban muy abiertos, y no pudo evitar jadear de nerviosismo. Sus ojos comenzaron a brillar, y su mente se tambaleaba, llena de nada más que el pensamiento de Piedras Espirituales. Si cada Tribu proporcionaba 300,000 Piedras Espirituales cada tres meses, eso daba un total de 1,500,000. Esencialmente, eso significaba que cada mes que Meng Hao se quedara en la Alianza de las Cinco Tribus, obtendría 500,000 Piedras Espirituales.

Esa fue una gran cantidad que incluso Gu La tenía dificultades para imaginarse. Por supuesto, no tenía forma de saber que si no fuera por el peligro inminente que enfrentaba la Alianza de las Cinco Tribus, posiblemente nunca ofrecerían un número tan inimaginable.

“Este asunto…” La boca y la lengua de Gu La estaban casi demasiado secas para hablar, y él no supo qué decir. A pesar de que en realidad había venido preparado para atacar a esta gente con una fuerza letal, nunca pudo haber predicho que incluso antes de adoptar una actitud amenazante, le ofrecerían regalos tan increíbles.

“Además…”, continuó el Gran Padre de la Tribu del Cuervo Explorador, “Teniendo en cuenta que el Gran Maestro Meng es un Gran Dragoneer y vasallo de la Tribu del Cuervo Explorador, deseamos fervientemente que asuma la posición de Gran Anciano de la Alianza de las Cinco Tribus, un puesto… ¡igual al nuestro como Grandes Padres!”

Gu La estaba jadeando y su mente temblaba. Una posición como esa, igual a la de los Grandes Padres de las Cinco Tribus, era increíblemente alta y muy significativa.

De repente, el Gran Padre de la Tribu del Cuervo Explorador volvió a hablar. “Todos los recursos de la Alianza de las Cinco Tribus se destinarán a satisfacer las necesidades del Gran Maestro Meng. Además, cualquier botín de guerra se dividirá en seis partes, una de ellas pertenecera al Gran Maestro Meng.”

Estas palabras solo sirvieron para aumentar los retumbantes pensamientos que llenaban la cabeza de Gu La hasta que estuvo a punto de explotar.

Este último beneficio parecía casi irreal. De hecho, sin embargo, era real y excedía ampliamente cualquiera de las ofertas anteriores. Esto realmente fue buena fe por parte de la Alianza de las Cinco Tribus, dividir todos los botines futuros con él.

Al mismo tiempo, también uniría estrechamente a Meng Hao con las Cinco Tribus.

“Además…”, dijo el Gran Padre de la Tribu del Cuervo Explorador, continuando con el último artículo que las Cinco Tribus habían acordado ofrecer, “Si el Gran Maestro Meng se convierte en el Gran Anciano, ¡Entonces las Cinco Tribus acordaron proporcionar alimentos para todos sus treinta mil Neo-Demonios!”

Gu La no supo qué decir. Treinta mil Neo-Demonios podrían comer una pequeña montaña de bestias, en muy poco tiempo. Esa cantidad de comida no era un número pequeño, y cuando lo juntabas todo, podría costar fácilmente una pequeña fortuna.

Esa era la razón por la cual los Grandes Dragoneers usualmente se unían a una Gran Tribu; ambos se beneficiaban de tal acuerdo.

Gu La inconscientemente miró hacia la neblina negra. Los Grandes Padres y los Sacerdotes de las Cinco Tribus también miraron hacia la neblina negra, esperando la respuesta de Meng Hao.

“Por último, como demostración de buena fe, si el Gran Maestro Meng acepta todo esto, y la Alianza Tribu Cinco sobrevive durante el próximo año, entonces… ¡Estamos dispuestos a permitir que el Gran Maestro Meng sea nuestro único representante para entrar en el Puente del Paso Inmortal!” La persona que pronunció estas palabras no era el Gran Padre de la Tribu del Cuervo Explorador, sino el de la Tribu del Cuervo Soldado. Él era el único de su grupo que tenía una base de Cultivo en la etapa Intermedia del Alma Naciente, y era su experto más poderoso.

Casi en el mismo momento en que terminó de hablar, la niebla comenzó a bullir, y luego se encogió. Los Neo-Demonios circundantes rápidamente retrocedieron junto con ella. En el espacio de algunas respiraciones, la niebla se había desvanecido por completo, junto con la horda Neo-Demoníaca.

Ahora, todas las miradas se centraron por completo en la persona que caminaba lentamente hacia ellas.

Era Meng Hao, que llevaba una larga túnica negra. Su cabello ondeaba con el viento, y sus ojos estaban llenos de frialdad. En su piel se podía ver una densa e interminable cantidad de Tatuajes Tótem. Incluso existían en su rostro. Todos y cada uno de estos Tatuajes Tótem representaban a los Neo-Demonios.

20,000 neo-demonios, todos transformados en Tatuajes Tótem, marcados en el cuerpo de Meng Hao. En este punto, su aura era completamente demoníaca, llena de un salvajismo bárbarico que se fue alejando lentamente de su cuerpo.

Si las personas del Dominio Sur que estaban familiarizadas con Meng Hao lo vieran ahora, les sería difícil reconocerlo. A partir de este momento, ¡cualquiera que lo mirara lo consideraría un poderoso Cultivador del Desierto Occidental!

Tal poder, aunque no era de la etapa del Alma Naciente, ¡era suficiente para matar a cualquiera en las primeras etapas del Alma Naciente!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente